Dueños del país (el lobby continúa)

Este artículo ha sido publicado en la página de Facebook del autor el 11 de mayo de 2020. Si quieres visitar la publicación original, haz clic aquí.

Descubierto el super lobby de las AFP para conseguir financiación del Estado (con el Banco Central de Reserva; Plan A), y poder abaratar acelerar en condiciones de mayor tasa de ganancia el retiro de pensiones hasta el 25% (con el Banco de la Nación, Plan B), “el sistema” se ha defendido e insisten en el lobby para culminar el Plan B.

Dos tácticas de control de daño han aparecido ante las críticas que han sido fuertes en la internet y debilísimas en los medios corporativos. La primera ha sido el silenciamiento de la salida forzosa de Luis Alberto Arias como Presidente Ejecutivo del Banco de la Nación (BN) al negarse al Plan B. La segunda son las excusas del BCR por tratar de argumentar que el sistema financiero o la bolsa estaban en riesgo, para presentar un favor privado como un asunto de interés público.

Estamos pues frente a un super lobby que organiza su defensa en momentos que lo han ampayado. Ahora comienzan a aparecer detalles que involucran a gente muy importante: las 4 más grandes empresas financieras del país y su gremio, lobistas de primer nivel, las autoridades más importantes a cargo de la política pública (MEF, BCRP, BN).

A continuación, una crónica detallada de algo que me faltó en la primera entrega sobre el BN y la salida intempestiva de Arias. Algunos de los comentarios recibidos tenían razón: “no me consta que Arias saliera por negarse al lobby”, “falta explicar que pasó en el BN”. Advierto nuevamente que este es un ejercicio de periodismo digital, por lo tanto, no puedo revelar mis fuentes; solo decir que vienen de gente enterada, con información cruzada y verificada.

Créditos: El Comercio.

Bien, veamos el dilema que enfrentaban las Cuatro Hermanas (AFP Prima, Profuturo, Integra y Habitat). Empecemos recordando que son el centro financiero más poderoso de la economía peruana (ver gráfico), por el poder y la rentabilidad (lucro) que le da la capacidad de inversión al manejar los fondos pensionarios de millones de peruanos. De las cuatro AFP, dos son parte del sistema bancario (Banco de Crédito del Perú, grupo Romero; Scotia Bank, transnacional financiera). Lo digo porque, si querían proceder a empezar con los retiros mientras vendían activos, bien pudieron prestarse del propio sector privado que ellos controlan o donde tienen inversiones cruzadas. Buscaron otra salida: que el Estado corra a ayudarlos, no porque estén en quiebra sino para defender sus lucros.

El doble lobby, realizado en el caso del BN con la total colaboración de la ministra María Antonieta Alva, en coordinación con Giovanna Prialé, presidenta de la Asociación de AFP según las fuentes consultadas, se hizo a través de emisarios del MEF en sesión de directorio del BN. Ahora se conocen más detalles, en particular el rol de un personaje que hasta ahora ha pasado desapercibido: José Olivares Canchari, director general del Tesoro Público y director del BN, quien junto con José Carlos Chávez Cuentas (quien coordinaba con Olivares; siendo ambos altos funcionarios del MEF), apoyaron la insólita propuesta (Nota: la actuación de Olivares fue particularmente agresiva, cometiendo excesos verbales).

La cronología es como sigue:

• 6 de mayo, sesión de directorio. Ante la ofensiva de Olivares y Chávez, Arias se niega a aceptarla y pide que su negativa y protesta conste en actas.

• 7 de mayo: Vizcarra y Alva lo destituyen sin previo aviso.

• 8 de mayo: Arias recién se entera.

El discutible plan que empujaba la Asociación de AFP con apoyo del MEF buscaba que el BN, entidad ahora abrumada con el pago a pensionistas (Pensión 65, ONP, pensiones de militares y policías y bonos de la pandemia; atienden a cerca de 6 millones además de los bonistas, que además reciben varios tipos de bonos) diera el servicio de pagar a los que retiren fondos, el 25% aprobado por el Congreso. Querían, y aquí entra el afán de lucro, para tener un servicio sin pagar por el mismo.

Arias, estando abrumada su institución con los bonos, que debería haber sido la primera preocupación de la ministra Alva, se negó. La movida de los privados iba a “ahogar al BN”, una institución estatal que hoy día cumple un papel clave en la redistribución de fondos del Estado, que debe ser siempre su primera prioridad. En entrevista en LR (11/5), Arias aclara varios puntos:

“Le hicimos una propuesta por escrito a la Asociación de AFP para hacer el pago inmediato mediante el sistema de banca celular .., no respondieron… hubo insistencia para hacer el pago por ventanilla… Y claro, tiene que pagar una comisión por el servicio”.

En suma, las Cuatro Hermanas quisieron salirse con la suya y la ministra les dio su apoyo.

Sobre los discutibles argumentos del BCR (caso de éxito del Plan B) para justificar una decisión que no tiene precedente, discutible legalmente y ciertamente condenable éticamente, se le presenta no como lo que es ,darle una manita a las AFP prestándole contrabonos para “proteger el valor de los fondos de los afiliados de las AFP y evitar que una venta desordenada de los Bonos del Tesoro genere un desplome del valor de estos activos… La caída de estos bonos generaría el incremento de las tasas de interés, en momentos en que el país necesita bajas tasas de interés para ayudar a reactivar su economía” (Gestión 07/05).

Ahora bien, ¿sobre la base de qué informe, llegan a la conclusión que las AFP iban a vender los Bonos del Tesoro peruanos? ¿No se supone que estamos frente a una institución que destaca por sus conocimientos técnicos? La decisión de apoyar de subsidiar a las AFP se tomó en tiempo record.

Una posibilidad es que las AFP utilizaran su “posición de dominio de mercado” en compras y ventas de valores financieros amenazando con la venta de Bonos del Tesoro, lo que habría asustado al BCR. Lo dudo, la opción más lógica es la venta de valores en el exterior (44% de sus inversiones), para de ese modo: a) no afectar el mercado peruano y 2) repatriar una suma considerable de fondos que tendría un buen efecto reactivador. Otra cosa hubiera sido argumentar que de ese modo los pensionistas tendrán sus fondos más rápido y a un dólar más favorable. Pero les pareció más impresionante jugar al susto para pasar una norma que favorece a 4 de las empresas más grandes del Perú.

Así estamos, así seguimos. El Estado es la chacra de los ricos. Salen a cosechar sin derecho recursos que no han sembrado por el solo hecho de ser patrones. Pero cometen errores.

Bien vistas las cosas, ni siquiera entidades tan poderosas y lobistas tan experimentados evitan meter la pata. La ministra Alva o el presidente Vizcarra debió mantener a Arias en el BN y el asunto de la purga en el BN habría pasado desapercibido.

El asunto es serio y, ante el silencio de la prensa corporativa, el único medio para que se investigue es el Congreso. Que aproveche su búsqueda de popularidad. Tienen la prueba: las actas del BN del 6 de mayo, las actas del BCRP, los registros de visitas del BCR, MEF y el BN. Es hora de fiscalizar, sobre todo porque el lobby continúa. Removido Arias, la ministra Alva declaró en RPP que ahora cuenta “con la plena colaboración del BN”. ¿Se refería a la ayuda a las AFP?

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.