El Perú y el fútbol peruano

Así como Zavalita en Conversación en la Catedral se preguntaba en qué momento se jodió el Perú, valdría la pena preguntarnos en qué momento se jodió el fútbol peruano. Y con todo lo que viene ocurriendo en lo que va del siglo XXI, quizá como el Perú, como Zavalita; el fútbol peruano ya había nacido jodido. 

Seguir leyendo

Víctor Caballero: “Mototaxi es el primer libro que habla sobre Fuerza Popular”

Es para Poliantea, una señal propia de los tiempos empezar a documentar la historia que vivimos en Latinoamérica y por ende, tras enterarnos de la publicación de su primer libro, Mototaxi: auge y caída de Fuerza Popular, y una lectura detenida del mismo, consideramos apropiado entrevistar a Víctor Caballero. Aunque comúnmente los youtubers han empezado a publicar libros sin mayor valor, el libro del famoso “Curwen” no forma parte de este grupo. Documentando y ofreciéndonos una perspectiva de lo que él considera, el “ascenso” de Fuerza Popular y su eventual “caída”, recorremos pasajes que muchos hemos atestiguado, pero en un país que conoce su historia fragmentaria y convenientemente a los intereses de ciertos grupos, Mototaxi ofrece la visión más completa, hasta el momento, de lo ocurrido en el que fue en algún momento partido político más poderoso del país, y hasta ahora, el más nefasto del siglo; Fuerza Popular.

No es un libro que cuente una historia que no sepamos, es cierto. El Perú hoy, irremediablemente, está atado a Fuerza Popular, estamos condenados a conocerlo. Lo que este libro permite es cuestionarnos cuánto realmente conocemos. En un país que cae en la posverdad, en la mentira, en el engaño, libros como Mototaxi iluminan el camino. Esta entrevista buscaba dar mayores luces sobre Víctor, que indica que este libro “es el fin de una etapa”. 

Diego Abanto Delgado y Walter Velásquez.


¿Por qué escribir un libro sobre Fuerza Popular?

Bueno, antes que nada te agradezco por la entrevista. Para empezar lo que me motivo a escribir sobre Fuerza Popular fue que no hay libros sobre Fuerza Popular. No he encontrado libros que me digan lo que paso y  que me muestren escenarios que son importantes para la historia del Perú Contemporáneo. En la traducción del libro yo menciono algo que por más que suene medio florero, es cuando yo tenía 18, 19 años, leí muchos libros que me generaron ese interés, acercarme un poco para conocer la historia, como por ejemplo, la época de Alan García, Fujimori, Toledo, etc. Uno de los libros que más recuerdo es el de Francisco Loayza por ejemplo. También hay otros historiadores por ahí, que mayormente lo que hacían era analizar o dar opiniones, contar los detalles, día tras día, evento tras evento, y a mí me parece alucinante que no existían libros sobre Fuerza Popular, por ejemplo de la campaña 2011, que como todos saben fue una campaña dura, multimillonaria, con la introspección de dar la sorpresa no, y ahora todos sabemos mediante las declaraciones de Barata, que hasta la CONFIEP participó en la donación de dólares. Pero me di cuenta que no había eso, entonces eso se convierte en un buen motivo para yo hacerlo. Yo he trabajado Útero desde 2015 hasta el 2018, que a pesar de ser un medio pequeño, estaba al tanto de lo que sucedía aquí o allá, minuto por minuto, hora tras hora, entonces dije, tengo toda esta paleta de colores que se esta formando durante todos estos años, y creo que ahora es el momento de aprovechar y escribir un relato que sea más que detallista con los números de archivos fiscales, que cuente una historia y que la gente tenga un acceso a ello para que puedan entender, que para mi es el objetivo principal.

¿Tus principales motivaciones para escribir el libro?

 V: Lo que me motivo era que hacer cualquier cosa sobre Fuerza Popular en el ámbito político, social y revolucionario, a parte de molestarlos, es protestar, y eso para mi cuenta mucho. Yo pienso que al igual que la gente, les tiene miedo, no solamente a ellos, sino a García que cuando estaba vivo, mucha gente le tenia  miedo de lo que le pudieran hacer. No se si fue en el 2013 o 2014, que un periodista del Diario 16 se fue a prisión solo por poner una declaración de Ollanta. Entonces yo soy cociente que mucha gente le tenía miedo tanto a el como a Fuerza Popular por el poder que tienen, pero creo que yo que si tienes la verdad a tu lado, no tienes nada que por que temer. Yo lo único que hecho es contar la verdad. No he intentado nada, no he analizado nada y ni nadar mi opinión sobre nada. Lo único que hago es decir esto fue lo que paso, y para entender bien lo que paso en tal episodio, es necesario que sepas ciertas cosas que sirvan para entender a un persona o hecho, se tiene que saber el contexto, tener un poco de cronología, etc. Y es eso lo que hago en el libro, que por cierto esta dividido en cuatro partes, cronológicas todas, que va desde la charla de Keiko Fujimori en Harvard en el 2015, hasta la caída de PPK en marzo del 2018. Eso es maso menos el libro que sigue esos tiempos.

¿Cuán complicado fue trabajar con tus fuentes?

Bueno, yo tengo la suerte, el privilegio por así decirlo, de conocer a ciertas personas. Por ejemplo, si necesito hablar con alguien más allá de la vida regular que es llamarlo por teléfono, buscarlo en el congreso o enviarle un mensaje a correo electrónico, tengo  la oportunidad (o privilegio) de hablar con Augusto Alvárez Rodrich, o llamar con alguien con quién ya he trabajado; sea Marco Sifuentes, Rosamaría Palacios, etc. Digamos que a mí afortunadamente los medios donde he trabajado me permiten tener un poco más de posibilidades de acercarme a ciertas fuentes. He tenido mucho cuidado con ello, y por supuesto no es alguien quién te dice cierta cosa paso y yo lo doy por hecho. Tiene que haber un contraste, tiene que haber varios testimonios y sobre todo tiene que tener sentido, porque la idea de ir a sacar una denuncia, es contar lo que sucedió  y alimentar toda esa narrativa o dar los mayores detalles, cosa que yo hecho. No recuerdo el número exacto, pero debe ser entre unas 30 llamadas, correos, cafécitos, etc pero puedo decir que ha sido un trabajo de un año y medio por ahí, maso menos desde febrero del año pasado.

¿Te consideras antifujimorista?

No me considero antifujimorista. Me gusta molestar tanto a los congresistas de Fuerza Popular como los de los otros partidos. Por el político sea como sea, más allá del poder que tienen, tiene que soportar el rechazo ciudadano, estar en el ojo crítico siempre. Yo más allá de tener pasiones o preferencias políticas, yo lo que hago siempre es y creo que debe ser por  el tema edad o por el tema generacional, yo hasta ahora creo en la democracia, en la libertad, que hay que chancar injusticias, y de la mejor manera de hacerlo más allá de los insultos o ataques, es simplemente hablar con la verdad. Un congresista puede  decir tales cosas y   si sacas el expediente o documento que demuestre lo contrario, no tienes que decir nada. Lo que puedes hacer es desbaratar cualquier versión de cualquier político que tenga intenciones ocultas. El primer paso es desbaratar y desmentir y el segundo es hacerlo saber a la gente. La prensa descuida mucho esos pasos . Ejemplo. ya sacaste tu folio y el Ministerio Público te demuestra lo contrario, cheveré. La gente lo tiene que saber y eso es parte de la chamba también, decirle a la gente  eso es lo que esta pasando , eso lo tienes que saber, esto es lo que ha sucedido ayer en tal lugar. Entonces  también es parte creo yo de la prensa.

¿Crees que Fuerza Popular se ha alejado de ese pensamiento político que poseía Cambio 90?

Cambio 90 nunca fue, creo yo, un partido ideológico.  Fujimori lo demostró cambiando cada  partido en cada elección, para demostrar su legado político. El solamente era instantáneo en cada elección. Creo que Keiko, y hablando de Fuerza Popular tienes que mencionar a toda la cúpula y la gente más cercana quienes son Joaquín Ramírez, José Climper y Pier Figari. Por ahí entraba Vicente Silva Checa, a pesar de que no hay información que dice que forma parte. Fuerza Popular ha recorrido los dos únicos caminos que tenía. En el 2011 era  superdictatorial, superadvertista, hay que sacar al “chino” de la cárcel, “hay que ser ultraconservadores”, etc. Y en el 2016, intentaron hacer lo contrario pero se dieron cuenta que por más logro que haya tenido Fujimori, a la gente no le gusta el abuso de poder y Fujimori representa eso. Entonces en el 2016, y eso es una parte que se menciona en el libro, intentaron por efecto, auténticamente ir por el lado positivo. Hacer las cosas bien, decir que la Comisión de la Verdad tiene razón, admitir la existencia de las victimas de esterilizaciones forzadas, alejarse un poco de tema ultraconservadores. Pero hay que algo que pasa, que hace que Keiko se salga del guión, que se olvide el trabajo de campo, que se olvide de las recomendaciones, la desesperación por los indicios de corrupción que empezaban a aparecer en su propio entorno, hizo que ella se vea obligada a improvisar, y eso es lo que menos saber hacer Keiko Fujimori. Ese fue el motivo por la cual perdió  en la segunda vuelta de las elecciones, y yo no sé que cosa intentará para las elecciones del 2021, cosa que es una perdida de dinero pero si lo intentan por cual lado se irían. Intentaron el camino duro, intentaron el camino caviar, y ahora que queda? ¿ultraconservador?

Aunque sé, por medio de una fuente que ese el camino que les está seduciendo. El camino a no a los gays, muerte a los homosexuales, no al LGTBIQ, y eso algo poco que se habla en nuestra ciudadanía , y por eso hay tanto homofóbico  en este país, no es un camino político creo, porque es un camino torpe por más que las cúpulas caviares sean pequeñas, pesan bastante, y  estar en contra de ellos es una perdida asegurada.

En Mototaxi hablas de una serie de acontecimientos que marcan la caída de Fuerza Popular. ¿Pero tu crees que el famoso chat “La Bótica”, haya marcado la caída de dicho partido?

Bueno la caída y es algo que me gusta y no se si este bien hablar de su propio trabajo de uno,  pero si hay algo que me gusta es haber escrito sobre algo que paso hace 3 años es que la posibilidad de tener una vista mucho más compleja y que es algo bastante alejado del panorama, por ejemplo, que he descubierto por medio del trabajo frente algo que yo había planeado por medio de la escritura, es encontrar cosas que te explican las cosas como están ahora. Por ejemplo, cuando investigaba a Joaquín Ramírez por lavado de activos, en su es archivado por una jueza que se inspiró en el fallo de otro juez, quién bien todos sabemos es Cesar Javier Hinostroza Apariachi. Entonces vas encontrando cosas y te vas dando cuenta de por qué sucedieron esas cosas así. Fuerza Popular se encuentra en el peor momento de su carrera política. Keiko esta en la cárcel, Salaverry  quién ya no esta con ellos a pesar de haber entrado por ese medio, aunque nunca fue fujimorista. También que es un tipo inteligente y en realidad en Fuerza Popular hay varias personas inteligentes, una de ellas es Rosa Bartra, que si bien te puede caer mal, es una mujer que trabaja cuatro horas al día. Úrsula Letona también es inteligente y su momento lo fue Patricia Donayre que se retiro en el 2017 para irse a las filas de Peruanos Por el Kambio, pero que también se fue en el 2018. Micky Torres también está. Si te das cuenta  no es una gente que es tonta por más que parezcan tontos, solo que saben como jugar el juego y estando en Fuerzan Popular tiene en claro lo que tiene hacer y lo que tienen que decir, con quienes tienen que jugar y contra quienes tienen que pelear. Tu ves a Salaverry que por medio de una pleita, le apaga el micrófono a Bartra para provocarla  y entonces se presenta el juego que es lo que parece. Yo honestamente no se que sucederá en el futuro pero por ahora mi trabajo es dejar una constancia, un rastro, un registro de lo que ha pasado para que de acá 10 años, no sé, si sigo vivo o no pero que alguien encuentre este material y diga “esto fue lo que paso, tengo todos los detalles para ahora comprobarlos con lo que esta sucediendo”.  Ese es mi objetivo.

Mencionemos otro escenario: La vacancia de diciembre del 2017, PPK se salva por los votos de los denonimados “Avengers” liderados por Kenji Fujimori. ¿También este escenario podría contar como otra causa?

En el libro hay un episodio completo de los “Avengers”, donde se mencionan tiene un objeto  en común, que son congresistas regionales, son congresistas que en algunos casos sacaron más votos, como Marvin Palma que tuvo más votos que Becerril. Otro congresista que saco más votos que Vladimiro Huároc, quién esa época era el candidato a la vicepresidencia.  Otra cosa en común son los antecedentes como conflictos mediáticos. Aunque la característica principal de todos ellos, que más allá de la plata que tenían, todos habían sido relegados, rechazados, porque la premisa desde un principio, (y eso también está en el libro) es que FP se divide en una forma muy sencilla, que es la cúpula  que funciona como el intermedio y la masa, a la que le dices que lo que tienes hacer. Eso es el trabajo, “yo digo que tu hagas eso y tu lo haces. Si te paras de cabeza, te paras de cabezas¨  El trabajo era obedecer pero justamente se producen esas disputas internas porque claro, sucede que tu puedes ser un líder regional y termines recibiendo una llamada de Ana Vega donde te dice como tienes que botar, y lo único que tienes que hacer es leer un papel o correo. Entonces. Podríamos decir que Fuerza Popular no aprovechó el músculo que tenía  y por está sucediendo cosas que estamos viendo, como por ejemplo, renuncias, peleas, indirectas, etc. Aunque tienen aliados y justamente el libro termina mencionando a Fuerza Popular recuperando el poder que había perdido porque más allá  de los “avengers”  que se fueron, tienen toda una red de alianza ya sea de manera independiente, ya sea por el medio de los accesitarios, ya sea con supuestos oficialistas, etc, pero al final (Alerta de Spoiler) y eso es algo  lo voy a decir,  es que precisamente este libro es el primero de dos. Este es el Avengers: Infinity War. Termina con todos muertos porque falta todavía el Endgame, que por el momento se está desarrollando. Entonces hasta el momento creo yo, estoy muy contento con el resultado del producto final, y así que espero que a la gente le guste también.  Me ha costado muchísimo hacer esto, tuve que dejar ciertas actividades o también ceder ciertas cosas. Pero lo más importante es que sigo aprendiendo cosas nuevas y esto es una prueba de ello.

Mototaxi para mí es el final de una era.

Mototaxi para mi es el final de una era. Yo ya no estoy produciendo vídeos,  el contenido del Diario de Curwen se lo entregue a la República, me gustaría hacer cosas nuevas. La campaña del 2016 para mi ha sido importancima en mi vida porque justamente el propio furor de la campaña me dio muchos trabajos, muchos contactos, conocí mucha gente y conseguí otras cosas. Estoy cerrando una etapa, y no se trata de que me retiro para siempre, simplemente creo que  yo para mi a nivel personal me sirve  que por cinco años que estado estudiando, caminando y aprendiendo, ahora ya es el momento de darme una prueba, como así decir mi parcial. Entonces mucha gente piensa que acá hay dinero, que no hay pierde ni gana. Pero es una satisfacción total para mi. Yo tengo la oportunidad de presentarlo este martes 30 en la Feria Internacional del Libro a las 5 de la tarde. Van estar en la presentación dos personas que yo admiro, haciéndome sentirme como un niño que esta lado de dos Spiderman. Voy a estar a lado de Gustavo Gorriti  y Mávila Huertas, que son dos personas que yo admiró y respeto, y claro siempre va haber dos formas de ver  la presentación. Ejemplo, el “famoso caviarón” que le regalan todo o también “este huevón que viene 5 años haciendo su chamba y que están obteniendo otro que otro resultado”, y creo que con eso es la visión que yo me quedo.

Esto muy contento con mi trabajo, y como te digo, siento que recién estoy empezando y que me considero un principiante, y eso forma parte de mi aprendizaje, para así decir absolutamente todo lo que voy aprender.

Hay varias crisis en varios partidos, sin embargo optaste por Fuerza Popular. ¿Por qué?

Para empezar, para mi la historia de Fuerza Popular es más interesante que las de los otros partidos.   Empezando por el tema de llegar a segunda vuelta y perder de una manera tan absurda. Segundo número, los personajes. Ana Vega es una mujer que es conocida en el Perú, es punje de madre adoptiva. Keiko que es la hija de un dictador que fregó a todo un país. Tenemos a Pier Figari que es el único de Fuerza Popular que ha llegado por meritocracia. Figari era de los tipos que se iba a misa a acompañar a Ana Vega que sabía que ella fan de estas cosas y que podría ascender en el partido. Tenemos a Joaquín Ramírez quién es investigado por la DEA, un grupo que investiga casos de narcotráfico a nivel mundial. Tenemos el caso de los “Intocables”, que está Keiko y Ramiréz. Casos como los de Jesús Vásquez quén sirvió de fuente o informante a la DEA. Son casos que por así decirlo, y sonará medio cliche, que ni a Netflix se le ocurre hacer estas historias de tal intriga.  Una cantidad de millones y millones de dólares y que tienes para invertirlos en una campaña, para así lograr ganar, y sin embargo, Keiko estaba así de cerca de convertirse en la nueva presidente del PERÚ, perdió por cuarenta mil votos. Entonces perderlo de una manera tan idiota, tan absurda, es patético. Y es la segunda vez que va postulando y perdiendo de esa forma. La primera hubo una diferencia mucho más grande pero en la segunda Keiko ya se sentía presidenta y perdió, entonces, creo yo es valido recordar esta historia para así explicarte como funciona cada cosa, por ejemplo, y eso es un SPOILER del libro, hay algo que se llama La Ruta Perú Sur.  La Ruta Perú Sur es un viaje que Keiko hizo durante ocho días como respuesta al viaje de PKK a USA, una forma de respuesta política.  Y en uno de esos días del viaje de Keiko, especificamente un 15 de mayor, es un día importante para Fuerza Popular porque sale en Cuarto Poder un reportaje sobre Joaquín Ramírez sobre la investigación de la DEA. Entonces ellos pudieron decir que el reportaje pudo haber salido mucho mejor y vamos tomar medidas al respecto con Ramiréz. Pero hicieron una serie de estupideces, como sacar un audio de José Chlimper que no quería a Ramiréz porque era un “cholo con plata” y otra serie de ridiculeces. Entonces eso hizo que un “débil” como PPK gane las elecciones. 

¿Y que me dices del proceso para hacer este libro?

Mira el proceso para hacer este libro empezó de una manera muy extraña. Empezó por una recomendación de José Carlos Yrigoyen. Yo quería que el me de las pautas, porque en un futuro yo  quería publicar. Lo he publicado mucho antes de lo que yo esperaba. Pero el ha sido ese tipo de maestros que te enseñan a nadar en una piscina. Entonces, a mi me ha el tiempo como un año y ocho meses, empezando como un re lanzamiento de archivos públicos en el Útero,  informaciones de otros periodistas. No sabía como organizar mi información, entonces pegaba una especie de carteles en las paredes de mi cuarto para así tener la información, incluyendo las entrevistas. Más que nada, las entrevistas me servían para una serie de cosas: Una de ellas era para comprobar la serie de datos si son verdaderos o falsos. Cosa que con las entrevistas idóneas se llega saber si la información es algo conciso y encontrar cosas nuevas.

Mototaxi es un libro lleno de certezas pero que sin embargo ayuda al lector a unirlos entre si. Hay hechos de los que nunca se pensaba si van estar separadas pero así por decirlo, tu libro termina en una victoria pero no se si lo pones como una manera de venganza. ¿Qué dices sobre ello?

Mi  objetivo nunca fue mostrar una intención en particular, sino tratar. Precisamente en el proceso de la descripción, salieron ciertas cosas que no estaban planeadas, como que por ejemplo, no se si te habrás dado cuenta, que cada vez termina un capítulo, prácticamente termina explicando que esto no es de acabar. Todo es tapado, es como una red y los pequeños párrafos iniciales como una pequeña introducción a lo que va venir. Parece algo ridículo pero a mí me gusta así. Cuando tu ves una serie en Netflix, te salen imágenes al inició que tu lo entiendes hasta que terminas de ver el episodio.  Te das la sorpresa de “¡ah! interesante dato de cómo termina cierta cosa”. Eso es algo lo que yo hago en el libro. Hay un capítulo que habla sobre unos hallazgos que yo obtuve sobre la campaña de FP en el 2016. Hay otro que habla sobre Keiko que está en una iglesia en Cajamarca en un pequeño mitin. Algo que paso por desapercibido pero hay algo que me llamo la atención es que FP dio como regalo al pueblo de Cajamarca fue una iglesía. Entonces, a quién se le ocurre regalar una iglesia? Todo lo que está en Mototaxi, y no se si te habrás dado cuenta también que yo no opino mucho: No digo esto para mí es tal, no debe ser así, bueno o malo. Solo me limito a decir  la VERDAD. Todo lo que está en el libro  trata de explicar lo sucedido pero de una manera imparcia, y por eso  quizás hayas tenido esa percepción. Las fechas de los informes de los fiscales, por ejemplo, no es algo  que lo invento, sino es algo que los mismos fiscales lo pronuncian.

¿Entonces  nadie te va a amenazar con una querella por publicar este libro?

(Entre risas) No, olvídate. Estoy preparado para lo que  viene pero lo veo difícil de que suceda esto porque yo me ha dado el trabajo de verificar cada cosa. Al menos por ese lado estoy tranquilo.   

Yo no soy enemigo de la gente, mi trabajo se debe a la gente.

¿Fue necesario un cambio radical o necesario de persona y trabajo? (Curwen a periodista/escritor/?

Mira, yo sigo siendo el mismo tipo  de hace  cinco años, solo que he cambiado mi estrategia y plataforma de trabajar. Aunque he cambiado en algunos aspectos. Ya no soy tan salvaje para decir unas cosas, tengo un poco más de tino. Trato de morderme la lengua para unas cosas que yo no se.  Trato de trabajar un poco más en la información, por ejemplo, yo ya sabía el anuncio de Con Mis Hijos No Te Metas sobre la presentación en la FIL era totalmente falso. Hace cinco años hubiera publicado “Esto es falso, MENTIROSOS”. Ahora lo que hice es llamar a un representante de la Cámara Peruana del Libro y preguntar sobre si tal información era cierta o falsa, siendo más cuidadoso, respetando los procesos que por más que parezca inútil, sirven bastante, para que tengas trabajo de calidad. Yo sigo siendo el mismo tipo, sigo creyendo en mis pensamientos. Por supuesto que algunas cosas sonaré más caviarón, por ejemplo el tema de la paridad hace cinco años me hubiera expresado de  la manera más salvaje. He hecho un cambio para bien, porque yo no soy enemigo, mi trabajo se debe a la gente. Entonces lo que yo hago es tratar de mejorar lo mejor posible para llevar ese contenido  de calidad  y de lo mejor forma posible. Y por eso me apareció la oportunidad de aparecer en La República, y me va muy bien y me permite dedicarme a lo que me gusta  y no se que pasara más adelante pero digamos, no ha sido un cambio radical, sino mas necesario y un cambio de formas en como trabajar. 

Para terminar. ¿Qué no espera de ti en el futuro?

La verdad no lo sé, más allá del tema de la plata lo mejor es hacer lo que te gusta, sintiéndote cómodo. Los libros no dependen de mi, sino de los editores, que por cierto son buena personas. Te cuento, el libro me hubiera tomado mucho menos tiempo, pero fue que me rechazaron tres manuscritos. Me costó muchísimo encontrar este estilo que tengo ahora.  Entonces creo que  con la segunda parte me tomaría menos del tiempo, porque va una primera semana del lanzamiento del libro y hasta el momento me ha ido todo bien. Entonces si todo sigue yendo bien, verán pronto la segunda parte.

¿Entonces veremos a Víctor Caballero escritor en cinco años?

Sí, creo que sí. Depende de la plata y de la propuesta. Podría escribirte sobre cualquier osa (entre risas).


DATO: El martes 30 será la presentación del libro en la FIL a las cinco de la tarde en la Sala Ciro Alegría.  

La escena y lo “indie” en el Perú

Para finalizar, en el Perú tenemos músicos y resultados interesantes y este sentimiento por hacer música tiene que seguir, y para crear un solo género un solo puño, se tiene que seguir implementando ideas novedosas, pero bajo un presupuesto, hemos tenido bandas como por ejemplo Mar de Copas, Campo de almas, El Aire, Cementerio Club, Rafo Ráez, que merecieron mucho más que Líbido, pero simplemente no se dió, es hora que nuestras bandas se hagan de un nombre en el mundo, porque músicos dentro de todo tenemos y estos son espectaculares.

Seguir leyendo

Alternancia de género: ¿a qué le temen?

Yo me sabía completa en todas mis dimensiones, pero sabía que era parte del proceso social para alcanzar este segundo gran logro histórico, la alternancia de género, después del voto femenino. También soy consciente que aquí no ha terminado nada, pues puede existir la regla, pero la realidad no siempre le corresponde.

Seguir leyendo

Miguel Gutiérrez: Si existe la novela total, lo más cercano a este modelo o paradigma es La violencia del tiempo*

Existe una tendencia entre muchos escritores peruanos a no encontrar una mayor relación entre su obra y las tradiciones existentes en el Perú. ¿Cómo ubica Miguel Gutiérrez su obra en relación a esta tendencia? ¿Existe una o varias tradiciones narrativas en el Perú? 

Cuando  yo vine a estudiar a Lima, muchacho de 17 años, la narrativa peruana se reducía a unos diez libros, y ahí terminaba la tradición válida; por cierto, no hablo de libros que tienen una importancia histórica y cultural, sino de libros cuya lectura resulta aún incitante para tu propio trabajo. Pienso que ahora el joven que comienza a escribir ya no solo cuenta con diez libros de ficción narrativa, tiene por lo menos cincuenta libros de considerable valor, cosa que no ocurría con alguien que entraba a la universidad hacia fines de los 50. Desde que empezó mi etapa formativa me moví en dos niveles. Por una parte, leía narrativa peruana que, como acabo de decir, era muy modesta en cuanto a cantidad; por otra, seguía fascinado por el desarrollo que la novela había alcanzado en el siglo XX, especialmente en occidente. Leía también algunos textos de la novela japonesa y de la novela china. En suma, me siento heredero de la tradición de la novela en su conjunto. Desde luego, en el desarrollo de las ficciones novelescas existen diferentes líneas y modelos. Si yo puedo tener alguna preferencia por la novela realista, esto no quiere decir que no goce ni me interese por otras formas de escritura novelesca, incluyendo las formas realistas. En la narrativa peruana ha habido dos líneas: la narrativa realista, predominante, y la fantástica que, aun cuando en menos número, constituye también una línea: Ventura García Calderón, Clemente Palma, Valdelomar, el propio Vallejo de Escalas y de Contra el secreto profesional, línea que continúa con algunos textos notables de los narradores del 50. Pienso que una de las características de la narrativa peruana actual es que, frente a la tradición realista, se escribe mayor número de ficciones de considerable calidad con una poética distinta a la del realismo, una de cuyas manifestaciones es el relato fantástico. De modo que dentro de una narrativa no realista hay narrativa lúdica, culturalista, onírica, de ciencia ficción y novela fantástica propiamente dicha. Hay un escritor que es muy versátil y que escapa un poco a la tradición dominante, me refiero a José B. Adolph, que ha cultiva la narrativa realista política, el relato de anticipación, de terror, la novela de ideas… A él más bien lo ubico dentro de una tradición más amplia, vinculada a la tradición de los novelistas judíos del siglo XX. Otro caso es de Hinostroza, que tiene una estupenda colección de cuentos de poéticas diferentes y Fata morgana, una novela que a mí me gusta mucho en ese nivel espléndido de crónica amatoria un poco en la línea de Henry Miller, pues esas reflexiones freudiano marxistas de explicación de la historia resultan atosigantes y entorpecen el placer de la lectura. También hay formas más clásicas de las ficciones fantásticas como las de Harry Beleván. Y ahora hay una novela culturalista y aun lo que se ha dado a llamar metaficciones. Todo lo cual me lleva a pensar que en la actualidad la narrativa no realista ha dejado de ser una línea marginal en nuestra tradición. Ahora bien. Yo creo que dentro de un discurso realista pueden entrar los elementos fantásticos, elementos simbólicos, elementos oníricos y alucinatorios, como he intentado mostrarlo en algunas de mis novelas. Podemos decir, entonces, que hay un discurso predominantemente realista y un discurso narrativo predominantemente no realista. Hay escritores en el Perú, por hablar de los jóvenes, posteriores a mi generación, que cultivan la narración realista como la narración fantástica, la narrativa culturalista y onírica; entre las mujeres, por ejemplo, Pilar Dughi. Pienso que es una escritora a quien todavía no se le ha hecho justicia. José de Piérola es otro escritor que practica con igual eficacia la narrativa realista y la no realista.

¿Considera que existe un parricidio en la tradición narrativa? 

A partir de los años 90 ha habido un discurso beligerante contra el relato realista. Es probable que estos escritores hayan querido romper con la tradición inmediatamente anterior. Un tipo de novela que no tenga que ver con la conducta humana dentro de los hechos históricos y sociales; por ejemplo, los personajes de Mario Bellatin se mueven en escenarios que no remiten a espacios empíricos concretos y aspiran a una autorreferencialidad extrema. Nada de contextos, pues. La historia de Canon perpetuo, probablemente inspirada en la situación de Cuba, puede transcurrir en cualquier lugar del mundo. Para él cualquier descripción de la realidad significa costumbrismo. No sé si quiso escribir un pastiche, pero en una novela suya que se desarrolla en Japón hay mucho de costumbrismo y sabor local. Ahora bien, a mí me parece perfectamente legítimo que los escritores jóvenes exploren otras formas de escritura, pues implican distintas exploraciones de lo real.

Centrándonos en su obra, usted ha abarcado diversos temas en sus novelas. ¿Cuál es el registro creador que, considera, le falta explorar? 

Puede sonar ingenuo, petulante, pero no es así, yo quisiera ser todos los escritores, explorar diferentes caminos. Lo he dicho en otras ocasiones: me apasiona la tradición de Dostoievski y Tolstói, pero también me seducen ficciones de distinto registro, como las d Kafka, al que leí con absoluto deslumbramiento al ingresar a la universidad. Si tuviera que volver a vivir, exploraría con diferentes modos narrativos, sería feliz escribiendo novelas de aventura, picarescas, policiales, simbólicas, de ideas. En La violencia del tiempo, novela hecha de novelas según la tradición cervantina, he explorado diferentes tipos de ficciones novelescas. Si no me equivoco. La violencia contiene una novela formativa, novelas existenciales, una saga familiar, novelas históricas pastiches, además de combinaciones de estilos, de formas de lenguaje. Ahora, en este momento, me interesa escribir novelas que tengan que ver con la realidad del país de los últimos años del siglo pasado, especialmente de los años 90. Tengo dos o tres proyectos narrativos, uno de los cuales se haya más avanzado. No sé si los terminaré, por lo menos quisiera terminar una de estas novelas. Lo que las une es el tiempo; todas tienen que ver con el Perú contemporáneo. La que estoy avanzando más, narra la historia de un sujeto que es perseguido por tres fuerzas diferentes que buscan matarlo: Sendero Luminoso, un grupo paramilitar y su mujer. Es una ficción en que el trasfondo es histórico real; pero, como toda novela, es una invención. Sean realistas o fantásticas, las novelas son “fundamentalmente” invenciones, como diría Borges: “son sueños dirigidos.”

La novela, entonces, es para usted el terreno de la libertad. ¿Hasta qué punto podemos afirmar la existencia de la libertad creadora? 

El escritor tiene que luchar por conseguir esa libertad. Pienso que siempre hay una manipulación de los seres humanos. No, la libertad absoluta no existe en la existencia humana. Nadie puede escapar a esa manipulación originaria que es la herencia genética, nadie escoge la familia, la clase, el país, los órdenes culturales e institucionales, ni el tiempo o la época. Podría entonces hablarse de una suerte de manipulación trascendental, quitando ese término de toda connotación religiosa y metafísica. Pues bien, dentro de estos límites los individuos deben buscar y merecer la libertad. Fíjese lo que me ocurrió a mí. En el año 65, debido a la situación política que vivía el Perú y el encuentro con nuevas ideas me pareció que lo que había escrito no valía nada en relación a los requerimientos sociales que la realidad del país imponía, y pensé que todo escritor honorable debía abordar los grandes temas. Empecé, entonces, una novela para la cual yo no estaba preparado, en la que pretendía representar lo que estaba ocurriendo en el país en los últimos años a partir de la vida de un grupo de personajes nacidos en la década del 30. Abandoné el proyecto después de haber escrito más de 400 páginas, pues me di cuenta de que no estaba preparado vitalmente ni literariamente. Y fracasé numerosas veces en mi intento de utilizar la forma novelesca al servicio de mis nuevas ideas. Esto me trajo graves problemas creativos que empecé a resolver a fines de los años 70 cuando volví a leer (a veces por cuarta vez) los grandes textos del género novelesco como El QuijoteLa guerra y la pazEn busca del tiempo perdido o Ulises. Entonces comencé a darme cuenta que la novela es un género literario pero también es un espacio de la libertad, es un espacio donde el escritor puede explorar las diferentes conductas humanas. Comentando a Sartre, George Steiner, el gran crítico, escribe que todos quisiéramos que los grandes escritores fueran también humanistas de pensamiento democrático, pero por desgracia no es así. Yo he contado en otra oportunidad todo lo que le debo a Dostoievski. Durante cinco años, por lo menos, lo leí exclusivamente, sintiendo hacia él una afinidad espiritual. Pero, a pesar de que no tenía ninguna formación ideológica ni política, no me gustaron sus ideas políticas que expresaba en sus artículos y ensayos, me parecían ideas reaccionarias, oscurantistas. Cómo es posible esta diferencia entre un escritor de ideas políticamente comprometidas con el zarismo, con la iglesia rusa de esa época, y su obra; cómo este escritor que como hombre político fustiga las ideas progresistas, sin embargo, es capaz de darle a estos personajes, que tienen ideologías diferentes, libertad de pensamiento; pero esto es justamente lo maravilloso de la novela. Es decir, la novela es el territorio de la libertad, donde más allá de las más íntimas, secretas, convicciones del autor, se confrontan, sin manipulaciones, todas las ideas y muestran todas las formas de la conducta humana.

Usted ha manifestado, en diversas ocasiones, que no sigue un derrotero cuando escribe una novela, ¿cuál es su sistema de trabajo?, ¿apela al sistema de acopio de información? 

Depende del tipo de novela que uno escribe. En La violencia tenía que tener algunas lecturas dada la naturaleza de lo que iba a contar; por ejemplo, tuve que leer sobre la Comuna de París, sobre la semana trágica de Barcelona, sobre la conquista, etcétera, para poder escribir sobre determinados temas y motivos. El gran reto del novelista es incorporar todos estos datos a la ficción, o que sean ellos mismos ficción. Babel, el paraíso nace de una experiencia que tuve en China. Estuve tres años en un sitio que se llamaba el Hotel de la Amistad. Allí vivían los extranjeros que llegaban de todas partes del mundo, de África, de Medio Oriente, de la India, de Europa, de Hispanoamérica y Estados Unidos. Y como era un mundo cerrado, podía convertirse en un mundo infernal. Bien. A partir de esta experiencia imaginé una novela en forma de parábola burlesca de carácter abierto, pues era posible escribir una serie de variantes, tal vez 21 variantes. Pasaron más de diez años hasta que lo que ocurrió en el mundo y en el Perú a fines de los 80 y principio de los 90 en relación al socialismo y la guerra interna, lo que me llevó a plasmar aquella historia casi sin darme cuenta en cinco meses. Desgraciadamente tienes que trabajar para poder sobrevivir y me pasó ese estado de euforia creativa que necesitaba para escribir las otras variantes. Y créame que a veces siento nostalgia por esas novelas que no pude escribir. Hombres de caminos nació como un capítulo de La violencia, pues por los requerimientos de la historia de uno de los Villar tenía que convertirse en bandolero. Y cuando iba avanzando me di cuenta que de ahí salía otra novela; la escribí muy rápido, en tres meses, para retomar mi novela grande. La destrucción del reino surgió de la lectura de un grupo fotográfico que me mostró un amigo para participar en un coloquio al que fui invitado para hablar sobre historia y novela. Me dije que en vez de disertar doctamente sobre estos discursos debía mostrar en la práctica la diferencia que existe entre ambas formas. Pensé en la figura del Inca Garcilaso de la Vega y construí un argumento que escribí en menos de dos meses.

En una entrevista declaró que La violencia del tiempo, por cuestiones de trabajo, en vez de escribirla en ocho años, la hubiese escrito en cuatro y que, por lo tanto, estaríamos ante una novela distinta. ¿Cómo habría cambiado la novela? 

Había una historia vertebral en la historia de los Villar que yo venía dándole vuelta desde hacía muchos años. Por fin la empecé a escribir en las vacaciones del 81 o del 82. Recuerdo que me recluí en la casa de mis padres, en La Campiña de Chorrillos, y sin pensarlo mucho y con gran facilidad empecé un texto que llamé Una tumba para Primorosa Villar y que se publicó en parte en Hueso Húmero. Lamentablemente, cuando estaba agarrando vuelo tuve que interrumpir mi escritura, pues las vacaciones se acabaron y debía incorporarme a la universidad donde trabajaba. Pasaron varios meses antes de que encontrara un espacio para retomar mi novela, pero entonces habían ocurrido nuevos hechos en el país y mi estado de ánimo era completamente diferente. Quizá si yo hubiera tenido una disciplina a lo Vargas Llosa habría concluido la novela según el diseño inicial, pero mi imaginación se disparó incontrolable y comencé a andar de tumbo a tumbo hasta que toda esa materia caótica fue encontrando una estructura en la cual hallaron cauce todas las historias. Probablemente si aquellas vacaciones hubieran durado un mes más no existiría La violencia. Como ve, todo tiene su pro y su contra.

Casi todas sus novelas están ambientadas en el norte del país y con tópicos recurrentes. Nos recuerda mucho a Faulkner. ¿Considera que Piura es su Yoknapatawpha? 

Faulkner es uno de los escritores que en mi época formativa jugó un rol muy importante. Sí, Faulkner fue una lectura permanente por lo menos durante unos diez años. Ahora bien. No es que descubriera en Piura una dimensión faulkneriana, sino que en Faulkner aprendí a convertir un lugar en un espacio simbólico, transfigurado en un orbe donde se puede representar la totalidad de la experiencia humana. Por lo demás, a mí me era más fácil contar una historia ubicada en Piura y en la región piurana, por el conocimiento que tenía de la realidad, con la que por cierto tenía cuentas por saldar. Pero las novelas pueden crecer desde adentro y entonces rompen los límites en los que fue imaginada originalmente. Y así la novela fue abarcando otros espacios distintos a los de Piura. Y mientras crecía comencé a concebirla como una novela summa en la que, en forma de tributo, fui dejando huellas y ecos de los autores que yo más había frecuentado y amado. Por eso, en La violencia el lector culto y acucioso podrá advertir la presencia de muchos autores como Faulkner, Joyce, Guimaraes Rosa, Onetti, Borges… Pondré un solo ejemplo, el episodio en que Primorosa Villar retorna a Congará después de muchos años, reproduce (o por lo menos intenta reproducir) la atmósfera faulkneriana de El sonido y la furia, tanto de la novela misma como de su mala versión cinematográfica. Hace algunos años el historiador Carlos Araníbar me habló de la estructura cervantina de La violencia, de la que yo no he tomado plena conciencia hasta mi reciente relectura total de El Quijote. Curiosamente, entre la veintena de libros que Martín Villar, al romper con la universidad, lleva a su pueblo para aprender el arte de la novela que le permita escribir algún día la historia de su linaje, en esta biblioteca tan cervantina, repito, no figura la obra maestra de Cervantes. Fíjese que omisión tan significativa. Qué ingratitud.

Roberto Bolaño, uno de los personajes de la novela Soldados de Salamina, de Javier Cercas, dice que las novelas se escriben con la memoria y no con la imaginación. Esta parece ser una afirmación de la que muchos narradores se cuelgan últimamente. ¿Cuánto de memoria hay en La violencia? 

El proceso es así: memoria, imaginación, invención, escritura. Los estratos de la memoria son insondables, pero por razones pragmáticas se pueden privilegiar territorios como los de la memoria individual, familiar, cultural, histórica y aun se puede hablar de una memoria de la especie. Proust identificaba memoria e imaginación, pues toda evocación, voluntaria o involuntaria, emerge trabajada ya por la imaginación. El recuerdo de un suceso, de un personaje, o de una imagen, es solo el desencadenante de los poderes de la invención que en el momento clave de la escritura se concretará en una ficción. Aunque muchas de mis historias están ambientadas en Piura, nunca sucedieron en la realidad, sea Hombres de caminosLa destrucción del reino o El mundo sin Xótchitl. Por ejemplo, para la creación de la Zarca de La destrucción, me bastó recordar alguna charla de mi infancia en la que se hablaba de la existencia de bandoleras. Una de las imágenes más fuertes de mi infancia era la de un caserón casi en ruinas que la gente llamaba “la casa quemada”, que remitía a uno de los episodios de mayor prestigio de la mitología señorial piurana. Durante las postrimerías de la guerra con Chile, por una cuestión de tierras “los serranos” del pueblo andino de Chalaco, invadieron y tomaron Piura. Se encontraron con una ciudad vacía y cuando comprendieron que habían caído en una trampa preparada por los terratenientes de la ciudad ya no pudieron dar marcha atrás. Fueron obligados a parapetarse en la casona donde finalmente fueron quemados vivos. En mi infancia escuché innumerables veces esta historia, pero nunca pensé en ella en términos literarios hasta que, haciendo una investigación sobre ese movimiento a fines de los 60 o comienzos de los 70, encontré en un artículo una frase de dos o tres líneas, en la que se responsabiliza del levantamiento de los indios (en realidad eran mestizos, parecidos a los campesinos cajamarquinos) a un francés llamado Bauman de Metz, que llegó a Piura y se internó luego en la zona de Alto Piura, y soliviantó a los campesinos de la zona. El dato me lo confirmó un historiador paisano mío que me reveló un hecho decisivo: los comuneros chalacos entraron a Piura con una bandera negra al grito de “¡Viva la comuna!”. Pues bien. Este Bauman de Metz reposa en una tumba del cementerio de Baquijano del Callao. Visité esta tumba: según la lápida, el enigmático señor de Metz murió en 1912. De modo que mi trabajo de novelista consistió en inventarle una historia vinculada a la Comuna de París de 1871. De manera homóloga trabajó mi memoria en Xótchitl a partir de una historia que ya estaba propuesta en El viejo saurio se retira. La memoria alterada por la imaginación proporciona el material primario que la invención y la escritura transmutarán en una ficción.

Acaba de mencionar una de sus obras maestras, El mundo sin Xótchitl, que considero no ha merecido la atención y difusión que merece. Con respecto a su estilo, percibo cierta influencia de modelos del Siglo de Oro español, una especie de mestizaje entre Cervantes y Quevedo. ¿Qué podría comentarnos al respecto? 

Antes de ponerme a escribir la novela me pregunté: ¿quién cuenta la historia? O mejor, puesto que la novela asume la forma de Memorias, ¿quién es el autor de las mismas? Es un individuo de Piura que nace en el seno de una familia de terratenientes en decadencia. Hombre culto, pero con una cultura pasada, decide, traspuestos los sesenta años, escribir la memoria sobre lo que fue el acontecimiento central de su vida, que ocurrió cincuenta años atrás durante su infancia. El lenguaje, entonces, tiene que estar de acuerdo con la personalidad y la cultura del personaje autor de las memorias. No sé si hay mucho de Quevedo, pero en todo caso el protagonista debió ser un asiduo lector de poetas y escritores del Siglo de Oro de España. Recuerdo que una vez la conductora de un programa cultural para un canal local, a propósito de mi novela Xóchitl, me pregunto si había leído Cumbres borrascosas, pues le encontraba una semejanza con mi novela. Por supuesto yo había leído esa hermosa novela más de treinta años atrás pero la tenía olvidada al momento de la escritura. ¿Qué pudo ocurrir entonces? En mi ensayo El revés de El mundo sin Xótchitl he tratado de explicar el acto creativo tal y como cristaliza en el momento de la escritura. Es el momento mágico, maravilloso de la creación literaria, donde confluye todo lo que has vivido, todo lo que has leído y todo lo que has percibido. ¿De dónde sale este o este otro personaje? ¿De dónde sale, por ejemplo, doña Matilde? Hubo modelos de la vida real que se fusionaron con modelos tomados del cine o de la novela. No fue consciente al momento de escribir, pero después advertí que doña Matilde pertenece al linaje de las mujeres maduras que aman apasionadamente a hombres más jóvenes de la novela universal, como las protagonistas de Las ilusiones perdidas o La educación sentimental. Umberto Eco dice que el escritor posee una especie de enciclopedia personal, gran parte de la cual permanece sepultada pero que se activa durante el proceso creativo; son corrientes subterráneas que al ser convocadas, a veces fortuitamente, afloran con su misterioso poder transformador al momento de la escritura. No es improbable entonces que olvidados pasajes de Cumbres borrascosas hayan venido desde el pasado para alimentar mi ficción. Y eso no me molesta, por el contrario, me enternece porque admiro y amo la novela de Emile Bronté.

Hoy en día, existe una tendencia en algunos narradores de declararse flaubertianos. ¿Se considera dentro de esta tendencia? 

No. Pertenezco a otra tradición. No soy fanático de la forma. No soy un estilista que va buscando la palabra perfecta, la eufonía singular, la coma exacta. Esforzándome por no agredir a la gramática, yo parto de la idea que el lenguaje debe ser funcional a la historia que se está contando y a los personajes. El no tener un estilo único me deja mucha libertad para explorar con diversos registros de la lengua, tanto de la norma oral como de la norma estándar. En La violencia hay diversidad de estilos; por ejemplo, en episodios como el de la Comuna de París y el Diario de la peste se emplean una norma estándar culta, pero difieren en el tono de acuerdo a las características personales del señor de Metz y el doctor González. En cambio, en otros pasajes prima la oralidad.

En su última novela, El mundo sin Xótchitl, notamos un alejamiento, por ejemplo, del halo político que se encuentra en otras novelas suyas. ¿Cómo ve esta novela ahora que han pasado varios años? 

Más allá de la ideología y la militancia partidista, me interesa la pasión política en la medida que responde a una de las experiencias fundamentales de los seres humanos. En El mundo esta dimensión está como puesta entre paréntesis por la naturaleza de la historia y de los personajes. El mundo trata de la búsqueda por parte de los pequeños amantes del amor absoluto, donde el tiempo transcurre por carriles distintos a los del devenir histórico, dimensión donde tienen lugar pasiones políticas. Y la ética de los novelistas consiste en respetar los universos de sus personajes. Todo lo cual no quiere decir que la política, las pasiones políticas, hayan dejado de preocuparme; al contrario, en la novela que estoy escribiendo el mundo de las pasiones ocupa el centro de mi invención.

La década pasada estuvo marcada, desde el poder y la escena oficial, por el engaño mediático y la corrupción política, sin embargo, los fenómenos masivos no se hicieron extrañar, tal es el caso de expresiones musicales como la tecnocumbia. ¿Esta clase de manifestaciones han sido recogidas en la novela que está escribiendo? 

La música cumple un rol importantísimo para crear la atmósfera que rodea la historia. A mí particularmente la ópera no me interesa, pero durante la escritura de Xótchitl escuché arias e incluso óperas enteras. Ahora, mientras escribo mi nueva novela, escucho mucho rock, salsa, cumbia, tecnocumbia, pues todos estos ritmos y sonidos conformarán la banda sonora de la novela que estoy escribiendo. El rock llegó al Perú durante mi adolescencia, y aunque no es exactamente la música que prefiero, no soy ajeno a su espíritu, pues ahora ya no se puede imaginar las urbes, las pequeñas y grandes urbes sin el sonido universal del rock.

Por la época de la revista Narración se aspiraba a escribir novelas totales. ¿La novela que viene escribiendo se adecua a esa tendencia hoy no muy frecuentada?

El mundo sin Xóchitl es una que abarca cien años, pero que no se da de manera sucesiva sino que sigue el orden impuesto por los vaivenes de la memoria del autor. Este, desde el presente de la escritura, evoca sucesos que ocurrieron en distintas épocas. Kymper perseguido, la novela en que trabajo, está contada en tiempo presente y desde una perspectiva única. No será una novela total, pero a través de las relaciones que el personaje central establece, el ámbito espacial y temporal se ensanchará considerablemente. Ahora bien, si existe la novela total, lo más cercano a este modelo o paradigma es La violencia del tiempo, que escribí según el magisterio de autores como Proust o Joyce.

Vargas Llosa señala que una imagen muy frecuente en su obra es la paterna, y por eso, en sus novelas se refleja la inquietud por el mundo de las dictaduras y lo autoritario. En su caso, ¿cuál sería su demonio literario, acabamos de escuchar lo de la “casa quemada”? 

La imagen que desencadena lo que llegó a ser La violencia procede de una historia que escuché a mi abuelo en primera infancia. La imagen es esta: veo a un anciano que, como símbolo de su rencor y furia, lleva un trapo rojo atado a la cabeza. Todos los miembros del hogar saben que mientras esto sucede nadie debe hablar ni reír. En mi novela la transgresión de esta interdicción genera una espantosa escena que culmina con la castración del “gran padrillo”. La pregunta que yo me hice durante muchos años era: ¿cuál es la razón o sin razón de esta furia? En cierta forma, La violencia es un intento de responder a esta interrogación. Aunque él, dado su horizonte mental, no puede ser consciente, el rencor y la furia no tienen solo un carácter personal, íntimo o privado, sino que hunde sus raíces en la historia, en los orígenes mismos de la fundación del linaje de los Villar. Aquí se ve mi interés por los órdenes privados y sociales e históricos en que se mueven mis personajes. De ahí que uno de los temas de mi quehacer narrativo, por lo menos hasta donde soy consciente, es la exploración de la conducta y el ser de los hombres y mujeres peruanos, todo lo cual nos remite al problema del mestizaje o a aquello que es el escritor Peter Elmore denomina la “condición mestiza”. Una pasión americana, título provisional de una novela que tengo esbozada, parte de un hecho real: un hombre joven, mestizo cholo, “de buena apariencia”, se enamora y luego se casa con una gringa norteamericana del Cuerpo de Paz a mediados de los años 60. Cuarenta años después, viviendo ya en Estados Unidos, el sujeto la asesina y descuartiza siendo todavía joven. Sospecho que las razones y sin razones de este horrendo crimen, tienen que ver con la condición mestiza del protagonista. Pues la condición mestiza es una zona oscura de terribles e insolubles conflictos, que reflejan los problemas de una sociedad que dista mucho de haber alcanzado de haber alcanzado lo que es la utopía garcilasista: una sociedad integrada, justa y armónica.

Y hablando sobre la novela peruana, ¿cree que hay un desconocimiento de los nuevos clásicos peruanos, pensemos en la narradores del 50, por parte de los nuevos escritores? 

Sigo con mucho interés la narrativa de los jóvenes. Como es explicable, la gente tiene otros modelos, otros íconos distintos, muy distintos a los de mi generación que venera a Joyce y a otros grandes novelistas de la modernidad. He conversado con algunos jóvenes que tienen 40 años, y Joyce les dice poco o nada, o pertenece a un pasado ya clausurado. No es el caso de Carlos Herrera, autor de Blanco y negro, que parodia la estructura del Ulises, lo cual implica un íntimo conocimiento de Joyce; sin embargo, en la misma novela se rechaza la tradición narrativa peruana, de la cual solo se salvan poquísimos libros, como Los Zorros de Arguedas. Es natural que los jóvenes se sientan fascinados por escritores del momento, pero no me cabe duda que si quieren construir una obra importante tendrán que leer a los clásicos antiguos y contemporáneos.

Dijo hace un momento que cuando uno escribe prácticamente vuelca todas sus experiencias, no solamente vitales, sino de lecturas. Cuando se lee La violencia se puede leer también a Faulkner, es como si la tradición fuera una especie de crisol subterráneo del cual uno se alimenta. Ya que es un especialista en Arguedas, y, por lo tanto, conoce también la cosmovisión andina como lo ha demostrado en su estudio sobre la narrativa indigenista, ¿considera que los escritores del interior del país siguen nutriéndose del legado arguediano? 

¿Te parece si dejamos esta pregunta para otra ocasión? Es una pregunta muy compleja, con muchas aristas, que merecería una conversación aparte. Por el momento solo diré que la creciente andinización de Lima y de otras ciudades de la costa y el surgimiento de grandes urbes en el espacio andino propone nuevos temas y situaciones para los escritores nacidos en los Andes.

Uno de sus libros del que se habla mucho, pero que se ha leído poco, es La generación del 50: Un mundo dividido. Han pasado muchos de su publicación, ¿cómo ve ese libro? 

Cuando apareció mi libro La generación del 50 hubo un silencio absoluto en torno a él. Resintió a mucha gente, algunos amigos intelectuales me quitaron el habla para toda la vida, ejemplo que siguieron sus discípulos, quienes como profesores inculcaron el mismo rechazo a sus alumnos, quienes al convertirse a su vez en profesores continuaron con la cruzada. Según me han contado, se me puso como un ejemplo negativo. Esto coincidió con la debacle del mundo socialista, la derrota de la subversión en el país y la instauración del fujimorato en que se impuso el apoliticismo que propició una cierta literatura del olvido. El libro lo escribí en la terrible década del 80 y la atmósfera que imperaba entonces influyó en el tono vehemente e inmoderado del lenguaje que por momentos empleé. Fui muy duro, por razones diferentes, con figuras como Ribeyro, Vargas Llosa, Macera, Quijano y otros. Sin embargo, mi crítica nunca fue personal, critiqué sus ideas y las conductas asumidas frente al poder por alguno de ellos. Pero tuve mucho cuidado en separar sus opciones políticas de la calidad de sus obras. Por cierto, el libro disgustó también a sectores de la intelectualidad izquierdista que no podía concebir que en sus páginas se alabara la poesía de Eielson o se destacara la calidad de las novelas de Vargas Llosa. Pasados muchos años puedo decir que me dolió mucho tener que criticar a escritores que admiraba como Julio Ramón Ribeyro. Pero dadas mis convicciones no me quedaba otro camino si quería ser coherente conmigo mismo. En fin, no reniego de ese libro que acaso tenga el valor de signo de la época que lo generó y cuya escritura apasionada me permitió descubrir la belleza y las potencialidades del ensayo como forma literaria.

Lima, febrero de 2005.


* Esta entrevista fue realizada por David Abanto, Miguel Idelfonso, Carolina Fernández y Gabriel Ruiz Ortega para la primera edición de la Revista de Literatura; Pelícano. La imagen que acompaña la entrevista fue extraída de aquí.

imagina a javier heraud y maría emilia cornejo

Roberto Valdivia
Poeta peruano


imagina a javier heraud y maría emilia cornejo
sobre un pasto que es todo el pasto del mundo
echados, profundamente enamorados
mirando al cielo como si miraran
los ojos del otro
imagínalos a los 16
sin una sola idea sobre lo que les va a pasar
y siendo aún lo suficiente ingenuos para creer
que un momento así va a repetirse
imagina el brazo de javier sobre los hombros de maría
contando estrellas como todos los adolescentes
porque son ellos
todos los adolescentes
hinchados de orgullo
derrotados o
desamparados como la luz de un planeta que apenas
ha nacido
me gustaría recordarles no olvidar
quitarle una hora más a esa única noche
me gustaría decirles que el tiempo cae demasiado rápido
a través de las manos que toman la arena en la playa
y pensar en dormir es dispararle a una mariposa de escarcha
lo único absurdo está en no darle un minuto más
a este cuadro perfecto
pero la juventud y su eternidad se derrumban
en la boca del que vive esperando
la vuelta de aquel querido cometa
y pasa cantando que la belleza es un sol
que alumbra todos los días
imagina a javier Heraud
imagina a maría emilia cornejo
profundamente enamorados
respirando con la respiración de las margaritas y los astros de madrugada
imagínalos encendiendo un par de velas atentamente
en medio de un bosque sin personas
hablando palabras que nunca comprenderemos
mirándose a los ojos
atesorando cada milagroso segundo

El renacimiento electrónico peruano

Pamela Janet Rodriguez
Escritora


“No hemos sido una sociedad industrializada. Ha sido precario, pero eso ha generado una cultura muy inventiva y rica”. —Luis Alvarado

La música electrónica en Perú se remonta a la década de 1960, pero se le perdonará por no saberlo hasta hace poco. El auge de los bajos tropicales ha puesto a la nación andina en el mapa global de la música electrónica, y los escritores y músicos de Perú están comenzando a hablar más sobre las obras de los primeros compositores como César Bolaños y Edgardo Valcárcel, ambos artistas de vanguardia que contribuyeron al influjo de nuevas ideas sobre composición musical en el Perú. Entonces, ¿por qué ha tardado tanto en aparecer una historia tan rica? No hay una respuesta fácil, pero tiene que ver con la manera complicada en que funcionan las cosas en Perú. Les puedo decir que no hemos sido una sociedad industrializada. No hay grandes avances tecnológicos arraigados en nosotros debido a las intensas crisis económicas y los complejos patrones
migratorios. Ha sido precario, pero eso ha generado una cultura muy inventiva y rica.

De acuerdo con la investigación de Alvarado para su ensayo “Soñar con máquinas: una aproximación a la música electrónica en el Perú”, mientras que el resto de América Latina se industrializó durante los años 50 y 60, Perú dio un paso atrás y se dirigió a un gobierno militar nacionalista. Con un fuerte programa antiimperialista que casi bloqueaba la entrada de productos extranjeros, incluidos los instrumentos musicales. Así que la vanguardia peruana, con todas sus ideas internacionalistas, tuvo que mudarse al extranjero.

Este fue el caso de César Bolaños, el primer peruano en componer música concreta: un género francés de música electroacústica inventado durante los años cuarenta. Como explica Alvarado, la mayor parte de su trabajo en el género se compuso durante la estadía de Bolaños en el extinto Instituto Torcuato Di Tella en Buenos Aires, Argentina. Fue un baluarte académico de la vanguardia artística latinoamericana hasta que fue desmantelado en los años 70 debido a la presión del gobierno. Tras el regreso de Bolaños a Perú, sin un marco académico o apoyo disponible, abandonó este esfuerzo y volvió a investigar instrumentos populares bajo contrato gubernamental. Si bien no es tan oscuro, su trabajo solo recientemente ha sido compilado por el sello experimental Pogus de Nueva York. Y el caso de Bolaños es solo uno de muchos. Pero por fin, la música electrónica peruana está teniendo su momento global. Para muchos, lo que está sucediendo en Lima es esotérico y no los culpo. No hay muchos lugares para descubrir esto o mucho para leer, pero eso está cambiando. Hay más políticas gubernamentales que apoyan [su trabajo] y fondos para viajes. Los principales actores en la escena actual, como Quechuaboi, Chakruna y Elegante & La Imperial, están encontrando fanáticos a través de apariciones en compilaciones de sellos discográficos especializados como Tigers Milk in the Reino Unido, Hawaii Bonsai de Suiza y la propia rendición de Lima. Y para su nuevo álbum Mirrors, el productor de dubstep del Reino Unido. Mala, Viajó a Perú para trabajar con algunas de las principales luces musicales del país, tanto pasadas como presentes. Es interesante ver cuántos años después tiene este sonido digital de cumbia que está saliendo de partes de Perú. Están tomando muestras de los registros de cambios más antiguos y mezclándolos con las técnicas de producción modernas.

Como introducción al mundo de los ritmos electrónicos peruanos, encontramos algunos artistas de todo el país que están ampliando los límites, redefiniendo sus relaciones con su patrimonio cultural y presentando una nueva visión de lo que significa ser un artista de música electrónica en Perú.

Comenzó a tener sus primeras experiencias con la música electrónica en el año 2007, motivado por el significado y valor de la música electrónica para él, así empieza a tener sus primeras presentaciones como DJ en el año 2013.

En el 2014 tras ya haber producido temas propios y tener el respaldo de otros artistas nacionales, nace su proyecto solista ILLAYUK, proyecto enfocado en la producción de música electrónica con carácter minimalista, influenciado por el sonido del minimal techno y el minimal house, con el cual logra en sus sesiones trances cargados de ritmos frescos, consistentes y divertidos, de percusiones flotantes con bajos envolventes y predominantes, que crean atmósferas nostálgicas y alegres. Co-fundador del label peruano Astral Music y el colectivo Síncopa Perú. Proyectos que han sido creados y diseñados para mostrar , difundir y apoyar el trabajo de nuestros artistas nacionales y contribuir con el crecimiento de la escena. Su sonido está reflejado en disqueras como HDR Limit, Whoyostro Ltd, Suspension of consciousness, Offsite Records entre otros. Además de colaborar con remixes para los sellos Sain’t & Don’t, Carbono Music y Sinapsis Records.

Jorge Espinoza es, hace seis años, DJ Chakruna. Su cumbia digital, infaltable en cada concierto o fiesta del Centro de Lima o Barranco, lo ha posicionado en la escena musical. Actualmente, se encuentra de gira en México, donde tiene una recargada agenda de presentaciones. Chakruna es el ingrediente que provoca el efecto visual en la ayahuasca, lo que te hace alucinar. Esa es la sensación que Dj Chakruna quiere transmitir a través de su música. Empezó a mezclar cuando descubrió un sinfín de programas digitales para
hacer música. Desde ahí comenzó a fusionar sonidos.Su carrera ha ido de ser DJ de fiestas locales a un productor reconocido alrededor del mundo y curador para sellos discográficos de renombre como Tiger’s Milk. Fue parte del compilado Perú Boom, gracias al cual logró una entrevista en CNN y en la revista Dj Mag, además de transmisiones en radios de la FM internacional.

Sonido tribilín

Álvaro Ernesto de Tribilín Sound se inició junto con el prodigio del bajo tropical Deltatron en su sello Terror Negro , que cuenta con una de las mejores listas de bajo tropical y música de fiesta en Lima. Comenzó a hacer mash-ups como una forma de satirizar la cultura popular peruana de los años 90 y principios de los años 00:00, tomando muestras de la voz, programas de juegos, noticias de la presentadora de programas de entrevistas Laura Bozzo y mezclándolas con chicha. Los resultados fueron un tremendo éxito en el circuito de fiestas. Las cosas se pusieron un poco más serias cuando lo invitaron a formar parte del sello / sello colectivo regional de Chile, solo para Internet, donde ahora está a cargo de la adquisición de música y masterización. Su primer álbum como parte del colectivo, Aquí Siempre Bailamos., refleja esa transición: está llena de ritmos rápidos, infundidos por la dembow y la cumbia, con un muestreo mínimo, orientados hacia una audiencia internacional. “No tiene todavía un sonido definido. La estructura de su música es similar a la forma en que produzco pistas house. No es tan bailable, es más un tipo de música de “calentamiento”. Pero tiene pistas que son para esos momentos cumbre. A pesar de un ligero cambio en la estética, la música de Ernesto aún está informada por su espíritu curioso. Está buscando constantemente. Está preparando su cuarto largometraje, y lo que quiere hacer es reflejar partes de su vida en su música: intentar algo más personal que lo que ya ha hecho.

Una verdadera compañía global, Novalima produce pistas de baile que inducen el trance y combinan la tradición de bajos globales con los ritmos afroperuanos. No es de extrañar que se hayan convertido en uno de los favoritos del jefe de bajo global de Nueva York, Nickodemus; sus canciones son sudorosas y frenéticas, construidas en torno a una interacción vertiginosa entre los vocalistas y los percusionistas. Pero debajo del ritmo hay una profunda pasión por la historia de la música peruana. “Concentran el 100 por ciento de su conocimiento sobre la cultura afroperuana en su esfuerzo por” modernizar “nuestra herencia musical”, dice Ramon Pérez, de Novalima. Simplemente se siente que han desarrollado y, manteniendo su forma primitiva y tradicional, logrando permanecer y romper en la falta de interés de las generaciones más jóvenes. En el transcurso de tres álbumes, y casi sin parar de realizar giras, pudieron llevar la herencia africana de Perú a un público más amplio. Uno de esos conversos fue Mala, con quien colaboraron durante la grabación de Mirrors. Su forma de tratar la música antigua con nuevas técnicas y enfoques, son ciertamente grandes innovadores, y experimentan la forma en que se produce las grabaciones le dan una nueva visión en el camino de la
creación.

Es uno de los pilares de la escena musical electrónica experimental de Lima. Ha estado activo desde 1995, grabando ruido, industrial, sintetizador y minimal techno bajo varios nombres. También es parte del colectivo experimental El Hangar de los Mecánicos y del grupo de punk industrial Varsovia, que lanzarán nueva música este año. Gonzáles es un maestro de su oficio, evita los controladores y presets en favor de los sintetizadores analógicos, que recopila, y los secuenciadores para crear canciones que reúnen imágenes de paisajes industriales sombríos. Su último álbum, Universos Paralelos, es un testimonio de esto. Su música está firmemente arraigada en sonidos sintetizados retro-futuristas y en loops de cintas muestreadas. Su estilo de producción en bruto refleja la mentalidad hardcore de bricolaje de la escena experimental de la ciudad, una que según él siempre está prosperando.

Anthony Paucarmayta también tuvo su inicio en la escena experimental de Lima. Pero después de viajar a lo largo de la frontera peruano-brasileña, Paucarmayta reconfiguró su proyecto en ALQSBS (pronunciado ALQO SUB BASS), una mezcla de bajo, ritmos y sonidos amazónicos destinados a llevar al oyente a un viaje espiritual a través de la naturaleza. Siempre está buscando renovar su sonido, ya sea a través de formas analógicas o digitales. Paucarmayta cristalizó estas ideas en su último álbum, Seres de la
Selva . donde incorporó completamente las grabaciones de campo de los sonidos de la naturaleza que hizo en las ciudades fronterizas de Brasil (Madre de Dios en la Amazonía peruana, así como en el Valle Sagrado), para crear un mundo mágico y ancestral.

Felipe Salmón y Rafael Pereira están detrás de las máscaras tribales del Dengue Dengue Dengue. Su música es una infecciosa mezcla de body-rocking de dancehall, techno, dub, dubstep y bass mezclada con la instrumentación tradicional afroperuana. Es una de las paletas sonoras más diversas en la esfera de bajos global. El grupo comenzó en 2010, creando combinaciones y perfeccionando su show audiovisual en vivo. En 2012, lanzaron La Alianza Profana , que los diferenció de sus contemporáneos al transformar los ritmos de cumbia de culto en una neblina de baile psicodélica. Firmado con el sello Enchufada de Lisboa en 2014, el EP posterior Serpiente Dorada contó con nuevas sensibilidades y un sonido más pulido, incorporando el bajo zouk, entre otros estilos. Su nuevo largometraje,Siete Raíces , saldrá este año y promete una mayor evolución en el estilo, con la incorporación de los cantantes Sara Van y Alo Walla a la mezcla.

Estereotipos y roles de género utilizados en la publicidad televisiva en países hispanos

José Martínez
Estudiante de Derecho


Desde la década de los 70, distintas investigaciones han puesto en evidencia cómo la publicidad es un agente activo para la construcción que el individuo hace de sí mismo dentro de su sociedad. Asimismo, se vincula con la conformación de estilos de vida.

La publicidad participa en la configuración de una visión estereotipada de los géneros, que en casi la totalidad de casos, no representa completamente la realidad. Estos exponen el mantenimiento de los estereotipos más tradicionales de mujeres y hombres, este reparto de roles publicitarios reflejan una situación de subordinación de las mujeres en los anuncios.

En este sentido, este artículo tiene como objetivo reconocer representaciones y estereotipos de género expuestos en los comerciales de televisión en países híspanos. Para ello, se profundizará en estudiar los roles de género y los estereotipos de género, y como estos conceptos están presentes en los anuncios publicitarios televisivos.

Para ello, es necesario definir los conceptos principales que nos acompañarán a lo largo de la investigación, además se profundizará en estudiar los roles de género y los estereotipos de género, y como estos conceptos están presentes en los anuncios publicitarios televisivos.

Roles de género:

En primer lugar, nos centraremos en los roles de género o también llamados modelos sociales, tienen su origen en la prehistoria (Cfr. Grimal, 1973, en: Mansilla, 1999), con el inicio de la división del trabajo, en el que a la mujer se le asigna la responsabilidad de crianza y al varón la función de alimentos de caza y pesca, y proveedor del grupo familiar. Además, durante muchos años, diversos autores han atribuido determinadas características sobre los roles de género a hombres y mujeres.  En el que sustentan que el hombre es fuerte, poderoso, productor, proveedor, violento, dominador, y se desarrolla en la esfera pública, en contraparte, se considera a la mujer sumisa, delicada, débil, cuidadora, dependiente y desarrollándose como mujer en el ámbito doméstico” (Deaux, 1985, en: Cantera y Blanch, 2010; Fuller, 2001; Montesinos, 2002, en: Trujano, Martínez, y Camacho, 2010 ).

Como puede observarse, los roles de género se construyen a partir de estereotipos de género, que configuran “creencias consensuadas sobre las diferentes características de hombres y mujeres en nuestra sociedad” (González, 1999, p.11). Estos estereotipos asignados al papel del hombre y la mujer son cuestionados, desde hace varios años.

 Por ejemplo, Mansilla (1996) sostenía que en todo caso, se debería hablar de algunos seres humanos más vulnerables o débiles que otros, sin generalizar el sexo, sino especificándolo según corresponda.  Por un lado, es común que el rol de la mujer se represente en papeles de dependencia y  por otro lado, a los hombres, de una forma independiente.

Sin embargo, actualmente esto ha ido cambiando con la transición hacia un nuevo paradigma, el cual se manifiesta a partir de modificaciones dentro del sistema económico que integra a la mujer como parte de éste, generando que ésta ya no dependa económicamente del varón.

Estereotipos de género:

En segundo lugar, se estudiará  los estereotipos de género, entendidos como un conjunto estructurado de creencias acerca de lo que deben ser los hombres y las mujeres, más allá de las explicaciones biológicas. Los estereotipos de género trascienden  una simple categorización o división social, ya que pueden hasta definir la ocupación de hombres y mujeres.  

El proceso de creación de estereotipos se caracteriza por ser sistemático y por responder a principios que se pueden generalizar a diferentes situaciones sociales, dando origen al Modelo de Contenido de los Estereotipos (Fiske, Cuddy, Glick & Xu,2002), el cual propone que existen dos dimensiones generales para clasificar a los grupos: competencia, entendida como la capacidad de alcanzar metas y sociabilidad, entendida como la simpatía interpersonal. (Glick & Fiske, 1999; Fiske et al., 2002). Las dos se consideran características positivas, que se pueden poseer dependiendo del estatus del grupo, donde un grupo de alto estatus se considerará altamente competente y con baja sociabilidad (p. ej., hombres), mientras que un grupo subordinado será valorado como altamente sociable pero poco competente (p. ej., mujeres) (Fiske et al., 2002).

Entonces, los estereotipos de género, son el conjunto de creencias positivas o negativas que caracterizan a un grupo social. Asimismo, crean relaciones inequitativas entre el grupo minoritario y el dominante (Allport,1954 citado por Pettigrew, 2008; Jiménez-Matarrita,2008). Además, estos se vinculan con la discriminación y el prejuicio en la competencia del poder y estatus de unos y otros, lo que evidencia la importancia que tiene el estudiar cómo estos son representados en diferentes ámbitos sociales, por ejemplo la publicidad.

Es común ver en la publicidad a las mujeres en papeles familiares o de dependencia y a los hombres independientes. Además, es común ver mujeres como objeto decorativo, exaltando su sociabilidad más que su competencia. Lo que se refleja además en los escenarios en los que se desenvuelven, siendo públicos cuando los hombres son los protagonistas del comercial y privados cuando lo es la mujer (Furnham & Paltzer, 2010; Pérez, 2000; Royo-Vela et al., 2008).

En la publicidad, por ejemplo, se ha evidenciado que las representaciones masculinas se asocian mayoritariamente con características de competencia, mientras que las femeninas lo hacen con características de sociabilidad, calidez y comprensión. Asimismo , diferentes estudios han evidenciado que la baja participación de las mujeres en roles de liderazgo y cargos directivos se relaciona, entre otros factores, con la creencia de que las mujeres no poseen las características asociadas con estas funciones, ya que existe una percepción generalizada acerca de que la dirección de empresas es “algo típicamente masculino”, conocido esto como “think manager – think male”, lo que claramente fomenta la inequidad en la contratación o promoción de las mujeres a este tipo de cargos (Cuadrado, 2004; García & López, 2006). Todo esto demuestra el vínculo existente entre el poder y el género, donde la mujer posee menos estatus en comparación al hombre, fortaleciendo actos negativos y concepciones discriminatorias basadas en que la mujer es inferior, lo cual se define como sexismo.

También, la publicidad representa los valores y normas de una cultura y puede estar relacionada con la construcción de identidad y la definición de estilos de vida. Además, participa en la conformación y consolidación de estereotipos de género que pueden limitar el accionar de hombres y mujeres a ciertos escenarios (Yoder, Christopher & Holmes, 2008). Sin embargo, es relevante decir que esto no siempre expone los cambios que se dan en la sociedad, donde por ejemplo la mujer se dedica a ocupaciones de liderazgo y posee una alta competencia, en contraparte, los hombres posicionados como sociables y afectivos, desempeñando además roles dentro de un ambiente familiar.

El persistir de las empresas televisivas en cuanto a su publicidad sexista dentro de escenas familiares, laborales y de diversión en las que se ve roles de género estereotipados del hombre y de la mujer complica y obstaculiza que se llegue a alcanzar la necesaria igualdad de oportunidades. Esto se representa más explícitamente en los siguientes estudios:

Por un lado , un estudio de Cantera y Blanch (2010) a 741 personas, de las cuales 65% eran mujeres, residentes en diversos países del ámbito hispanoamericano (España, México, Puerto Rico y El Salvador) encontraron que la percepción se organiza de acuerdo a los estereotipos de género; percibiendo la dureza como atributo masculino y la ternura como atributo femenino. Por otro lado, un estudio llevado a cabo en tres regiones del Perú (Cuzco, Iquitos y Lima) en el 2001 de Norma Fuller, encontró que, en la sociedad peruana, quien nace con órganos masculinos es forzado a ser heterosexual, ser jefes de hogar y tener hijos reconocidos e identificados. Quien no acepta dicho rol caerá en el vacío social o dentro de lo opuesto, lo femenino que representa la frontera de la masculinidad, lo abyecto, y al caer en este límite se expone a “ser marginado y tratado como inferior, como mujer.” (Kimmel 1997, Kaufmman 1987, Viveros 1998ª En: (Fuller, 2001). Por ello, menciona Fuller(2001), la acusación de “ser niñitas” si no saben pelearse, o de ser “saco largos”, sino imponen su autoridad en sus hogares para que figure entre los recursos y frecuentes para comportarse dentro de los patrones establecidos y apropiados al género masculino.

Se podría decir, que  la publicidad no solo revela sino que crea cultura y es una de las expresiones más observadas de las sociedades de consumo. También, se le da una relevante importancia pues influye en la sociedad en aspectos vinculados con su manera de pensar, de comportarse, de los hábitos de consumo y los supuestos ideales estilos de vida.

Después de definir los conceptos claves en este ensayo, pasaremos a profundizar los estereotipos y roles de género que se ubican dentro de la televisión:

Rol de la mujer expuesto en anuncios publicitarios

Las representaciones femeninas son más asociadas, significativamente, a roles de dependencia y a los estereotipos femeninos de ama de casa y el de mujer sexi. Los comerciales con alto nivel de sexismo se caracterizaron por el uso de representaciones femeninas como objeto sexual o decorativo y por la utilización de estereotipos sexistas evidenciando representaciones inequitativas en función del género.

En cuanto a la categoría de producto, existe mayor representación femenina en la publicidad de productos para el cuerpo y de uso doméstico y una significativa menor representación en productos financieros, automóviles, telecomunicaciones y política (Furnhamn & Paltzer, 2010; García & Martínez, 2009).

Las mujeres a través del sexo, lo que se aborda en la dimensión de intimidad heterosexual, se manifiesta en el sexismo hostil, ya que se cree que el “poder sexual” de las mujeres las hace manipuladoras y, por lo tanto, las vuelve peligrosas (Glick & Fiske, 1996).

Entonces,  esto lleva a caracterizar los roles femeninos de una manera instrumentalizada, como dependientes y sumisas, necesitando protección de otros, mientras los masculinos, como dominantes y poderosos. Asimismo, a las mujeres se les podría clasificar en profesiones de servicio, de cuidado  y hogareñas, por el contrario, las típicas profesiones asignadas a los hombres se conciben accionadas por el poder y la fuerza.

El grupo considerado de mayor poder se considera competente (género masculino), mientras  que el de bajo estatus es más sociable (género femenino), lo que puede además fortalecerse bajo la creencia de que existe un orden social predeterminado que legítima la desigualdad y justifica el uso de estereotipos entre los grupos (Jost, Blount, Pfeffer & Hunyady, 2003; Jost & Burgess, 2000).

Rol del hombre expuesto en anuncios publicitarios

Se halló diferencia en el entorno del comercial, donde las representaciones masculinas son más utilizadas en contextos públicos y sociales, y las femeninas en contextos privados e íntimos, lo que mantiene y refuerza el esquema paternalista en el cual la mujer debe suscribirse a funciones privadas y del hogar, mientras que al hombre le corresponde desempeñarse en ámbitos públicos.

Esto es una clara explicación estructural del género (Correll et al., 2007), en la medida en la que este define las posiciones sociales ocupadas por unos y otros. Las implicaciones sociales son de total relevancia, por tanto, se refuerzan los estereotipos que mantienen la desigualdad de género y que prescriben el actuar de hombres y mujeres en la sociedad, premiando a aquellos que se comportan en consonancia con su género (mujeres madres-ama de casa/hombres fuertes) y castigando a quienes no lo hacen (mujer ejecutiva / hombre cálido-sensible).

A nivel de consumo, se podría suponer que el uso de la voz en off masculina tiene como función dar mayor credibilidad al argumento del comercial, ya que esta lleva consigo las características asociadas a la competencia, mientras que la femenina se relaciona con la sociabilidad (Fiske et al., 2002).

En conclusión, la publicidad en los medios de comunicación audiovisuales hace uso con frecuencia estereotipos y modelos sociales sexistas, a pesar de que las leyes de igualdad aprobadas en nuestro país lo prohíben. Se evidencia la necesidad de que los medios de comunicación apuesten y acepten firmemente introducir en su actividad la los principios de igualdad de género y del desarrollo progresivo para la eliminación de los estereotipos ligados al sexo dentro en la publicidad. Todo esto debido a ejemplos de  estereotipos difundidos y conservados cotidianamente  a través de medios de comunicación, especialmente los audiovisuales, pues estos influyen en las actitudes sociales respecto a la igualdad entre el hombre y la mujer.

Entonces, se confirma que esta publicidad sigue presentando explícita o implícitamente a la mujer como la persona encargada de asumir tareas de cuidado de la casa y la educación de su familia. Esta presencia femenina en dichos anuncios refuerza el perfil de ama de casa de las mujeres, una representación social que cobra aún mayor fuerza cuando se contrapone a la creencia de que lo masculino se relaciona desde una perspectiva profesional o científica.

Por ello, combatir la persistencia de estereotipos y el nivel sexista discriminatorio de género dentro de la publicidad en países híspanos, es un reto complejo pero esencial si se quieren eliminar todos los obstáculos que dificultan alcanzar una sociedad igualitaria que ampara nuestro ordenamiento jurídico y al cual aspiramos como un país que pondera a los Derechos Humanos.


BIBLIOGRAFÍA:

Gómez, H; Pérez, M y Aguaded- Gómez J. (2013). Rostrosdemujer.org: análisis de estereotipos de géneros en los medios de comunicación. Construcción y validación de un website: Barranquilla: Universidad Autónoma del Caribe.

Berganza, M y Hoyo Hurtado, M. (2006). La mujer y el hombre en la publicidad televisiva: imágenes y estereotipos: Zer, Revista de estudios de Comunicación.

Navarro-Beltrá M, Martín-Llaguno M. (2013). Leyes de violencia de género y sexismo publicitario: análisis comparativo de Argentina, España, Estados Unidos y México: Revista Panamericana de Salud Pública.

Velandia, A y Ricón, J. (2014). Estereotipos y roles de género utilizados en la publicidad transmitida a través de la televisión: Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana.

Velandia, A y  Luengas, H (2012). Nivel de sexismo en consumidores y su valoración sexista de la publicidad: Bogotá: Suma Psicológica.

González, B. (1999). Los estereotipos como factor de socialización en el género. Comunicar: Revista Científica Iberoamericana de Comunicación Y Educación, (12), 79–88. Recuperado de: http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=262537&info=resumen&idioma=SPA

Mansilla, M. E. (1996). La socialización diferenciada por sexo. (CONCYTEC, Ed.). Lima.

Cantera, L. y Blanch, J. (2010). Percepción Social de la Violencia en la Pareja desde los Estereotipos de Género. Intervención Psicosocial, 19(2), 121–127. Recuperado de: https://doi.org/10.593/in2010v19n2a3

Trujano, P., Martínez, A. E., y Camacho, S. I. (2010). Varones víctimas de violencia doméstica: un estudio exploratorio acerca de su percepción y aceptación. Revista Diversitas – Perspectivas En Psicología, 6(2), 339–354. Recuperado de: http://www.scielo1.unal.edu.co/pdf/dpp/v6n2/v6n2a10.pdf

Cuentos, una opción para incentivar la lectura en el aula

Adriana Jaime
Mercadóloga, docente y lectora


El pasado 23 de abril del año en curso, el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) emitió un comunicado en donde daba a conocer que la población lectora mexicana iba disminuyendo.

  • De cada 100 lectores mexicanos solo 42 leyeron al menos un libro, la falta de tiempo (47.9%) y de interés (21.7%) son las principales razones por las que en México no se lee.
  • En promedio, la lectura en Mxico es de 3.3 libros por persona al año.
  • En los últimos cinco años, el porcentaje de población que leyó algún material considerado por el MOLEC presentó un decremento cercano a los 10 puntos porcentuales: 84.2% en 2015 contra 74.8% en 2019.

Los beneficios de practicar la lectura son promovidos y publicados por distintos medios de comunicación con la finalidad de sumar lectores y cambiar los datos alarmantes mencionados anteriormente; los lectores también ponemos nuestro granito de arena, queriendo promover de alguna manera la literatura y sumar a este mundo maravilloso a las personas que nos rodean.

Como docente, soy consciente de la importancia de la práctica de la lectura en el aula. El leer y comprender un texto para generar una opinión crítica propia es indispensable para el desarrollo profesional y personal de cada uno de nosotros.

He intentando de todo para promover el hábito de la lectura y llegué a la conclusión mediante aciertos y errores de que ésta no se impone y hay que saber venderla en porciones pequeñas y ricas en cuanto a temas y ritmos. Así que en lugar de establecer la lectura de un libro en el cuatrimestre – mismo que leían 2 de cada 10 personas— empecé a aplicar la lectura de cuentos. El resultado ha sido alentador: 8 de cada 10 alumnos leen y comparten opiniones en el aula antes de iniciar la clase; debaten acerca del significado del cuento o de puntos importantes del mismo que les llamaron la atención; defienden su punto de vista y no se cierran a un simple: “sí me gustó” o “no me agradó”. Los cuentos que hemos leído han sido bastantes y en este artículo les comparto los que más les han gustado y que han generado múltiples aportes respecto a ideas y criterios en el aula.

Maestoso, Jorge Volpi.

Es un relato corto del escritor mexicano acerca de la relación íntima que existe entre una arpista y su instrumento. La protagonista se obsesiona tanto con la perfección al momento de dar vida a Mozart o a Bach, que termina por perderse y asquearse de sí misma y de su éxito. El cuento habla de pasión, de obsesión y de la entrega de una persona a lo que ama. El título del cuento describe perfectamente la narrativa de Volpi: majestuosa.

La Sirena, Ray Bradbury.

Bradbury es garantía con cualquiera de sus textos y hablando de “La sirena” en específico, abre un debate muy interesante acerca de lo conmovedor que puede ser el texto. Bradbury se apodera del lector y lo conmueve con esta bella y sencilla narración acerca del amor y de la soledad.

Jugo de sol, José Agustín.

Un cuentito divertido y muy bonito que habla acerca de un hombre que sentado en un sillón y con una cerveza en la mano emprende el relato de un cuento a su hijo Claudio y a su sobrino Andrés, mismos que escuchan absortos y con los ojos grandes y abiertos que, como lo evoca el autor, guardan la inocencia de la niñez que perdemos con paso del tiempo. El lector disfruta dos cuentos en uno con el toque ameno y fresco que caracteriza tanto al autor.

François de vacaciones, Javier Corcobado.

Audiocuento narrado por su autor Javier Corcobado, donde narra la mañana del protagonista, François en un día de vacaciones en la playa. La voz del autor, la música de fondo y la trama envuelven totalmente y mantienen atento al oyente de principio a fin imaginando cada uno de los pasos del protagonista, tratando de comprender el motivo de sus acciones; el final es abrupto e inesperado y deja un buen sabor de boca.

Veinticuatro horas en la vida de un perro, Jeanette Winterson.

En “Veinticuatro horas en la vida de un perro” la protagonista adopta a un perrito y lo lleva a vivir con ella, prepara todo para que la casa sea cómoda y segura para el nuevo integrante de la familia, pero no cuenta con que su mascota será el espejo que refleje todo aquello que no quiere reconocer en sí misma. Este cuento de la escritora inglesa muestra la calidad de su pluma y la capacidad de tocar las fibras más sensibles del lector.

Estos cuentos pueden atrapar a los chicos y desarrollar su pensamiento crítico, además de presentarles la opción de leer en clase sin necesidad de abrumarnos con un libro que no van a leer porque no tienen el hábito de la lectura. cabe destacar que como docentes también es nuestra responsabilidad leer y no sólo imponer la lectura como condición para una mejor calificación. Se predica con el ejemplo y el hambre de los libros se contagia si nosotros, que estamos frente a un grupo, lo hacemos con pasión y con compromiso.

El empalme entre realidad y sueño en “La vida es sueño”

Maria Paredes
Estudiante de Lenguas Hispánicas


En el presente texto se analizará la existencia de la realidad y el estado de sueño en la obra “La vida es sueño”, principalmente en el personaje de Segismundo. No obstante, hay temas de igual importancia: el anhelo de la libertad [1]y el destino.

Entrando en materia, el tema sustancial del texto es el sueño, que a través de él se presentan premoniciones; como es el caso del rey Basilio, que entre sueños y quimeras su esposa, la reina Clorilene, había pronosticado su deceso durante el embarazo mediante sueños y delirios:

su madre infinitas veces,

entre ideas y delirios

del sueño vio que rompía,

sus entrañas, atrevido.

Un monstruo en forma de hombre…   (Calderón, vv. 668-672)

Cuando nació Segismundo el vaticinio se “cumplió”, ese día se aconteció un eclipse[2], se oscureció el cielo, llovió y para variar tembló. Todos estos fenómenos naturales y con la muerte de su esposa al dar a luz a su hijo, el rey Basilio se colmó de supersticiones y decidió consultar sus estudios de astrología dándole fuerza al hado y pronosticando que su hijo sería una persona detestable, un mal príncipe y monarca. Lo dio por muerta exiliándolo en una torre:

publicóse que el infante

nació muerto, y prevenido

hice labrar una torre

entre las peñas y riscos

de esos montes, donde apenas

la luz ha hallado camino

Allí Segismundo vive

Mísero, pobre y cautivo… (Calderón, vv. 738-742)

De forma inhumana lo priva de su libertad desde su nacimiento, encerrándolo en una torre fría y oscura. Solo podía tener comunicación con Clotaldo, quien le enseñaría ciencias y la fe católica. Clotaldo se convertiría en su tutor y guía.

Segismundo la mayor parte de su vida estuvo en un espacio[3] cerrado, y como eje fundamental en el análisis de Yuri Lotman, los textos se efectúan entre series de oposiciones y divide los espacios como alto y bajo, dentro de esos modelos espaciales se relaciona alto; libertad y bajo: esclavitud. Tomé esas relaciones para relacionar lo alto, que es lo libre, como una aspiración por parte de Segismundo, ya que siempre está en constante anhelo por la libertad e interrogando su desdicha de haber nacido esclavo, entiéndase esclavo, en este contexto, como prisionero por el simple hecho de nacer en un parto complicado y que todo se haya inclinado como un mal augurio.

Las condiciones en las que vivía Segismundo eran inhumanas, se puede ver claramente en los versos de Rosaura cuando ve la torre:

¿no es breve luz aquella

caduca exhalación, pálida estrella,

que en trémulos desmayos,

pulsando ardores y latiendo rayos,

hace más tenebrosa

la oscura habitación con luz dudosa?

sí, pues a sus reflejos

puedo determinar, aunque de lejos,

una prisión oscura;

que es de un vivo cadáver sepultura;

y porque más me asombre.

En el traje de fiera yace un hombre

de prisiones cargado

y solo de la luz acompañado. (Calderón, vv. 85-98)

Ese pasaje lo asimilo tenuemente con los hombres que describe Platón en su alegoría de la caverna, que desde su niñez se encontraban encadenados de pies y cuello en caverna subterránea viendo únicamente sombras por una abertura que proyectaba luz.

Esos hombres no podían contemplar lo bello y grato de las maravillas, puesto que solo podrían ver en su mundo de sumisión, unas sombras proyectadas, las cuales consideraban como su única verdad absoluta; sin embargo, al final un prisionero logra salir y admirar toda la naturaleza. La situación de Segismundo de estar en cautiverio y no poder mirar otra verdad más la que está en la caverna, es muy parecida a la de esos hombres, las sombras vendrían siendo Clotaldo y los conocimientos que le transmitía.

Antes de profundizar en el empalme entre realidad y sueño, conoceremos qué es sueño y realidad para así, poder entrar en materia.

En la cosmogonía griega, el sueño es representado en La teogonía de Hesiódo como Hipnos, quien nació de la procreación de su madre, Nix (la noche) y su padre, Érebo (la oscuridad). Aparte tuvo más hermanos, uno de ellos era muy parecido a él. Tánatos (la muerte fuera de violencia).

En el artículo “Hipnos[4] y Tánatos: el arte, el sueli y los límites de la consciencia” de Luis Sazatornil explica el papel de Hipnos como deidad y lo describe como un dios de dominación, ya que nadie, ni el mismo Zeus es capaz de rehusarse de él, incluso refiere al sueño como un letargo espiritual que prefigura a la muerte. Otro punto que retoma en su investigación son los estados de consciencia citando al profeta Baudelaire, acerca de los sueños como <<transporte del alma y de los sentidos>>.

La definición de la realidad es complicada, por lo que “no se tiene una concepción de lo real sino diferentes formas de ver lo real, de interpretarlo, de concebirlo”. (Tovar, p.33)

Hay tres puntos esenciales en la obra:

  1. Cuando llevan a Segismundo por primera vez al palacio.
  2. Cuando lo regresan a su torre.
  3. Cuando lo liberan de la torre.

En el momento en el que es llevado a palacio de forma maniobrada por la pócima que le dio Cleotaldo, Segismundo despierta con una recia dualidad entre sueño y lo real, sin embargo, en el palacio le afirman que está soñando, esto con el fin de ver su comportamiento.

¿Yo en palacios suntuosos?… (Calderón, v.243)

¿Yo despertar de dormir

en el lecho tan excelente?… (Calderón, vv. 247-248)

Segismundo asume que está soñando y comienza a ser el mismo, una fiera humana, como dice él, por culpa de su padre. Sus actitudes son iracundas como: lanzar a un soldado por la ventana y amanear a Cleotaldo de muerte por ocultarle sus derechos como príncipe.

Sus acciones coléricas hicieron que lo regresaran a la torre, una vez más drogándolo para distorsionar sus sentidos; y afirmando nuevamente que todo lo que él vivió en el palacio solamente fue un sueño:

y en el mundo, en conclusión,

todo sueñan lo que son,

aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí

destas prisiones cargado,

y soñé que en otro estado

más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.       (Calderón, vv. 1190-1202)

La tercera jornada cuando Segismundo oye aclamar al pueblo sobre su libertad, él no lo puedo creer y se aferra de nuevo a que la vida es un sueño y vuelve a cuestinar por medio de preguntas retóricas:

¿Otra vez queréis que vea

entre sombras y bosquejos

la majestad y la pompa

desvanecida del viento? (Calderón, vv. 123- 126)

Después de enfrentarse con el rey Basilio, Segismundo le ocurre un cambio drástico moral, y toma una conducta de responsabilidad venciendo el mando del destino, que fue en que condenó su libre albedrío. Al momento de reconocer al rey Basilio, se podría decir que es la fijación de un nuevo Segismundo, de ser un hombre fiera y esclavo, pasa a ser dueño de sí mismo.

Señor, levanta,

dame tu mano; que ya

que el cielo te desengañe

de que has errado en el modo

de vencerle, humilde aguarda

mi cuello a que tú te vengues;

rendido estoy a tus plantas. (Calderón, vv. 1054.1061)

En conclusión, La vida es sueño es una obra poética con esencia filosófica, que toca temas como el destino, el sueño, la realidad, la conciencia, la valentía, la existencia, la justicia, pero sobre todo el anhelo a la libertad.


[1] Mario Rojas en su libro Hegel y la libertad explica la filosofía de la libertad según Hegel: La libertad es el concepto de la voluntad libre racional.

[2] Los eclipses eran señal de mal augurio, y varias civilizaciones milenarias le daban un significado distinto.

[3] Yuri Lotman en Estructura del texto artístico explica el espacio como “un conjunto de objetos homogéneos (fenómenos, estados, funciones, figuras, significados variables, etcétera)”. (p.271)

[4] Véase también en Mitología Griega (pp. 8-9) un organizador gráfico de toda La Teogonía de Hesíodo.


La foto que acompaña al artículo pertenece al cuadro “El sueño del caballero o La vida es sueño”, del pintor barroco Antonio de Pereda expuesto en la Academia de S. Fernando, Madrid.

Zizek y Peterson: tensiones ideológicas en el inicio del siglo

Franco Miranda
Escritor


Los orígenes

La rivalidad que se manifiesta entre dos de los sistemas político-económicos de mayor implementación en el mundo moderno, el capitalismo y el comunismo (representando a la amplia variedad existente de corrientes marxistas), tuvo un encuentro de tinte pugilístico un par de meses atrás. El debate que se llevó a cabo entre el marxista y psicoanalista Slajöv Zizek, y el psicólogo clínico, Jordan Peterson.

El encuentro tiene como antecedente una de las batallas históricas más complicadas y sínicas que se han llevado a cabo por la humanidad, la guerra fría, en la que se llevó a cabo un choque entre los E.U.A y U.R.S.S. Enfrentamiento ampliamente difundido e ideologizado por ambas corrientes, en el cine, la televisión y la literatura. Una guerra en la que los enfrentamientos jamás fueron directos entre ambas potencias, siendo llevados a cabo de manera indirecta con apoyos militares, económicos o diplomáticos como lo sucedido en Vietnam, Cuba, las Coreas y de manera más directa en Alemania.

Esta lucha ideológica, derivó de las teorías marxistas del materialismo histórico. En términos generales, la lucha de clases que enuncia Marx y vio el nacimiento de su primer estado-república posterior al derrocamiento del zarismo en el territorio soviético. El motivo de la larga disputa que se generó posterior a la caída de la Alemania Nazi, fue la posible propagación del comunismo soviético, contrariado con el capitalismo representado principalmente por Norteamérica.

La Guerra Fría resultó en una victoria del capitalismo, posterior al suceso denominado como perestroika, el derrumbamiento del muro de Berlín concretándose con la disolución de la U.R.S.S. y la apertura a las políticas e ideologías capitalistas. Los detractores del comunismo, consideran esto una victoria indudable y demostración de la superioridad de un sistema económico sobre otro.

Sin embargo, es justo preguntarse, ¿ha terminado la influencia marxista en el devenir histórico de la humanidad? Esta filosofía que fue pionera en la forma de analizar las contraposiciones en las relaciones humanas, originando las nociones de la opresión. Enmarcado dentro de estos antecedentes, se lleva a cabo el debate entre ambos exponentes del pensamiento, uno inclinado hacia el conservadurismo de valores y en contraposición, una noción más liberal.

Es necesario recordar previo a la exposición de un análisis de ambas posturas, los componentes que articulan a un debate. Dos posturas que tienen narrativas en discordia y se pretende demostrar la vigencia de la creencia expuesta por medio del enfrentamiento, teniendo tesis y antítesis como elementos de encuentro. Posterior a ello y quizá el momento más importante de cualquier debate: la síntesis, es decir, el encuentro de lo ganado ante el disenso, hay que recordar que la verdad absoluta ahora solo es un artículo desgastado en el aparador que conjunta las teorías de la historia.

Capitalismo vs comunismo: la obstinación vs la resistencia al cambio

El mayor punto de discordia entre ambos pensadores dentro de los temas abordados en el debate y las variaciones que se dieron durante el mismo, fue la evidente contraposición que promovió el intercambio. El inicio de Peterson tiende a la relativización de los conceptos, mencionando la frase: “prácticamente todas las ideas están equivocadas”, posterior a ello, disertando lo que denominó polarización existente en el Manifiesto Comunista de Marx y Engels, presentando la existencia de dos clases morales, adhiriendo de facto un determinismo moral que añade a los burgueses, la clase dominante un calificativo que los enmarca en la maldad y a los proletarios, la clase oprimida, les reserva toda la bondad.

De a las críticas al Manifiesto Comunista sigue con la realización de un análisis sobre la funcionalidad de los estados capitalistas y cita un dato sobre el salario mínimo en países pobres, argumentando que los países de mayor pobreza están en camino de ascenso económico. En este primer segmento termina cuestionando la jerarquización expuesta por los marxistas como un devenir histórico, enmarcándolo dentro de las consecuencias de la organización del mundo natural en el que, según lo expuesto por el ponente, hay criterios en torno a los cuales los organismos se organizan para la supervivencia y no es necesariamente una consecuencia de la historia humana.

Zizek tuvo un discurso de apertura que abordó de una forma global los términos base del tema del debate, adhiriendo la felicidad a los conceptos abordados y generando de ahí su exposición sobre los conceptos faltantes. Partiendo de la idea de felicidad y el caso chino como milagro de la economía, expone contradicciones de la época contemporánea, en la que la política China que apunta hacia el autoritarismo característico del comunismo de antaño, empleo un aparato burocrático tremendo y con una aplicación estatal de las características económicas del capitalismo.

En el discurso del psicoanalista, no hay una defensa abierta del comunismo sino una señalización de los problemas más latentes del sistema económico actual, contrario al enunciamiento de sus bondades como lo hizo Peterson. Las ideas que retoma del marxismo y que defiende a lo largo de su expresión es por ejemplo, un igualitarismo basado en la capacidad de acceso de todas las personas a la posibilidad de desarrollar todas sus potencialidades, una igualdad distinta de la promovida en el capitalismo en el que se desarrolla más bien una tendencia a la homogeneización de la cultura como un hecho en aumento como efecto secundario de la globalización.

La obstinación es vista en este análisis como la necesidad de seguir cuestionando al mundo actual y por sobre todo, las posibles consecuencias de la mercantilización de todos los aspectos de la vida, deviniendo en consecuencias de la promulgación de la ganancia como fin último. Las crisis ambientales, el riesgo de las nuevas tecnologías y la posibilidad de nuevas formas de interconexión derivados del ser humano. La cuestión principal rondaba en la cuestión de sí hay mecanismos que puedan regular la expansión indefinida del capitalismo, una pregunta importante cuando todas las alternativas son tachadas de derivaciones comunistas.

Durante el intercambio de posturas, se realizaron flexibilizaciones de algunos conceptos, siendo el más atacado Peterson ante el estilo confrontativo de Zizek, quien cuestiono nociones expuestas en su libro 12 lecciones para la vida, en la que se pone en juego los alcances de la responsabilidad individual ante los acontecimientos externos. La regla que ocasionó este rose de opiniones fue la que dicta en el libro de Peterson “sí quieres cambiar al mundo, empieza por tu propia casa.” Se le realizó la cuestión, ¿de qué puede servir esta regla a alguien en corea del norte?  Evidenciando las posibles limitantes del razonamiento ante situaciones extremas, como en el caso expuesto de una dictadura militar. Peterson afirmó que la estabilización de valores entre los ámbitos familiar, social y personal puede ser un inicio para cambios significativos.

La jerarquización fue un tema más del cual se realizó un intercambio de ideas. Peterson la propuso como una respuesta a la naturaleza acumulativa del capital dentro del modelo económico vigente, dando el calificativo de profundidad a este hecho de los ecosistemas. Zizek respondió cuestionando la naturaleza variativa de los ecosistemas, en la que un conjunto de elementos, por medio de sinergias complejas generan nuevos entramados, no solo como el resultante de organizaciones provenientes de las especies animales. A esto se añadieron las teorías del poder, en el que su ejercicio depende de factores complejos y no únicamente de repeticiones de un reino biológico.

La persistencia y la resistencia al cambio son dos posturas que tienen un gran ejemplo en este debate. Zizek no realiza una defensa abierta al comunismo heterodoxo o a la aplicación realizada durante la U.R.S.S. en muchos momentos, parece más bien un férreo crítico de estas posturas, sin embargo, recupera del marxismo las ideas de la igualdad y cuestiona aún más las consecuencias dañinas en el capitalismo, refleja la búsqueda de cambio en las condiciones, la generación de alternativas ante el agresivo avance del capital en detrimento de las clases más desprotegidas. Por su parte, los datos y la posición de Peterson reflejan más una postura que se resiste al cambio o al cuestionamiento del sistema, asumiendo una postura de espera en la que las regulaciones del mercado y un ascenso de las clases sociales pueden generar el cambio necesario en el mundo.

Puntos de encuentro: felicidad e ideología

Dentro de los constantes desencuentros en las argumentaciones de cada pensador, el más notorio fue el que se llevó a cabo cuando el esloveno cuestionó quienes eran los marxistas que sustentaban esa denominación que dio a los movimientos progresistas, principalmente el conocido como movimiento LGTBI, nombrandolo neo-marxismo posmoderno, denominación que dio Peterson, argumentando que son una derivación de los teóricos franceses de la escuela de Fráncfort y reconociendo lo contradictorio de la denominación.  Zizek aclaró la ausencia de elementos marxistas dentro de esta teoría.

Peterson mencionó un cambio de nociones de opresión, en el que los grupos identitarios ejercen poder unos sobre otros (modificando los términos de burguesía y proletariado.) El elemento de acuerdo llego entre ambos ante la realización de la crítica de lo que denominaron excesos ante la ideología de género, mencionando los resultados de una hipermoralización (en palabras de Slajöv) como un detrimento de las causas sociales, en el que no se logra un verdadero cambio en los paradigmas, sino se asume una derrota.

La felicidad fue otro elemento en el que se encontraron ideas en común, este término se analizó en cierto margen fuera de los sistemas, siendo ambos dañinos para la misma, e incluso se considera a la misma un tanto confusa y un elemento secundario a la acción. Es vista como un estado de gracia o de manifestación de una sintonía entre el momento, la acción y el deseo mismo.

En este tipo de intercambios es importante recordar la noción previa a la exposición de las ideas de los pensadores, es importante la síntesis de las ideas expuestas por ambos y no solo una contraposición basada en el anhelo de mostrar un dominio de la propia razón. En este sentido se dan las conclusiones de ambas posturas: es importante seguir realizando un intercambio de ideas incluso en posturas antagonistas y por sobre todo, no hay que tener miedo de pensar aunque pueda ser desafiante en su esencia con los estados vigentes de conciencia.

Considerando en frío, imparcialmente…

César Vallejo
Poeta peruano


Considerando en frío, imparcialmente,
que el hombre es triste, tose y, sin embargo,
se complace en su pecho colorado;
que lo único que hace es componerse
de días;
que es lóbrego mamífero y se peina…

Considerando
que el hombre procede suavemente del trabajo
y repercute jefe, suena subordinado;
que el diagrama del tiempo
es constante diorama en sus medallas
y, a medio abrir, sus ojos estudiaron,
desde lejanos tiempos,
su fórmula famélica de masa…

Comprendiendo sin esfuerzo
que el hombre se queda, a veces, pensando,
como queriendo llorar,
y, sujeto a tenderse como objeto,
se hace buen carpintero, suda, mata
y luego canta, almuerza, se abotona…

Considerando también
que el hombre es en verdad un animal
y, no obstante, al voltear, me da con su tristeza en la cabeza…

Examinando, en fin,
sus encontradas piezas, su retrete,
su desesperación, al terminar su día atroz, borrándolo…

Comprendiendo
que él sabe que le quiero,
que le odio con afecto y me es, en suma, indiferente…

Considerando sus documentos generales
y mirando con lentes aquel certificado
que prueba que nació muy pequeñito…

le hago una seña,
viene,
y le doy un abrazo, emocionado.
¡Qué más da! Emocionado… Emocionado…

Editorial: Los nuevos intelectuales

Se suele elogiar, y no es para menos, la gran producción intelectual de los países latinoamericanos. José Carlos Mariátegui, Rita Segato, Eduardo Galeano, Line Bareiro, Marcela Lagarde, Atilio Borón o Silvia Rivera Cusicanqui son parte de esta producción intelectual de la cual debemos sentirnos orgullosos. Nombres, que más allá de las barreras del tiempo y el paso (y a veces peso) de la historia, sobrevivirán.  Pero ¿y ahora? ¿dónde están los intelectuales que ven disconformes su realidad y salen, no solo a expresarlo, sino a cambiarlo? Aquí en Latinoamérica, se cumple una terrible realidad: muchas veces, las y los intelectuales suelen estar frente a los problemas y de espaldas a quienes los sufren. En un mes convulso, la mayoría de nuestros países han vivido sus horas más oscuras en lo que va del año. 

En Puerto Rico, por ejemplo, tras jornadas de lucha de un pueblo organizado, indignado y políticamente involucrado se ha logrado algo impensable para otros países; la renuncia del Gobernador Ricardo Roselló tras el escándalo de los chats. Si bien se ha optado en los medios tradicionales por reconocer el compromiso de artistas urbanos como Bad Bunny o Residente dentro del movimiento, o las declaraciones en apoyo de otros artistas en premiaciones o eventos públicos, nuestros aplausos van hacia el pueblo. El pueblo puertorriqueño hoy es un ejemplo a seguir, es la luz que guiará nuestro sendero, es la voz que nos dice que sí se puede. Por años hemos sido criados para soportar o tolerar a la corrupción, al descaro y la hipocresía de nuestra clase política porque al fin y al cabo “nosotros los habíamos elegido”. Puerto Rico hoy carga la antorcha y nos dice que no. Que es tiempo de decir “basta”. Basta a los Bolsonaro, a los Macri, a los Morales, a los Roselló, a los Piñera. Que si un o una impresentable dirige las riendas de nuestros países es nuestro deber hacerle frente y decir “basta”. No hay mayor sentido patriótico que resistir frente a la injusticia, que pelear contra la corrupción.

Por ejemplo, el conflicto minero en Tía María hace recordar las palabras de Eduardo Galeano; “Si sagrada es la tierra, aunque la ley no lo diga, ¿no son sagrados, también, quienes la defienden?”. Probablemente, en Latinoamérica, habrá mucho camino por recorrer antes que quiénes nos gobiernan entiendan ello. Y a propósito de Perú, un nuevo acontecimiento, a puertas de la nueva edición, ha remecido los cimientos de su sociedad. En la celebración de los 198 años de la proclamación de la independencia, Martín Vizcarra, actual Presidente de la República, ha conseguido acertar un golpe certero a las bases de la corrupción instalada dentro de las instituciones proponiendo, mediante una reforma constitucional, el adelanto de elecciones generales. Las crisis, es cierto, también pueden tener salidas dentro del marco de la constitución. Pero la ley por la ley nunca será la solución. Es necesario que en procesos así, el apoyo de la ciudadanía se decante por una opción saludable, pero se decante por fin. Basta ya de apolitismos, basta ya de anarquismos sin programa. Basta ya de consignas sin acciones, basta ya de gritos vacíos.

En Perú, como en el resto de países latinoamericanos, la institucionalidad es más que nada una palabra muy bonita en el papel. Pues sí, Vizcarra ahora representa una mejor opción comparada a la escoria corrupta que la ha dirigido durante años. Pero vale la pena preguntarnos si estas medidas no son nada más que cortinas de humo para seguir implementando sus nefastas reformas laborales sin la mayor oposición. Ha llegado el tiempo de redefinirse como sociedad y no hay mejor momento que el ahora. ¿Por qué dejar para el futuro asuntos de crucial importancia a puertas de bicentenarios o elecciones presidenciales?

Ante todo esto, ¿de qué nos sirve contar con una gran plana intelectual, si es que esta se encuentra alejada de los pueblos? ¿en qué momento se pensó en que esta jerarquización del conocimiento no era contraproducente? Los esfuerzos emprendidos por el Instituto de Estudios Peruanos,  por ejemplo, de plantear un análisis desde el llano sobre la realidad peruana es loable, cuánto menos. Propuestas contraculturales como la IV Feria Alternativa del Libro en Perú, que buscan democratizar la cultura, también merecen nuestros respetos y deben ser seguidos con especial atención por el resto de la región. ¿Pero qué hay de las universidades? ¿qué hay de aquellos “analistas políticos” que dicen conversar con la calle pero que desprecian todo que se aleje de su zona de confort? ¿de qué nos sirve el mero análisis si no está acompañado de una praxis que nos permita cambiarlo?

Marx ya lo anunciaba en la undécima tesis de Tesis sobre Feuerbach; “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversas formas el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo.” Pero más de ciento setenta años han pasado desde que estas líneas fueran publicadas y poco o nada se ha hecho más allá de anunciar que Latinoamérica está jodida. El compromiso los nuevos intelectuales, su utopía, su promesa a las nuevas generaciones es cambiarlo.