Un día eres esencial, al otro un delincuente

Este artículo es una versión editada de la publicación original en Facebook,a la cual puedes acceder aquí.

Un día eres comerciante mayorista de frutas, al día siguiente eres considerado dentro de las actividades esenciales. Durante varios días todos descuidan la actividad esencial. Te contagias de COVID-19. Llega el día en que te vuelves un apestado.

Un día te cierran el mercado sin un plan. Te dicen que será por dos días. Tres días después te hacen hacer cola horas para entregarte los resultados de la prueba de descarte que tú mismo pagaste. Se suponía que eras esencial pero te hacen sentir un perro sarnoso.

Nadie te da un lugar apropiado para seguir con tu actividad esencial. Te obligan a buscar un espacio en la calle para comerciar.

Miles de comerciantes de todos los mercados, fruterías y bodegas de Lima te buscan para abastecerse. La calle se vuelve un pandemonio. Camiones, comerciantes, cargadores, pequeñas movilidades de transporte.

Ese día, los vecinos que ven invadido su vecindario, obviamente, se quejan. Ese no es lugar para el desarrollo de tu actividad esencial.

Llega el momento final de la obra: de ser considerado una actividad esencial, pasas a ser un delincuente perseguido, te quitan tu mercadería, te apalean.

Ahora, comienza el desabastecimiento de frutas. El encarecimiento. Mientras la fruta se pudre en camiones y depósitos municipales. Los comerciantes mayoristas se descapitalizan en un dos por tres. Ellos financian cosechas del agro. El futuro de la fruta en riesgo.

Los comerciantes tratarán de vender donde sea, de actividad esencial se convertirán en clandestinos. Los señores comenzarán a decir: ¡es la informalidad!

Y así es esta tragedia. Un día eres actividad esencial. Cumpliendo con ese rol, te contagias y 65 días después, estás siendo perseguido en las calles.

El alcalde de La Victoria saldrá sereno a decir, yo no fui, fue teté. El alcalde de Lima dirá, yo señor, no señor, la ministra de la Producción lo propio, el ministro de Agricultura igual, todos se mirarán buscando al gran bonetón, quién es el gran bonetón, yo señor, no señor, incompetentes todos.


Si has llegado hasta aquí, es porque aprecias el contenido que generamos. Y ahora necesitamos tu ayuda para seguir generando este contenido. Entérate cómo aquí.