Tenemos un elefante blanco en la sala…

Tenemos un elefante blanco en la sala: un sector de la “burguesía popular” (F. Durand) que evade impuestos, elude las normas sanitarias y a la que nadie ajusta en esta emergencia nacional. Como si no existiera, como si la informalidad no empleara al 75% de la PEA nacional. Como si en el “campo popular” no existiera capital y abundante, aunque concentrado en pocas manos.

Se discuten en el Congreso distintas iniciativas para imponer un impuesto excepcional a las grandes fortunas. Y sí, está bien, que paguen las grandes fortunas. Pero todas, ¿no? Empecemos por decir que gran parte de esa “burguesía popular” evade impuestos.

El mercado Unicachi cerrado hace unos días por incumplir las disposiciones sanitarias es un centro de abastos que mueve más de 200 millones de soles diarios (TvPe). En una encuesta practicada en el 2019 (D. Yaya), 246 de los 324 comerciantes de Unicachi encuestados de forma anónima declararon no emitir comprobantes de pago.

Es encomiable el esfuerzo personal, la disciplina laboral, la capacidad de ahorro de los unicachinos. Bien. Pero no es menos cierto que la “cultura de la transgresión” (F. Durand) está todavía arraigada en el mercado. Esa cultura del “no hagas caso” ante una orden de pago, y el “tú sigue nomás”.
El poco apego por las normas del Estado explicaría que el emporio Unicachi no haya cumplido con las laxas demandas de la municipalidad de Comas ante la pandemia: instalar un lava manos para los clientes y despejar los pasillos tomados (alquilados) por comerciantes. O sea una cosquilla, un cachuelo para los administradores de Unicachi. Pero ni por eso.

Esto en lo que respecta a la burguesía popular. Si miramos a una otra burguesía con un pie o los dos en la economía ilegal, el panorama es todavía más desalentador. Grandes empresarios de la minería ilegal conforman la llamada “burguesía lumpen”. Francisco Quispe, alias Francisco Quintano, sería responsable, según la fiscalía y la SUNAT, de sacar ilegalmente 100 toneladas de oro entre 2000 y 2018, por un valor de US 3,500 millones de dólares. Quispe alias Quintano tiene un patrimonio y empresas de capitales importantes en Puno y Madre de Dios y clientes hasta en Suiza ¿Sería bueno que el Congreso se ocupe también de tapar este forado fiscal? Que apruebe, por ejemplo, una norma que abra la vía legal para una cobranza coactiva. Una medida excepcional en tiempos excepcionales ¿Tampoco lo han discutido?, ¿y por qué?

Dice mucho el que en el Congreso no se mencione a este elefante blanco instalado en la sala.


(Los conceptos de “burguesía popular” y “burguesía lumpen” son de Francisco Durand quien, por cierto, también señala la precariedad de la vida de la mayoría de trabajadores que viven bajo un régimen de trabajo informal. Identificar los nudos de la informalidad no lo lleva tampoco a perder de vista el contexto estructural, un aparato productivo y de servicios formal que solo absorbe al 25% de la PEA nacional, fuertemente vinculado a un modelo primario exportador).


Si has llegado hasta aquí, es porque aprecias el contenido que generamos. Y ahora necesitamos tu ayuda para seguir generando este contenido. Entérate cómo aquí.