#fueraZamora

Postveritat nace buscando derrumbar la posverdad expandida en la sociedad, centrándose en desmentir ciertas declaraciones o vídeos que promueven la desinformación con medias verdades, además de aclarar todo aquello que deba ser aclarado. Postveritat busca la verdad, en tiempos en los que es necesaria.

En Perú, el arte del engaño nunca deja de sorprendernos. Y aunque podríamos resumir los últimos artículos de Postveritat en no creas todo lo que lees en redes, esto no resolvería los miles de problemas que se generan a partir de la desinformación. En este caso, vamos a abordar lo ocurrido en las últimas horas con el Ministro de Salud, Victor Zamora Mesía.

Créditos: Presidencia de la República.

En las últimas horas, un hashtag (#fueraZamora) inundó las redes sociales. Y todo a propósito de unas declaraciones emitidas en Radio Exitosa. O siendo más específicos, un video que recoge, declaraciones editadas del Ministro en dicha radio.

No es secreto para nadie que durante la pandemia, Perú ha sido uno de los países cuya precariedad en el servicio de salud se ha visto expuesta a nivel nacional. Precisamente por ello, las gestiones del Ejecutivo han girado en torno a palear al máximo posible esta situación. Sin faltar a la verdad, los números con los que, día a día, la población peruana se enfrenta al virus son de terror. Quizá, por ello muchos médicos (pero principalmente, usuarios en redes) han expresado su desconcierto con el marcado discurso optimista de Zamora. Ese optimismo que conjuga pruebas rápidas con pruebas moleculares, que presenta un incremento de camas UCI cuyo número sigue girando en torno a Lima. Zamora, claro está, no es un Ministro perfecto. Tampoco es el mejor comunicador. Frente a los cuestionamientos de la prensa, no siempre ha respondido acorde a la situación y muchas veces sus palabras resultan tan ambiguas que se prestan para la malinterpretación.

Y esto precisamente sucedió en esta entrevista del 08 de mayo de 2020. Si observamos toda la entrevista, nos vamos a dar cuenta que tanto Giovanna Díaz como Nicolás Lúcar no plantean preguntas necesariamente complicadas o inéditas. Era una entrevista de trámite.

Aun así, Zamora no llegaba a los diez minutos antes de repetir conceptos que ya son conocidos o manejados por una gran parte de peruanos. Este detalle, como ya lo hemos mencionado, no necesariamente incurren en docencia, sino reflejan la dificultad del Ministro para contestar las preguntas de la prensa, algo reflejado también en las conferencias llevadas a cabo desde Palacio de Gobierno.

Aproximadamente, al minuto 46:19, empieza aquello que ha generado revuelo en redes:

Tenemos algunas limitaciones en lo logístico y ético. Nosotros hemos acompañado el esfuerzo del Colegio Médico para trasladar a los profesionales de la salud, pero desde el punto de vista legal, (desde el punto de vista) constitucional, todos los profesionales son igual de ciudadanos que el resto de nosotros. Entonces, las decisiones éticas por las cuales se traslada a uno u otro, son muy difíciles de tomar.

Estas fueron sus palabras exactas, y lo resaltado fue aquello que se rebotó a través de videos editados en Twitter.

Y, en cierto modo, esta fue la respuesta del ministro de Salud a la atención que piden los profesionales de Salud en Iquitos. Pero completamente malentendido, pues se ha seleccionado solo un fragmento de la respuesta, el fragmento que más precariza lo ya precario, las condiciones bajo las cuales trabaja el personal de salud. Pero lo cierto es que cuando Zamora declaró aquello, no estaba ni remotamente despreciando al personal de salud, sino tan solo expresando la gran problemática que existe hoy para atender estos casos. ¿Por qué trasladar a este doctor y no a este paciente? Bajo estos lineamientos, acciona hoy el ya limitado Ministerio de Salud. Pese a ello, las redes no han tenido este razonamiento, y rápidamente han procedido a condenar a Zamora. Ajeno no es el dato que son los mismos grupos que condenan el accionar del Ejecutivo en cualquier momento. Ajeno tampoco resulta que el ataque contra Zamora también proviene de un sector que recuerda sus declaraciones previas tanto contra el Partido Aprista como contra Fuerza Popular.

Ante tanto revuelo virtual, al menos cuatro gremios de trabajadores de la salud pública se han pronunciado en contra. El Sindicato Nacional Médico del Seguro Social del Perú, (SINAMPSOP) calificó estas declaraciones como una “conducta poco fraterna, negligente e irresponsable”, la cual pondría “en peligro de muerte a los colegas de Iquitos y de todo el país”. Incluso ha pedido que se inicie un proceso de expulsión de la orden médica contra Zamora. A su vez, la Sociedad Peruana de Radiología exigió la destitución del ministro Zamora. Esta asociación resaltó que lo profesionales de la salud “se infectaron cumpliendo su deber, sin las medidas de protección personal suficiente, en los hospitales, que han estado en abandono total por muchos años”.

Por su parte, el Cuerpo Médico del Hospital Sabogal también rechazó las declaraciones del ministro. En su comunicado, señaló que “todo médico debe guardar respeto y ayudar a los colegas en desgracia como si fuera su hermano, procurando todos los cuidados necesarios”. Este grupo también pidió el retiro de la Orden Médica contra Zamora.

Uno de los pronunciamientos más calmados perteneció a la Sociedad Peruana de Neurocirugía (SPNC) exige una rectificación inmediata del ministro Zamora. Esta asociación recordó que estos contagios de COVID-19 son producto de las precarias condiciones de trabajo en las que se desempeñan los médicos, por lo que pidieron la intervención de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL).

Es probable que estas declaraciones sean abordadas por Vizcarra en la siguiente conferencia de prensa, e incluso se haga necesaria una disculpa expresa frente a este malentendido, pero podemos darnos cuenta que Zamora hoy es víctima no tanto de sus palabras sino de las redes de ciertos grupos que prefieren un chivo expiatorio. Así no podemos evitar señalar que, si bien la gestión de Zamora no es perfecta, los elementos bajos los cuales decidamos criticarla no pueden basarse en medias verdades o elementos posverídicos. Este es uno de esos casos.