Julian Assange y Wikileaks: un caso que no se puede olvidar

Alfredo Churata Poma
Estudiante de Derecho


El 11 de abril de 2019 la policía del Reino Unido irrumpió en la embajada de Ecuador para arrestar a Julian Assange, el creador de WikiLeaks, quién había estado asilado en el recinto diplomático desde hace ya 7 años. Este caso no solo representa una grave violación al derecho internacional y a la soberanía del Estado ecuatoriano sino que representa a la vez la fuerza que pueden llegar a tener los intereses políticos internacionales. Sin embargo, ¿Qué es WikiLeaks? ¿Por qué las potencias internacionales en todo el mundo tiemblan cada vez que este portal publica algo? ¿Cuál es la importancia de Julian Assange? ¿Por qué Estados Unidos quiere su cabeza? ¿Qué significa WikiLeaks para la sociedad actual? Serán preguntas que se intentarán resolver a lo largo de este artículo.

WikiLeaks es una organización internacional que creó su portal web en el 2006 en el cual publica informes anónimos y documentos filtrados altamente secretos con contenidos sensibles que son materia de interés público. Dentro de las publicaciones que se encuentran en su portal son las siguientes revelaciones las que llaman más mi atención: La invasión de Estados Unidos a Afganistán en el 2002 tuvo como uno de sus fines apropiarse de la empresa clandestina del opio para así controlar y explotar el narcotráfico del país; el papa Benedicto XVI durante su papado encubrió escándalos de pedofilia ocurridos en Irlanda; la agencia de inteligencia de Estados Unidos espía continuamente a los presidentes de diferentes países; existe una guerra fría en internet; hay un plan de las grandes empresas internacionales para que en el futuro todas las comidas sean transgénicas y; por último, la publicación de documentos clasificados de la guerra en Irán y Israel que demuestra la violación de los derechos humanos que tuvieron cabida durante la intervención del ejército estadounidense. Como estas relevaciones hay muchas más dentro de su portal web que ya cuenta con más de 1 millón de documentos.

Hasta este punto tal vez ya se vislumbra el motivo que impulsa a las potencias políticas internacionales para la persecución del fundador de Wikileaks: interés político. Claro a ningún gobierno le conviene tener a la opinión pública en contra de su nación, pero aún peor a ningún gobierno le conviene tener la opinión pública internacional en su contra; gracias a las revelaciones, por ejemplo, de la incursión militar de Estados Unidos en Irán y Israel pudimos corroborar que pueden existir acuerdos y convenios internacionales de derechos humanos, puede existir

 todas las instituciones internacionales que velan y protegen el derecho internacional, pero no es suficiente. Los grupos que dominan la política internacional, dominan también el derecho internacional y se apartarán de él cuando choquen con sus intereses. Lo respetaran en la medida de que todos los países lo respeten, como pasa hasta ahora, sin embargo, ellos tienen la potestad de obviar el derecho cuando lo ven conveniente para sus intereses. Eso básicamente resume el caso de Assange.

En ese sentido, no debemos obviar ni olvidar este caso que marca un precedente no solo judicial, sino social y político a nivel internacional. La institución del asilo político es la más dañada a raíz de este caso, ya que antes esta institución daba confianza a aquellas personas que luchan contra un régimen a través de la política, esta institución significaba o encarnaba la salvación para aquellos que luchan por la democracia, de eso ya no queda nada. Con la irrupción de la policía del Reino Unido en la embajada de Ecuador el ultimo 11 de abril, se rompieron todos los pactos internacionales que tanta validez tienen para el Derecho es por eso que este caso nos debe interesar a todos; si bien pasó en otro país las consecuencias judiciales y políticas nos involucran o involucrarán pronto.

Debemos entender lo que Julian Assange representa ahora; él es la clara imagen de cómo la verdad puede encarcelarte, puso en evidencia a sectores muy poderosos de la política internacional y eso le va a salir caro, él representa la valentía de querer hacer bien las cosas, el cansancio de una sociedad harta de ser engañada por sus propios gobiernos, representa a todos aquellos que luchan o han luchado por la democracia, representa la libertad de expresión, la libertad de información, representa pues una persona agotada de tanta mierda política y Wikileaks es su arma, la bomba nuclear de verdades que tanto temen que explote las clases dominantes, una arma letal creada por él mismo para luchar en esta guerra que tanto tiempo nos han ganado. Obviamente no se llegará al triunfo ahora, pero Wikileaks seguirá luchando incesantemente dañando a las estructuras políticas dominando y abriendo los ojos al mundo.

Caso Las Bambas

Alfredo Churata
Estudiante de Derecho


La comunidad de Fuerabamba es hoy centro de noticia nacional, preciso hoy, porque a pesar de que el conflicto va por su quinto año al parecer recién el gobierno se dio cuenta de la situación en la que está.

Se habló mucho de este conflicto hasta ahora, pero trataré de resumir todo en pocas palabras. Básicamente el problema se germina en base al derecho a la propiedad. La comunidad de Fuerabamba tuvo un contrato con la minera Xstrata donde se quedó en que la comunidad vendía sus terrenos a la minera a cambio de tres cosas: la construcción de otro pueblo para la comunidad (Nueva Fuerabamaba), dinero en efectivo y la empresa compró 4 fundos para la comunidad, en estos territorios la comunidad podía hacer lo que les plazca, pues bien, dentro de estos 4 fundos se encuentra el fundo de Yavi Yavi que está a 100 kilómetros de la comunidad y se encuentra en Cuzco. El Estado peruano en el 2018 nombra vía nacional a una carretera que pasaba por el fundo de Yavi Yavi, es decir una carretera que pasaba por la propiedad de la comunidad. Diariamente pasan más de 300 camiones llenos de cobre lo que genera una polvareda y vibración abrumantes para las comunidades aledañas a esta carretera.

Ahora bien, la comunidad de Fuerabamaba pide que se le pague por el uso de esta carretera que pasa por su propiedad, ellos no están en contra de la mina ni mucho menos, simplemente exigen que se respete su derecho a la propiedad. Por otro lado, otras comunidades se unieron a la protesta ya que la actividad minera les afecta, entonces ellos sí están, en parte, en contra de la mina. Obviamente he omitido muchos sucesos importantes dentro de mi explicación porque no es fin de este artículo explicar los sucesos del conflicto.

Una situación que me llamó la atención fue que los medios de comunicación televisivos pasaban en todas sus noticias, vídeos e imágenes de enfrentamientos entre la policía y la comunidad. Todos sus reportajes repetían las mismas imágenes donde los comuneros desde el cerro luchan, gritan y corren, ojo solo salen los comuneros y no los policías. Sin embargo, todas estas imágenes y videos que se tienen son del 2015 y salieron en el reportaje del programa Panorama, es curioso que todos los medios de comunicación utilicen ahora estas imágenes para hacer sus informes, cuál será la razón me pregunto yo ¿Convencer a la gente en sus casas que la situación en Fuerabamba está muy violenta y así generar que los ciudadanos se pongan en contra de la comunidad? O ¿Tal vez no tuvieron tiempo ni presupuesto para ir de nuevo y grabar? Sí eso debe ser, por qué dudar de la televisión si siempre dice la “verdad”.

La comunidad de Fuerabamba está desconociendo la autoridad del estado, esto se materializa en el suceso ya famoso del helicóptero casi destruido por una piedra. Con respecto a este tema me pareció interesante la declaración de un comunero de Fuerabamba a un medio de comunicación, ante la pregunta de ¿por qué no quisieron recibir a las autoridades y conversar? Él dijo: “¿Cómo podemos conversar con quien sea? Así que hubiera venido Vizcarra o quién sea, ¿Por qué nosotros tenemos que conversar?” Claro para cualquier conocedor del Derecho esta declaración no tendría fondo, el Estado tiene la posibilidad de ejercer su poder en su territorio, ya sea por las buenas o coercitivamente. Definitivamente esto no tiene discusión, estamos en un estado de derecho y todos los que hemos nacido en el territorio peruano somos sujetos de derechos así que la norma se aplica y es igual para todo, supuestamente. Ahora bien, tal vez la declaración que voy a ser ahora vaya en contra de la teoría del estado cómo único órgano con la capacidad del control y gobernabilidad de la sociedad, tal vez vaya en contra de lo que es normal políticamente hablando, tal vez me critiquen, tal vez sea hasta ridículo pero bueno, la tengo que hacer.

Si de un concurso de conflictos sociales con relación a los pueblos indígenas se tratara, el estado peruano podría dar cátedras con toda la experiencia que ha tenido y sigue teniendo hasta ahora, sin embargo, creo yo, el Estado no aprende. Sale de un conflicto social con pueblos indígenas para de nuevo entrar en otro. El Perú es un país pluricultural, eso nadie lo puede negar, todos lo saben, pero creo que el Estado aún no es consciente de eso. Las comunidades andinas, en este caso, tienen al igual que un Estado una estructura para su funcionamiento. Gregorio Rojas es el presidente de la comunidad de Fuerabamba, no es un simple líder, la comunidad lo eligió a él para su representación y la toma de decisiones. Asimismo las comunidades andinas aparte de las normas que el Estado obliga a cumplir también tienen sus propias normas para su territorio.

La teoría del estado dice que un estado se conforma por el pueblo, la soberanía y el territorio. La comunidad tiene pueblo, tiene territorio, si bien la soberanía no es idéntica a la del estado de una u otra forma se puede incluir esta y si no se puede al menos tendríamos dos componentes de tres para formar un estado. En ese sentido, ¿Por qué el Estado peruano aun después de toda su experiencia en conflictos con comunidades indígenas no puede aprender que es soberano en un país que es muy diferente en sí? La multiculturalidad hace que seamos diferentes y por ende que pensemos y actuemos de diferente forma. Entonces me pregunto yo, ¿Es viable, aceptable o razonable que yo como estado, sabiendo que mi pueblo es muy diferente entre sí, base mis acciones simplemente en la ley obviando la diferencia cultural? Sí, los ministros llegaron en un helicóptero a la comunidad. Me pregunto cuántas veces en su vida habrán visto un helicóptero, más allá de eso me pregunto ¿cuantas personas podrán entrar a una comunidad andina sin pertenecer a esta? Pues no son muchas. Si de la nada en tu barrio empieza a aterrizar un helicóptero ¿no te vas a perturbar? Sea quien sea que esté yendo ahí, tal vez me dirán, pero es un campo no es un barrio, entonces yo diré ¿Se es consciente de la relación que el hombre andino tiene con su tierra? No, el Estado no es consciente y ni le interesa saber de eso, le interesa que se cumpla su ley, la que él creó. Cuando entendamos cómo el hombre andino quiere a su tierra tal vez podamos entender su actuar, no quiero defender el actuar de los comuneros a lanzar las piedras, definitivamente no fue la manera de reaccionar, pero tampoco puedes llegar a un lugar de esa forma y sin previo aviso y esperar que te reciban con los brazos abiertos. Está bien eres el Estado, pero ese territorio también le pertenece a la comunidad andina, comunidad de la cual no te interesa sus intereses ¿Entonces por qué a esta le debe interesar los tuyos?

La mayoría de comunidades andinas desconoció y aún desconoce la autoridad del estado, pero ¿Es por qué se les da la gana? ¿Cómo reconocer a alguien que no hizo y no hace nada por mí? La mayoría de las comunidades andinas superviven por sí mismas, gracias a su propia economía que aunque pobre, les ayuda a subsistir. Entonces si viene un Estado que me dice que debo cumplir sus normas porque estoy en su territorio a cambio de nada, ¿cómo se quiere que las comunidades reconozcan el poder del estado? Con respecto a Fuerabamba todo lo que tienen no se los dio el Estado sino la empresa minera, ellos no le deben nada a nadie. Si tienen dinero, carros casas o joyas no es importante, pero al parecer a los medios de comunicación les gusta hablar de todo lo que tienen los comuneros, como decir “mira pues todo lo que tienen estos cholos y todavía molestan” Ellos no le robaron a nadie, no tienen que mirarle la cara a nadie, aquí no es importante cuánto dinero tienen es importante cómo el Estado actúa con las comunidades andinas.

En conclusión el Estado peruano debe reconocer que las comunidades indígenas también son autónomas y no porque estén en contra del estado de derecho y simplemente se burlan de él, es así porque el Estado no les da razones para que las comunidades puedan reconocerlo como tal. Si bien el articulo habla del caso de Las Bambas es fin de este criticar la teoría del estado en base a la diferencia sociocultural existente en nuestro país, hasta que el Estado peruano no sea consciente de su propia diferencia seguiremos viendo conflictos como este donde siempre se quiere poner a los protestantes como ignorantes que están en contra del desarrollo económicos del país.

La inquietantemente glamurosa Fiesta de la Candelaria

Alfredo Churata
Estudiante de Derecho


Hablar sobre la Fiesta de la Candelaria es muy fácil para muchos de los puneños como yo, la fiesta más grande y glamurosa del año; aquella en dónde la fe, la devoción y la desmesura se juntan; aquella que dura meses, semanas, días; aquella llena de colores, de alegría, nostalgia; aquella fiesta tan inefable que cada febrero se repite pero que dicen que empieza en diciembre. Claro es fácil, pero creo que es muy difícil y para mí ahora casi imposible expresar el sentimiento que genera esta fiesta para con los corazones y mentes de la sociedad puneña y de todos aquellos que la viven por primera vez, por tercera o por enésima vez. En este artículo trataré de explicar un poco de la significancia de la Festividad Virgen de la Candelaria así como, de nuevo tratar, pero con carencias, explicar el sentimiento que de esta emana.

La ciudad de Puno no es tan extensa, una ciudad donde es muy fácil encontrarte con alguien que conoces en la calle, una ciudad donde un saludo o un abrazo están a la vuelta de la esquina; es así como en el mes de diciembre puedes escuchar aquellos sonidos que atesoran en ellos el comienzo de una fiesta que tiene sus días centrales en las primeras semanas de febrero. En diciembre ya puedes escuchar aquellas zampoñas acompañadas de los bombos que atesoran aquella majestuosa danza de los Sicuris o tal vez los bombos acompañados de trompetas y platillos que bien pueden ser de la siempre elegante Morenada o de la encantadora Diablada, o de los siempre admirables Tinkus, o de los incansables Tobas, o de la bella Kullawada, o de los famosos Caporales y por supuesto que me faltan más adjetivos para las muchas inefables danzas que me faltan mencionar.

No importa dónde estés de alguna u otra manera, si estás en tu azotea o en silencio, en la calle, a orillas del lago, en el carro, caminando, logras escuchar aquellos sonidos que son un aviso de que algo muy grande se está germinando nuevamente, como si el sol volviera a salir luego de una larga noche de espera.

La historia de cómo empezó la adoración o devoción hacia la Virgen de la Candelaria es un poco extensa para este artículo así que trataré de explicarla en pocas palabras. Allá por el siglo XVIII en plena revolución de Tupac Amaru, llegaban a la ciudad de Puno las tropas rebeldes con el fin de tomar la ciudad; el ejército virreinal que aquella ciudad custodiaba era mínimo en comparación a las tropas tupamaristas, se dieron combates sangrientos por más de tres meses fuera la ciudad y cuando los rebeldes seguían avanzando y la ciudad ya no tenía esperanza los pobladores de aquel tiempo decidieron sacar en procesión a aquella virgen que empezaba a ganarse adeptos en la ciudad. Grande fue su sorpresa al notar que las tropas tupamaristas se replegaban para tomar otro camino fuera de la ciudad, ya que estas tropas al ver a lo lejos una gran cantidad de gente en la ciudad pensaron pues que el ejército virreinal había conseguido los refuerzos necesarios para continuar la defensa de la ciudad de Puno; es después de este suceso tan relevante que la fe y devoción hacia la virgen fue creciendo y expandiéndose por toda la región. Han de saber que la fiesta en sí de una u otra manera se basa en la devoción a esta Virgen que antaño significó mucho para los pobladores de aquel entonces.

En fin, la fiesta, que inició allá por 1929 y cada año congrega a cerca de 100 conjuntos con más de 70 danzarines por conjunto de danzas autóctonas durante su primera semana, danzas que provienen de los distintos distritos fuera de la ciudad. La segunda semana se congregan poco más de 80 conjuntos con más de 200 personas por conjunto, hay conjuntos que alcanzan los 1000 danzarines y otros que incluso los sobrepasan. Realmente durante esas dos semanas la ciudad no vive si no es por la fiesta, el ambiente se siente desde el momento en que entras, no importa la lluvia o el granizo, las tormentas o el frío, son como los guerreros de 300 listos para luchar, pero con elegancia, alegría y claro devoción. Nada puede detener la fiesta.

A continuación, un breve recorrido  de lo que se vive en estas dos semanas: el 1 de febrero se da la víspera en honor a la Virgen de la Candelaria algunas comunidades campesinas acompañadas de sus autoridades llegan con yerbas secas para la fogata, hay fuegos artificiales junto a una ceremonia; el 2 de febrero se da la misa en honor la virgen para continuar con la procesión por las principales calles de la ciudad; el 3 de febrero de dará el Gran Concurso de Danzas Autóctonas con los trajes y danzas nativas de los respectivos distritos, el concurso se da en el estadio de la ciudad y luego los danzarines y músicos salen a las calles principales para seguir bailando para toda la urbe puneña que emocionada espera en las calles para así verlos pasar. Ese día termina lo que son las danzas autóctonas para dar paso al concurso de trajes de luces unos días después.

El 8 de febrero se da la recepción de bandas y me quiero detener un momento en este suceso, es impresionante poder ver cómo cada barrio y conjunto reciben a las bandas que los acompañarán a lo largo de la fiesta, un conjunto puede tener hasta 5 bandas por la enorme cantidad de danzarines que en este se congregan, cada banda puede sobrepasar el centenar de músicos fácilmente. Las bandas hacen una entrada glamorosa a los costados o cerca de ellos están los danzarines y personas afines al barrio o conjunto abriendo el paso para que pasen, tirando serpentinas, cerveza, cantando y bailando al son de la música. Es imposible que no se te erice la piel con este acto, es como si toda una armada entre lista y marchando para la guerra que tiene que luchar, pero en vez de armas con ellos traen instrumentos, trajes elegantes y música la cual hace que tu corazón pueda palpitar inimaginablemente. El 9 de febrero se dan las vísperas, sí otra vez, de la Octava de Fiesta. Muchos conjuntos junto a sus bandas salen a las principales calles a bailar desde la tarde, pero sin trajes. El 10 de febrero se da el concurso el gran concurso de trajes de luces en el estadio de la ciudad, luego algunos conjuntos salen también a danzar por las calles, pero no por mucho tiempo ya que el 11 y 12 de febrero a las 6:00 am empieza la gran para de los conjuntos por las calles de la ciudad, antes la parada era solo un día, pero se terminaba como a las 3:00 am del día siguiente así que es por eso que desde el año pasado se decidió dividir en dos días.

Me gustaría decirles que ese día la fiesta por fin finalizó, pero para el dolor de la mano que escribe este artículo y de ustedes queridos lectores, la fiesta no finaliza, descansa sí, por unos días, pero aún no finaliza. El último evento que significa la culminación de la fiesta es el famoso Cacharpari o despedida como significa en el castellano. Días después de las paradas cada conjunto hace su respectivo Cacharpari según el día que le parezca, es un fiesta donde cada conjunto recibe a sus danzarines y bandas en sus respectivos locales para un último festejo, lleno de alegría y nostalgia ya que la fiesta se acaba, por ese año. Los Cacharparis se pueden extender hasta finales del mes de febrero, recuerden que son cerca de 80 conjuntos y todos realizan sus respectivos Cacharparis.

La alegría está en cada esquina de la ciudad durante estos días, es como si por unos días la ciudad se olvidara de sus problemas, penas y tristezas para dar paso a la inmensurable dicha. Es conmovedor ver cómo las personas que observan a los danzarines les alcanzan agua, cerveza, ron o cualquier bebida para que puedan seguir bailando; cómo las personas hacen barras y aplauden a los danzarines por el esfuerzo que hacen, tal vez ellos no lo sientan pero la alegría de verlos danzar con tanta pasión enerva cualquier corazón. Están ustedes invitados a vivir la fiesta en la capital folclórica del Perú, a orillas del Lago Titicaca.

Walter Aduviri: análisis político y social

Alfredo Churata
Estudiante de Derecho


En las elecciones regionales y municipales de octubre del 2014, vimos cómo un nombre resonante salía para pelear la segunda vuelta, era Walter Aduviri aquel personaje que se hizo de fama al liderar una protesta a la que se le denominó como el Aimarazo. Gran parte de la ciudad estaba acongojada en aquel tiempo, yo mismo a mi corta edad de entonces al no saber casi nada de política sentía un poco de preocupación al saber que Aduviri tenía grandes posibilidades de liderar la región de Puno; no era para menos en Mayo de 2011 cuando inició la protesta aimara nunca hubiéramos imaginado la magnitud de esta, la comunidad aimara, liderada por Walter Aduviri, protestó por más de dos meses en toda la región de Puno y sobre todo en la ciudad, donde se dieron distintas situaciones que dejaron a gran parte de la población de la ciudad de Puno traumada y que a su vez todo estos hechos señalaban como culpable a Walter Aduviri a quién se empezó a tildar de salvaje, radical, terrorista, loco o un cholito que no sabe lo que hace.
Recuerdo que en las elecciones del 2014 para la segunda vuelta pugnaban por el sillón de la presidencia regional de Puno el entonces rector de la UANCV Juan Luque Mamani y el líder aimara Walter Aduviri. Cuando se lanzó Walter creo que pocos hubieran creído el inmenso apoyo que tuvo entonces, sobre todo por todo lo que había pasado en el 2011 con el Aimarazo, pero la realidad fue distinta, pudo llegar a segunda vuelta y estuvo cerca de ganar. Recuerdo también que cuando se hablaba de las elecciones de ese tiempo una gran parte de la población de la ciudad de Puno quería como ganador a Juan Luque Mamani, yo creo que a algunos, como a mí en ese tiempo, no les importaba quién era o por qué destacaba; qué profesión tenía o si gozaba de las facultades necesarias para liderar a nuestra región. No, eso no importaba, importaba que Walter Aduviri aquel loco que siniestró la ciudad, no gane, era un caso casi análogo como cuando se tuvo que elegir entre Keiko y PPK en las últimas elecciones, es decir, era más conveniente elegir aquel que nos iba a “perjudicar menos”. Bueno pues aquellos esfuerzos y deseos se materializaron cuando Juan Luque Mamani ganaba las elecciones, gran parte de la región y sobre todo la ciudad respiraba tranquila, ya no iba estar aquel loco que se atrevió a protestar en el 2011 por su comunidad.
Entonces, recuerdo a gran parte de la gente feliz y despreocupaba porque Walter Aduviri no había ganado, era como si nos hubiéramos liberado de un Adolf Hitler aimara, definitivamente Juan Luque Mamani era la mejor opción, claro era rector de una de las universidades más grande en Puno y eso lo avalaba a lado de un simple dirigente aimara; sin embargo un tiempo después salía una noticia: “Presidente Regional de Puno es grabado tomando en una cantina de Juliaca con el carro del Gobierno Regional estacionada en la puerta” Algunos dirían bueno pues, todos tenemos derecho a tomarnos una chelita ¿No? Somos humanos y necesitamos de momentos de recreación según nos convenga. Claro, pero eres el representante máximo de la región, no te puedes exponer a ese tipo de situaciones tan vergonzosas, o sea hasta para hacer eso tienes que ser inteligente, no es delito tomarse unas cervezas, pero ¿Exponerse de esa forma? Eres el Presidente Regional de Puno, se supone que llegaste ahí por tus facultades, si no puedes controlar ese tipo de situaciones sin exponerte de forma tan grotesca, no puedes entonces manejar una región. Ahí iba entonces aquella persona ilustre que era mejor que aquel salvaje aimara que había “destruido” la ciudad de Puno.
Ahora bien, cuando hablaba con algunos amigos sobre qué pensaban acerca del triunfo de Walter Aduviri en las últimas elecciones tuve por suerte posiciones divergentes que me ayudaron a estructurar parte de este artículo. Por un lado, algunos, con una preocupación totalmente comprensible, me decían que no estaban de acuerdo y que estamos en peligro en manos de una persona que había destruido nuestra ciudad, entre otras cosas. Por otro lado, y eso me sorprendió, muchos otros mostraban su preocupación, sí, pero de una u otra manera pensaban que tal vez podía hacer algo nuevo, algo que en verdad signifique un desarrollo, no dejaban de lado su preocupación pero saben que ya no hay marcha atrás y que solo queda esperar a ver qué hacer Aduviri en nuestra región. En pocas palabras encontré dos discursos: el primero más sentencioso y preocupante, mientras que el otro si bien denotaba preocupación en ella estaba también unas ganas de ver qué nos espera, es decir un poco de fe en lo que pueda hacer Walter en nuestra región. Yo creo que la segunda posición es la voz de una gran parte de la población que exige cambios de verdad, porque pasan y pasan los gobernantes sin hacer nada relevante, es como si solo los hubiéramos elegido para nombrarlos cada vez que nos pregunten quienes nos gobiernan y para nada más, sin acotar algo importante que hubieran podido hacer.
No estoy de acuerdo para nada con los sucesos de violencia que tuvieron lugar en el 2011 durante la protesta aimara, estoy de acuerdo con la protesta eso sí, pero las formas que se tomaron para hacerla fueron en parte surgidas de una inexperiencia política por parte de Walter Aduviri, no se comprobó aún si la Contraloría General de la República, la Gobernación y Aduanas fueron realmente siniestradas por los protestantes aimaras o sí esto fue por encargo de Walter Aduviri, sin embargo mucha gente lo cree y es comprensible hasta que no se demuestre nada cada uno sacará su propio juicio. Solo que también es posible que estos hechos hayan sido ocasionados por personas inescrupulosas que nada tenían que ver con la protesta o la comunidad aimara.
Entonces, ahora que estamos a unos días de que Walter Aduviri tome el poder de la región ¿Qué nos espera? Bueno, dentro de la historia de la comunidad andina en general nunca hubo una ley escrita o algo parecido, la única ley era la palabra la cual imperaba e impera aún sobre todo. Aduviri le dio su palabra a toda la comunidad andina, la cual él representa en todos sus aspectos, y también la que lo puso en el lugar en el que está. Tiene propuestas muy interesantes como el internet a banda ancha hacia las comunidades entre otros, pero lo que se quiere es desarrollo un que marque la pauta de una vez para el camino hacia la reivindicación de la cultura andina. Aduviri ganó con el 48% de los votos una cifra impresionante, ni necesitó de una segunda vuelta, pero de todos estos votos estoy casi seguro de que no fueron en su mayoría por parte de la población ciudadana, fueron las comunidades tanto quechuas y sobre todo aimaras. Todos recordamos lo que pasó con Cirilo Robles ex alcalde del distrito de Ilave aquel que fue ajusticiado por la comunidad aimara porque supuestamente no cumplió su palabra, bueno si fue justo o no ese es otro tema. Lo importante aquí es que si Walter Aduviri no cumple si quiera sus más importantes propuestas será la misma comunidad andina la cual lo juzgue, es decir estaremos tal vez ante un nuevo Cirilo Robles. Él está al servicio del pueblo y lo sabe y el pueblo también es la ciudad de Puno, no soy adepto del partido Aduviri ni mucho menos, pero no negaré que le tengo fe. Definitivamente no es aquel novato político que surgió en el 2011, es mucho más y tal vez nos sorprenda, si bien siempre suena tan radical hasta un punto que puede encender nuestras alarmas, debemos comprender que esa es la voz del pueblo aquel cansado de estar en la pobreza, en el olvido, sufriendo discriminación por sus propios paisanos, aquel pueblo que representa aquella cultura que por siglos ha resistido a la extinción, que a pesar de tanto abuso, muerte y violencia sigue en pie, aquella cultura que nos hace único como puneños y peruanos: la cultura andina.
Vuelvo a repetir no soy adepto a Aduviri, pero si ya hemos aguantado a corruptos, ladrones, personas que no pueden tomar sin ser grabados vergonzosamente, si hemos aguantado a gobernantes que proponían canchas de golf en Puno, entre muchos otros, por qué no a uno que es posible que realmente haga algo por nuestra región y no por lo que él es, sino por lo que representa y por quienes lo eligieron. Espero que Walter Aduviri esté a la altura de su cargo y de la gente que lo eligió pero solo el trabajo que haga hablará por él.

La resiliencia emocional en Keiko Fujimori

Alfredo Churata
Estudiante de Derecho


Es difícil explicar todo lo que este año nos está dejando; estamos a puertas del último mes del año, pero siento que aún las emociones, polémicas y sorpresas aún no han terminado. Es difícil también creer que Keiko Fujimori esté presa en estos momentos; a veces recuerdo eso durante mi día y sale una pequeña sonrisa de mi rostro, no por malicia sino por satisfacción. Para la misma Keiko debe ser difícil el hecho de estar tras las rejas y es que ¿Quién se lo hubiera imaginado? Es evidente que gran parte de la población, dentro de los que me incluyo, esperaba este momento, pero tal vez hasta fue hasta fantástico el momento en el que le ponen las esposas a la líder fujimorista, luego de que el juez Richard Concepción Carhuancho, gracias a la investigación y los argumentos presentados por el fiscal Domingo Pérez (nombre que por cierto la señora Keiko nunca olvidará ni sus posteriores generaciones) dictara la famosa prisión preventiva hacia la lideresa.  En ese sentido, no es fin de este articulo seguir hablando de este caso que ya ha sido explotado hasta lo más mínimo por todos los medios de comunicación, es fin de este elaborar un análisis en torno a la situación política de Keiko Fujimori, más concretamente a la situación emocional de esta líder política para lo cual abordaré algunos de los procesos o situaciones que pasó desde que entró en la política.

Keiko Sofía Fujimori Higuchi en el año 2000 era la primera dama de la nación, todo esto hasta la debacle del fujimorismo que empezó el 14 de septiembre del año mencionado con la divulgación de los ya famosos vladivideos. Mientras su padre, Alberto Fujimori, huía hacia Japón, ella salía en lágrimas de palacio de gobierno (hasta ahora me pregunto la razón de su pesar). Con solo 25 años una joven Keiko tenía que soportar la abrupta caída del gobierno de su padre y el acoso de la prensa, pero no sería su fin, tampoco tenía por qué serlo ya que unos años después en el 2006 sería electa como la congresista con más votos; es claro ahora que estábamos ante el surgimiento de una nueva fuerza, una fuerza que en el 2011 se materializó en un partido al mando de la mayor de los hijos Fujimori. Como es historia conocida para todos, ella no pudo lograr su deseo de llegar al poder al ser vencida por un comandante que tenía como general a su mujer, pero no es fin tampoco de este articulo hablar de eso. En fin, fue vencida en segunda vuelta, pero claro le debió dejar un gran sabor de boca, porque era su primera vez y claro si hay una primera, tenía que haber una segunda. Luego de la derrota del 2011 nuestra Keiko llegaba con la fuerza de un Jedi a las elecciones del 2016, llegaba lista, esta vez no podía perder, no había posibilidad, ya no era una novata políticamente hablando, hace tiempo que había dejado de serlo.

Un semblante más seguro, más fluido y resonante emanaba de ella, se veía que tenía el control de la situación, que tenía al toro por las astas. Sin embargo, luego de la segunda vuelta más reñida en la historia política de nuestro país, volvió a caer, se volvió a encontrar con el muro de la derrota chocando con él y quedando inconsciente. ¿Cómo he podido perder por 40000 votos? ¿Cómo un viejito que está más allá que acá me ha vencido? ¿Por qué he vuelto a caer? Son preguntas que tal vez se hizo Keiko en su cuarto luego de ser vencida, tal vez soltó unas lágrimas, tal vez tiró algunas cosas, tal vez rascó el piso hasta intentar sacarle sangre, tal vez hizo todas esas cosas, tal vez… pero no fue suficiente para su completa derrota, había chocado contra el muro de la derrota sí, pero el hecho de tener mayoría en el Congreso como partido le fabricó una escalera capaz de superar aquel amargo golpe, se limpió el rostro, se sacudió las ropas y siguió; no era presidenta, no tenía ningún cargo público ni siquiera tenía un trabajo conocido, pero era la persona con más poder de nuestro país, era la emperatriz, la reina, la que podía censurar ministros si se le daba la gana, la que sacó del poder al viejito bailarín de PPK.

Qué satisfacción que habrá sentido, tal vez la misma que nosotros al verla enmarrocada, pero tuvo un costo, no económico ni político era un costo familiar: Kenji. Luego de los mamanivideos que tuvo como corolario la negación al indulto hacia Aberto Fujimori, el pobre Kenji era separado del partido por su propia hermana con lo que se confirmaba un conflicto entre ellos.

Resumamos hasta aquí: en el 2000 nuestra joven Keiko con solo 25 años sale en lágrimas de Palacio de Gobierno luego de la caída de su padre, pero era aún joven y tenía mucho por vivir, no era su fin. En el 2011 con 35 años soporta su primera derrota debió doler, sí, pero más que eso debió impulsarla a seguir. En el 2016 con 40 años postula nuevamente, pero gracias a la ayuda consciente de 40000 personas no llegamos a estar bajo su poder, es decir una derrota más y supongo que la más dolorosa para ella, es como hacer todos los quehaceres de la casa con la esperanza de que tu madre te deje salir, pero al final no te sirvió de nada porque no te dio el permiso. Pues la madre que deniega el permiso son acá los 40000 votantes que no permitieron a Keiko salir a que juegue con nosotros y con el país. Todo bien, luego con su mayoría en el Congreso y un apoyo popular considerable era la persona con más poder en el Perú, todo hasta los mamanivideos, que termina en la pelea con su hermanito Kenji y la posterior anulación del indulto a su padre, todo esto la mandó a la misma misa temprano.

Ahora a puertas del último mes del 2018, Keiko está presa, el costo de expulsar a su hermano de su partido y de una u otra manera frustrar el indulto a su padre hizo que el apoyo popular que antes había tenido no se equipare al actual, está empezando a ser traicionada por sus Congresistas más leales, la están empezando a dejar sola nuevamente como cuando su padre fugó, en pocas palabras ¿Quién puede estar emocionalmente estable luego de ser rechazado en sus entrevistas de trabajo, por muy poco, luego de pelearse con tu familia, luego de empezar a ser traicionado por tus amigos y por último, luego de estar en la cárcel? Puedo estar totalmente en contra de acuerdo a lo que el fujimorismo propone como partido e ideal, puedo estar con contra de todo el daño que ese partido le ha hecho a nuestra nación, pero no puedo, no debo y no quiero subestimar el poder de Keiko y no hablo del poder político; la señora K ya nos ha demostrado que puede sobresalir de un ambiente de problemas, lo ha hecho durante toda su vida y siempre supo sobreponerse de alguna u otra manera. No sé si sea el final de Keiko Fujimori políticamente hablando, lo dudo, pero cuando salga de la cárcel no será la misma señora K de siempre, no, un semblante más tranquilo y con menos deseo de entrar en conflicto será el que la caracterice, un semblante de víctima; sin embargo debemos recordar lo que ella representa en verdad: la dictadura, la corrupción, la conchudez y la inmoralidad.