Karen Bernedo al encuentro de la historia

Karen Bernedo ha inaugurado esta semana la exposición Las Primeras, mujeres al encuentro de la historia, en la galería virtual del Centro Cultural de la Universidad del Pacífico. Es un recorrido reflexivo a través de la lucha de las pioneras sobre temas de igualdad de género, educación, política y participación de la mujer en la sociedad.

Con la exposición se podría entregar una representación femenina a la sociedad. Esto en relación a que muchas veces, como mujeres, no sabemos a quién seguir ¿Cuál es la visión de la exposición?

La idea de la exposición es que puedas conectar tu misma desde tu experiencia sensible con el pasado. Ver en qué luchas ellas pusieron los cimientos y nosotras hasta ahora seguimos librando:  La igualdad de condiciones para ejercer política, como la paridad y alternancia que aún sigue en disputa. Luchar por igualdad de condiciones dentro de un mundo intelectual y letrado. Yo creo que aún falta bastante camino por recorrer para seguir lo que ellas trazaron.

La idea de la exposición es que puedan reconocer a esas antecesoras con su trayectoria de lucha. Además, también encontrar información que no se encuentra en Internet tan fácilmente. La mayoría de la historia llega hasta los ochentas, con una fuerte incidencia en la primera mitad del siglo XX. Cuando las mujeres accedemos al voto, cargos políticos, a la universidad. Para mí era importante establecer esas bases, esos cimientos. Demostrar quiénes habían luchado por abrirnos pasos en esos ámbitos que antes solo eran para hombres.

 ¿Crees que aún hay mujeres que siguen siendo invisibilizadas?

Sí, faltan miles. Si quisiéramos poner a todas las mujeres, no cabrían en una sala o en un espacio físico. Para mirar lo que falta de la exposición, creo que lo primero que deberíamos mirar es cuál es el criterio que se plantea en el relato. Por eso se llama Las Primeras, obviamente las pioneras.

Sin duda ha sido toda una revolución esa lucha, al igual que tu investigación. ¿Cuánto tiempo te tomó concretar Las Primeras?

La hice por partes, porque en el año 2015-2016 hice una investigación sobre la historia política de las mujeres a través de un archivo visual. Fue algo muy interesante, ya que al hacer esa cartografía sobre la trayectoria de cómo las mujeres llegamos a ocupar esos cargos políticos y cómo fue ese desarrollo hasta el día de hoy. Tuve que hacer las conexión con otros ámbitos. Todo conectaba con las letradas, ilustradas y la educación. Hay toda una revolución que se da a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, en especial. Al hacer esos links fui mapeando una investigación más amplia.

Cuando hago Las Primeras, tenía que ver con poner en escena los archivos y juntar la gran cantidad de investigaciones que hay sobre el tema. Maria Emma Manarelli escribió sobre las educadoras y Francesca Denegri sobre las Ilustradas. También hay investigaciones particulares sobre Zoila Aurora Cáceres , Miguelina Acosta, María Wiesse. Y gran cantidad de mujeres que han escrito sobre feminismo. Entonces, cómo juntar todo ese material, ponerlo en una sola exposición y generar otra forma de llegar al público de a pie que no necesariamente va a ir a buscar los libros o tener accesos a ellos. Fue tender un puente a través del archivo de una forma pedagógica con cronología de un panorama bastante amplio.

La pandemia amerita que todo sea vía web ¿Tenías en cuenta que tu exposición sería vía web?

Creo que nadie tenía en cuenta la situación a la que íbamos a llegar. Yo hice Las Primeras, mujeres al encuentro de la historia en 2018, han pasado más de dos años porque la presenté en marzo por el día de la mujer. Al año siguiente hice Emancipadas y Emancipadoras, las mujeres de la independencia del Perú. Era como ir retrocediendo en el tiempo. Este año iba a ser Las mujeres del antiguo Perú, pero se ha frustrado por la pandemia. Esa era la ruta que teníamos pensada. Si tenemos en mente hacer una publicación, pero aún la estamos analizando.

Nadie se imaginó esta virtualización masiva de exposiciones, pero es genial porque termina siendo una herramienta pedagógica que los maestros pueden usar en las aulas, al igual que los investigadores e investigadoras. También el llegar a otro público. Cuando hice Las Primeras en forma física mucha gente quería que se quedara más tiempo o veían que podía itinerar. De hecho, tuvo tres itinerancias: una en Trujillo en la galería del Icpna, otra en el pasaje Santa Rosa con una versión para espacio público y, finalmente, en el Centro Cultural Cine Olaya acompañando una obra de teatro sobre el tema de género. Había interés y ahora con el formato virtual puede llegar a otro público.

He revisado que has generado muchas investigaciones y museos itinerantes sobre temas del conflicto armado interno. Teniendo en cuenta esto ¿como mujer te fue difícil entrar al mundo del arte y la antropología?

He tenido suerte. Soy feminista casi desde que terminé el colegio. Tuve conciencia de género tempranamente, cuando volteabas y ninguna de tus amigas quería decir que era feminista. Cuando fui universitaria no había muchas mujeres que se anunciaran desde el feminismo, sino más por la izquierda y otros movimientos sociales. Ahora hay otra fuerza, valentía. Sin embargo, a la vez hay más violencia, acoso.

Yo tuve la suerte de siempre estar en estos círculos. Mis primeras prácticas profesionales fueron en el Centro de la Mujer Flora Tristán haciendo materiales audiovisuales. Eso para mí fue una escuela. También he hecho muchos proyectos vinculados al movimiento de derechos humanos.

Yo no te puedo decir que he sufrido discriminación por género porque he sido afortunada en ese sentido de transitar por esos espacios. Sin embargo, el machismo lo he vivido en miles de otras formas: el acoso sexual callejero, el acoso normalizado entre los círculos de amigos. Todos los micromachismos que las mujeres experimentamos en nuestro día a día. Ahora hay mucha más consciencia, pero cuando eres más joven no sabes qué es lo que está pasando.

La exposición Las Primeras, mujeres al encuentro de la historia se encuentra en el siguiente link: https://n9.cl/ezlj

Es una cita imperdible para conectar con la contraparte de la historia del Perú y saber cómo diferentes mujeres lucharon por los derechos que gozamos actualmente.