Preguntas abiertas sobre la educación peruana

Este artículo fue originalmente publicado en Lamula.pe el 13 de mayo de 2020. Puedes acceder la publicación original aquí.

¿Podremos, bajo los dictados de la hegemonía neoliberal, continuar enseñando en el Perú las novelas de José María Arguedas?

¿Será posible mandar a leer “El mundo es ancho y ajeno” o “Redoble por Rancas”?

¿Podemos leer “La Divina comedia” y discutir con los estudiantes la manera en que Dante representa a aquellos que se creen probos?

¿Qué debemos decirles a los estudiantes sobre cómo El Quijote desprecia a los usureros?

¿Podemos leer en clase el poema de Quevedo titulado “Poderoso caballero Don dinero”?

¿Podemos discutir las novelas de Bryce Echenique o los cuentos de Ribeyro donde diversos sectores del país (todavía existentes) explotan y excluyen a quienes consideran inferiores?

¿Qué debemos hacer, si en una clase sobre Shakespeare, un grupo de estudiantes decide hacer un trabajo sobre “Timón de Atenas”?

¿Estamos prohibidos de contar quién fue César Moro?

¿Será posible leer en clase Trilce XIV?

¿O ya no será posible?

Última: ¿Los profesores de religión podrán citar los múltiples pasajes de la Biblia en los que se dice (una y otra vez) que se preste sin cobrar interés y relacionar esas frases con el abuso que realizan los bancos en el Perú? ¿Se podrá comentar eso del pase del camello por el ojo de una aguja?

¿O se tendrán que ocultar esos párrafos?

¿O todos los profes, hoy en el Perú, vamos a seguir siendo “terruqueados” por continuar enseñando a Arguedas, a Ciro Alegría, a Vallejo, a Quevedo, a Dante, y a Jesús?


Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.