Celso Román, la infancia, la docencia y la lectura

Conversamos con Celso Román, escritor y poeta colombiano, después de su participación en la Feria Internacional del Libro de Lima, sobre la virtualidad, la docencia, la infancia y el inicio de la lectura.

¿Qué te pareció participar en esta FIL virtual?

Bueno, es una experiencia indudablemente novedosa. Ya había tenido la oportunidad de estar hace unos años allá (en la Feria del Libro de Lima) y me emocionó mucho. Y pues por supuesto lo que me entristece es no poder salir después para un tiradito o unos de esos platos tan agradables de allá del Perú. Pero bueno, estas circunstancias nos trajeron a esto, a que la comunicación tenga que ser a distancia y tiene sus aspectos positivos y sus aspectos negativos, aspectos negativos pues desafortunadamente no poder estar allá, pero aspectos positivos el saber que logramos la comunicación y que se fortalecen estos lazos y estas conexiones entre nuestros dos países a través de la literatura.

¿Qué te pareció el conversatorio en el que participaste? ¿cumplió con tus expectativas como ponente?

Totalmente, totalmente… porque las personas con quienes compartí ese conversatorio estuvimos de acuerdo en que el planeta está cambiando entonces, y el nombre pandemia y literatura pues también están relacionados en ese profundo sentimiento en que la literatura está precisamente siendo un portavoz de los hechos que estamos padeciendo. El artista siempre ha sido a lo largo de la historia un testigo de su tiempo y en este momento yo estoy absolutamente seguro de que todos los escritores, las escritoras, los artistas en general estamos muy muy influenciados y muy impresionados por lo qué está pasando, sobre todo porque estábamos hablando de cómo el planeta está dando señales de alarma; es decir el mundo está cambiando y los seres humanos apenas estamos empezando a tener esa conciencia de como nuestra manera de actuar, nuestra manera de vivir, nuestra manera de relacionarnos con el entorno a generado unos cambios tan profundos que se ven precisamente en las crisis de las epidemias, pandemias, desde hace mucho muchos años. Entonces sí, el conversatorio lleno mis expectativas de una manera muy positiva.

¿Qué motiva a un médico veterinario a escribir literatura infantil?

Bueno, yo pienso que lo que motiva a toda persona a que está dedicada a este oficio de la literatura, ¿no? Pienso que lo que nos motiva es primero que todo aquello que percibimos del universo con los sentidos, que esa percepción de la vista, el oído, el olfato, el gusto, el tacto y de esos sentidos internos no la cenestesia y la sinestesia, las sensaciones internas, todo eso es material para la literatura. Entonces primero que todo está la percepción del mundo, después de la percepción del mundo viene todo aquello que ha sido la experiencia personal, muchos de los trabajos por lo menos en mi caso, muchos de mis libros surgen de experiencias de vida que yo he tenido y como médico veterinario he tenido la oportunidad de viajar mucho por el país porque yo también desarrollo un trabajo en educación ambiental. Estoy vinculado a una corporación que se llama Semilla y esa corporación realiza procesos de educación ambiental con niños, con jóvenes y con comunidades entonces el tener un, digamos un apoyo en la ciencia a través de la medicina veterinaria y llegar a la comunicación y a la educación, hace que la literatura pueda establecer ese puente entre esas dos áreas del conocimiento y áreas de la vida, que muchas veces tendemos a mirarlas aisladas, separadas, como en compartimientos estancos pero la literatura y la ciencia pueden unirse perfectamente y así es como han surgido grandes obras en la literatura universal, donde la ciencia tiene un fundamento muy grande para llegar a la literatura. Entonces sí son muy complementarias en el caso mío.

Tengo entendido de que eres docente…

Sí, estuve muy vinculado a la docencia universitaria, porque yo estudié medicina veterinaria pero también tengo formación en Bellas Artes, estudié Artes Plásticas y tuve la oportunidad de obtener una beca FULBRIGHT, que me llevó a Nueva York al instituto PRATT, donde obtuve mi grado de master, Master Fine Arts en escultura. Por ese lado, por el arte estuve muy vinculado a la docencia en varias universidades aquí en Colombia, en la Universidad Nacional de donde yo soy egresado, de la universidad Jorge Tadeo Lozano y la Pedagógica Nacional, que es la universidad estatal de Colombia, que forma a los docentes. Entonces el trabajo mío en la docencia me permitió ampliar muchísimo este campo de la literatura y me llevo a tener una convicción, que es muy profunda.

Mira, estoy absolutamente convencido de que los profesores y las profesoras, los docentes en general son los intelectuales más importantes de todo grupo humano y lo digo porque si pensamos cual es la labor de un docente, que a lo largo de su vida puede tener, puede tener unos 12,15,20,25 años de ejercicio profesional y cada año tiene un número de estudiantes que puede ser entre 10, 15, 20 incluso un poco más. En nuestras condiciones actualmente los docentes tienen a veces cursos de 40 jóvenes, los cuales son muy difíciles de manejar pero si pensamos nosotros en la labor del docente, un docente que a lo largo de 25 o 30 años realice ese trabajo de ser sembrador de semillas de valores, de amor a la vida, de amor al trabajo, de amor a la literatura, de amor al arte; esos profesores están contribuyendo a que el mundo sea mejor, porque ellos son llamados a cambiar los imaginarios de la gente, entonces ese el trabajo más importante y yo sé que este programa tú y yo, tiene una audición muy grande y seguramente hay docentes, profesores y profesoras que en este momento o estén conectados o estén escuchando la transmisión, yo les mando un abrazo muy sincero porque reconozco el valor tan grande que tiene y en nuestros países, ojalá algún día alcancemos el nivel de desarrollo que tienen países como Finlandia, Japón y Alemania en donde los profesores y las profesoras son los profesionales, mejor pagados del estado porque ya son países que son conscientes de la importancia de los docentes en la formación en las generaciones de niños y de jóvenes, entonces ojalá algún día, este es una promesa que yo hago ojalá un día, nuestros países Latinoamérica desde el sur del río Bravo hasta la Patagonia, los profesores estén muy bien remunerados, de acuerdo a la importancia de su trabajo.

¿Qué te inspiro para crear el cuento “Hijos de Madre Tierra” y que mensaje pretendías darles a los niños y a los lectores en general con este relato?

Bueno, he llegado a ser reconocido aquí en mi país, como un escritor que tiene digamos un tinte de ecologista, entonces algunos lo tratan como si fuera un insulto, “usted es un escritor ecologista”, entonces yo respondo “Sí ¿y qué?, qué problema es, si el planeta lo está pidiendo”. Entonces en “Hijos de Madre Tierra”, lo que sucede es que Pachamama del planeta vivo entre otras cosas… Pachamama es un término inicialmente acuñado por las culturas andinas allá en tu país, en Perú, en Ecuador y en el sur de Colombia. Pachamama, la madre tierra, el planeta vivo hace un llamado y va a buscar al equivalente de un chamán es decir al hombre que conoce ese demiurgo que estable la relación entre los poderes de la naturaleza y la comunidad, entonces este demiurgo que en las culturas amazónicas se le llama un Piache, en otros es el Mamo, en otros es el Taita, en otros es simplemente el chamán. Entonces la madre tierra escoge a este hombre y en una noche desciende hasta la Maloca, que es esa gran casa indígena que está construida con la orientación de los astros y tiene toda una cosmogonía en su estructura, allá está el Piache en su Chinchorro, en su hamaca y la madre tierra le dice “Necesito que me ayudes” y él dice “Pero si yo apenas soy un anciano, ya estoy llegando al final de mi vida” ella le dice “pero no, tú tienes el poder”.

Estamos hablando de como la madre tierra escoge al personaje, es decir escoge al héroe, porque entre otras cosas el libro tiene también la estructura del relato tradicional, donde hay un héroe que es escogido para desempeñar una misión y a lo largo de la misión encuentra a los benefactores o donantes positivos que tienen objetos con los cuales le ayudan y están también los enemigos o detractores que tratan de impedir que el cumpla esa misión y que a lo largo de esa misión, a lo largo del tiempo, él tiene que superar una serie de pruebas hasta que logra triunfar; entonces este personaje es escogido y quienes le ayudan son seres mágicos relacionados con las leyendas que tenemos en distintas regiones, tanto de los andes como de la selva amazónica y de nuestras llanuras orientales que son el espacio geográfico que compartimos con Venezuela, Colombia y Venezuela compartimos los llanos orientales que es una zona muy hermosa de este país, de hecho yo estoy vinculado a los llanos orientales y aquí estoy comunicándome contigo desde la capital del Casanare que es uno de los departamentos en que está dividida la Orinoquía y estoy en este clima tan agradable, rodeado de naturaleza que ha sido un gran alivio dentro de estos tiempos de encierro y cuarentena. Entonces el personaje es escogido y él va a diferentes zonas, donde hay distintos ecosistemas a resolver problemas que se están sucediendo por allá.

¿Y cómo se está llevando la pandemia dónde vives?

Desafortunadamente empezó a crecer, la gente tuvo aquí mucha confianza porque al principio solo hubo 1, 10, 18 casos… pero esta semana están hablando de que estamos llegando a mil casos, entonces eso quiere decir que la curva de la epidemia está creciendo y desafortunadamente en 15 días seguramente vamos a tener algunos problemas, pero por supuesto aquí estamos todos en casa manteniendo la protección con tapabocas, el constante lavado de manos, la higienización de los espacios y de la ropa cuando uno sale al entorno. Entonces esta epidemia, esta pandemia como dicen los jugadores de beisbol nos cogió fuera de base a todos, es decir el planeta. Yo creo que nadie se imaginó que esto pudiera ser así de grande y así de grave, entonces tenemos que estar preparados y tener la confianza en que va a llegar el momento en el que se supere la epidemia; el planeta ha superado muchas epidemias y ojalá esta nos deje la enseñanza de que tengamos más cuidado con la naturaleza y con la vida en general.

¿El tiempo que estuviste en cuarentena te ha sido favorable para crear nuevos relatos?

Claro que sí… este ha sido un tiempo de reflexión; yo creo que no solamente para mí sino más bien para todos nosotros, todos hemos estado preguntándonos bueno la pregunta que yo hacía ¿a qué hora llegamos a esto? ¿Cómo fue que esto sucedió? ¿Qué razones hay? Las razones inexplicables de la vida y una de las reflexiones que he tenido que la estoy aplicando ya en un libro que estoy trabajando, es ver como cuando los seres humanos nos retiramos del entorno natural, empezaron a llegar los animales, las aguas sin recibir contaminación, aquí teníamos una noticia tan hermosa en el mar caribe que de pronto empezaron a llegar cardúmenes inmensos de peces y llegaban hasta la orilla y los pescadores felices porque el mar estaba limpio, al no haber cruce de buques, el cielo limpio por lo que no había el vuelo de los aviones, los carros no estaban contaminando con los gases de escape de los motores, muchas industrias también se detuvieron y la tierra tuvo como una especie de reposo, de descanso, diciéndonos “miren, esto tiene que ser así”. Podemos convivir y la posibilidad de convivir está en que cambiemos nuestra relación con el entorno, nuestra manera de relacionarnos y de tratar los elementos naturales.

¿Qué sugerencias podría dar para promover el hábito de la lectura en los niños?

Mira, yo he pensado que la lectura… primero que todo, hay que decirles a los niños, especialmente ahora que están en épocas de cuarentena y en épocas de encierro, hay que decirles “ la lectura es una posibilidad de volar”, “cuando ustedes abren un libro, están abriendo una puerta hacía un mundo en donde puede pasar las cosas más hermosas y más maravillosas, las cosas del pasado, cuando ustedes leen libros de historia, las cosas del presente, cuando leen la novela, las cosas mágicas que pueden pasar cuando leen los cuentos tradicionales o incluso las cosas del futuro cuando ustedes leen la ciencia ficción”. Creo que se cumplían hace unas semanas 100 años de Ray Bradbury, el extraordinario escritor norteamericano que habló de cómo llegar a otros planetas y a la luna. Y lo hermoso que tiene Bradbury es que pone a los hombres en planetas lejanísimos, pero siguen teniendo los mismos sentimientos que tenemos ahora el amor, el miedo, la pasión, la alegría, la tristeza y eso a mí me parece maravilloso, admiro mucho a Ray Bradbury por eso. Entonces, yo le digo a los niños “lean porque la persona que lee es capaz de volar la lectura nos pone alas en el corazón y alas en la imaginación para salir a hacer esos recorridos mágicos y maravillosos y no habrá encierro ni cuarentena que pueda con nosotros”. Y recibí por Internet hace poco una ilustración muy bonita que es un hombre que está en la cárcel leyendo y entonces se les está cayendo las líneas del vestido de rayas del preso y se están rompiendo las cadenas con las que lo tenían atado, entonces dice “leer libera” y eso tenemos que tenerlo en cuenta en estos tiempos, pues para que no haya tristezas. Entonces lo primero es decirle eso a los niños, lo otro es hablar con los papas porque si el niño va a estar en el hogar, es necesario que los papas les cuenten cuentos, les lean libros; que los papas vuelvan a recuperar esa magia de la infancia, que hacía que nosotros nos maravilláramos ante una tía o una abuela que contaba una leyenda llena de misterio, eso es hermosísimo, eso reaviva la imaginación, eso por un lado y por otro que podamos establecer contacto con las bibliotecas, porque en esta época de pandemia las bibliotecas y las librerías están estableciendo programas especiales para hacer que el libro pueda llegar a la casa. Entonces que sea un pretexto el encierro para que se mejore esos canales de hacer que los libros lleguen a la casa y hay personas en las bibliotecas especialistas en recomendar libros según las edades de los niños, entonces para niños primeros lectores, para niños que ya tienen un poco más de habilidad lectora, para los jóvenes, que ya los jóvenes son los libros de la aventura, del enamoramiento y de las cosas mágicas y fantásticas. Entonces esas son las recomendaciones, volver al libro y volver a la lectura y a la conversación después de la cena en vez de encender un aparato de televisión en donde nos dan malas y malas y malas noticias que, en vez del televisor con malas noticias, se cuente un cuento o se lea un libro en cada noche.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.