Willy del Pozo: “El libro es el mejor acompañante ante cualquier situación que pueda ser la más trágica”

Todos sabemos que es poco probable que las actividades culturales presenciales regresen en algún momento, debido a la crisis sanitaria que está enfrentando nuestro país producto de la llegada de la COVID-19, que sigue ocasionando más pérdidas humanas. Sin embargo, algunas organizaciones han visto un escape ante el duro golpe: la realidad virtual. Uno de esos ejemplos es la Feria Internacional del Libro que realizará a partir del viernes 21, su primera edición virtual, con una amplia lista de invitados y actividades. El presidente de la Cámara Peruana del Libro (organismo encargado de realizar dicha feria) nos ha brindado una serie de declaraciones sobre la realización de este evento.

¿Cómo ha sido el proceso de la organización de esta edición virtual de la FIL?

Ha sido un traslado de la tradición como se hacía de manera física-presencial a traslado del mundo virtual. Ha sido obviamente, una experiencia, un constante aprendizaje, una situación del que nos hemos tenido que amoldar en el tiempo, dada la coyuntura actual. Y cómo lo dije antes, cada espacio que se iba avanzando, cada escenario nuevo que se iba descubriendo, cada herramienta que habría que utilizar ha sido innovadora para luego tomarlo como un constante aprendizaje. Trasladar toda la infraestructura a un escenario virtual, trasladar todo un conocimiento, la tradición que se tenía hacerlo en un formato físico, pues ahora se tiene que vencer esa barrera y hacerlo de manera abierta, de manera virtual, de una manera mucho más pública y con estos formatos tradicionales como el Facebook, el YouTube, el Instagram y otros espacios habituales, que, si bien antes eran usados de manera habitual anteriormente, ahora con mayor fuerza serán usados.

Tuvimos que retrasar la feria, ya que normalmente se hacía en el mes de julio, pero lo pasamos al presente me (agosto) para poder brindar una presencia mejor que se merece, no por sus 25 años, sino también para que pueda cumplir nuestras expectativas de nosotros mismos (los organizadores), ya que deseamos que el trabajo sea pulcro, sea bien presentando, ya que ese ha sido siempre la preocupación de toda la gente que ha trabajo en la organización de la Feria del Libro durante estos años.

Con las medidas implementadas por el Gobierno peruano para contener el avance de la pandemia, la industria del libro se ha visto perjudicada. ¿Esto ha influido en la cantidad de editoriales que participarán en la feria este año?

Ha sido un golpe fuerte, no solamente para la industria editorial, incluyendo economía no solamente peruana, sino también para del mundo entero. Sin embargo, si la industria del libro es una industria vulnerable. Si bien es cierto era un sector con altos incrementos, a causa de las constantes visitas a ferias literarias y con el gran aumento de ventas de libros, un duro golpe como este ha ocasionado que seamos uno de los más sensibles y uno de los más propicios a caer, generando también el cierre de algunas librerías, evitando el contacto con el público lector y la reducción del equipo personal que poseen. Lo mismo ha sucedido en algunas editoriales, cuyas producciones que tenían previstas para este año, han tenido que ser reducidas en una cantidad muy significativa.

Sin embargo, esto lleva a la producción de las editoriales a dar un cambio, un giro que, si bien el papel es lo tradicional, es importante también intentar lanzar una obra literaria bajo el sistema digital, por ejemplo, los e e-books, para que así tengan una cobertura mayor, y para que la producción e inversión de los libros no sean tan fuertes en el aspecto económico. Producir un libro físico   de todas formas es costoso. Por ello hay que habituarse en escenarios nuevos, que son la aparición de las lecturas digitales, porque ahora esto va cambiar. Incluso nosotros vamos el mayor toque virtual y al comercio digital, a través del delivery, y queremos que esta suerte de escenario, esta suerte de nueva plataforma pueda brindar las novedades que están brindando las editoriales, para que pueda generar un buen recaudo en los hogares de los peruanos.

¿En algún momento existió la posibilidad de que la presente edición no se hubiera podido realizar?

-No, eso nunca estuvo en nuestra mente. Nosotros somos un nuevo Consejo Directivo que ha ingresado este año a la Cámara Peruana Del Libro, cuyo papel tiene que ver con la dirección de la Feria Internacional del Libro, y nosotros veníamos con mucha ilusión y con mucho entusiasmo, para desarrollar todo lo que tenga que ver con la feria y llevarlo por lo alto con todo lo que podamos hacer, y en este caso no estuvo en nuestro mapa de organización, porque tenemos los 25 años de la FIL, y por ello realizarla este  año es importante y significativo. Estamos completamente convencidos que, en este tiempo de pandemia, la gente ha tenido que adaptarse a nuevos de espacios de socialización, de aprendizaje y de adaptación, y esto es definitivamente el escenario ideal del libro. El libro es el mejor acompañante ante cualquier situación que pueda ser la más trágica. Y en estas circunstancias, vemos con optimismo que en este momento de aislamiento social ha llevado a esclarecer la mente de las personas de que se puede cambiar un estilo de vida y poder encontrar mundos importantes a través de la lectura.

¿Cuál es la meta que tiene que cumplir la FIL en esta nueva edición?

-Nosotros tenemos más de trescientas actividades culturales y queremos que estas actividades culturales tengan una buena cobertura. Si nosotros nos remontamos a los escenarios físicos, uno de nuestros auditorias tuvo un reclutamiento de quinientas personas. Los escenarios de 50 y 70 personas jalan obtiene más público de las cantidades establecidas, y por ello a veces compartíamos auditorios. Para esta ocasión, esperamos que la participación sea mayor, pero que solamente no sea en la transmisión en vivo, sino también que sea mayor cuando exista las réplicas, exista la sensación de ver algo que no se pudo ver en el aspecto presencial de la feria. Hemos puesto horarios que antes no eran interesantes para poder observar a través de las redes, ahora hemos convertido eso en un aspecto esencial para nuestro público. Por ejemplo, cualquier autor que quería presentar su obra, ahora tendrá una mayor cobertura. Es más, antes cuando los registros de dichos autores eran breves en las presentaciones, como firmas de autógrafos o fotografías, ahora podrás disfrutar de las réplicas, del compartir y hacer preguntas en el momento del que autor este presentando su obra. Dicho aspecto puede ser interminable, es decir que no tenga un tiempo definido.

¿Cuán factible es que el modelo gratuito de este año se prolongue?

Bueno, nosotros sí creemos que, al ver este cambio brusco, este cambio imprevisto, este cambio radical, ha ocasionado que puedan convivir estos dos escenarios (la lectura y lo virtual).  Ha habido una proliferación de múltiples actividades culturales difundidos a través de las redes sociales. Hay que ver este aspecto va a convivir como nueva normalidad de vida y que se establecer en el futuro. Estar con lo virtual en algunas actividades, o seguir ligado a las actividades presenciales donde habrá un aforo mucho más pequeño. Así que nos adaptaremos a este nuevo procedimiento de realización de la feria, hasta que en algún pueda llegar la esperada vacuna o se encuentre una vacuna. Pero lo que si es seguro que este mundo virtual nos va a acompañar para gozar de algunos autores, de algunos escritores que de repente por algunos motivos no puedan venir y que los vamos a disfrutar mediante unas transmisiones en vivo.

El formato virtual de la FIL podría mantenerse para futuras ediciones?

Sí. No será de la medida de ahora, a causa de las circunstancias pandemicas y preocupantes ocasionadas por el virus (COVID-19). Hay que tener en cuenta que no podemos dejar a lado el tema del COVID, porque tenemos que hallar un punto de equilibro que ayude y mejore la salud de la población, por lo que nos lleva a adaptarnos a este mundo virtual. Sin embargo, ¿Qué nos pueda ayudar en los próximos años? Pues, te adelanto que sí va a convivir el espacio virtual con el espacio físico. ¿En qué medida? Dependiendo de la circunstancia y de la realidad que ocurran en el tiempo. Pero si de manera fijo estos dos escenarios van a convivir de aquí en adelante.