Revolucionario

Esta es una oda clamada a la insurrección

para aquellos que no guardan sosiego

a quienes adjudicaron su existencia por instruir a sus semejantes

a quienes desafiaron el esquema producto del paradigma

a favor de la expresividad propia del buen juicio

a quienes lidiaron por la veracidad

para que a través de estas grafemas se vean rememorados

para que sus nociones no sean en vano

para comprender que esos gritos fueron, son y serán a nombre de quienes callamos

a nombre de quienes perdieron también sus vidas  al manifestar sus pensamientos exigiendo como leguleyos sus derechos

a nombre de la sangre derramada y las lagrimas perdidas

siendo este un parvo reconocimiento a esa sed de sueños y oleadas de ideas que inspiraran y evocan que la verdadera cordura esta en la revolución.


Carlos Andrés Naranjo Bogotá es un abogado y estudiante de postgrados colombiano, aficionado a la literatura.

How to Speak Poetry

Take the word butterfly. To use this word it is not necessary to make the voice weigh less than an ounce or equip it with small dusty wings. It is not necessary to invent a sunny day or a field of daffodils. It is not necessary to be in love, or to be in love with butterflies. The word butterfly is not a real butterfly. There is the word and there is the butterfly. If you confuse these two items people have the right to laugh at you. Do not make so much of the word. Are you trying to suggest that you love butterflies more perfectly than anyone else, or really understand their nature? The word butterfly is merely data. It is not an opportunity for you to hover, soar, befriend flowers, symbolize beauty and frailty, or in any way impersonate a butterfly. Do not act out words. Never act out words. Never try to leave the floor when you talk about flying. Never close your eyes and jerk your head to one side when you talk about death. Do not fix your burning eyes on me when you speak about love. If you want to impress me when you speak about love put your hand in your pocket or under your dress and play with yourself. If ambition and the hunger for applause have driven you to speak about love you should learn how to do it without disgracing yourself or the material.

What is the expression which the age demands? The age demands no expression whatever. We have seen photographs of bereaved Asian mothers. We are not interested in the agony of your fumbled organs. There is nothing you can show on your face that can match the horror of this time. Do not even try. You will only hold yourself up to the scorn of those who have felt things deeply. We have seen newsreels of humans in the extremities of pain and dislocation. Everyone knows you are eating well and are even being paid to stand up there. You are playing to people who have experienced a catastrophe. This should make you very quiet.  Speak the words, convey the data, step aside. Everyone knows you are in pain. You cannot tell the audience everything you know about love in every line of love you speak. Step aside and they will know what you know because you know it already. You have nothing to teach them. You are not more beautiful than they are. You are not wiser. Do not shout at them. Do not force a dry entry. That is bad sex. If you show the lines of your genitals, then deliver what you promise. And remember that people do not really want an acrobat in bed. What is our need? To be close to the natural man, to be close to the natural woman. Do not pretend that you are a beloved singer with a vast loyal audience which has followed the ups and downs of your life to this very moment. The bombs, flame-throwers, and all the shit have destroyed more than just the trees and villages. They have also destroyed the stage. Did you think that your profession would escape the general destruction? There is no more stage. There are no more footlights. You are among the people. Then be modest. Speak the words, convey the data, step aside. Be by yourself. Be in your own room. Do not put yourself on.

This is an interior landscape. It is inside. It is private. Respect the privacy of the material. These pieces were written in silence. The courage of the play is to speak them. The discipline of the play is not to violate them. Let the audience feel your love of privacy even though there is no privacy. Be good whores. The poem is not a slogan. It cannot advertise you. It cannot promote your reputation for sensitivity. You are not a stud. You are not a killer lady. All this junk about the gangsters of love. You are students of discipline. Do not act out the words. The words die when you act them out, they wither, and we are left with nothing but your ambition.

Speak the words with the exact precision with which you would check out a laundry list. Do not become emotional about the lace blouse. Do not get a hard-on when you say panties. Do not get all shivery just because of the towel. The sheets should not provoke a dreamy expression about the eyes. There is no need to weep into the handkerchief. The socks are not there to remind you of strange and distant voyages. It is just your laundry. It is just your clothes. Don’t peep through them. Just wear them.

The poem is nothing but information. It is the Constitution of the inner country. If you declaim it and blow it up with noble intentions then you are no better than the politicians whom you despise. You are just someone waving a flag and making the cheapest kind of appeal to a kind of emotional patriotism. Think of the words as science, not as art. They are a report. You are speaking before a meeting of the Explorers’ Club of the National Geographic Society. These people know all the risks of mountain climbing. They honour you by taking this for granted. If you rub their faces in it that is an insult to their hospitality. Tell them about the height of the mountain, the equipment you used, be specific about the surfaces and the time it took to scale it. Do not work the audience for gasps ans sighs. If you are worthy of gasps and sighs it will not be from your appreciation of the event but from theirs. It will be in the statistics and not the trembling of the voice or the cutting of the air with your hands. It will be in the data and the quiet organization of your presence.

Avoid the flourish. Do not be afraid to be weak. Do not be ashamed to be tired. You look good when you’re tired. You look like you could go on forever. Now come into my arms. You are the image of my beauty.

How to speak poetry (commentary)

I did not want to appear again in these pages except to say goodbye. I thought that he should be left alone in this most delicate phase of the wedding preparation, with the man asleep and the woman being born. I thought he could be trusted to maintain the balance. He can’t. It is too quiet for him. He has to shoot off his fucking Sunday School mouth. We’re supposed to sit back and listen to The Good Guy talking, the old crapulous Dogma of Decency. This filth cannot go unpunished. How dare he summon the widows of Asia to his side! How dare he break his vow of silence to lecture, in the name of The People, from the shit-stained marble balcony of his obscene cultural delusions! I hate him for this. He will pay for this religious advertisement. He will carry the syrup of it in his balls. He will pass this life as a teddy bear. Death to the Commissars of the Left and the Right! Death to the Commissars of Mystery! I hate his fucking face, all serious with concern. Don’t let him into the good movie, and don’t let him hear any of the merry tunes in the Music Hall. Never let him sing again. And let him sit outside with his stinking educational corpse while the stripper on the little gilded stage turns every one of us on.


Sobre el autor

Leonard Cohen fue un poeta, novelista y cantautor canadiense. Sus trabajos exploraban temas tan diversos como la religión y la política, la soledad y la sexualidad, la muerte y las relaciones románticas.

Manifiesto

No soy Pasolini pidiendo explicaciones

No soy Ginsberg expulsado de Cuba

No soy un marica disfrazado de poeta

No necesito disfraz

Aquí está mi cara

Hablo por mi diferencia

Defiendo lo que soy

Y no soy tan raro

Me apesta la injusticia

Y sospecho de esta cueca democrática

Pero no me hable del proletariado

Porque ser pobre y maricón es peor

Hay que ser ácido para soportarlo

Es darle un rodeo a los machitos de la esquina

Es un padre que te odia

Porque al hijo se le dobla la patita

Es tener una madre de manos tajeadas por el cloro

Envejecidas de limpieza

Acunándote de enfermo

Por malas costumbres

Por mala suerte

Como la dictadura

Peor que la dictadura

Porque la dictadura pasa

Y viene la democracia

Y detrasito el socialismo

¿Y entonces?

¿Qué harán con nosotros compañero?

¿Nos amarrarán de las trenzas en fardos

con destino a un sidario cubano?

Nos meterán en algún tren de ninguna parte

Como en el barco del general Ibáñez

Donde aprendimos a nadar

Pero ninguno llegó a la costa

Por eso Valparaíso apagó sus luces rojas

Por eso las casas de caramba

Le brindaron una lágrima negra

A los colizas comidos por las jaibas

Ese año que la Comisión de Derechos Humanos

no recuerda

Por eso compañero le pregunto

¿Existe aún el tren siberiano

de la propaganda reaccionaria?

Ese tren que pasa por sus pupilas

Cuando mi voz se pone demasiado dulce

¿Y usted?

¿Qué hará con ese recuerdo de niños

Pajeándonos y otras cosas

En las vacaciones de Cartagena?

¿El futuro será en blanco y negro?

¿El tiempo en noche y día laboral

sin ambigüedades?

¿No habrá un maricón en alguna esquina

desequilibrando el futuro de su hombre nuevo?

¿Van a dejarnos bordar de pájaros

las banderas de la patria libre?

El fusil se lo dejo a usted

Que tiene la sangre fría

Y no es miedo

El miedo se me fue pasando

De atajar cuchillos

En los sótanos sexuales donde anduve

Y no se sienta agredido

Si le hablo de estas cosas

Y le miro el bulto

No soy hipócrita

¿Acaso las tetas de una mujer

no lo hacen bajar la vista?

¿No cree usted

que solos en la sierra

algo se nos iba a ocurrir?

Aunque después me odie

Por corromper su moral revolucionaria

¿Tiene miedo que se homosexualice la vida?

Y no hablo de meterlo y sacarlo

Y sacarlo y meterlo solamente

Hablo de ternura compañero

Usted no sabe

Cómo cuesta encontrar el amor

En estas condiciones

Usted no sabe

Qué es cargar con esta lepra

La gente guarda las distancias

La gente comprende y dice:

Es marica pero escribe bien

Es marica pero es buen amigo

Súper-buena-onda

Yo no soy buena onda

Yo acepto al mundo

Sin pedirle esa buena onda

Pero igual se ríen

Tengo cicatrices de risas en la espalda

Usted cree que pienso con el poto

Y que al primer parrillazo de la CNI

Lo iba a soltar todo

No sabe que la hombría

Nunca la aprendí en los cuarteles

Mi hombría me la enseñó la noche

Detrás de un poste

Esa hombría de la que usted se jacta

Se la metieron en el regimiento

Un milico asesino

De esos que aún están en el poder

Mi hombría no la recibí del partido

Porque me rechazaron con risitas

Muchas veces

Mi hombría la aprendí participando

En la dura de esos años

Y se rieron de mi voz amariconada

Gritando: Y va a caer, y va a caer

Y aunque usted grita como hombre

No ha conseguido que se vaya

Mi hombría fue la mordaza

No fue ir al estadio

Y agarrarme a combos por el Colo Colo

El fútbol es otra homosexualidad tapada

Como el box, la política y el vino

Mi hombría fue morderme las burlas

Comer rabia para no matar a todo el mundo

Mi hombría es aceptarme diferente

Ser cobarde es mucho más duro

Yo no pongo la otra mejilla

Pongo el culo compañero

Y ésa es mi venganza

Mi hombría espera paciente

Que los machos se hagan viejos

Porque a esta altura del partido

La izquierda tranza su culo lacio

En el parlamento

Mi hombría fue difícil

Por eso a este tren no me subo

Sin saber dónde va

Yo no voy a cambiar por el marxismo

Que me rechazó tantas veces

No necesito cambiar

Soy más subversivo que usted

No voy a cambiar solamente

Porque los pobres y los ricos

A otro perro con ese hueso

Tampoco porque el capitalismo es injusto

En Nueva York los maricas se besan en la calle

Pero esa parte se la dejo a usted

Que tanto le interesa

Que la revolución no se pudra del todo

A usted le doy este mensaje

Y no es por mí

Yo estoy viejo

Y su utopía es para las generaciones futuras

Hay tantos niños que van a nacer

Con una alíta rota

Y yo quiero que vuelen compañero

Que su revolución

Les dé un pedazo de cielo rojo

Para que puedan volar.

***

Este texto fue leído como intervención en un acto político de la izquierda en septiembre de 1986, en Santiago de Chile.


Sobre el autor

Pedro Lemebel fue un escritor, cronista y artista plástico chileno. Su obra gira en torno a la marginalidad chilena utilizando para ello algunas referencias de su vida, plasmando así una obra poética encarnizadamente propia.

Hay que saber caer

Hay que saber caer

como se aprende a morir

como se abre la mandíbula para meterse a la boca una cuchara,

como se saca el botón intermedio del saco

y luego

nos arrastramos hasta llenarnos de lodo.

Hay que saber caer

y comerse el corazón en la bahía de los amantes tuertos,

donde ya nos construimos una cabaña

y nos amamos entre pastilleros.

Y

al

tercer día

resucitamos.


Sobre el autor

Maria Font estudió Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, con una especialización en Gestión Cultural por el Museo de Arte de Lima. Se ha desempeñado como gestora cultural y editora en diversas empresas. Además, ha publicado artículos de opinión en la revista virtual Pikara Magazine y sobre temas literarios en esta revista. Actualmente, trabaja en nuevos proyectos y planea la revolución de los gatos.

El trabajo en tiempos de pandemia

En los últimos meses, vemos que solamente hablamos del lema “Quédate en casa”, sin embargo vemos gente que no da la razón a esta frase al no quedarse en casa, ya sea porque aburre estar ahí (créanme, lo entiendo perfectamente) y quieran salir por salir, como también hay personas que salen a la calle a traer un pan a la mesa ya sea de manera formal como de manera informal.

Sin embargo, en los últimos días estamos viendo poca empatía hacia el trabajador informal. Recordemos que somos un país con más del 70% de informalidad laboral y eso es algo que en esta coyuntura no ha cambiado. 

Con lo anteriormente dicho, sumémosle que no todos están beneficiados con algún subsidio del estado dígase “Bono Universal” o el “Bono Familiar”, menos con el retiro de la AFP o de la CTS (debido a que no tienen aportes).

Por los puntos anteriormente expuestos, es que ellos sienten la necesidad de laborar aun sabiendo a los peligros a los que se exponen. Con peligros no solamente nos referimos a la COVID-19, sino también a la fiscalización por parte de las municipalidades. Estos desalojan a los trabajadores con violencia y no solo los agreden, sino que también les decomisan su mercadería.

Al ver esas escenas en la televisión o en internet, generan comentarios divididos. Por un lado, están las personas que se solidarizan y entienden la situación de las personas que tienen que laborar en esas condiciones, como también están las personas que no las ven bien y aparte las juzgan e indican que son las personas que más contagian la COVID 19. Sin embargo, vimos con en los primeros días que el virus lo trajeron personas de clase más acomodada debido a los viajes que hacía a Europa, tal y como fue en el pasado.

Adicionalmente a esto, le sumamos a los trabajadores que han sido afectados por la “suspensión perfecta de labores”, que es una especia de  despido masivo disfrazado por más que los especialistas lo quieran disfrazar. Recordemos que hay muchas empresas grandes que aplicaron dicha medida y muchas de ellas recién reiniciarán sus labores en los próximos meses.

Los desempleados tienen muchas opciones como encontrar un trabajo en otro rubro o autogestionarse en las calles con el riesgo tanto de la enfermedad como de las fuerzas del orden. Somos testigos de esta realidad que se ve a diario. 

En los últimos días ha salido a la luz, que trabajadores públicos han recibido ayudas por parte del estado como el de las canastas que supuestamente debían haber ido hacia la población más vulnerable, cosa que genera un malestar ya que da a entender que los subsidios por parte de los estado no están apoyando a los que verdaderamente necesitan.

Estamos en una etapa en la que depende de nosotros cuidar nuestra salud, sin embargo, la salud en este país a comparación de otros países, es un negocio. Visualizamos como día a día se pierden vidas, se gastan balones de oxígeno y medicinas que ya no se encuentran como la Ivermectina.

Somos conscientes que los comerciantes de los mercados populares también están siendo aquejados en esta ocasión, debido a los cierres que han sufrido debido a la infección de los trabajadores y comerciantes. Entre ellos está el mercado de Caquetá de San Martín de Porres y el mercado San Felipe de Surquillo.

Sin embargo, en los grandes supermercados de las zonas de clase A observamos largas y desordenadas colas para ingresar. También han tenido trabajadores con infecciones de COVID-19 e incluso algunos lamentablemente fallecieron, por dicha enfermedad. Teniendo en cuenta estos antecedentes, no se ha realizado el cierre de dichos establecimientos.

Los desalojos que organiza el actual burgomaestre de La Victoria y ex futbolista de Alianza Lima, George Forsyth contra los vendedores ubicados en el Jirón Hipólito Unanue, vienen desde el año anterior, esto debido a las medidas represivas que han caracterizado a su gobierno edil. En junio del año pasado, se les colocó rejas que cierran ambas vías del pequeño pasaje y en setiembre la municipalidad distrital ordenó poner candado, conteniendo a los comerciantes en la calle durante una semana instigando a que se retiren del lugar, sin éxito.

Después de dicha querella, se tomaron medidas entre el dirigente de la Asociación Nuevo Triunfo y el ayuntamiento, a favor de una formalización y una futura reubicación  para los cerca de tres mil vendedores que hay, de las cuales la gran mayoría son madres solteras y ancianos sin jubilación. Además se elaboró un padrón de afiliados que fue llevado al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE)  para que puedan acoger el primer bono social de trescientos ochenta soles para familias desfavorecidas. A la fecha y como lo hemos indicado anteriormente, no han recibido este beneficio estatal.

Forsyth comparó al mercado popular de que las vendedoras formaron cerca de La Parada con los mercados de la ciudad de Wuhan, donde se originó la pandemia actual. A pesar de que se expende animales vivos como pollos y cuyes vivos enjaulados en plena calle en condiciones controversiales, la OMS indicó que aún no se ha determinado en cuál animal se encuentra la procedencia del virus. 

Como vemos en estos días hay que ganarse el pan que hay que llevar a la mesa, sin embargo esto ha impactado mucho en los trabajadores informales, quienes no se encuentran inscritos en una planilla y/o no reciben beneficios laborales y/o están fuera del ámbito de cobertura de la protección social, ya sea de pensiones (AFP, ONP) o de salud (SIS, EsSalud).

Según Gianfranco Castagnola, “los costos de la formalidad superan sus beneficios y  es por eso que hay actividades económicas que son informales”. Como consecuencia, la burocracia y la excesiva tramitación no son suficientes para de crear los suficientes estímulos para que una empresa o trabajador informal se vuelvan formales.

Adicionalmente, el programa Reactiva Perú ha enfatizado no solo concentrar miles de millones de soles en préstamos destinados al gran empresariado, así también por tener de beneficiados a notables grupos económicos, investigados por corrupción, mineras con antecedentes de contaminación y empresas con supuesta defraudación tributaria.

Entre las empresas que son parte de los grandes conglomerados empresariales están nueve empresas del Grupo Intercorp, como son Química Suiza y las empresas que aplicaron la suspensión perfecta de labores como Nessus Hoteles Perú (Casa Andina) y Cineplex SA (Cineplanet), que recibieron 10 millones de soles cada una.

Debido a los cuestionamientos antes indicados, el premier Vicente Zeballos, indicó que “a través del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) se está pidiendo explicaciones al sistema financiero  y a Cofide, porque es inconcebible que haya créditos que han sido otorgados para pagar otros créditos a tasas más elevadas, o que se encuentren créditos cruzados, es decir, que están en un grupo económico y se cruzan con otro grupo económico.”.

A su vez, el secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), planteó que “el Gobierno debería subvencionar o perdonar las deudas de los servicios básicos de la población, especialmente el de la electricidad, debido que son números exorbitantes e injustificado.

Con la apertura de las galerías y centros comerciales el lunes 22 de junio, justamente con el desborde en plena coyuntura del aumento de casos de contagios y el desborde de ambulantes en los alrededores de Gamarra y la avenida Grau. Igualmente, el ministro de Defensa Walter Martos indicó que ese día vencerían la vigencia de los pases laborales y vehiculares. 

Asimismo, aquella semana se anunció un paro de transportes debido a las dificultades económicas que enfrenta dicho sector. En esta situación, el MTPE emitió un comunicado en el que aconseja a las compañías a una mayor facilidad en sus horarios de sus empleados, tras el anuncio de la huelga antes indicada. Se exhortó que las horas dejadas de laborar no deben ser considerados como una tardanza injustificada, sino adoptar medidas como horas de tolerancia o turnos escalonadas, entre otras.

Se suspenderían indeterminadamente los servicios de transporte debido a las dificultades económicas que enfrenta el sector, según la Unión Gremial de Transporte Urbano, que representa el 85% de las unidades vehiculares del transporte público en Lima y Callao.

Según el representante del gremio, Ricardo Pareja, las empresas de transporte están inhabilitadas de costear las planillas de sus trabajadores, el mantenimiento de los vehículos, así como también de las cuotas de las unidades adquiridas a inicios de año. También explicó, que el sector transportes ha ejecutado positivamente protocolos de distanciamiento social en los buses, pero, estas medidas han disminuido la recaudación a una cuarta parte y no es posible aguantar este sector sin un apoyo por parte del Estado.

Una medida que se implementará será el de incrementar el pasaje de 5 a 6 soles y con esto cubrir las expensas básicas de las compañías de transporte, pero que es una medida que los usuarios normalmente no pueden afrontar en plena crisis por la pandemia. 

También entre las personas que laboran esta coyuntura están las trabajadoras del hogar que han hecho denuncias a La Defensoría del Pueblo debido a que están siendo retenidas en contra de su libertad personal. Según Leddy Mozombite, secretaria de la Federación Nacional de Trabajadoras y Trabajadores de Hogar Perú (FENTTRAHOP), “sus compañeras están trabajando en casa, en una cuarentena completa, sin ver a sus familias desde el 18 de marzo, con sobretiempo y encima les han reducido el salario. 

Como hemos visto, son diferentes frentes de trabajo y siguen siendo tratados de la misma manera o incluso peor de lo que se trataba. Así, como también, se ha venido privilegiando a las clases de mayor poder. Todos tenemos la necesidad de trabajar pero con la seguridad de no solo llevar un pan a la mesa, sino también de tener los derechos correspondientes.


Sobre el autor

Adrián Landeo es estudiante de periodismo en la Universidad Jaime Bausate y Meza. Escribió para la revista autogestionaria Killa. Es creador del proyecto fotográfico Kontratake Audiovisual. También se desempeña como fotógrafo, redactor y viajero.

A Bolivia

Bolivia tierra ancestral de
Nuestra América del Sur
Fuego sagrado de la memoria
desde Tiahuanaco  a nuestros dias.
Corazón de Sudamérica                                                                                                                   Nuestro Abya yala                                                                                                                                                                                   
Hoy me impregno de ti
entre subidas y bajadas
de La Paz, y en tu paz
en el pan de tu tierra.
En la inmensidad del Titicaca, 
bajo la cruz del sur,
donde tu grito estalla !

En la luz naciente 
de tu isla del sol,                                                                                                                los sembradíos 
de tu anti plano,
las escalonadas laderas 
de tus cerros y montañas                                                                                                                          los picos  nevados
del Ilillami y del Wayra Potosí
En tu lengua Aymara,
donde plantaste  tu grito 
de libertad e independencia!

En las manos, de tu 
pueblo trabajador
En las polleras  y negras trenzas                                                                                                                              de tus mujeres tejedoras 
de  sus aguayos.
En tus jóvenes universitarios 
En la sal de tu tierra en Uyumi. 
En la fuerza de tus mineros de Potosí.
En las históricas Sucre y Cochabamba
y en bellos caminos de Santa Cruz.
Porque  tuviste y  tienes la dignidad 
de tu pueblo originario  marcada a fuego                                                                                                                     en los colores de su wipala,                                                                                                                       en su lucha por la libertad y sus derechos
hoy nuevamente avasallado                                                                                                     y como hace  quinientos años                                                                                                             Tu grito estalla.


 Sobre el autor

 Maria Dinova es una poeta, docente documentalista, fotógrafa argentina. Ha sido integrante de la comisión fundadora de SADE (Sociedad Argentina de Escritores). Ha publicado en las antologías: Los Poetas de la Plaza de Mayo, Antologías XXII, XXIII, XXIV de la sociedad de poetas Ismael Siri y en Café con Letras de Re-evolución de la Palabra.

Riots

Créditos: AFP.

I’ve watched this city burn twice

in my lifetime

and the most notable event

was the reaction of the

politicians in the

aftermath

proclaiming the injustice of

the system

and demanded a new

deal for the hapless and the

poor.

nothing was corrected last

time.

nothing will be changed this

time.

the poor will remain poor.

the unemployed will remain

so.

the homeless will remain

homeless

and the politicians,

fat upon the land, will thrive

forever.

Sifting Through the Madness for the Word, the Line, the Way, p.165.


Sobre el autor

Charles Bukowski fue un escritor y poeta alemán, nacionalizado estadounidense.

A propósito del coronavirus: la expresión de una ética capitalista y fetichista

El capitalismo podríamos entenderlo solamente como una corriente teórica en el marco de la economía, pero esa sería una mirada demasiado reduccionista, ya que sus ideas tienen una fuerte influencia en las diferentes dimensiones humanas y, más específicamente, en sus valoraciones éticas. En este escrito no se hará valoraciones sobre la idoneidad del capitalismo a nivel general en la sociedad, y menos a nivel económico, porque es un alcance que supera el análisis que se hará posteriormente. En concreto, solo se hará una valoración en el ámbito moral y ético.

La concepción capitalista se caracteriza por valores como la libertad, la individualidad y la competencia, los cuales, sin duda que pueden ser asociados a consecuencias positivas y negativas en la sociedad. En momentos de una crisis sanitaria a nivel mundial, como lo es la pandemia del denominado popularmente coronavirus, el mundo ha sido testigo de las consecuencias negativas de la ética capitalista y, por supuesto, fetichista. Para comprender mejor el fenómeno de dicha ética, expondré un ejemplo social cotidiano que desafía nuestro sentido común:

En una ciudad se considera inadecuado beber una cerveza y cualquier otro refresco con alcohol en la vía pública, porque éticamente sería inadecuado o estaría mal. La ciudadanía si lo hace arriesga una multa. No obstante, si me siento en la terraza de un bar que está en la vía pública, o ingreso a un restaurante, puedo beber un refresco, o muchos refrescos, con alcohol y continuar mi camino por la vía pública. La única diferencia de ambas acciones, es que la segunda opción se pagó mayor cantidad de dinero para beber el mismo refresco que comprado en un mercado costaría menos dinero. Éticamente, no podríamos encontrar mayores diferencias entre beber una cerveza sin ingresar a un bar o entrando en un bar, pero la ética capitalista nos dice que la primera opción es menos conveniente para la economía.

A partir del ejemplo anterior, daremos el salto al problema ético, mediado por el capitalismo, frente al coronavirus.

Sobre egoísmo, capitalismo y coronavirus

Inmersos en la crisis sanitaria, hemos visto cómo la mentalidad capitalista ha logrado que las personas carentes de actitudes solidarias, y realistas, hayan intentado comprar en los mercados como si estuviesen solos en el mundo y nadie más necesitaría de los productos que ellos se llevaban inescrupulosamente. Del mismo modo, hemos sido testigos de liderazgos laborales, y políticos, egoístas, enfocados en sus propios intereses, que han generado despidos y exposiciones al virus que podrían, con suficientes esfuerzos, haber sido evitados. Por otra parte, se han apreciado muchas reprimendas sociales a las personas que no se han quedado en casa o que no han tele-trabajado, ignorando que no todos tienen el mejor contexto para esas posibilidades. He visto a Messi haciendo un llamado a confinarse en casa antes del estado de alarma, pero cómo no darían ganas de estar en casa con la lujosa mansión que tiene dicho futbolista y, de paso, todas sus comodidades que le permiten satisfacer a destajo todo tipo de fetichismos. Pero el privilegio de dicho futbolista es común en muchas otras personalidades que aparecen en público para dar lecciones morales a la ciudadanía.

La ética capitalista es muy buena cuando se tiene el suficiente dinero para sobrevivir con relativa tranquilidad. Para qué hablar de las personas millonarias, aunque ellas, de seguro, suelen vivir constantemente en conflicto entre la vida y su enfermiza ambición. Las personas que hemos logrado dicho privilegio no sufriremos grandes catástrofes en nuestra vida diaria, ni siquiera, probablemente, con esta pandemia, de modo que tampoco tenemos mayores necesidades para cuestionar todas esas valoraciones éticas implícitas en la sociedad y encarnadas por la ciudadanía. No obstante, afortunadamente, la ética capitalista es claramente insuficiente para satisfacer las múltiples necesidades exteriores e interiores del ser humano, de modo que convivimos con otras doctrinas éticas que nos inspiran a regular los valores esenciales del capitalismo. Por ejemplo, el amor y la solidaridad serían dos grandes valores espirituales que anulan cualquier ética capitalista frente a situaciones que exigen re-pensar el mundo y ayudar de diferentes formas a los otros. En esta crisis podemos tomar conciencia de la importancia de trascender la ética capitalista en las relaciones sociales, experimentando con intensidad otro tipo de valores éticos que promuevan la empatía con la ciudadanía que tiene grandes dificultades en esta pandemia. Dificultades que podrían requerir ayuda económica y/o material, pero no nos podemos olvidar que hay muchas dificultades que requieren de una ayuda humanitaria de corte espiritual, es decir, de una cultura afectiva y/o intelectual.


Sobre el autor

Felipe Nicolás Mujica Johnson es un doctorando en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid. Fue afiliado como investigador al Centro de Investigación Escolar y Desarrollo, de la Facultad de Educación, en la Universidad Católica de Temuco. Sus principales líneas de investigación son las emociones, la vocación y la moral en los procesos de educación escolar y de formación docente.

La encerrona

Aunque la pandemia del SARS-CoV 2 aún no ha concluido y tiene ahora su epicentro en América (no pudiendo descartarse nuevos brotes en otros sitios), el proceso tiene ya rasgos definidos y sus resultados globales arrojan una imagen que, en sus trazos gruesos, es improbable que se modifique de manera significativa en el futuro. La “guerra contra el enemigo invisible” aún no ha terminado, y por ello conviene la prudencia, pero su resultado general difícilmente pueda ya modificarse de manera sensible. Las previsiones apocalípticas de 40 millones de muertos si la humanidad continuaba su vida normal, y de hasta 7 millones de víctimas fatales aún cuando se establecieran extremas medidas de aislamiento social, no se han cumplido.

Estos cálculos fantasiosos son los que sustentaron las radicales medidas de aislamiento recomendadas por la OMS y aceptadas con entusiasmo, con horror o con resignación por la mayor parte de los principales Estados del globo. Vale la pena ir a la fuente para ver qué era exactamente lo que se preveía, y visualizar la endeblez de las razones apuntadas.

Con los contagios y los decesos descendiendo abruptamente en Europa, el panorama final comienza a hacerse nítido. Y es abrumador. Europa, la región más afectada -con mucho- por la pandemia, muestra resultados de “exceso de mortalidad” que -aunque algo elevados en general y en algunos casos elevándose aún; en otros descendiendo al punto de carecer de exceso de mortalidad- no se hallan por encima de los parámetros habituales y posiblemente no tengan impacto en el recuento final del año. Conviene aclarar, por otra parte, que en aproximadamente la mitad de los años hay exceso de mortalidad en mayor o menor medida; es un fenómeno corriente, no excepcional. Tan sólo en algunas regiones muy puntuales (como la Lombardía) se pueden observar decesos fuera de lo común. Respecto a la mortalidad por COVID-19 propiamente dicha, en total, hasta el 27 de junio, ha habido 176.383 muertes en la Unión Europea (Reino Unido incluido), un bloque que tiene 512 millones de habitantes, de los que mueren cada año por todas las causas un total de 5,3 millones de personas. En Estados Unidos, el país con más cantidad de víctimas en términos absolutos, contagios y decesos están en claro descenso, a pesar de las dos semanas de multitudinarias movilizaciones callejeras en protesta contra el asesinato racista de George Floyd (el 1 de junio) que, de ser correctas las estimaciones que legitimaron las radicales medidas de aislamiento, deberían haber desembocado en un repunte pronunciado de la pandemia, cosa que no se ha verificado a pesar de que muchos  epidemiólogos lo consideraron inevitable.

Aunque en América Latina todavía los contagios no descienden, su situación no alcanza las cotas Europeas. Asia y África (los dos grandes centros de la pobreza global) casi no se han visto afectadas. Cualquiera puede consultar los datos, por ejemplo aquí.

Estamos, pues, lejos, muy lejos de un escenario de catástrofe.

Al lector promedio esto debe parecerle inverosímil: no tiene nada que ver con lo que dicen los grandes medios, ni las grandes autoridades, ni los grandes expertos. Creer o no creer. O examinar los datos de manera directa, sin intermediarios. Esto sería lo aconsejable. Quien quiera, puede revisar las cifras oficiales de mortalidad que están disponibles en Euromomo, y sobre COVID-19 en los ECDC. Y cotejarlas con las previsiones del documento del Imperial College antes referido. El contraste es absurdamente abismal.

Como complemento, es muy recomendable el análisis comparativo, parcial pero muy esclarecedor, que nos ha ofrecido Paulo Costa en “Mortalidade, confinamento e síndrome de Estocomo”, así como consultar la base de datos de Oxford sobre la intensidad de las cuarentenas y los resultados en distintos países del mundo.

Muchos pensarán que el “éxito” sanitario se debe a las draconianas medidas de aislamiento social implementadas por buena parte de los Estados, y sin duda será ese el discurso omnipresente de los grandes medios de comunicación, de los gobiernos y de los “expertos epidemiólogos” que les asesoraron, coautores del “fiasco del siglo”, para decirlo con las anticipadas pero finalmente certeras palabras de John Ioannidis.

Sin embargo, no hay buenas razones para pensar que las severas cuarentenas hayan sido responsables de que la catástrofe esperada finalmente no tuviera lugar. Al respecto son muy recomendables los argumentos vertidos por el propio Ioannidis en el British Medical Journal: “Should governmennts continue lockdown to slow the spread of covid-19?, en el que también se encuentran las razones esgrimidas por Edward Melnick en favor de las cuarentenas. El intercambio es de por sí elocuente. También vale la pena consultar el trabajo de Cécile Bensimon y Ross Upshur, “Evidence and Effectiveness in Decisionmaking for Quarantine”, publicado en American Journal of Public Health. La lectura de estos materiales muestra que no hay evidencia científica convincente en favor de la mayor efectividad de las cuarentenas, en comparación con otras políticas sanitarias -menos radicales y disruptivas- de contención de la pandemia (incluso dejando a un lado los elevados costos sociales y económicos del aislamiento social, que no se evalúan apropiadamente observando únicamente el porcentaje de retroceso de la economía).

Desde el Imperial College y la OMS se sigue sosteniendo, sin embargo -al borde ya del fanatismo- que el “éxito” conseguido se debe a las cuarentenas por ellos recomendadas. Se habla livianamente de los millones de vidas que se salvaron gracias a las medidas draconianas. La estimación se funda en la diferencia entre sus previsiones y la realidad. Empero, para desgracia de los pronosticadores de desastres, hay al menos dos países europeos (Suecia y Bielorrusia) que abordaron la crisis del coronavirus más o menos como se aborda cualquier enfermedad viral, sin tomar medidas excepcionales ni establecer ninguna cuarentena. No son los únicos Estados que prescindieron de cuarentenas. Muchos otros tampoco las implementaron, con resultados excelentes: Taiwán, Japón, Corea, Vietnam, etc. Pero Suecia y Bielorrusia son particularmente importantes por dos razones: a) en ellas hubo circulación comunitaria del virus (a diferencia de Japón y Corea, por ejemplo, que pudieron aislar los casos evitando la circulación interna), y b) se ubican en la región geográfica hasta el momento más afectada. Puesto que Suecia y Bielorrusia rehusaron establecer cuarentenas, en ellas el coronavirus debería haber provocado lo que los “expertos” preveían. No fue así. Ni cerca. Empleando las estimaciones de Neil Ferguson del Imperial College, Suecia debería haber tenido 96.000 decesos. Tiene poco más de 5.000, y con una tasa por millón inferior a la de Italia o España, los campeones de la cuarentena. Bielorrusia ofrece guarismos aún mejores.

Por lo pronto, varias conclusiones generales se desprenden de los datos europeos. Primera: no ha habido en Europa una mortalidad apocalíptica a causa de la pandemia (ni siquiera del todo excepcional). Segunda: los países con más víctimas atribuidas a la COVID-19 han registrado menos víctimas por otras causas, por lo que las diferencias respectivas en la mortalidad total son mucho más pequeñas -entre unos y otros- que las diferencias en los resultados respectivos en relación a la COVID-19. La eficacia en la lucha contra el coronavirus no se tradujo en eficacia sanitaria sin más. Bélgica, el país con más muertos por millón de habitantes atribuidos a COVID-19, no ostenta el mayor exceso de mortalidad general (el “exceso de mortalidad” se calcula a partir del promedio de mortalidad de los años anteriores). Tercera: no hay diferencias consistentes en el exceso de mortalidad general entre los países que establecieron cuarentenas y aquellos que no lo hicieron. Por ejemplo, sirven de contraste para evaluar el rendimiento de la cuarentena entre países culturalmente comparables, Noruega frente a Suecia (a favor) y Portugal frente a España (en contra).

***

Sin embargo, la situación emocional y psicológica que estamos atravesando a nivel mundial hace que todo lo dicho pueda parecer inverosímil a una gran mayoría de lectores y lectoras. Estamos viviendo un momento histórico en el que el tiempo ha sido detenido aunque sigue transcurriendo, en el que el tiempo psíquico y emotivo es el que predomina por sobre el tiempo “objetivo”, como consecuencia de las nuevas e imprevistas formas de organización social, laboral y familiar: la reestructuración radical de la cotidianeidad provocada por las medidas gubernamentales de aislamiento social. La racionalidad ha quedado entre paréntesis. A tal punto, que incluso quienes consigan racionalmente convencerse de que hay una hiper-exageración del peligro y una desproporción absoluta en la medidas tomadas, difícilmente logren sustraerse al clima emocional de la crisis pandémica. El bombardeo mediático ha sido y es tan arrollador que ha tornado virtualmente imposible toda perspectiva y discusión crítica. Aún quienes no se guíen por afirmaciones mediáticas y busquen corroborar datos y evidencias tenderán a dudar. Todos los datos indicaban e indican que la actual pandemia no tiene ninguna proporción con el Armagedón anunciado. Transcurridos los primeros meses de propagación del virus ya se podía predecir que era muy improbable que la COVID-19 llegara a figurar entre las principales causas de mortalidad en 2020. Todo indicaba desde hace meses (y las cifras ya disponibles lo corroboran ampliamente) que la pandemia no podría provocar ningún aumento significativo en la mortalidad global. Pero el bombardeo constante en los diferentes medios de comunicación y la omnipresencia del tema en las redes sociales hacen casi imposible no percibir emocionalmente la pandemia como una gran amenaza, sin proporción alguna con la peligrosidad real del SARS-CoV 2. Basta pasar unas horas frente al televisor para ser presa del “Gran Susto”. Una irracionalidad desbordante lo ha cubierto todo. Y lo hizo, paradójicamente, en nombre de la racionalidad científica y con el aval de expertos reputados. El martilleo constante hace que aun viendo los datos sin anteojeras (es decir, en términos relativos, cotejando múltiples variables y poniéndolos en contexto) sea muy difícil escapar a la propensión a pensar: “aunque todo me indica que la pandemia no es algo tan grave, tantos expertos no pueden estar equivocados, así que, sí, quizá sea tan grave como dicen”.

¿Cómo sustraerse a la sensación de pánico que transmiten autoridades y medios de comunicación? ¿Cómo puede actuar la razón crítica cuando constantemente se nos repite que estamos ante un peligro sin precedentes? Tal vez la batalla del racionalismo crítico haya estado perdida de antemano en las presentes circunstancias. No hay argumentos ni evidencias que puedan modificar la sensación que se transmite día y noche por mil canales de comunicación. Una imagen impacta infinitamente más que un estudio científico. Asumámoslo sin escándalo. O con escándalo, pero sin perder la cabeza, que de eso se trata. Y no olvidemos que las presentes son sólo eso: circunstancias. Hay que actuar y pensar a largo plazo. Aunque la causa de la racionalidad haya sucumbido por estos días, debemos actuar de modo que pueda recuperarse en el futuro. Y la causa de la racionalidad, no lo olvidemos, colisiona sin atenuantes con el sistema del capital: ese modo de producción en el cual la racionalidad de las partes (los agentes) lleva a una absoluta irracionalidad del todo (la sociedad).

***

Pongamos a la COVID-19 en contexto. Cada día mueren unas 150.000 personas en el mundo por todas las causas. La malaria se cobra un millón de muertes al año, todos los años. La diarrea provoca, año tras año, casi dos millones de víctimas, la inmensa mayoría niños y niñas. La tuberculosis es responsable de al menos un millón y medio de muertes. El cólera hace estragos. Con algo tan simple como acceso al agua potable, buena alimentación y apropiadas condiciones de higiene, la mayor parte de esos decesos podría evitarse. Cada año, en el mundo mueren unos 60 millones de personas. Más del 10% -unos seis millones y medio- son menores de 15 años, cuya causa de muerte está asociada en la mayor parte de los casos a la desnutrición. La mayoría de estas muertes (sobre todo la de infantes) son indudablemente evitables. Incluso fácilmente evitables. No lo olvidemos: el principal problema sanitario en términos mundiales sigue siendo el hambre. Que el árbol no nos tape el bosque.

La COVID-19 no ha provocado todavía 500.000 decesos. Difícilmente supere los 650.000 -que es la cifra que ha llegado alcanzar la gripe en temporadas especialmente fuertes- y es absolutamente improbable que alcance el millón de víctimas. Pero además sus víctimas son principalmente ancianos (más del 80% mayores de 65 años) y personas con enfermedades preexistentes (alrededor del 95 % de los casos), un buen número de las cuales fallecería con toda probabilidad este mismo año con o sin pandemia. El promedio de edad de las víctimas de la COVID-19 es de cerca de 80 años: una cifra por encima de la esperanza de vida promedio mundial. Por sí sólo, el coronavirus es responsable de entre el 1% y el 10% de las víctimas que han dado positivo en las pruebas diagnósticas (hay variaciones según los países o los estudios). La gran mayoría muere con COVID-19, antes que de COVID-19. Puestas las cosas en estos términos -que son los correctos- no parece que estemos ante un enemigo especialmente temible. Si se observan las cifras y las evidencias sin hacer caso a la propaganda mediática, observando el desempeño sanitario total -y no únicamente lo que sucede con un problema puntual- la pandemia de SARS-CoV 2 es un problema sanitario real, pero en modo alguno catastrófico.

Muchas personas concederían el punto: “efectivamente -podrían pensar- hay una hipocresía muy grande en la alarma general provocada por la COVID-19 y la casi completa despreocupación ante problemas sanitarios más letales y muy fácilmente solucionables”. Pero como asumen en paralelo que la pandemia en curso es una amenaza gigantesca, tienden consciente o inconscientemente a concluir: “Ya nos ocuparemos, cuando pase todo esto, de todas esas muertes absurdas, evitables y sustancialmente injustas; pero ahora lo urgente es frenar al virus, como sea y sin reparar en costos”. Es una reacción humana muy comprensible. Pero es problemática. Y se torna muy problemática si en base a la misma se justifican medidas extremas y sin precedentes tomadas por las autoridades, cuyos efectos pueden ser mucho más negativos que los males que pretenden evitar. Cabe preguntarse: ¿por qué, si antes de la pandemia los problemas sanitarios más letales y fácilmente evitables fueron ignorados, serían solucionados luego de que pase ésta? Las consecuencias sociales, económicas y políticas de la gran encerrona planetaria, por lo demás, son todavía difíciles de prever.

La gran mayoría de los Estados tomaron medidas en función de previsiones apocalípticas que vaticinaban millones de muertos. ¿Eran realistas tales previsiones?

Pongámoslo en los siguientes términos. ¿Qué pensaría usted si alguien le informara que en alguna región remota se ha hallado un caballo que es diez veces más grande y pesado que un percherón y dos veces más veloz que un corcel árabe? Seguramente le resultaría extraño, difícil de creer. Un hombre de campo no dudaría en pensar que le están tomando el pelo. El mundo de los virus es menos conocido que el de los equinos, y por ello cabe estar abiertos a la aparición de “sorpresas” mayores. Pero no es razonable creer de buenas a primeras en la existencia de variedades totalmente fuera de lo conocido. Como toda analogía, la presente debe ser tomada con cuidado, pero en principio establece bastante bien las proporciones respectivas: un coronavirus con la tasa de letalidad y de contagio que inicialmente se le imputó es algo muy parecido al imaginario equino descripto. En cualquier caso, no es sensato asumir con escasísima evidencia la existencia de fenómenos tan poco plausibles. Mucho menos sensato es tomar en base a ello medidas extremas de consecuencias incalculables. Eso es precisamente lo que ha sucedido con este coronavirus (no olvidemos que hay muchos coronavirus, usualmente responsables de aproximadamente un quinto de los decesos por pulmonía).

¿Era razonable creer en la existencia de un virus tan inusual? ¿Era sensato prever una pandemia capaz de causar millones de muertos? No lo parece en lo más mínimo. Un virus natural con semejantes características en su interacción con los humanos sería verdaderamente extraño. La prudencia aconsejaba estudios más detallados y exhaustivos. Cabía, claro, la posibilidad que fuera un virus de laboratorio. Rápidos estudios descartaron esa posibilidad. Podía quedar la duda. ¿Pero era una duda suficiente como para tomar medidas sin precedentes? No lo parece. Y en todo caso, nadie lo esgrimió como argumento.

Desatada la pandemia, podría suponerse que no sería improbable un escenario semejante al de 1918, con la mal llamada “gripe española”. Si pasó antes, ¿por qué no ahora? Muy cierto. Pero sucede que no en vano ha transcurrido un siglo: las situaciones respectivas son radicalmente diferentes. En 1918 se vivían los estertores de la más grande carnicería humana conocida hasta entonces, en Asia había hambrunas, los hábitos de higiene eran casi desconocidos, el jabón un lujo, las viviendas carecían de todo, los sistemas sanitarios eran precarios, no había antibióticos, etc. El promedio de edad de las víctimas de la pandemia de 1918 fue de 28 años (recordemos: el promedio de edad de los muertos de la COVID-19 es de 80 años). El lavarse las manos con agua limpia y jabón (algo de todos modos inaccesible hoy en día a buena parte de la población) quizá sea la causa más importante para explicar la duplicación de la esperanza de vida global (con escandalosas diferencias geográficas y de clase) que se ha registrado en los últimos 60 años. Ningún virus semejante al de 1918 podría provocar hoy nada parecido. La comparación es en verdad absurda: la pandemia de 1918 provocó 100 veces más muertos de los que ha provocado la de 2020, en un mundo que tenía la cuarta parte de la población actual. Aterrorizar a la población con los sucesos de 1918 (como lo ha hecho recientemente la OMS) sólo puede ser producto de la estupidez o de la malicia.

Para provocar en el mundo actual efectos semejantes a los de la “gripe española” un siglo atrás, la pandemia debería estar fundada en un virus abrumadoramente excepcional. SARS-CoV 2 no lo es. Los estudios más recientes muestran que su tasa de letalidad oscila entre 0,1 y 0,6%. Esto significa que, en conjunto, es unas diez veces menos letal de lo que indicaban las cifras oficiales de la OMS, tomadas en los primeros momentos, pero metodológicamente deficientes por estar hechas sobre los contagios relativamente graves detectados en los centros hospitalarios, cuando ya se sabe que la gran mayoría de los contagiados son asintomáticos. Los guarismos son muchísimo más bajos en la población de menos de 65 años. No estamos lejos, pues, del rango de una gripe fuerte, o poco más en algunos casos. Su contagiosidad es dudosa: puede que sea mayor que la de otros virus, pero no hay indicios de que sea varias veces superior. Pero, ¿y los muertos en las calles, las tumbas masivas, los hospitales colapsados? Cosas así ocurrieron, pero excepcionalmente (también ha habido abundantes fakes news). Por ejemplo, en Europa 50 regiones (de 500) concentran la mitad de los muertos por COVID-19. Y no está nada claro hasta qué punto esa distribución se debió al virus, al pánico, a las respuestas centradas en los hospitales o a circunstancias especiales, como la presencia (pasada) de industrias del amianto. Todo indica, por ejemplo, que la concentración de afectados en los hospitales -siguiendo las recomendaciones de la OMS- sirvió más para propagar la peste que para mitigar sus efectos; en tanto que el encierro de ancianos en asilos propició su muerte. Por lo demás, hospitales que colapsan son postales frecuentes en muchos países (incluyendo los “desarrollados”) y se han multiplicado con los recortes a la sanidad en los últimos lustros. Un ejemplo español del año 2019.

Estas situaciones, por lo general, eran motivo de notas breves perdidas en periódicos regionales: durante la pandemia fueron notas de tapa globales multiplicadas ad infinitum. Aunque se siga repitiendo hasta el cansancio que nos enfrentamos a una amenaza tremenda, las cifras disponibles muestran a las claras que no es así. Los países que hicieron caso omiso a las recomendaciones de la OMS pero tomaron cautas y sensatas precauciones (aislamiento de los contagiados, detección temprana, tratamiento de los enfermos leves -la gran mayoría- en sus domicilios para evitar la infección nosocomial que hizo estragos en España e Italia, etc.) han sobrellevado la pandemia sin mayores problemas, evitando en general la desocupación masiva, la quiebra de pequeños negocios, la perdida del ciclo lectivo, el encierro de la infancia, el estrés social masivo, la militarización de la sociedad y todas las consecuencias relacionadas con las cuarentenas severas. Hay ejemplos de Estados que han tomado medidas sensatas, suaves y eficientes, sin caer en el pánico ni descalabrar la vida cotidiana. Y se ubican en todos los niveles de ingreso, perfiles políticos y regiones geográficas: Suecia, Japón, Taiwán, Corea, México, Vietnam o el Estado de Kerala (India).

Sin embargo, la reacción mayoritaria ante la COVID-19 fue digna de un brote masivo de ébola. En algunos casos se lo vivió como una invasión zombi, literalmente.

Las previsiones de unos 40 millones de muertos globales, 2,5 millones en USA y de 500.000 en Inglaterra, quedarán en los anales de los grandes yerros científicos. La implausbilidad de los modelos matemáticos carentes de toda fineza para analizar dinámicas de grupo, y fundados en tasas de contagio y letalidad obtenidas con demasiada prisa y que se demostraron finalmente erradas (astronómicamente erradas, como dijera Ioannidis) ya han sido objeto de sólidas críticas académicas. Pero podría pensarse que al comienzo de la pandemia esto no era nada claro, y que, en consecuencia, sería “mejor prevenir que curar”. Que prevenir es mejor que curar es uno de los dogmas contemporáneos. Pero no siempre es cierto: a veces la prevención causa daños mayores, sobre todo cuando las medidas de prevención son de alto impacto. Es la “Regla del Rescate” en su expresión máxima (por evitar el mal presente provocar el mal futuro). El film Rescatando al soldado Ryan ilustra muy bien la perversidad que puede entrañar la búsqueda ciega de ciertos fines. Por lo demás, aún cuando las previsiones del Imperial College fuesen más o menos correctas, ello no aconsejaba necesariamente la implementación de cuarentenas drásticas, de consecuencias imprevisibles y de efectividad no demostrada: en un mundo sustancialmente rural con poblaciones fundamentalmente aisladas, las cuarentenas eran viables, de bajo costo social y en general efectivas. En un mundo industrial y globalizado ello es improbable, salvo que uno considere razonable una cuarentena de 18 meses, como han postulado científicos del propio Imperial College, con una ceguera y una unilateralidad verdaderamente proverbiales.

Es al leer estas recomendaciones tan estrafalarias que nos preguntamos si se trata sólo de estrechez mental, o si hay detrás intereses ocultos. Habrá que prestar atención e investigar el tema. Y no menospreciar ni la hipocresía ni la capacidad de manipulación de la burguesía, capaz, por ejemplo, de atiborrar a las clases populares con insanas bebidas gaseosas que ella no consume, o multiplicar exponencialmente tecnologías digitales (que ya han cambiado de manera pocas veces prevista la forma de vida) de las que ponen a resguardo a sus propios hijos.

Pero además de cifras de mortalidad groseramente exageradas, lo que estaba implícito en esas previsiones catastrofistas (así al menos lo percibió el gran público) es que esos 40 millones de muertos se adicionarían a los “normales”; es decir que habría 40 millones más de muertos. Esto también era improbable, y ya con los primeros datos estaba claro que no sería así de ninguna manera: la COVID-19 afecta mortalmente a personas muy vulnerables, que muy probablemente fallecerían de todos modos poco después. El mínimo impacto en la mortalidad global de Europa tiene que ver con este fenómeno. Quizá la COVID-19 ha causado ya en el mundo 500.000 muertos. Pero no hay 500.000 muertos más de los esperables sin pandemia. De hecho, casi no hay exceso de mortalidad a nivel global en lo que va de 2020.

***

Para justificar medidas de reclusión extrema, en Argentina se dijo que era preferible un 10% más de pobres que tener 100.000 muertos. A casi todo el mundo le pareció una perspectiva muy razonable. ¿Lo era? No lo parece en lo más mínimo. Los pobres viven en general bastante menos que los ricos. Aumentar la pobreza para evitar algunas muertes hoy puede redundar en mayores muertes mañana. Los pobres son mayoritariamente niños y niñas; las víctimas de la COVID-19 casi todas de muy avanzada edad. Y era poco probable que una cuarentena prolongada provocara tan sólo un aumento de un 10% en la pobreza: de hecho, ya parece haberlo superado.

En paralelo, aceptar la probabilidad de que la COVID-19 provocara 100.000 muertes implicaba creer ciegamente en cálculos infundados, desconociendo además lo que ya empezaba a estar claro: que las tasas de letalidad habían sido exageradas (como lo mostraban involuntarios experimentos piloto como el desarrollo de la pandemia en el crucero Diamod Princess: una tasa de letalidad casi cuatro veces inferior a la declarada por la OMS y con una población con un promedio de edad muy por encima del de Argentina). También entrañaba ignorar que hay una serie de precondiciones que favorecen el impacto del virus, por lo que no es posible extrapolar cifras mecánicamente de un lugar a otro. Hay claras diferencias regionales en el impacto de la pandemia. Lo ha mostrado Federico Mare junto a uno de nosotros en el artículo: “Covid-19: estructura y coyuntura, ideología y política”.

En cualquier caso, para que Argentina tuviera 100.000 muertes debería tener una performance cuatro veces peor que la de los estados más afectados por la pandemia. No parece una previsión muy razonable.

Desatada la locura, todo fue coronavirus. Ninguna otra cosa importa. En lugar de evaluar el comportamiento sanitario global, observando no sólo los contagios y decesos por COVID-19 sino la evolución sanitaria en su conjunto (¿cuántos decesos ocurrieron y ocurrirán por tratamientos y operaciones suspendidas o por pacientes que no se atreven a ir al hospital?); en vez de comparar la mortalidad de cada semana con la misma semana en años anteriores, todo se centró en contagios y decesos atribuidos a la COVID-19. Después de casi cien días de cuarentena, el ministro de salud de Argentina reconoció que en el país hay 6.000 camas reservadas para internados con coronavirus. Ocupadas: 380. Muy lejos de un posible colapso en ciernes: estos datos más bien nos hablan de una situación cómodamente holgada. Sin embargo, temiendo una multiplicación de los contagios, se han redoblado las medidas de confinamiento en el conglomerado urbano AMBA, luego de varios días de “relajamiento”. ¿Alguien lo podría explicar?

Hospitales que colapsan no son algo inusual en la Argentina. Es algo que viene ocurriendo localmente, aquí y allá: algunos hospitales -en donde se atienden mayormente pobres- no pueden recibir nuevos pacientes por carecer de camas disponibles. Poca atención mediática y escasa preocupación política genera esta situación habitualmente.

Temiendo un colapso sanitario (es decir: no sólo de los hospitales a los que suelen concurrir los pobres, sino también de las clínicas privadas en las que se atiende la clase alta y media) se estuvo dispuesto a hacer lo que fuera para evitarlo, sin medir consecuencias. Argentina se autoimpuso la obligación de tener, en medio de una situación excepcional, unos resultados sanitarios mejores de lo habitual. Es muy probable que se lo consiga. El costo social, económico, educativo, psicológico e incluso sanitario (a futuro) será inconmensurable. Pirro no lo hubiera hecho mejor.

***

Aunque ya no hay dudas de que el 2020 no ostentará ningún aumento significativo en la mortalidad general, siendo desde este punto de vista un año absolutamente normal, lo cierto es que ha sido un año absoluta, completamente anormal. Hemos vivido un acontecimiento histórico sin precedentes. Una ola de pánico global que, por comparación, hace del “Gran Miedo” durante la Revolución Francesa una anécdota insignificante. El encarcelamiento de miles de millones de personas en todo el globo no tenía ningún precedente (y esperemos que no tenga ninguna réplica). Casi todos los Estados han tomados medidas inauditas, de consecuencias enormes y difíciles de mensurar: miles de millones de personas recluidas en sus casas; millones de niños sin poder salir a la calle ni visitar a sus amigos; decenas de millones de trabajadores han perdido sus empleos; la pobreza se multiplicó en casi todos lados; millares de pequeñas empresas fueron a la quiebra; los sistemas educativos vivieron algo parecido al colapso. Y la lista podría seguir. Todo en nombre de un épica batalla contra un virus. Pero, sobre todo, se ha alcanzado un abismo de dimensiones grotescas entre la realidad objetiva y la sensación subjetiva. Nunca antes hubo tanta distancia entre la amenaza real (relativamente baja) y la percepción de la amenaza (apocalíptica).

Inmersos todavía en el shock de la propia crisis -que ha trastocado casi todas las vidas humanas durante semanas- esta disociación no es todavía claramente percibida, ni lo será fácilmente en el futuro. Siempre cuesta admitir los errores, y cuando los errores son astronómicos es casi imposible que se los admita.

¿Cómo explicar tamaña desmesura?

Entender cómo pudo ocurrir un fenómeno de tal magnitud y naturaleza será una cuestión clave para orientarnos y actuar en el mundo de los años venideros. Todo el tiempo se dice, casi siempre con escaso fundamento, que tal o cual evento cambiará la historia (y a veces se agrega: para siempre). En general, luego se constata que muy poco ha cambiado. Sin embargo, hay sucesos que efectivamente cambian la historia. De la “Gran Guerra de 1914-1918” se dijo que sería la guerra que acabaría con todas las guerras. Un claro error de pronóstico. Pero la llamada Segunda Guerra Mundial trajo cambios indudables y significativos. Todavía no sabemos con exactitud cuáles, pero es dable esperar que la crisis del coronavirus traiga cambios equiparables por su magnitud a los que ocasionó la Segunda Posguerra. Sus características específicas dependerán en buena medida de las luchas sociales y políticas por venir. Pero no hay dudas de que esta crisis provocará un reordenamiento de gran calado (económico, social, cultural, político y geopolítico), del tipo que usualmente fue producto -en el pasado- de grandes conmociones bélicas.

En medio de la pandemia se escribieron una gran cantidad de textos sobre el mundo del mañana. Algunos de esos escritos son muy importantes. Aquí no haremos ningún intento de prever o imaginar el futuro. Pero ello no significa que consideremos inviable o carente de significación una empresa intelectual de ese tipo. Al contrario: nos parece necesaria y posible, sin ignorar sus dificultades y sus riesgos. Pero consideramos que es imperioso comprender cómo pudo suceder un fenómeno tan extraño como el que estamos viviendo, porque ello nos habla a los gritos de nuestra sociedad mundial, de sus características y de sus problemas. Para poder prever -y para poder actuar- es importante entender. Es lo que aquí procuraremos hacer de modo preliminar. La adecuada intelección de lo sucedido demandará estudios específicos y un proceso de deliberación colectiva. Pero, así como casi nunca es posible esperar a tener toda la información pertinente para tomar una decisión, no hay más remedio que tratar de entender lo que sucede con la escasa información y, sobre todo, con las escasas investigaciones disponibles. Teniendo en cuenta que, en general, más explica la incompetencia que la malicia, no abonamos ni descartamos de plano posibles acciones de tipo “conspiracionista” (engaños públicos deliberados con fines inconfesables). No tenemos ninguna evidencia de ello, y en ese campo permanecemos expectantes. Pero, en todo caso, ninguna “conspiración” fructifica si no existe un terreno propicio. Aquí intentaremos bucear en las precondiciones culturales y políticas que hicieron posible un evento tan distópico como la crisis del coronavirus.

***

Reconstruyamos rápidamente la secuencia de acontecimientos principales. Un virus desconocido es detectado en Wuhan, China, y se lo imputa como responsable de casos de pulmonía severa. Las autoridades orientales niegan el asunto y desautorizan a los científicos que dieron la noticia. Poco después se multiplican los casos y en China se pasa, de la noche a la mañana, de negar el problema a establecer una severa cuarentena que aisló en sus hogares a millones de ciudadanos y ciudadanas en Wuhan. En Occidente se observa con asombro las extremas medidas chinas, entendiéndoselas en general como producto bárbaro de un régimen totalitario. Pero poco a poco comienzan a detectarse casos en otros países. Los contagios fuera de China tienen lugar entre personas pertenecientes a las clases medias y acomodadas, y ello hace que el impacto mediático y político sea desproporcionado: las autoridades políticas y los medios de comunicación son sumamente sensibles al humor de los “mercados”, la burguesía y las clases medias globales. La OMS declara la pandemia y -siguiendo el modelo chino- recomienda drásticas medidas de contención del virus, percibido como una amenaza gigantesca en función de estudios basados en ínfimos datos metodológicamente deficientes, y en función de modelos matemáticos plagados de presupuestos entre discutibles y falsos, típicos de una concepción de la ciencia fragmentaria, asocial y poco cautelosa. Aunque las autoridades al principio dudaban respecto a qué hacer, se desencadena un efecto cascada. Una bola de nieve planetaria. Muchas personas comienzan a suspender sus viajes, se observan grotescas escenas en los aeropuertos y los medios de comunicación y las redes sociales multiplican el terror con el sensacionalismo habitual. Italia y España luego de unas semanas de cierta parálisis decidieron hacer caso de las recomendaciones de la OMS, basadas en un severo aislamiento social y en una respuesta hospitalocéntrica. Rápidamente, casi todo el mundo perdió la cabeza. Con las clases dominantes mayormente presas del miedo, el pánico lo inundó todo.

El debate público se redujo, por regla general, a una absurda dicotomía a favor y en contra de las cuarentenas, y a una estrecha polaridad entre “salvar vidas” o “salvar la economía”. Puestas las cosas de manera tan simple y dicotómica, el aislamiento completo (imperativo de supervivencia) se impuso en casi todos lados fácilmente y se extendió a quienes eran reticentes, ya fuera por buenas o por malas razones. Como si sólo del aislamiento dependiera el abordaje de la pandemia, como si el único problema sanitario fuera la COVID-19, como si no existiera una gama enorme de medidas y combinaciones posibles de medidas a tomar, y como si los problemas sanitarios pudieran ser abordados haciendo abstracción de todo lo demás. El ninguneo del problema sanitario por parte de dos políticos irresponsables, insensibles y esencialmente despreciables como Trump y Bolsonaro hizo el resto. Para el imaginario popular, cuestionar la cuarentena pasó a ser sinónimo de ser trumpista o bolsonarista. Intelectuales de trocha angosta y mirada corta se sumaron al tren. Otros callaron. Las fuerzas políticas al uso continuaron su tradicional batalla entre “progresistas” y “reaccionarios” que se alternan en la administración del sistema que depreda a los trabajadores y a la naturaleza, mientras el capitalismo iniciaba una reconfiguración sin precedentes y (hasta el momento) casi sin resistencias.

De la noche a la mañana poblaciones otrora orgullosas de sus libertades aceptaron sin chistar (o casi) restricciones severísimas. El control digital de la vida y el acceso a los datos privados por parte de Estados y empresas adelantó varios casilleros. Bajo el eufemismo del “teletrabajo” se avanzó raudamente en la flexibilización laboral sin necesidad de tediosas discusiones legislativas. Las “aplicaciones” impusieron condiciones de explotación grotescas e inauditas (que ocasionaron movilizaciones de protesta por parte de trabajadores y trabajadoras). La educación abrió las puertas a la virtualidad y, de su mano, a una privatización acrecentada en ciernes. La economía se desplomó, y nada hace augurar que los platos rotos no los paguen los de siempre. Algunos sectores del capital dieron varios pasos al frente mientras otros se derrumbaban; pero todos confían en que el capital concentrado será salvado por los Estados secuestrados por las corporaciones, como ocurriera con los bancos en 2008. Los laboratorios, las empresas de telecomunicaciones, los gigantes de la virtualidad viven días de gloria. Las empresas petroleras y turísticas una pesadilla. La agro-industria está expectante. Al otro lado de la escala social, la desocupación y la pobreza crecen a un ritmo superior a la famosa curva de la COVID-19. Para colmo de males, dado que las granjas de aves y ganado y la desforestación de las selvas propician la proliferación de nuevos virus entre los seres humanos, la experiencia de la actual pandemia deja la mesa servida para el autoritarismo sanitario sobre poblaciones asustadas. La “nueva normalidad” se basa en individuos aislados y temerosos; habitantes de un mundo cibernético dominado por corporaciones todopoderosas que controlan a los Estados como marionetas.

***

A la hora de entender lo sucedido, no es posible exagerar la importancia del impacto subjetivo producido por un virus que contagió primero a sectores sociales acomodados: si exceptuamos China, sus primeras víctimas fueron “turistas internacionales” y los países más afectados son en su mayoría Estados “desarrollados”. Para comprender este fenómeno hay que entender que las enfermedades infecciosas son un enorme problema sanitario en los países pobres, pero suelen ser un problema menor en los países ricos. El coronavirus se presentó como un problema de un tipo al que las poblaciones opulentas creían (con algo de verdad, pero también con una dosis de autoengaño) que no estaban expuestas. Tras décadas de construir burbujas de seguridad en un mundo verdaderamente desquiciado para las clases trabajadoras, la expansión del coronavirus entre las clases opulentas desató una ola de pánico que repercutió en casi todos los gobiernos. De pronto se sintieron vulnerables; se descubrieron mortales. Percibieron que, como el pobrerío, ellos también podían morir por algo insignificante y sobre lo que no tienen el menor control. No tardaron en ver en cada congénere un potencial asesino. Y como no por nada son la clase dominante, su temor se trasladó a las clases dominadas. El Gran Miedo estaba en marcha.

Para entender la locura desatada por la pandemia, es necesario ponderar el culto a la seguridad y a la salud desarrollado por las clases altas y medias globalizadas. Uno de nosotros avanzó en esta línea de análisis en un escrito anterior.

Si las vidas de los pobres son comparativamente cortas, inciertas y plagadas de dificultades y tragedias; las vidas de los ricos son largas, confortables, seguras. De hecho, una diferencia esencial entre pobres y ricos ha llegado a ser el control sobre la propia vida: mientras los pobres están expuestos a todo tipo de sucesos incontrolables para ellos, los ricos lo controlan casi todo (o creían controlarlo). Tanto es así que los datos de los años recientes, desagregados por clase social, muestran que el suicidio es una práctica de sectores sociales acomodados, antes que de las clases pobres. Los ricos han llegado a controlar tanto sus vidas, que son incluso capaces de controlar su propia muerte. Con los pobres sucede todo lo contrario: mueren de hambre, de bala o de mil causas que no controlan. Pero pocos de ellos se suicidan.

A todo esto se suma la propia globalización, con su circulación inaudita de personas por todo el mundo, pero también con pautas muy uniformes de vida, consumo y subjetividad, sobre todo en la clase dominante y en las clases medias globales. Y el empleo masivo de los medios digitales y las redes sociales,  que permiten la circulación de noticias casi al instante con una dinámica particular: las redes sociales llevan a la gente a comunicarse en círculos relativamente cerrados con quienes piensan más o menos parecido, y a ignorar los pensamientos contrarios. La consecuencia de esto es la creación de micromundos en los cuales las personas se convencen de que la realidad que ellos viven, y la manera en que la interpretan, es la obviamente correcta y verdadera. Los medios masivos reproducen la misma lógica a escala gigantesca. La probabilidad de una ola mundial de terror se veía fuertemente aumentada por la tendencia al pánico de los agentes de bolsa -un sector del capital particularmente influyente en los últimos años-, y por la existencia de mucha gente esperando situaciones de desastre apocalíptico. El cine es un fiel reflejo de esto: en las últimas décadas ha habido una explosión de películas en torno a futuros distópicos. Y el auge del preparacionismo y el supervivencialismo es parte del mismo fenómeno.

***

Podría decirse que en el capitalismo posmoderno la seguridad es su Dios, y la salud su nueva religión. Lo ha dicho con claridad -aunque a partir de no pocas premisas escasamente convincentes- Giorgio Agamben en el artículo “La medicina como nueva religión”.

Sin sobrevuelos filosóficos, pero con más conocimiento de causa, Juan Gérvas viene defendiendo desde hace tiempo una tesis semejante. Vale la pena dedicar unas líneas a esto.

El avance de la medicina, a lo largo del siglo XX, ostenta una impresionante cadena de logros. Aunque hay ciertamente un lado oscuro (experimentos atroces, abusos de todo tipo, sexismo, racismo), el balance de la medicina en la centuria pasada es claramente favorable. Para decirlo de modo sencillo: ha redundado en un aumento increíble de la esperanza de vida, alcanzando cotas desconocidas en el pasado. Sin embargo, la medicina moderna parece hallarse ante un umbral. Luego de décadas de crecimiento sostenido en el que los beneficios superaban bastante claramente a los perjuicios, en la actualidad el balance es cada vez más dudoso. La medicalización de la vida es ya un problema de gran envergadura. Hay que leer a Juan Gérvas y a Mercedes Pérez Fernández para calibrar adecuadamente la situación de la medicina contemporánea. Desgraciadamente, su libro La expropiación de la salud es ya prácticamente inhallable. Pero se puede ganar mucho en conocimiento y reflexión leyendo la columna semanal de Gérvas, “El mirador”, o una entrevista reciente.

La medicina es hoy un gran negocio. Un negocio gigantesco. No es sólo eso, desde luego. Pero no se la puede entender apropiadamente sin tomar en consideración este aspecto. La obsesión por estar saludable es en verdad bastante patológica, y aunque ya se ha convertido en una conducta de masas, su desarrollo es mucho lo que debe a las campañas de la industria médica y farmacológica, de la misma manera que sucede con la compulsión al consumo ilimitado: una tendencia muy popular que hace que muchísima gente quiera consumir sin parar, y llegue a sentir que lo que desea es producto enteramente de sus deseos autónomos; cuando fundamentalmente es consecuencia de febriles y millonarias campañas publicitarias. Hace años que la industria de la medicina viene jugando con el miedo de la gente, con serias sospechas de manipulación para aumentar la venta de vacunas, como denunciara entre otros Peter Doshol en una revista tan poco izquierdista y sensacionalista como el British Medical Journal.

Varias veces se ha estado al borde del pánico global por razones no del todo claras pero infundadas, como el terror por la gripe A en la temporada 2009-2010.

La medicina actual -dominada por corporaciones no pocas veces inescrupulosas- posee una arrogancia infundada. Pero esta concepción a la vez arrogante e ignorante domina el campo, e influye en las personas de a pie de manera increíble, imponiendo modelos inalcanzables para la mayoría y convirtiendo a la salud en una obsesión enfermiza. La gerascofobia (el miedo a envejecer) ha dado lugar a absurdas concepciones que ven en la vejez una enfermedad que se puede detener. La visión patología de la madrastra de Blancanieves ha sido legitimada por los científicos del absurdo. Y no estamos bromeando.

En cualquier caso, la medicina actual parece pensarse a sí misma sin reconocer límites, prometiendo (más implícita que explícitamente, pero con resultados y consecuencias muy operativas) una suerte de juventud eterna. Se ha llegado al extremo de ver a la muerte -un fenómeno tan natural como inevitable- como un “fallo” de la medicina. Dese luego, con las consabidas asimetrías geopolíticas y de clase: la muerte de ancianos de clases altas/medias y de países centrales debe ser evitada sin reparar en costos; la muerte de niños y niñas pobres en barrios marginales, o en India y África, es una triste pero inevitable calamidad. Es el mundo al revés. En realidad, basta mirar las cosas sin sesgos étnicos y clasistas para comprender al instante que la muerte en masa de niños, niñas y jóvenes por diarrea, cólera o desnutrición son fallos médicos, sociales y políticos inexcusables. La muerte de octogenarios, en cambio, es un fenómeno natural, pues todos moriremos. La negativa a aceptarlo conduce a una impasividad verdaderamente escandalosa ante los verdaderos y gigantescos dramas sociales de la pobreza, por un lado, y a un encarnizamiento médico con nuestros mayores que, lejos de evitar la muerte, termina conduciendo a muertes en condiciones indignas.

***

En el pánico provocado por la crisis pandémica, y en las decisiones poco antes inimaginables para abordarla, se conjugaron de manera insospechada dos de las principales concepciones intelectuales del mundo contemporáneo: el relativismo discursivista posmoderno y el cientificismo ingenuo y pretencioso. Una mirada simplista podría llevar a pensar que posmodernismo y cientificismo constituyen dos mundos intelectuales virtualmente inconmensurables e incompatibles. Sin embargo, cuando las papas quemaron actuaron al unísono. Se rebelaron como dos caras de la misma moneda. El Relato de la pandemia construyó discursivamente una imaginaria catástrofe sanitaria que nunca tuvo lugar; pero provocó cambios sociales sin precedentes, legitimados por un ilusorio Armagedón pronosticado por expertos poco cautelosos, e incapaces de totalizar las múltiples dimensiones de la vida social. Los relativistas depusieron todo su escepticismo y, ante la posibilidad de la muerte, creyeron ciegamente en la ciencia. O mejor, en científicos carentes de miradas panorámicas, ayunos de cautela epistemológica y dogmáticamente convencidos de que sus modelos matemáticos son un reflejo fiel de la realidad. El culto a los expertos, piedra de toque del neoliberalismo, sirvió de excusa a los políticos. Y la lógica de rebaño hizo el resto: “mejor perder la cabeza con la mayoría que conservar lo cordura en solitario”.

Agradecimientos: quisiéramos agradecer muy especialmente las agudas lecturas críticas y los valiosos aportes ofrecidos por Federico Mare y Juan Gérvas.


Sobre los autores

Andrea Barriga es historiadora, docente del Instituto de Formacion Docente Continua “Fray Luis Beltrán” (Argentina). Ha escrito numerosos artículos, entre los más recientes: “Chile es el modelo”, “Que este virus no nos haga perder la cabeza” y “Educación en tiempos de pandemia: la negación de la crisis”. Ariel Petruccelli es historiador, docente de la Universidad Nacional del Comahue (Argentina). Ha publicado numerosos libros, entre ellos: Docentes y piqueterosEl marxismo en la encrucijada Ciencia y utopía. Además de numerosos artículos académicos especializados, ha dado a conocer una gran cantidad de artículos de intervención político-intelectual. Entre los más recientes: “Los mapuche y un discurso de terror”, “Chile en revolución” y (junto a Federico Mare): “Covid-19: estructura y coyuntura, ideología y política”.

El desengaño

Aspectos en la cuarentena.

ESTA familia ha sobrevivido al fracaso.

                       Al medio día nos acomodamos alrededor de la mesa

y trituramos despacio la comida, evitando preguntar

cuándo acabará el tiempo de la ciénaga,

                                y expuestos a contraer un implacable desasosiego.

Mi madre, la sacerdotisa de barro

ha dicho que debemos lavarnos bien las manos

                                        antes y después de cualquier ceremonia

como si hiciéramos un ritual secreto con el agua,

                                previniendo algún cercano síntoma de contagio

sin olvidar que nuestra casa es también, otro cuerpo enfermo.

Todos los cadáveres parecen más humanos desde el televisor,

hemos cerrado las puertas para intentar creer

que la muerte sucede, solo a través de una pantalla.

Pero la bacteria no distingue el origen de cada organismo

y entra sigilosamente, con su malestar de escalofríos

          estimulando graves desgarramientos pulmonares

haciendo que el grito lastime más al oyente, que a quien lo ejecuta.

En los mercados alguien también se retuerce por la impotencia

pero nadie se decide a prestarle interés

                   de lo contrario, perderían su puesto en la fila

y ya no podrían regresar antes de las cuatro.

Expertos aseguran que en unos años, las cosas serán igual que antes

es mentira, si después de una herida

                      la cicatriz es lo que primero que tenemos presente

puesto que a este nosocomio, donde duramos tan poco

y vamos agonizando a partir del nacimiento,

todos venimos infectados.

La rueda habrá de volver a girar- le digo a mi familia-

hasta que nadie quede vivo

y la naturaleza empiece de nuevo, desde otro germen.

Ellos solo se limitan a seguir observando el televisor

porque ni siquiera podemos cambiar de canal

                  y enterarnos qué estará pasando con nosotros mismos

a fin de compadecernos por algo distinto

pero menos agobiante.


Sobre el autor

Eduardo Saldaña es un estudiante de Lengua Nacional y Literatura en la Universidad Nacional De Trujillo. Ha sido ganador del primer puesto de los últimos juegos florales, mención poesía, organizados por la misma casa de estudios. Ha publicado el poemario: La comedia inútil, bajo la editorial independiente Paloma Ajena Editores.

Fuck the Police

Créditos: La Etsa Art & Design.

La semana final de mayo un asesinato racista conmovió el mundo. Debido a esto muchas personas salieron a las calles a manifestarse y demostrar su descontento con un racismo sistemático y con el actuar brutal de la policía.

Mientras tanto, en Ecuador se aprobó el decreto 179 que permite el uso de armas letales por miembros de la Policía y las fuerzas armadas para aplacar manifestaciones. Esto en un contexto en el que varios grupos sociales, sobre todo de obrerxs y estudiantes; han salido a protestar contra los recortes, atentados contra derechos laborales y despidos.

El descontento con las mal llamadas fuerzas del orden se hace ver en todo el mundo, cuando estas muestran su verdadero rostro servil a los intereses de una minoría. No hay respeto ni orgullo en ser policía o milico. En Ecuador y en el mundo se hace sentir la rabia contra el Estado y su aparato represor.

Ellxs no nos cuidan, nos violan y nos asesinan.

Esto va por George Floyd y todxs lxs vulneradxs y asesinadxs.

A.C.A.B.

Otro día más

“Otro día más” Cabernet Sauvignon 21×30 cms.

Sobre el autor:

Daniel García-Trampe nace en la ciudad de Santiago de Chile el 30 de Abril de 1968. desde donde su familia fue a vivir al Valle de Elqui, y luego a la ciudad de Linares, en la Región del Maule, lugar donde completa su enseñanza escolar. Actualmente está radicado en la ciudad de Talca. Como diseñador gráfico, se ha desempeñado en diversas ramas de esta profesión, pero sin dejar el arte de lado. Justamente ese afán de búsqueda y experimentación lo llevó a incursionar en diversas técnicas, desde la ilustración y arte digital, hasta el uso del Vino como pigmento. En sus cuadros, García-Trampe reemplaza al acrílico por el vino, una técnica que empezó de manera accidental cuando, bebiendo una copa de vino mientras pintaba, manchó el lienzo en el que estaba trabajando. En ese momento, decidió que, en lugar de empezar de nuevo, la mancha de vino quedaría como parte de la obra. Y tanto le gustó el resultado que decidió utilizar el vino como pigmento en sus siguientes obras.

El rayo

Una reescritura política de El río de Javier Heraud

El Rayo es una reescritura, en clave política futurista psicodélica, de un mundo devastado y destruido por la rueda voraz e imposible del sistema. Donde El Río trae vida y junta y hermana a los árboles, las piedras y las aves en el cielo de su arremetida hacia el mar; en el Rayo, que no se sabe si sube o baja, o es perpendicular al horizonte, destruye el orden de la vida natural y social, como bloques ordenados, para restaurar un nuevo orden, o más bien para desordenar los puntos sobre los que sostiene la sociedad. Su signo es la inestabilidad, la paranoia y lo vibrante. Un nuevo orden sembrado de neurosis, humo y espanto. Todas las cosas por las que cantó y luchó Javier Heraud son cosas ya proscritas en nuestro entramado social y pertenecen a un tiempo en que el cambio de orden político y social, en todo Latinoamérica, parecía tan cercano. Hoy son ideas más bien muertas. No sé si necesarias, pero son lindas ideas que pertenecieron a otro tiempo. Hoy, en tiempos de fake news, donde lo inestable y la inmediatez marcan un derrotero social, es urgente otro canto.

1

Yo soy un rayo,

voy bajando o subiendo por

nubes anchas

cargadas del sudor de todos los peones

o los ardorosos amantes solitarios

voy bajando o subiendo

por el estrecho margen

que separa tu cuerpo del mío

cuando caigo sobre tus anchas caderas

y mi omóplato tiembla de gusto.

Hay fuego o electricidad a mi

alrededor marcados

por la señal de otro tiempo

o por el tiempo que nos señala

otra cicatriz.

Yo soy un rayo,

bajo o subo cada vez más

rabiosamente,

voy gritando tu nombre

hasta hacer temblar

a todas las ratas que no tienen alas,

más violentamente que todo

mi amor sembrado

de humo y

espanto.

2

Yo soy un rayo

un rayo

un rayo

destellante como

el vientre de un bebé metálico

nacido en una web oculta

y muchos 00000000

en el ombligo.

A veces soy

fugaz y 

luminoso. Me 

muevo horizontalmente

por las ciudades cargadas de humo y sudor,

pobladas de industrias y mugre elementales

como el cosmos puro del ser que ilumina todas las fronteras,

doy luz a los perdidos, a los rabiosos, a los idiotas

los abrazo con mi ráfaga

les hago creer ver la iluminación.

Los poetas se me acercan de

noche

y de día huyen a sus habitaciones

a escribirme en suaves drones

que apoyan sus tuercas y luces

en el espejismo

que crea sus bytes

llenos de ceros fantasmales.

3

Yo soy el rayo.

Pero a veces soy

insano

y

violento,

normalmente lo soy

no respeto ni la vida ni la muerte

aunque las ilumine en partes iguales

y tenga en mi frente la marca de los ingenuos 

que miran a Dios.

Subo en densas y condensadas nubes

directo al cielo

y truene en un cambio de viento

o de clima sobre los cerros en las alturas

en las montañas

pobladas de cóndores o de indios

ilumino igual

las trenzas de la chola, el poncho de los niños de mirada azul,

el agua y su espejismo violeta, la punta de las frías piedras,

los campos de energía atómica

o los grandes aluviones que trazan un camino.

La lluvia me antecede

los animales huyen,

los locos bailan,

bailan bailando

cuando ilumino sus ojos

que miran al cielo,

por los campos de cemento

por las calles vacías

los árboles sin aves

llevo la marca del fin en un instante

cuando 

ilumino

las sonrisas

los ojos

los genitales blancos

los nudos

que nunca se rompen.

4

Y es aquí cuando

más me ilumino.

Cuando puedo llegar

a

la entrepierna

de los sincorazón,

cuando puedo

cogerlos con los manos

cuando puedo cogerlos

de arriba

o de abajo,

cuando puedo mirarles

el intestino

o el bramido de su

mirar perdido

y alucinado.

Y mi furia se

torna centellante

bramido ronco de tarde&noche 

estelar

y me vuelvo

un potranco

un bello potranco azul

que cabalga por las fábricas

de acero y cemento

por las ruinas de la ciudad construida

sin futuro

iluminando las sonrisas

de los que esperan

la destrucción como 

una rosa sin pétalos.

5

Yo soy el rayo.

Yo soy el rayo

eterno de la 

duda. Ya siento

el calor de los cuerpos

chamuscados,

ya siento el frío húmedo

en mis pómulos de acero

y mi caída horizontal a

través del cristal que se tuerce

en su visión

de fábricas y telones rosados

el de un misógino cyberpunk

y pink

de grandes botas

se torna inmutable.

6

Yo soy el rayo que viaja en los acantilados,

                mugre o llanta

yo soy el rayo que viaja en las fábricas                                     olvidadas,

                un peón se dobla el cuello o                                     cemento roto

yo soy el rayo que viaja por los hoteles sin                                estrellas,

                asfódelo quieto o paredes                                        manchadas de sudor

yo soy el rayo que viaja por los niños sin                   nombre,

                tísicos, hambrientos o carentes de                           paz

yo soy el rayo que viaja por las carreteras                 perdidas,

                aunque te llames López o Gutiérrez

yo soy el rayo que viaja por los loqueríos

                donde todos tienen algún albur o
                han perdido el corazón en una apuesta

yo soy el rayo que viaja en el torrente                                       sanguíneo de los hombres,

                jebe                         hoyo

                brisa        tumbas

                megabytes               fiebre

 streaming                antena

caca de gato

ataúdes ataúdes ataúdes

eléctricos.

7

Yo soy el rayo que ruge

al mediodía que es en realidad 

la medianoche de todos los 

mundos,

que ruge ante sus

camas,

el que vuelve a comprar el pan

y toma sopa fría

con el alma entre las piernas.

8

Yo soy el rayo enfebrecido.

Yo bajo o subo por las escaleras

perdidas en un edificio sin nombre,

por los olvidados guetos de calles miserables

por las calles donde todos olvidaron su nombre

o su sexo

por las ciudades atestadas

de vino rancio

en vitrinas solitarios

los que se miran

sin encontrar ninguna respuesta.

Yo soy el rayo,

yo vuelvo por las puertas traseras

de lo marginados del éxito

cubiertos de meada

pero campantes hambrientos de sexo

el rayo,

las amapolas crecen esperando

la lluvia

con mi pecho descubierto

y mis botas puntiagudas

los rayos que rugen con mi

empeine.

9

Llegará la hora

en que tendré que

destrozar un 

cráneo,

que mezclar mis

luces con sus

memorias oxidadas

y romantizadas por el progresismo de turno,

tendré que iluminarme en mi

cantos metálicos

y pedir más megabytes al jefe político

de derecha o izquierda

no importa,

porque llegará el día

en que mi ráfaga los mate sin igual.

Ese día llegará,

y en el horizonte lejano

no veré más mi luz iluminar

a los ciegos de fe,

no veré a las piedras brillar

ni a las lagartijas sonrientes

mi luz duradera

mi cielo verde

mi lago metálico

mi luna oscura,

mi sol de pura y nueva luz,

mis nubes aciagas

no iluminaré nada,

nada,

únicamente el

gris firmamento

de tus ojos entornados

chinos

todo se diluirá

como el último fósforo mojado

en donde un llanto o una guitarra eléctrica

serán solo algunos bytes

en mi disco duro

o en mi

memoria ram.


Sobre el autor:

Jorge A. Castillo vive en Ica. Editó, en su tiempo de curioso estudiante sanmarquino, la revista Mutantres, literatura mutante, que alcanzó 7 ediciones donde publicaron poetas de todo el país y Latinoamérica. Por esos años, y en complicidad con otros jóvenes poetas, organizó numeroso recitales y fundó C.A.C.A. Editores, una editorial comprometida y resentida.

Ha publicado ócixot>crónicas_contaminadas (2015), starfuckers (2017), Mandarinas psicodélicas (2019). Desde Ica, lleva el sello El Pallar Negro Ediciones y ha armado la colección pallar_poetry_systems con la que ha publicado 4 libros de la poesía más joven de esa ciudad. El pallar_poetry_systems es un sistema de producción poética, lo más cercano a un software con un algoritmo loco, que produce libros de poesía urgente y necesaria en una ciudad tan vacía y posapocalíptica como Ica. A modo de signo, o ruta, el primer libro de esa colección es la reedición de La tortuga ecuestre, de César Moro, libro destellante y brutal que urge redescubrir sesentaitantos años después.

¿Para qué leen los niños?

Ante el imperativo de producción y competencia, el acto de leer es un tránsito silencioso. Sin embargo, hay diversos discursos que reducen la lectura a un propósito de eficiencia. Leer para producir, leer para pensar, leer para optimizarse. ¿Leer siempre es “para algo”? ¿Por qué no simplemente: leer? Así, como posibilidad sin fines. Ni siquiera leer por leer, que guarda razones ideológicas como las del arte por el arte. Sino simplemente, leer. Habitar la lectura. Leer y callar. La lectura como aquello que invita al silencio. Ni siquiera para meditar activamente, ni para callar. Sino lectura que reduce el apetito de hacer. Silencio ontológico que habla. Silencio que permite mirar el mundo sin la compulsión de producir o hacer. Donde mirar las flores sea ver el amarillo o el lila y solo eso. De ese modo, leer es respirar. Oxigenar el alma.

Hay quienes se preocupan por la necesidad de la lectura para promover el desarrollo cognitivo de los niños. Y trabajan con programas de comprensión lectora a modo de estimulación y repaso. Es el pigmaliónico deseo de crear pequeños homo faber. Niños que se acostumbren a darle utilidad a lo que conocen del mundo. Se promueve la competencia con premios y recompensas. Es la optimización de la infancia en tanto mercado de la niñez. Harta literatura científica sobre la estimulación cognitiva nos cuenta de los beneficios del ejercitamiento mental a través de estas prácticas. Y seguramente no se equivoquen de los resultados. El problema es la manera coactiva con que el adulto se vincula con el niño para conseguir tales resultados, a través de procedimientos de control y moldeamiento que anulan su ser más íntimo. Pues, el niño es insignia de libertad, mientras que el adulto es la viva imagen de la libertad degenerada. El niño es lúdico; el adulto, productor.

Ojo, estamos hablando de lectura no de “competencias” lógico-matemáticas o cívicas. Por ende, la vía de la estimulación cognitiva ¿necesariamente debe ser la lectura?, ¿llevamos libros y cuentos a los niños para que piensen? Esta teleología del libro da muerte a su constitución narrativa, eje de la literatura. Leer es enfrentarse a una historia, a un cuento. Un organismo vivo cuya voz es la palabra y cuyo contacto nos da calma. Preguntarle al niño por tal o cual personaje es violencia pedagógica, en el sentido de fuerza. No se trata de un nihilismo educativo o pereza en el magisterio. Sino de darle oportunidad a la naturaleza elástica de la libertad, confiar en la huella de la narración. Necesitamos mejores narradores y menos controles de lectura, más lírica y menos protocolo. Cuestionémonos por los niños que aparentemente no dialogan con el libro. Su silencio no es indicio de inhibición. La narración tiene un tiempo diferente para todos. O a lo mejor debamos mirar a los narradores. Pero, ¿qué narradores? ¿Dónde están los narradores? Ojalá se salven los niños de aquellos maestros que cual catedráticos dictan el acento esdrújulo y miserable. El enfoque de la educación por competencias reduce el aura narrativa de la tarea pedagógica a mero dataísmo numérico para el registro bimestral o trimestral. El mítico vínculo maestro-alumno deviene en trato impersonal que en algunos casos sobrevive por el folklore de la enseñanza o gracias a particulares modos de ser de ciertos profesores. Escasea el eros pedagógico, solo hay optimizadores de niños y capaz en cualquier momento aparezca en la escena del mercado pedagógico algún coaching ontológico para infantes.

La comprensión lectora y sus correlatos evaluativos son el resultado lógico de una sociedad de datos tal como la entiende el filósofo surcoreano Byung Chul-Han[2]. Importa el reporte de notas por sobre la experiencia vital del niño. Y el colegio por más amplia y modernísima infraestructura, terminaría siendo más un cubil de evaluación que un sitio de encuentro humano. Ha perdido su cariz lúdico. Deja de ser un lugar de recreo, esto es, recreación, para ser un espacio de evaluación. El niño que salga de estos colegios será pobre en anécdotas y aventuras, tendrá pocas historias que contar o ninguna. Su dimensión narrativa correrá el riesgo de opacarse. Su ser será el uno pitagórico, pero aún sin su dimensión litúrgica y simbólica. Ni siquiera racional. Solamente nominal e informativo. Un uno etéreo que se pierde en los informes del maestro.

Por lo tanto, ¿para qué lee un niño? Para involucrarse con la narración, pero no en cuanto finalidad, no es acaso leer para que aprendan a narrarse, no. Es leer y algún día narrarse. Ver la vida líricamente o si se quiere, literariamente. Respirar un rato del ruido, de la velocidad cotidiana, de la competencia, de la nota y la recompensa, de los imperativos racionales de la sociedad, de las expectativas de producción y eficiencia. Así, la pregunta que da título a estas cavilaciones necesitaría ser reemplazada por esta otra: ¿Cómo lee un niño? El ser humano es íntimamente narrativo, solo basta que nos narren o leamos a un par de clásicos para tomar consciencia de nuestra constitución narrativa, ¡y que los narren bien! Por ello, el leer para involucrarse, escapa a la categoría de utilidad, por ser el componente narrativo parte esencial de nosotros. Al final, el ser humano siempre se narra a sí mismo, haya leído poco o mucho tiene poco o nada que ver; basta recordar alguna conversación que hayamos tenido para darnos cuenta de nuestra naturaleza narrativa. La cuestión aquí es que la lectura es un diálogo con otras narraciones y también un conocer diferentes tonos de voces, diferentes formas de mirar. Es encuentro y conversación, aún en el silencio. Por eso, leer invita al silencio acogedor que da hospitalidad al mundo. Heráclito dijo que no se puede entrar dos veces en el mismo río porque cada vez somos otros. Igualmente, luego de leer un libro no miraremos con los mismos ojos las flores. Hasta quizás se nos hagan líricas…


[1] Rossella Di Paolo (1993) Verso de “Profesora de Lengua y Literatura – Ex” en Piel Alzada.

[2] Byung-Chul Han (2020) La desaparición de los rituales. Herder.


Sobre el autor

Giuliano Milla Segovia es bachiller en psicología con formación en psicoterapia existencial de orientación fenomenológico-hermenéutica. Graduado de la escuela de líderes voluntarios de la YMCA-Perú. Sus poemas han sido publicados en la revista Verboser (2017) y la antología poética Al lado del camino (2018).

Bagua: Reflexiones sobre el significado de este evento para la visión de la población indígena

Hablar, o escribir, como es el caso, sobre el conflicto en Bagua y lo que pasó en la denominada ‘Curva del diablo’ -el Baguazo-, siempre generará un nudo en la garganta que nos recuerda la realidad tan cruda y desigual que se refleja, aún, en nuestro país. Recientemente se cumplieron once años del, lastimosamente, famoso conflicto que remeció hasta al más reacio de los convencidos de que en el Perú había igualdad para todos. Once años donde ha habido mejoras, pero donde tampoco es que se haya alcanzado las metas que son necesarias para el reconocimiento adecuado de la población indígena. En ese sentido, este breve texto no pretende atacar y criticar toda medida gubernamental abocada a generar el respeto adecuado a los derechos de las poblaciones más vulnerables; sin embargo, si pretende ahondar en los motivos por los que el conflicto de Bagua caló de tal manera en las comunidades nativas.

Quizá, a estas alturas, se precise como algo innecesario volver a repetir con detalle los hechos que sucedieron en aquel fatídico 05 de junio de 2009; a pesar de ello, considero necesario exponer, de manera muy general, lo que desencadenó aquel nefasto episodio. Para ello, debo empezar por mencionar que el conflicto social como tal, se inició más de un año antes, en marzo de 2008. ¿El motivo? La Ley de Promoción de la Inversión Privada en Reforestación y Agroforestería que disminuía considerablemente cualquier tipo de consulta o diálogo de relevancia de las comunidades nativas con el Estado, a fin de salvaguardar las tierras que, por historia y derecho, les correspondían. Bajo esa línea, el gobierno de aquel entonces, presidido por Alan García, hizo caso omiso a las protestas y, por el contrario, dispuso una gran camada de decretos legislativos (derogados posteriormente por el Congreso) que continuaban con la vulneración y desconocimiento hacia las comunidades indígenas. Todo ello bajo la premisa de que la inversión en estas zonas brindaría beneficio económico para todos los peruanos y peruanas.

No pasó mucho para que el descontento de las comunidades nativas se reflejara en una serie de paros indefinidos que, comandados principalmente por Alberto Pizango -dirigente de la etnia chayahuita- empezaran a hacer temblar los grandes proyectos económicos que el gobierno pretendía. Ello desencadenó, por supuesto, un malestar más que claro en los ministros de gobierno y, aparentemente incluso más, en el mismísimo Presidente Alan García Perez. Es así que la ‘gota que rebalsó el vaso’ fue el bloqueo de la carretera Belaunde Terry por parte de los nativos presentes en el sector denominado ‘ la curva del diablo’. Lo demás, ya lo conocemos. ¿El resultado? La masacre conocida como el Baguazo.

Ahora bien, si bien es cierto que este es un vistazo, por decirlo menos, muy vago de los verdaderos motivos que condujeron a este lamentable asunto; hay algo que es de suma relevancia y que, hasta el día de hoy, mucha gente no comprende. Esto es, el significado de la tierra para la población nativa y la propia cosmovisión que ellos tienen del mundo. Con esto, no me refiero al discurso que muchos querían dar a entender, donde el indígena es, prácticamente, un ser salvaje que ve en la tierra a su padre o madre. No. Sino, más bien, a la realidad de la visión tan distinta que una persona miembro de una comunidad indígena puede llegar a tener y del impacto que nuestra imposición occidental genera en su contexto.

Las comunidades indígenas, generalmente, no se conducen bajo los mismos parámetros legales y económicos que, por ejemplo, se disponen en nuestra capital, Lima. De ahí que, la supuesta visión de mejora económica para todos los peruanos- al margen de la falacia que verdaderamente trasluce esta frase- que por aquel entonces Alan García defendía, no era en lo más mínimo una mejora para los ciudadanos de aquel sector.  Y esto no lo digo como explicación al porqué ellos no entendían el progreso que el Estado les estaba otorgando; ¡Para nada! Si bien es cierto que el gobierno de aquel entonces tampoco dialogó de manera eficiente con las comunidades indígenas- sí, Yehude Simon y Velásquez Quesquén concretamente intentaron dialogar, si así se le puede decir- esto no tiene que ver con ello; ya que la visión de progreso de Alan García no era lo que encajaba como progreso precisamente en las comunidades indígenas. No por falta de explicación de las normas y proyectos; sino porque vulneraba y desprotegía aquello que fue lo único que siempre estuvo ahí para las personas de estas áreas: sus tierras y sus costumbres.

Lamentablemente, esto es algo que, hasta hoy, muchos no comprenden y que, en aquel entonces, Alan García tampoco comprendía. Es así que, no contento con la masacre que se había producido por orden suya, también se refirió a los pobladores presententes en las protestas como ‘ciudadanos de segunda categoría’; dando a entender que, desde la cabeza del propio Estado, no había siquiera una visión de equidad e igualdad para todos los peruanos. Curiosamente, esta frase, si bien no es referida de la misma manera, se mantiene en las mentes de un grueso grupo de personas que no comprende la relevancia del respeto a los derechos de los grupos de población nativa en nuestro territorio. Se alega, por supuesto, que el hecho de no realizar los proyectos económicos dispuestos en aquel entonces, como muchos otros posteriores, generan pérdidas económicas que el Estado no debería desaprovechar. Se señala, también, que con lo que se genere de aquellos proyectos o explotaciones, se podría dar una mejor calidad de vida a los ciudadanos de la zona en donde se realice y que sería de beneficio para un grupo mayor de peruanos.

Al margen de que, desde algunos puntos de vista, se pueda considerar que esta óptica es, en cierto grado, correcta; no se puede desconocer la realidad vulnerable de las poblaciones indígenas y las diferencias en la óptica que ellos tienen de la vida. Con ello, no hago un especial énfasis en el ámbito normativo; sino, más bien, en el ámbito de la costumbre, fuente válida del Derecho. Y es que, independientemente de las disposiciones de protección que, necesariamente, existen respecto a comunidades y pueblos indígenas,  tanto a nivel nacional como internacional, la costumbre es una fuente universal del Derecho que también permite defender la visión que tenían las comunidades indígenas respecto a la intervención a gran escala que intentó realizar el Estado antes y durante el conflicto de Bagua.

Postulo esto en el sentido de que, de manera interna, durante un tiempo muy prolongado, incluso más que el de la existencia del Perú como república, estas comunidades practicaron de manera constante e ininterrumpida sus acciones y aplicaron sus percepciones sin algún tipo de intervención. Siendo la costumbre la formación más elemental del derecho consuetudinario, formándose como producto de la repetición y práctica constante de la población hasta el punto de ser de carácter obligatorio y necesario. Es por ello que, si aplicamos esta visión occidental sobre fuentes del Derecho, también podemos determinar que hay un grado de relevancia en la visión y costumbres de la población indígena sin contemplar, necesariamente, las medidas legales estipuladas a través de determinaciones normativas y que ya todos conocemos (ejemplo: consulta previa).

Probablemente, debo reconocerlo, es seguro que un gran porcentaje de la población aún se niegue a aceptar una visión diferente como válida; quizá por la naturaleza individualista que, hoy más que nunca, rodea al ser humano. Sin embargo, creo que un razonamiento que hubiere partido desde el factor de contemplar una percepción diferente del progreso hubiera generado resultados positivos de una oportunidad de inversión pero que fuese canalizada de la mano con la apreciación de los propios pueblos que estaban presentes en las zonas.

Más allá de eso, ya también como último punto, considero que los hechos perpetrados aquel 05 de junio, no solo se debieron a la ineficacia de diálogo y a la ausencia de voluntad de analizar las cosas considerando la percepción de los pueblos indígenas. En mi humilde opinión, esto también se debió a un histórico, y quizá voluntario, distanciamiento y fragmentación entre los sectores de poder y control del Estado con la realidad del país. Es, particularmente en el Perú, un hecho que se ha mantenido presente, no solo en los inicios de la época republicana, donde aún no existía una connotación y aplicación del Derecho tal y como lo conocemos hoy ni mucho menos una Declaración Universal de los Derechos Humanos; sino también en años recientes. La falta de conocimiento, reitero, quizá voluntario de quien ejerce el poder en el país, no permite un entendimiento de lo que el país solicita; entendiéndose por país, lo que la población necesita. Y en ese grupo supuesto, se encontraban todos los ciudadanos miembros de comunidades indígenas que estaban presentes en las protestas, generalmente, pacíficas de la selva peruana en aquella ocasión.

Probablemente por lo antes expuesto, y por mucho más, es que se propició el Baguazo; un hecho producto de la ausencia de voluntad de entendimiento, de la falta de reconocimiento a población con derecho pero, sobre todo, producto del olvido de un Estado. Un Estado que recientemente ha crecido, ha estabilizado la economía – debatible hoy más que nunca- y ha generado canales con mayor consideración para la población indígena- tales como la consulta previa; pero que, sin menoscabo de lo señalado, aún no consigue alcanzar la verdadera justicia y respeto para la población que es tan igual de ciudadana como aquel que les dijo que eran de ‘segunda categoría’. El día que el Estado comprenda que la mejora económica sin respeto a la población, no es mejora económica, quizá ese día se pueda hablar de que se empezó a alcanzar la meta.


Sobre el autor

Renato Sacco Cáceres es estudiante del quinto año de la carrera de Derecho en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Brinda apoyo legal en la Clínica Jurídica Pedro Arrupe SJ para migrantes y refugiados y se desempeña como coordinador de La Voz Jurídica Conversatorios.