INseguridad

Si en el buscador de Google escribimos “joven muere por resistirse a robo” encontramos una hoja completa de noticias con nombres de mujeres y hombres que han sido asesinados durante estos últimos meses del 2018. Todos los días jóvenes salen de sus lugares de estudio o trabajo con el objetivo de llegar pronto a casa para terminar sus labores y luego poder descansar. Los viajes que hacen pueden ser de tan solo veinte minutos como también de dos horas, una travesía que recorren miles de peruanos día a día. Sin embargo, muchos de ellos no logran llegar a casa porque fueron golpeados,  amenazados o asesinados en algún acto delictivo.

La inseguridad que se vive día a día en las calles de Lima no discrimina el color de piel o que tan ancha lleves tu billetera. Todos los días tenemos que salir de casa con la esperanza de que no será la última vez que verás a tus papás, hermanos o, incluso, tu mascota. Este temor se ha incluido en el estilo de vida que tenemos la mayoría de ciudadanos.

Según el INEI (Instituto Nacional de Estadística e Informática), en un pequeño periodo del 2017 al 2018, se calculó que  el 25% de la población,  desde los 15 años a más, ha sufrido de algún acto criminal. Nos encontramos a finales del 2018,  ¿este porcentaje habrá disminuido o aumentado? Según el diario Gestión (gestión.pe), el temor que sienten los peruanos sobre inseguridad ha disminuido. En Lima Metropolitana, “solo” el 88.4% de los ciudadanos perciben que en los próximos doce meses podría ser víctima de algún acto delictivo. 

Para un ladrón no importa el sexo, la edad, si eres madre, padre o si eres el sustento de una familia. La delincuencia se encuentra en cada rincón de la ciudad. Muchos ciudadanos al ver la poca seguridad por las rutas que recorren día a día han desarrollado un mecanismo de defensa que se basa en caminar mirando a todos lados, buscar zonas iluminadas, evitar ir solo por avenidas alejadas, etc. Sin embargo, cada vez se escuchan nuevas formas de robo, y nos deja claro que no estamos seguros ni en la puerta de nuestras propias casas.

Es necesario que las autoridades vean lo importante que es buscar aumentar la seguridad en Lima (y en todo el Perú). Más policías haciendo patrullaje, mejor iluminación en todos los distritos, casetas de serenazgos que si respondan al llamado de los ciudadanos cuando los necesitan, etc., son muchas de las propuestas que piden los vecinos para poder sentirse “un poco más seguros”  en esta Lima de casi 10 millones de habitantes.

En una ciudad donde nos queda claro que ni el “perro héroe” está seguro, ¿cuántas muertes más tenemos que ver en la televisión o de cuántos intentos de robo tenemos que escuchar de parte de nuestros amigos/as que se han salvado una vez más de ser víctimas de algún ladrón que cobardemente te agrede y luego desaparece?

Mientras este problema de inseguridad se encuentra en una “mejora”, una vez más nos toca salir a la calle y esperar no cruzarnos con algún sujeto que, por robarnos dinero o algún aparato, nos termine arrebatando la vida.

 

La masacre de las bananeras: noventa años después

Explicar el cómo y el porqué de los derechos de los trabajadores corresponde directamente a una labor de memoria histórica, historia de opresión y denigración de la clase obrera colombiana y mundial, tomándose La masacre de las bananeras como máxima de dicha discriminación burguesa hacia el ciudadano de a pie. Hoy y siempre en la historia colombiano dicho hecho será recordado por su importancia histórica, su atropello a toda noción de los derechos humanos y decencia.
La masacre de las Bananeras fue una matanza de los trabajadores de la United Fruit Company, en el año de 1928, en Ciénaga, Magdalena. Los hechos inician un 28 de Noviembre de 1928 con una gran huelga en la zona bananera de Ciénaga, donde los trabajadores de las plantaciones se negaron a cortar los bananos producidos por la United Fruit Company y por productores bajo contrato con la compañía. No se llegó a un acuerdo colectivo, por la cual la noche del 5 de Diciembre los soldados colombianos acudieron a la violencia para la solución del problema, éstos dispararon sobre una reunión pacífica de miles de huelguistas, matando e hiriendo a la gran mayoría.
Así mismo es increíble pensar cómo en un país libre, tantos legalistas y republicanos hayan pasado en silencio cómplice tan grandes atentados, dichas afrentas a la soberanía del pueblo y la justicia, cometidos por una dictadura militar sin que un solo hombre de la nación se levantara en contra de dichas ideologías para volver a las ideas de justicia tan vilmente ultrajada y los principios de humanidad, pisoteados burda y criminalmente.
Básicamente lo que se busca es una explicación jurídica histórica, pero primero es prudente hacer ciertas observaciones en cuanto a lo que corresponde el ámbito jurídico para el acercamiento a dicho campo, el derecho es la fuerza específica de la sociedad. Estudiar el campo jurídico implica estudiar toda la complicación de la vida social. El derecho no nace por voluntad propia del hombre, el derecho se impone, es algo inherente a la naturaleza de éste y de las cosas. Dicho derecho entonces forma parte de la actividad sociológica, encuentra su fundamentación el objeto sobre el cual recae su estudio y campo de aplicación, el hombre. Entonces, se puede hablar de una afinidad en el derecho, un equilibrio entre leyes. La perturbación en una esfera del derecho, tiene repercusiones que implican una vulneración total. Además de esto, el derecho nace de valores de orden esencialmente psicológicos, esencialmente la moral, entendiéndose entonces el derecho vigente de un país como una síntesis moral.
El derecho tiene una característica muy importante y es su relación paralela con el poder, el derecho sin poder no tiene efectividad ninguna, y el poder sin derecho no tiene legalidad alguna, sería un poder arbitrario e impuesto, por lo tanto, no puede considerarse al derecho sin el poder, ya que entonces el primero sería inútil y el segundo sería totalmente vacío, en una sociedad burguesa, el poder estará acumulado arbitrariamente en los sectores poderosos y poseedores de los medios, vendiendo una idea a medias de lo que implica la democracia, alienando a la clase obrera y hacerla creer que éste ejercicio representa solamente el gobierno de las mayorías, cuando realmente debería verlo como se es realmente, el gobierno del pueblo, pero un gobierno colectivo, es decir, que sea tomado en consenso, en grupo, en un intercambio de ideas para el beneficio colectivo y el intercambio de ideas. Debido a dichas fallas y factores históricos se da como producto un derecho pútrido, deshumanizante y violento, ligado también al factor económico, en un país de orden capitalista, lo más lógico sea que dichas políticas y ordenamiento sean los favorecientes al modelo económico, en dicho caso para el beneficio de la clase burguesa.
Todo esto hace parte de la cuestión separativa entre el estado y la soberanía, ¿realmente la soberanía reside en el pueblo? si es así, el ideal de los burgueses sería expropiar al obrero de la idea de poder, llegando inclusive al punto trágico de arrebatar la vida para evitar la reivindicación de sus derechos. El ejercicio de poder entonces es cambiado, la ley está respaldada por la fuerza, la fuerza de la clase burguesa, por lo tanto es temida si es que de verdad se aspira a salvar el destino de la patria, se debe entonces, recibir, antes y sobre todo en el saneamiento moral de los hombres y las costumbres.
El derecho es la fuerza específica de la sociedad. Estudiar el campo jurídico implica estudiar toda la complicación de la vida social. El derecho no nace por voluntad propia del hombre, el derecho se impuso, es algo inherente a la naturaleza de éste y de las cosas. Dicho derecho entonces forma parte de la actividad sociológica, encuentra su fundamentación el objeto sobre el cual recae su estudio y campo de aplicación, el hombre. Entonces, se puede hablar de una afinidad en el derecho, un equilibrio entre leyes. La perturbación en una esfera del derecho, tiene repercusiones que implican una vulneración total. Además de esto, el derecho nace de valores de orden esencialmente psicológicos, esencialmente la moral, entendiéndose entonces el derecho vigente de un país como una síntesis moral.
El criterio humano ha sido entonces el principal factor en la aplicación del derecho, desde el hombre primitivo, que o poseía conocimientos técnicos sobre el ámbito de la sociología, por un proceso propiamente antropomórfico de observación y aplicación aplica las leyes que dirigen su propia actividad y el contexto que los rodeaba, tuvo entonces la idea de atribuir dichos acontecimientos a uno o varios seres superiores, creando entonces la noción del derecho divino, pasa a ser entonces una noción teocrática del derecho, siendo entonces visto el derecho como una relación directa con dios, esto es entonces hasta la edad media, con el nacimiento de la metafísica y el renacimiento ideológico que entonces el concepto de derecho no se encierra en la superioridad divina, pero es reemplazado con otro concepto, la razón. Seguían tomándose ciertas columnas, ciertos pilares ideológicos, pero la actividad humana cambia entonces de objetivo sin cambias su esencia. El elemento exterior cambia, pero el elemento psicológico sigue siendo el mismo, el deseo de impartir un orden social. Y entonces son reemplazados los conceptos anteriormente divinos por unos de carácter ideológico, y se trasciende a una noción más académica del derecho, gracias a conceptos como libertad o igualdad se da la noción completa del derecho como un campo de estudio, tanto sociológico como político.
Este positivismo examinó los hechos tangibles, la aplicación directa de dichos ordenamientos y sus consecuencias, pero seguían habiendo vacíos, fallos en estos mismos, faltando entonces el elemento moral, un elemento que ya no encontramos y ya no buscamos en los elementos externos pero nos es heredada por la subconsciencia, circunstancias históricas y socioculturales. Se relaciona así mismo esto con la cuestión de la soberanía, la soberanía no es más que el mismo sentimiento de la atribución del poder, pero transformado.
Y así mismo, en base a éstos principios expuestos, demuestra la gravedad del problema en cuestión, aquellos en los que está confiado el poder de impartir justicia plena, contra los delincuentes según el sistema penal, pero víctimas bajo cualquier consideración de decencia y humanidad, siendo entonces los grandes responsables de las consecuencias graves los propios señores de la justicia, ahí donde falte entonces la justicia, se verá una oportunidad para el corrupto, el villano, el asesino, el criminal, se verá entonces en un parlamento, en un gobierno alejado de toda cuestión de responsabilidad jurídica, un patio de juego para el burgués tirano y sus propios intereses. Hablo entonces del burgués tirano, y no completamente de la clase burguesa, porque independientemente de la suerte o el seno familiar que lo haya recibido, siguen habiendo entonces de igual forma dos clases de personas, los hombres de índole intelectual, que son aclamados propiamente por unos logros que sólo son logrados por un simple entorno que los rodea y los permitió estar en ese pilar, los hombres que sólo son lo que los hizo la circunstancia y la casualidad, en éste caso hombres que son poseedores del poder porque se les ha puesto el poder en las manos y tiene la responsabilidad de mantenerlo cueste lo que cueste, por otro lado está el otro tipo de hombre, el hombre que se ha hecho a sí mismo y ha transformado el contexto y circunstancias que lo rodean, hasta que surge dentro de dicha élite, dicha fuerza moral y social que se toma el poder y desafía el estatus quo, los hombres que mantienen y los hombres que transforman. Si es que de verdad se aspira a salvar el destino de la patria, se debe entonces, recibir, antes y sobre todo en el saneamiento moral de los hombres y las costumbres.

¿Y si dejamos de lado el género?

¿Y si dejamos de lado el género? Seguramente la respuesta no nos la podrá dar Eyvi Ágreda o Roxana León Poma, no solo porque sus voces fueron silenciadas por los feminicidas que les arrebataron la vida, sino porque en el Perú, país que se conserva y se conservará en la medida en la que su población no demuestre interés en el cambio, que una mujer reclame sus derechos ya es revolucionario.  Porque organizaciones como las de Con mis hijos no te metas representan no solo la ausencia de una educación con enfoque de género, sino una cultura machista que se ha instalado en muchos subconscientes y que hace ver en la igualdad de género, cual genio maligno cartesiano, una ideología.

Seguir leyendo

José Domingo Pérez: ¿Héroe nacional?

Walter Velásquez
Estudiante de Periodismo.


Octubre, dentro del imaginario peruano, es conocido como el mes de los milagros, principalmente por la parafernalia que despierta El señor de los milagros, conocida manifestación religiosa característica de este mes. Este año, la parafernalia bien pudo haber sido atribuida al Cristo morado, mas no fue así, esta parafernalia tenía un rostro, el rostro del fiscal José Domingo Pérez Gómez, que en pocos meses se ha convertido en un ídolo de la juventud y también, en un ejemplo de la lucha anticorrupción. Perteneciente a la Primera Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima, destacado, del 31 de julio al 31 de diciembre de este año, a la segunda Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en Lavado de Activos y Pérdida de Dominio del Ministerio Público, el fiscal Pérez, con valentía e inteligencia ha sabido manejar uno de los casos más controversiales de los últimos tiempos, Los Cócteles, que investiga el financiamiento ilícito al partido Fuerza Popular (en ese entonces, Fuerza 2011) camuflado a través de los famosos cócteles por parte de la

En diciembre de 2017, en el marco de esta investigación, realizó un allanamiento en dos locales de Fuerza Popular. Congresistas como Becerril y Salgado, mediante fotos y insultos, amenazaron al fiscal, avisándole que no tenía idea de con quiénes se estaba metiendo, a vista y paciencia de los medios de comunicación.  No se debe olvidar tampoco, el pintoresco allanamiento al hogar del ex-ministro fujimorista, Jaime Yoshiyama Tanaka, acusado de haber recibido los aportes fantasmas de la empresa constructora Odebrecht.

Ya ubicados en octubre, le tocó a la persona que parecía intocable dentro del caso: Keiko Fujimori. Primero empezó con una detención preliminar  ordenada por el titular del Primer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, Richard Concepción Cuarhuancho, tras solicitud del fiscal encargado del caso. No solo Keiko fue detenida, sino también  las 19 personas implicadas en el caso (incluyendo a otro ex  ministro Augusto Bedoya)  pero sin Yoshiyama, que había fugado al país con destino a Estados Unidos, a pesar de tener un reglamento de no viajar afuera del país por el caso “Cócteles”. Exactamente fueron 7 días donde la lideresa de la “Fuerza número 1” estuvo detenida hasta que la decisión del juez Concepción Carhuancho fuera revocada. Claro que, contando con esto, el fiscal Pérez había formalizado la investigación preparatoria y prosiguió con la solicitud de 36 meses de prisión preventiva para la ex candidata y las otras personas involucradas en el lavado de activos, petición evaluada por el mismo Concepción Carhuancho.

Las audiencias comenzaron el 19 de octubre, lapso en el cual la defensa de la señora Fujimori -pedido al cuál se sumaron el resto de las defensas- solicitó la recusación del juez Concepción, que posteriormente fue desestimado. A partir del 19, la sala de audiencias se transformó en un campo de batalla entre un fiscal corajudo y una defensa animalesca, quiénes argumentaban que la premura por la prisión preventiva revelaba una actitud prepotente de Pérez Gómez y del Ministerio Público contra los acusados. Se podría apelar a la inspiración, al daimon del que hablaban los griegos, pero probablemente tenga mucho más que ver con el arduo trabajo de su despacho, que el fiscal presentó argumentos irrefutables de que dentro de Fuerza Popular, se encontraba infiltrada una organización criminal, cuya cabeza resultaba ser nadie más que Keiko Sofía Fujimori Higuchi.  Fuimos testigos de 12 días intensos para Pérez, donde mostraba numerosas pruebas (entre ellas, extractos del ya conocido chat La Botica) frente a la actitud prepotente de las defensas, lideradas por Giuliana Loza, la abogada de Keiko Fujimori, que, en reiteradas oportunidades, trataba de convertir la audiencia en un circo. Y poco antes de que acabe el mes, el 31 de octubre se cumplió el inesperado milagro: Concepción Carhuancho dictó los 36 meses de prisión preventiva para la lideresa de Fuerza Popular, siendo recluida inmediatamente en el Penal Anexo de Mujeres en Chorrillos. Pérez no mostraba signos de felicidad, pues no hay nada feliz en mandar a alguien a prisión, pero esto no importó mucho para miles de peruanos, que celebraron esta decisión casi como si fuera una clasificación al Mundial. Posteriormente, y aún ahora, se sigue dictando las resoluciones de prisión preventiva contra todos los investigados, excepto Jorge Yoshiyama, que ya se acogió a la confesión sincera en aras a obtener una mejor sentencia que el resto.

Lo que parecía imposible se hizo posible, pero… ¿fue suficiente?

Resultado de imagen para domingo perez

Pues no, semanas atrás, el mismo fiscal ha ido tomando acciones en la investigación que le sigue al ex presidente peruano Alan García por el caso Lavajato, y tras solicitar su impedimento de salida -que fue aceptado el sábado 17 del presente mes- pese a que el propio ex presidente señaló que se allanaba a la decisión, a las horas de esta decisión, se allanó pero a correr desesperadamente a la casa del embajador de Uruguay para solicitar asilo político por una persecución política en su contra.  Ocasionando esta reacción en uno de los ex presidentes peruanos con mayor repudio por parte de la población, muchos ya han ido más allá de alabar la actitud del fiscal al enfrentarse a estos aún supuestos monstruos grandes de la corrupción peruana y lo han calificado de héroe nacional. Habría que preguntarnos si esta calificación no es apresurada, habría que preguntarnos ¿Es el fiscal Domingo Pérez realmente un héroe nacional?

Si bien el debate se podría tornar infértil, presentamos las dos posiciones de forma rauda. Se le acusa de no investigar con la misma alevosía a ex presidentes como Ollanta Humala, Alejandro Toledo o Pedro Pablo Kuczynski que también son involucrados en el caso Lavajato, o de su actuación en las investigaciones al actual Presidente peruano, Martín Vizcarra sobre el Moqueguazo, entre otros casos. Habría que señalar también que hace poco se han levantado dudas sobre su imparcialidad por su inacción en el caso Chinchero, dudas levantadas por el propio Fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, presuntamente miembro de la organización criminal Cuellos Blancos. Pero estas dudas, infundadas, se ven refutadas al enterarnos que si bien fue encargado a dicho caso, posteriormente fue separado por el propio Fiscal Chávarry. Y en los casos de Ollanta Humala y Alejandro Toledo, en el primero se le dio el caso Madre Mía pero nuevamente fue separado, y en el segundo caso, se ha instalado en el imaginario de muchos peruanos que el fiscal Pérez es el encargado de todo el caso Lavajato, cuando él forma parte de todo un equipo de fiscales, esto quiere decir que él no es el encargado de dichas investigaciones actualmente.

Para otro sector, Pérez no es solo es considerado como una figura de admiración, sino como un objeto de aprendizaje para la juventud. Hace una semana, formó parte del taller de Derecho Procesal Penal “Florencio Mixán Mass” en la Universidad Nacional de San Marcos, recibiendo una masiva ovación del público asistente.

Ya como conclusión, Pérez no podría ser un héroe ya que dentro de la historia peruana, consideramos héroes a aquellos que lucharon por su patria y murieron por ella, como Miguel Grau, José Olaya, Alfonso Ugarte y Túpac Amaru. Pérez no podría llegar a ese nivel pero sí podríamos considerarlo como el nuevo rostro de la justicia en nuestro  país. Sería excelente que gente como él pudieran ver todos los casos de corrupción que existen, pero por como se presenta el panorama judicial con algunos elementos como el Fiscal de la Nación, Pedro Chavarry, sería un sueño imposible ver más Pérez acabar con toda la plaga de la corrupción. No podrá ser un héroe  pero sí es un verdadero justiciero. Hemos presenciado la caída de Keiko Fujimori, y posiblemente veamos las caídas de Kuczynski, Toledo, García y Humala. Por ahora parece complicado, pero nada nos impide soñar.

Sobre cierto celebérrimo escritor peruano, sus novelas y el silencio que las envuelve, que un hombre de bien (si es que este título puede darse a un hombre de bien en el Perú) quiere dar a conocer

De la misma corriente literaria que, en tiempos pasados, nos dio obras como Yáwar Fiesta (1942) y El mundo es ancho y ajeno (1942), aparece, como uno de sus últimos suspiros, una serie de cinco baladas o cantares unidas bajo el nombre común de La guerra silenciosa (1970-1979). Su autor, Manuel Scorza (1928-1983), decidió emprender una de las aventuras más ambiciosas de la literatura peruana: la creación de una epopeya andina, entre el verso, la prosa y la crónica.

Luego de participar como secretario de política en el Movimiento Comunal del Perú y de ver por sí mismo la lucha de las comunidades del centro del Perú en contra del arrebato de sus tierras –ambos a finales de la década de los cincuenta y la primera mitad de los sesenta–, determina la necesidad de relatar (nuevamente y a su manera) esta tragedia. Scorza, quien ya era conocido debido a sus trabajos como poeta, fue rechazado por seis editoriales. Finalmente, su obra terminó en el segundo lugar del premio Planeta de 1969. Un año después Redoble por Rancas es publicada por la misma editorial, que también publica Garabombo, el invisible (1972). Ambas obras gozaron de popularidad, sobre todo en Europa; también, el ahora novelista, vio crecer su fama como escritor y en entrevistas ya hablaba de los libros que seguirían a sus dos publicaciones. En 1976 aparecen El jinete insomne y Cantar de Agapito Robles, bajo el sello de Monte Ávila Editores y en 1979 cierra el ciclo La Tumba del Relámpago, cuya publicación estuvo a cargo de Siglo XXI.

Scorza retrata en sus páginas historias que bien podrían leerse por separado, pero que guardan un común denominador: la tragedia que las envuelve. Sus protagonistas se embarcan en la lucha sin fin del Perú, es decir, la lucha contra la injusticia. El gran villano de La guerra silenciosa no tiene forma, es la indiferencia. Sin embargo, en un nivel –no tan– menor se encuentra la pareja Montenegro. El traje negro y su esposa se encuentran en las cinco novelas como obstáculos, de alguna forma u otra, para la lucha de los personajes. Su poder es tal que llegan a manejar el tiempo a diestra y siniestra en la provincia: los relojes se enferman, los ríos se hacen lagos y las nubes se detienen.

La avaricia de la esposa, Pepita Montenegro, y el orgullo del doctor, juegan en contra durante toda la novela, dejando a los campesinos a merced de su voluntad. No obstante, el poder del primer vecino se encuentra en todo su esplendor en la primera novela, en el cual la justicia se toma un descanso (genial metáfora para el Perú, donde todo parece tener un descanso) porque los funcionarios más importantes de Yanahuanca se encuentran atrapados en una partida de póquer que duraría noventa días.

“Yo cierro la novela indigenista dándole una épica y sacándola de la mítica para llevarla a la realidad” declaró Scorza en una entrevista a Ricardo Gonzales Vigil. Habría que decir que uno de los aportes de Scorza a la narrativa peruana es el valor de narrar la realidad haciendo uso de la ficción. Ambas se encuentran entrelazadas como una sola a lo largo de la pentalogía. Al ubicarse como cronista de su obra, el narrador se toma licencias en lo que relata.

Según Losada (1976) “En la narrativa peruana, Scorza es el primero que utiliza lo fantástico como instrumento para crear una imagen testimonial de la realidad.” Como mencionábamos en el párrafo anterior, es mérito de este escritor haber vinculado la fantasía con la realidad. Muchas veces dotaba a sus héroes de cualidades extraordinarias: Héctor Chacón era Nictálope; Fermín Espinoza, Garabombo, era invisible; Raymundo Herrera fue condenado a un insomnio de más de doscientos años; y Agapito Robles, sumido en la desesperación de estar a punto de presenciar otra masacre, fue capaz de incendiar la pampa con su danzar multicolor.

Otro de sus aportes es la capacidad para relatar temas tan serios utilizando recursos como el humor y la ironía. Esta fue una de las principales características que suscitó el desconcierto de los críticos peruanos. Un año después de la salida de Redoble por Rancas siete reseñas fueron publicadas; claramente, la obra no pasó desapercibida. Sin embargo, Tomás Escajadillo recuerda que solo una de ellas tuvo un comentario favorable sobre la obra. La tradición indigenista siempre se mantuvo alejada de una comprensión irónica o lúdica de la realidad. Comprensión que sí comparte Scorza, como declara en una entrevista a Escajadillo: “Yo no veo por qué lo importante tenga que ser aburrido; yo no veo por qué la revolución o la transformación de la vida se tienen que hacer sufriendo (…) a veces hay el error de considerar que las buenas causas tienen que estar unidas al aburrimiento.”

Al Scorza novelista se le puede criticar muchas cosas, como la repetición de adjetivos que le recalca Hildebrandt o la huachafería hasta en la puntuación que le recrimina Vargas Llosa. Pero hay algo que nadie puede negar y es que La guerra silenciosa fue una brisa fresca para la narrativa indigenista e incluso para la narrativa peruana. Leerla es leer una odisea andina, es ser partícipe de las aventuras y desventuras de los personajes más quijotescos que podamos conocer, es odiar aquel traje negro que exhaló un húmedo atardecer, es regodearse por el lenguaje lírico, es imposible no sentir que acabas de pasar los ojos por uno de los mejores relatos escritos en Latinoamérica.

El terror de los sentidos: Suspiria

El cine de terror de Darío Argento se ha caracterizado por el cuidado de la forma en que se percibe el miedo, como es el caso Suspiria, película de 1977 cuyo remake está en las salas de cine. Esta interesante y perturbadora película nos cuenta la historia de una joven bailarina llamada Suzy que ha viajado desde Estados Unidos hacia Friburgo para entrar a la escuela de ballet Tanz, famosa por formar a los mejores bailarines del planeta.  De esta manera, la acción narrativa ha arrancado, eso sí creando desde el inicio acontecimientos clave, como la extraña muerte de una joven de la academia a quien nuestra protagonista encontró balbuceando cosas indescifrables en la puerta de entrada de la academia. Por lo tanto, el ambiente está cargado por la sombra de un asesinato sin resolver, por el miedo y la duda permanente.

El espacio

Al tratarse de una escuela que se dedica al arte, el rasgo barroco concuerda con la intención, y es allí, en medio de esos colores y adornos que los momentos de terror se trazan a través de un juego de contrastes. Tal es el caso de la exquisita escena de la cortina: las jóvenes han sido movidas a un improvisado cuarto general debido a una plaga, pero de pronto un ruido extraño les llega desde detrás de una cortina, siendo la poca luz existente la que ayuda a dibujar una sombra de alguien que supuestamente no debía estar allí. La casualidad es que tan solo Suzy y Sara, su reciente e improvisada amiga, pueden oírlo.

Los sentidos

La parte fascinante del film es cómo se unen una magnífica banda sonora que no solo consta de melodías, sino que intercala sonidos como voces, golpes, gritos… con las escenas de clímax de terror, haciendo que nuestros sentidos se agudicen y el suspenso acremente. Pero, tenemos un doble uso del sentido auditivo: dentro y fuera de la película. En el segundo caso, toma protagonismo sirviendo de ayuda a las jóvenes para que comprendan que en las noches alguien habita el lugar además de los bailarines. Pues, al tratarse de un edificio viejo fundado hace décadas por parte de una mujer considerada bruja, basta con una estrategia de cálculo simple pero efectiva, como contar los pasos que retumban en la madera gastada, para que las protagonistas se den cuenta que los profesores de la academia se quedan en un cuarto escondido todas las noches.

El cuerpo que sufre

Mientras que las jóvenes se percatan de los sucesos extraños, Suzy comienza a debilitarse a causa de que una mujer y un niño reflejan un cuchillo hacia ella mientras repiten: brujería, brujería. Su físico se torna cansado y experimenta sueño exagerado que más tarde descubriremos que era provocado convenientemente por ola criatura que aterroriza la academia. Mientras ella pierde fuerza por su reciente padecimiento, es Sara quien continúa la acción narrativa, ya que su mejor amiga fue la joven que murió violentamente al inicio del film, así que lo hace con un voto de rabia por la amistad perdida y miedo de perder a Suzy.

El animal vulnerable

Daniel, es el panista ciego con su fiel can que trabaja en la academia. Su rol es casi mecánico y simple, llega toca el piano y regresa a casa. Sin embargo, un día su perro ataca al hijo de la sirvienta (la que iluminó con el cuchillo a Suzy) causando que lo despidan. Antes del suceso, podemos ver como el perro le gruñe y ladra a la madre con el niño, pues es conocido bajo el imaginario popular que los animales son capaces de detectar el mal o lo que lo encarne. El papel del buen perro ha sido maquinado, pero al llegar a una plaza luego de beber algunos tragos por su despido, Daniel comienza a escuchar sonidos extraños y su fiel amigo bajo una atmósfera de terror reciente lo ataca hasta la muerte.

De esta forma, y juntando todos los sucesos, Suzy decide investigar y llega hasta el cuarto secreto y escucha todo: la bruja que fundó la academia aún vive y debe ser nutrida por los profesores. Luego de escuchar todo lo necesario, ella intenta huir y se encuentra nuevamente con esa sombra tras la cortina que vio días atrás, pero ahora lo entiende, lo que hay detrás es la bruja.  Suzy  derrota al ente y en un acto simbólico de destrucción total, no solo los profesores se desvanecen sino que todo el edificio de la academia cae, mientras nuestra protagonista sale con un risa de victoria, sale sin nada y ganandolo todo.

La importancia del lenguaje: Lingüística y Filosofía

Muchos han sido los autores que se han hecho la siguiente pregunta; ¿qué fue antes, el pensamiento o el lenguaje?

Desde la Época Clásica los interrogantes acerca del lenguaje han sido muchos. A los primeros filósofos les interesaba no solo el origen sino también la referencia del mismo, esto es, la relación entre el significante (o palabra) con su significado (o concepto). En este punto no se ponían de acuerdo ni los grandes filósofos como Platón y Aristóteles y por consiguiente surgieron los primeros paradigmas preocupados por cuestiones relacionadas con el lenguaje: naturalismo y convencionalismo. El naturalismo suponía que el lenguaje era reflejo de la realidad, mímesis de la naturaleza, mientras que el convencionalismo proponía que el lenguaje era un producto social determinado por factores externos. Lo cierto es que ambos puntos de vista se prolongaron en el tiempo y dieron lugar a diferentes teorías.

aristocc81teles-platocc81n

Una de las teorías más polémicas que preocupó tanto a la Lingüística como a la Filosofía del lenguaje fue la conocida como Innatismo, desarrollada por Noam Chomsky en el primer tercio del siglo pasado. Esta teoría parte de la premisa de que el ser humano tiene una capacidad innata para desarrollar el lenguaje, de manera que en el cerebro del Homo sapiens sapiens se hubiera formado tras años de evolución en una especie de genotipo, también llamado “genotipo lingüístico”, en el cual se encontrara la capacidad del lenguaje. Chomsky también propone que el desarrollo de este genotipo tendría lugar en los años más tiernos de la edad del hombre, esto es, entre los cero y los 10 años, después de este periodo la “maleabilidad del lenguaje” cambiaría.

Numerosos estudios han pretendido desmentir la teoría del Innatismo, hay autores que atribuyen la capacidad del lenguaje a los factores sociales y externos. Pretenden demostrar que es el medio, tremendamente social, el que ayuda a crear las conexiones necesarias para la producción, comprensión e interpretación del lenguaje.

Lingüistas y filósofos del lenguaje han visto en el sistema de la lengua una oportunidad para comprendernos a nosotros mismos, como seres individuales y a la vez colectivos, producto de una sociedad, pero también de una evolución biológica. Si bien los lingüistas estudian estas cuestiones desde la lengua, los filósofos estudian las mismas cuestiones desde el pensamiento. Esto supone que aun para estudiar los mismos interrogantes lo hacen con una metodología distinta. Los lingüistas usan datos (más o menos acertados) extraídos del lenguaje, como pueden ser las clasificaciones gramaticales, o los parámetros empleados en otras disciplinas lingüísticas como la Semántica, la Fonética y Fonología, etc. Por otro lado, los filósofos recurren a las herramientas propias de la Filosofía, tales como las definiciones, las reformulaciones, silogismos, aximas, etc.

En otras palabras, tanto la Lingüística como la Filosofía se preocupan por el lenguaje pero desde paradigmas distintos. No obstante, ambas aciertan a compartir el interés por un tema complejo, heterogéneo y abstracto como es el lenguaje, ya no solo por la relación intrínseca que mantiene con el pensamiento cognitivo, sino por la evolución a través del tiempo. Hay autores que trazan un paralelismo entre la diversificación de las lenguas y de las diferentes razas humanas. Tan importante es el lenguaje en la idiosincrasia humana que otras muchas disciplinas se han interesado en su estudio. Un ejemplo de esto es el hecho de que las Ciencias Cognitivas investiguen (entre otras cosas) los problemas del lenguaje en relación con las conexiones neuronales, esto es, la dislexia, la afasia y otros trastornos del lenguaje que se ven reflejados en el proceso cognitivo.

En otras palabras, el estudio del lenguaje puede ayudar a clarificar y detectar trastornos mentales, pero también puede ayudar a mejorar la estabilidad emocional, la capacidad de memoria y reflexión, la comunicación y la socialización. En cualquier caso, el estudio del lenguaje puede ser más útil de lo que podemos imaginar y puede llegar incluso a unir disciplinas en principio dispares como pueden ser la Filosofía y la Lingüística.

Tus hijos necesitan que me meta

Las últimas acciones políticas de este gobierno vulneran nuestras libertades fundamentales, por todo esto, convocamos el jueves 15 de noviembre del 2018 a marchar en todas las ciudades del Perú, a los jóvenes, padres de familia y ciudadanos que amen la verdad y defiendan la familia. En Lima la concentración será en la Plaza San Martín a las 10:00 de la mañana, es el anuncio que da inicio a la página oficial del grupo denominado Con Mis Hijos No Te Metas, que de verdad y amor no tienen nada.

Para empezar, es importante definir y diferenciar correctamente los siguientes conceptos: El sexo son las características biológicas (tener vagina o pene), mientras que el género son los roles asignados a lo masculino y femenino; la orientación sexual de una persona es una atracción emocional, sexual y/o afectiva hacia otros, mientras que la identidad sexual es el sentido psicológico de ser hombre o mujer. Una persona es homosexual cuando manifiesta sentirse atraída emocional o sexualmente hacia personas de su mismo sexo. Ahora que está todo claro, es posible continuar.

El colectivo Con Mis Hijos No Te Metas nació en Lima, en oposición a las políticas públicas de enfoque de género en el Currículo Nacional que el gobierno peruano empezó a implementar a finales de 2016  y se propagó en todos los departamentos del país. El problema con esta oposición, no solo abarca el hecho de que existe un grupo determinado de personas que no quieren aceptar la integración de grupos minoritarios dentro del desarrollo social, la no discriminación a estos y la deconstrucción de lo que es el heteronormativismo en la sociedad peruana, que impone roles determinados a varones y mujeres según su sexo, lo cual no permite una equidad entre estos… va más allá.

Esta agrupación distorsionó el concepto de enfoque de género -que, de manera resumida, son los tres puntos mencionados líneas arriba que este grupo no acepta- y lo denominó “ideología de género”. Por alguna razón odian la palabra “género”. Ellos sostienen con este nuevo término que, en realidad, el enfoque de género busca desestabilizar el núcleo familiar, “homosexualizar” al país  y volver a los individuos seres obedientes al gobierno.

Obviamente, las cosas no son así. Pero es difícil de explicárselos, teniendo en cuenta que toda esta iniciativa se dio por un  fenómeno de teléfono roto en el que las personas no se informaban de primera mano y solo repetían lo que sus líderes católicos, evangélicos y miembros del partido fujimorista difundieron con intención de deslegitimar los planes de gobierno del poder ejecutivo, liderado entonces por el ex presidente Pedro Pablo Kuczynski (que ya es otra historia) y de mantener la hegemonía de la religión dentro de la sociedad.

Si bien la movilización y difusión del término “ideología de género” podría ser entendida como un derecho a la libertad de opinión de unos cuantos locos (y en ese caso, ser respetada), en realidad vulnera, amenaza y ataca muchos otros derechos. En primer lugar, impide el desarrollo de un nuevo proyecto educativo que mejore la educación a través del respeto a toda persona, sin distinción por su raza, sexo, nivel socio-económico, orientación sexual, etc.; que genera espacios de integración y no discriminación; y que promueve la educación sexual para prevenir violencia, embarazos no deseados y para una sexualidad responsable.

Con Mis Hijos No Te Metas promueve un espacio de odio a las personas de la comunidad LGTBIQ+ y difunden un mensaje falso donde supuestamente el proyecto educativo enseñará a los niños a ser gays y a tener relaciones sexuales a temprana edad. Por otro lado, esta agrupación no concibe una idea de familia más allá de la “tradicional”, aprendida en colegio, que estaba integrada por mamá, papá, hijos y quizá una mascota. ¡Específicamente un gato o perro! Imagino que si alguno piensa tener una tortuga o un cuy de mascota, crean otro colectivo en contra. Crean el supuesto de que una pareja de dos personas del mismo sexo son una barbarie y más si tienen uno o más hijos.

Estos dos primeros puntos son la base de la ideología de esta agrupación, que se niega a que sus hijos o algún otro niño reciba ese tipo de información ya que, finalmente, ellos son quienes deciden qué debe y qué no debe aprender un niño en colegio, al ser los padres y “representantes absolutos” de las familias. Sin embargo, parece que ninguno de los integrantes se dio un momento para leer el plan educativo y, tal parece que tampoco se dieron cuenta que el mundo se encuentra en constante desarrollo y nuevos descubrimientos, que no necesariamente son positivos ni deben ser ignorados.

Evitar que un niño se eduque es faltar a los derechos; discriminar y/o atacar a una persona por tener una orientación sexual distinta, es faltar a los derechos; discriminar a una mujer por ser mujer, es faltar a los derechos; no permitir que los niños y niñas tengan libertad de decisión, es faltar a los derechos; imponer un ideal y atacar a todo aquel que crea que ese ideal ya no funciona en este nuevo contexto, es faltar a los derechos; prohibir o tildar de gay a un niño que llora, es faltar a los derechos. Se puede entender que al existir la libertad de opinión y que toda persona es libre de expresarse, debemos respetar los pensamientos de esta agrupación, pero no se trata de un ideal que busque el bien común… hablamos de una ideología que no reconoce la realidad y discrimina todo aquello que no sea como a ellos les gusta, ya sea por miedo a lo nuevo o por falta de conocimiento. Podrían llegar a estar de acuerdo con que una niña de 10 años tenga a un hijo producto de la violación de su padre, con tal de demostrar que la familia es un varón como padre y una mujer como madre de la criatura.

En la pasada marcha del 15 de noviembre, se apreciaban carteles que decían “No quiero familias democráticas, quiero familias de verdad” o “mis creencias se respetan y las de mis hijos también”, lo cual parecía muy contradictorio y gracioso a simple vista. ¿Qué habría pensado mi amigo de colegio que vivía solo con su mamá? ¿O mi compañera de clase que nunca conoció a su mamá y que tenía un papá que daba la vida por ella? Ambos chicos, hoy son grandes personas y tenían un concepto de familia distinto. Gran parte de los niños en el país, son hijos de madres adolescentes o de padres divorciados, y no por eso fueron infelices o crecieron de manera distinta que cualquiera con ambos padres. Conozco casos de niños con padres del mismo sexo que son más felices y afortunados que hijos de familias disfuncionales donde el padre golpea a la madre o los padres explotan a sus hijos menores.

Cuando dicen que sus creencias se respetan y las de sus hijos también, ¿se preguntaran realmente que piensan sus hijos? ¿Creerán que si no fuera por la educación en colegio, los padres que crecieron en familias discriminadoras y abusivas habrían enseñado lo mismo a sus hijos y las generaciones actuales ya se habrían exterminado entre sí? ¿Sabrán que el enfoque de género es la búsqueda de igualdad de trato y oportunidades para niños y niñas, eliminando estereotipos relacionados a una construcción social de normas hechas solo para varones y solo para mujeres? ¿Entenderán que el color azul puede ser el favorito de una niña y no por eso ya se convierte en varón o lesbiana, y que si a un niño le gusta el rosa, no significa que será gay o travesti? Espero realmente se hagan estas preguntas y entiendan que su discurso no es tan “bueno y productivo” como creen. Si no es ahora, quizá sea pronto.

A veces es difícil pasar de nivel en Candy Crush, pero en algún momento se logra con un poco de ayuda. Así también, será necesario ayudar a informar, para que las personas dejen de estar sesgadas y puedan conocer diferentes perspectivas de un tema. Ya no es posible hacerse los sordos porque “a palabras necias, oídos sordos”, ¡cada vez son más personas que se unen a este colectivo! y no todas saben que en realidad la ideología de género no existe y que el enfoque de género no homosexualizará a nadie.

De nosotros dependerá que esta agrupación y sus integrantes puedan conocer en realidad los significados de género, sexo, orientación sexual e identidad sexual, y que sus hijos y los niños del país logren tener acceso a su derecho de educarse adecuadamente, para evitar reproducir el mismo pensamiento de discriminación y violencia hacia los demás, generando un futuro armonioso, de integración y prometedor. ¿Con mis hijos no te metas? No. Tus hijos necesitan que me meta.

Migración: procesos y horizontes de un éxodo

La migración es un fenómeno social que forma parte del legado histórico de toda la humanidad, desde tiempos inmemoriales. En algún punto de la historia todos hemos sido actores o testigos, directa o indirectamente, de la estructura de este fenómeno. A pesar de que este proceso rebasa cualquier tipo de fronteras, el presente artículo se concentrará especialmente en el desarrollo de los últimos movimientos migratorios que se han generado en América Latina. Un breve análisis del fenómeno nos aproximará a la realidad vivida por las masas que se han visto sometidas al desplazamiento forzado, a fin de replantear nuestros esquemas y pensar en una solución común.

Durante los últimos meses, los movimientos migratorios a nivel mundial se han incrementado drásticamente. Si nos concentramos únicamente en la realidad latinoamericana es fácil observar el crecimiento exponencial de los flujos migratorios en nuestro continente. A pesar de que el movimiento es constante, son dos los grupos que, en el último tiempo, han marcado una “moda” en el desarrollo del fenómeno migratorio. Un factor común, la violencia, es la principal razón de la migración de venezolanos y centroamericanos de la que actualmente somos testigos.

El problema de la violencia se ha movilizado a diversos niveles, invadiendo las esferas de lo político, lo social, lo económico, lo estructural. Resulta cuestionante el antagonismo que se produce en torno al proceso de gobernanza y democracia. A pesar de haber jurado garantizar el bienestar del pueblo, los actores políticos han adoptado el imperativo del “bien individual”, terminando por desfasar radicalmente la razón esencial de la política. El valor y el reconocimiento a la otredad ha quedado anulado por el principio de sobrevaloración al individuo “en y para sí mismo”.

Lamentablemente, el proceso de violencia parece tornarse a manera de estigma que acarrean quienes se ven obligados a vivir el proceso de movilización forzada. Noam Chomsky, en una entrevista concedida al canal de noticias Democracy Now, señaló que la violencia a la que se ve sometida la caravana centroamericana, tiene su origen en los procesos de opresión de los cuales EEUU. es responsable. El extremo control y la dominación que ha impuesto a lo largo de varias décadas, ha provocado la devastación social que hoy obliga a los migrantes a escapar de su cruenta realidad, en busca de opciones menos favorables.

A pesar de todo ello, el mismo gobierno estadounidense ha decidido limitar el paso a los migrantes que buscan asilo en su territorio. Los desplazados se convierten en parias, en lo que el filósofo italiano Giorgio Agamben define como homo sacer, hombres y mujeres cuya vida no tiene valor alguno y, por tanto, su muerte tampoco; su existencia está a expensas del Estado. El concepto se deriva de la estructura de las relaciones de poder que describe Michel Foucault.

La caravana avanza en búsqueda de un norte, no sólo en sentido literal, -por su rumbo a EEUU-; también lo hace acorde a la metáfora de encontrar el punto de referencia en torno al cual pueda empezar a construir una realidad distinta. La conceptualización de este fenómeno es compleja y alarmante. La posición que hemos asumido es la de simples espectadores, un panóptico inmóvil que se limita a la observación, la teorización y la crítica abstracta y desorientada. Una aproximación a tal nivel simplemente anula la dignificación que debemos a los otros (los migrantes), y nos lleva a objetivarlos, a atribuirles la categoría de mercancía, tan valiosa para nosotros, cuanto más provecho podamos sacar de ellos y su realidad.

Hablar del proceso de movilidad humana implica concebir las consecuencias de un conjunto de procesos. La migración es solo la coyuntura tangible de las diversas situaciones negativas a nivel político, económico, social, cultural.

Los criterios atomistas y la extrema teorización del individuo de manera excluyente a su entorno más plural, fetichizan su naturaleza esencialmente social. Es por ello que la migración es el resultado del exacerbado individualismo y la pérdida de identidad plural. Repensar nuestra identidad social devolverá la esperanza y el orden. Contemplar la posibilidad de unidad debe considerarse el primer paso para reconstruir el tejido social y mejorar las condiciones de quienes se han visto forzados a escapar de su realidad.

Ayer, papá ha muerto

“Hoy, mamá ha muerto”. Así empieza el relato del Extranjero, de Albert Camus. Yo empezaré diciendo: “Ayer, papá ha muerto”. Sí, Edgardo Rivera Martínez nos ha dejado, y no quiero hacer de este pequeño homenaje escrito, algo trillado, hablando de su gran legado literario, o de su capacidad artística de manejo del lenguaje. Esas son cosas que ya las sabemos, y que todo el mundo repite, y seguramente repetirá a lo largo de algunos días. No deseo hablar del Edgardo escritor, sino del Edgardo padre.

En el sílabo de Literatura Peruana, dictado por Hildebrando Pérez Grande, apareció, entre otros buenos textos, la novela, País de Jauja. Como conducido por algo sobrenatural, elegí aquel libro sin respetar el orden de lectura establecido por el profesor. Devoré la novela, literalmente. No recuerdo haber leído alguna otra novela de manera tan feroz. Desde las primeras páginas la lectura me invitaba a una comunión con ella. El calor humano y la vitalidad que me transmitieron fueron incalculables. Desde ese momento me dije: “quiero escribir como Rivera Martínez”. Es cierto que nadie puede copiar el estilo de otro, pero también es cierto que las grandes obras surgen de grandes motivaciones. Desde aquel momento decidí volverme hijo de Edgardo, claro, sin que él lo supiera.

Le pedí a Hildebrando que me consiguiera una cita con el maestro, quería su firma. Ronald, Edgardo está indispuesto, nuevamente me decía Hildebrando, una y otra vez. El ciclo terminó, y no volví a ver a mi profesor. Me había resignado a ser un hijo no reconocido.

El ciclo terminó, y no volví a ver a mi profesor. Me había resignado a ser un hijo no reconocido.

De pronto, una luz de esperanza apareció en forma de propaganda. El maestro se iba a presentar en la Casa de la Literatura Peruana. Al llegar, el salón estaba repleto, y grande fue mi sorpresa al comprender que Edgardo no tenía un hijo no reconocido, que era yo, sino miles de hijos no reconocidos. Había dejado un cuantioso legado.  Al final, la salud de Rivera Martínez volvió a frustrar mi misión. Edgardo nunca llegó. Esto se estaba convirtiendo en una búsqueda interminable. Al igual que Claudio, me sentía desorientado pero, a diferencia de él, yo no buscaba la figura materna, sino la figura paterna del creador. Un fetiche, quizá, pero más que eso era una gran admiración para quien he llegado a considerar uno de los mejores escritores del mundo. Dejé pasar el tiempo sin volver a tocar el tema, no quería que me tomarán por un acosador, así que retomé la poesía de Vallejo, un viejo cachalote, como dice Hildebrando.

Ayer me escribió un amigo: Ronald, Edgardo Rivera Martínez ha muerto, ya no podrás tener su firma. Al leer el mensaje pienso, es cierto, ya no podré tener su firma, pero Edgardo no ha muerto, pues vive en cada palabra de su obra. Y qué curioso, que mientras la frase inicial del Extranjero invita a la desolación y reflexión, la obra de Martínez invita a la comunión y al optimismo. Dos grandes de la literatura universal en los dos polos opuestos del ser humano: “el Eros y el Thanatos”.

Ayer, papá ha muerto, le digo a mis hermanos, ellos me miran confundidos y exclaman, ¿no me digas que Edgardo se ha ido?, sí, les digo, y añaden, ¿y su firma?, les respondo, no la necesito, su obra vive por él.

Escrito el 06 de octubre de 2018.

 

La resiliencia emocional en Keiko Fujimori

Alfredo Churata
Estudiante de Derecho


Es difícil explicar todo lo que este año nos está dejando; estamos a puertas del último mes del año, pero siento que aún las emociones, polémicas y sorpresas aún no han terminado. Es difícil también creer que Keiko Fujimori esté presa en estos momentos; a veces recuerdo eso durante mi día y sale una pequeña sonrisa de mi rostro, no por malicia sino por satisfacción. Para la misma Keiko debe ser difícil el hecho de estar tras las rejas y es que ¿Quién se lo hubiera imaginado? Es evidente que gran parte de la población, dentro de los que me incluyo, esperaba este momento, pero tal vez hasta fue hasta fantástico el momento en el que le ponen las esposas a la líder fujimorista, luego de que el juez Richard Concepción Carhuancho, gracias a la investigación y los argumentos presentados por el fiscal Domingo Pérez (nombre que por cierto la señora Keiko nunca olvidará ni sus posteriores generaciones) dictara la famosa prisión preventiva hacia la lideresa.  En ese sentido, no es fin de este articulo seguir hablando de este caso que ya ha sido explotado hasta lo más mínimo por todos los medios de comunicación, es fin de este elaborar un análisis en torno a la situación política de Keiko Fujimori, más concretamente a la situación emocional de esta líder política para lo cual abordaré algunos de los procesos o situaciones que pasó desde que entró en la política.

Keiko Sofía Fujimori Higuchi en el año 2000 era la primera dama de la nación, todo esto hasta la debacle del fujimorismo que empezó el 14 de septiembre del año mencionado con la divulgación de los ya famosos vladivideos. Mientras su padre, Alberto Fujimori, huía hacia Japón, ella salía en lágrimas de palacio de gobierno (hasta ahora me pregunto la razón de su pesar). Con solo 25 años una joven Keiko tenía que soportar la abrupta caída del gobierno de su padre y el acoso de la prensa, pero no sería su fin, tampoco tenía por qué serlo ya que unos años después en el 2006 sería electa como la congresista con más votos; es claro ahora que estábamos ante el surgimiento de una nueva fuerza, una fuerza que en el 2011 se materializó en un partido al mando de la mayor de los hijos Fujimori. Como es historia conocida para todos, ella no pudo lograr su deseo de llegar al poder al ser vencida por un comandante que tenía como general a su mujer, pero no es fin tampoco de este articulo hablar de eso. En fin, fue vencida en segunda vuelta, pero claro le debió dejar un gran sabor de boca, porque era su primera vez y claro si hay una primera, tenía que haber una segunda. Luego de la derrota del 2011 nuestra Keiko llegaba con la fuerza de un Jedi a las elecciones del 2016, llegaba lista, esta vez no podía perder, no había posibilidad, ya no era una novata políticamente hablando, hace tiempo que había dejado de serlo.

Un semblante más seguro, más fluido y resonante emanaba de ella, se veía que tenía el control de la situación, que tenía al toro por las astas. Sin embargo, luego de la segunda vuelta más reñida en la historia política de nuestro país, volvió a caer, se volvió a encontrar con el muro de la derrota chocando con él y quedando inconsciente. ¿Cómo he podido perder por 40000 votos? ¿Cómo un viejito que está más allá que acá me ha vencido? ¿Por qué he vuelto a caer? Son preguntas que tal vez se hizo Keiko en su cuarto luego de ser vencida, tal vez soltó unas lágrimas, tal vez tiró algunas cosas, tal vez rascó el piso hasta intentar sacarle sangre, tal vez hizo todas esas cosas, tal vez… pero no fue suficiente para su completa derrota, había chocado contra el muro de la derrota sí, pero el hecho de tener mayoría en el Congreso como partido le fabricó una escalera capaz de superar aquel amargo golpe, se limpió el rostro, se sacudió las ropas y siguió; no era presidenta, no tenía ningún cargo público ni siquiera tenía un trabajo conocido, pero era la persona con más poder de nuestro país, era la emperatriz, la reina, la que podía censurar ministros si se le daba la gana, la que sacó del poder al viejito bailarín de PPK.

Qué satisfacción que habrá sentido, tal vez la misma que nosotros al verla enmarrocada, pero tuvo un costo, no económico ni político era un costo familiar: Kenji. Luego de los mamanivideos que tuvo como corolario la negación al indulto hacia Aberto Fujimori, el pobre Kenji era separado del partido por su propia hermana con lo que se confirmaba un conflicto entre ellos.

Resumamos hasta aquí: en el 2000 nuestra joven Keiko con solo 25 años sale en lágrimas de Palacio de Gobierno luego de la caída de su padre, pero era aún joven y tenía mucho por vivir, no era su fin. En el 2011 con 35 años soporta su primera derrota debió doler, sí, pero más que eso debió impulsarla a seguir. En el 2016 con 40 años postula nuevamente, pero gracias a la ayuda consciente de 40000 personas no llegamos a estar bajo su poder, es decir una derrota más y supongo que la más dolorosa para ella, es como hacer todos los quehaceres de la casa con la esperanza de que tu madre te deje salir, pero al final no te sirvió de nada porque no te dio el permiso. Pues la madre que deniega el permiso son acá los 40000 votantes que no permitieron a Keiko salir a que juegue con nosotros y con el país. Todo bien, luego con su mayoría en el Congreso y un apoyo popular considerable era la persona con más poder en el Perú, todo hasta los mamanivideos, que termina en la pelea con su hermanito Kenji y la posterior anulación del indulto a su padre, todo esto la mandó a la misma misa temprano.

Ahora a puertas del último mes del 2018, Keiko está presa, el costo de expulsar a su hermano de su partido y de una u otra manera frustrar el indulto a su padre hizo que el apoyo popular que antes había tenido no se equipare al actual, está empezando a ser traicionada por sus Congresistas más leales, la están empezando a dejar sola nuevamente como cuando su padre fugó, en pocas palabras ¿Quién puede estar emocionalmente estable luego de ser rechazado en sus entrevistas de trabajo, por muy poco, luego de pelearse con tu familia, luego de empezar a ser traicionado por tus amigos y por último, luego de estar en la cárcel? Puedo estar totalmente en contra de acuerdo a lo que el fujimorismo propone como partido e ideal, puedo estar con contra de todo el daño que ese partido le ha hecho a nuestra nación, pero no puedo, no debo y no quiero subestimar el poder de Keiko y no hablo del poder político; la señora K ya nos ha demostrado que puede sobresalir de un ambiente de problemas, lo ha hecho durante toda su vida y siempre supo sobreponerse de alguna u otra manera. No sé si sea el final de Keiko Fujimori políticamente hablando, lo dudo, pero cuando salga de la cárcel no será la misma señora K de siempre, no, un semblante más tranquilo y con menos deseo de entrar en conflicto será el que la caracterice, un semblante de víctima; sin embargo debemos recordar lo que ella representa en verdad: la dictadura, la corrupción, la conchudez y la inmoralidad.

El derecho a la educación en el Perú

Propiedad de Pólemos.

El déficit asciende a S./100,000 mil millones de soles según el ministro de educación, Daniel Alfaro. Sin embargo, lo que no dicen estos números es que mientras más tiempo se mantenga este déficit en infraestructura mas tiempo se excluyen a generaciones de estudiantes que no pueden acceder a una infraestructura que le proporciones servicios como aulas seguras, servicios higiénicos, bibliotecas, espacios recreativos y mucho menos a un acceso a una educación con la implementación de la tecnología en la información y la comunicación  (TIC) y en consecuencia la brecha en infraestructura se convierte en una herramienta de la reproducción de las desigualdades socioeconómicas.

Seguir leyendo

Introducción de Poliantea

El objetivo de esta revista, como mencionamos anteriormente, va más allá de la exposición de ideas bien argumentadas. Buscamos colocar a Latinoamérica a la altura del mundo. Ya lo enunciaba bien Cremes, homo sum, humani nihil a me alienum puto, y en esa línea nada de lo humano nos es ajeno. Así, si bien Latinoamérica es nuestro punto de partida, no es nuestro límite. Apuntamos a esclarecer lo que tenga que ser esclarecido, a discutir lo que tenga que ser discutido, a denunciar lo que tenga que ser denunciado, a recordar lo que tenga que ser recordado. En un momento en el cual llamar las cosas por su nombre es ya revolucionario, Poliantea busca ir más allá. Esta revista busca envolver una voz, un pensamiento.

Seguir leyendo