Argentina: Ampliación de cuarentena hasta el 26 de abril

Argentina, 10 de abril de 2020.

El presidente Alberto Fernández confirmó este viernes que la cuarentena general se mantendrá hasta el 26 de abril sin cambios en las grandes ciudades, aunque adelantó que comenzará a analizarse la flexibilización de las restricciones en las zonas del interior con menor riesgo ante la pandemia del coronavirus​. Lo hizo en conferencia de prensa cuando ya se completaron 22 días de aislamiento general que decretó como principal respuesta contra la COVID-19 y tras considerar “un éxito” el periodo de encierro al que se han sometido los argentinos desde el 20 de marzo. “Si seguimos así, todo esto nos dolerá menos”, dijo.

La extensión no contempla la flexibilización que reclamaron durante la semana algunos sectores empresarios y sindicatos, que temen que la parálisis de la actividad agrave aún más la grave crisis económica que atraviesa Argentina.

La circulación sin permiso seguirá prohibida, así como la apertura de comercios de cercanía no imprescindibles. Las fronteras permanecerán cerradas, incluso para los argentinos. “Así como administramos la salida de la cuarentena, estamos administrando el ingreso de los argentinos en el exterior. Será un ingreso que permita a las autoridades sanitarias controlar cómo entran y destinarlos a los lugares de cuarentena”, explicó.

La novedad es que a partir del lunes abrirán los bancos, con un sistema de turnos que evite las aglomeraciones innecesarias. La apertura de bancos fue un reclamo de las pequeñas y medianas empresas, que esperan recibir los créditos que prometió el Gobierno como ayuda al pago de salarios.

Fernández dijo además que se analizarán casos de pueblos del interior del país poco expuestos al contacto con el exterior, que podrán sumarse a un programa controlado de “cuarentena comunitaria”.

“Ahora vamos a entrar en una segunda etapa de la cuarentena que a mi me gusta llamarla cuarentena administrada. Es decir, la cuarentena existe tal como está hoy y nosotros vamos a focalizar lugares o actividades donde la cuarentena pueda ser de algún modo liberada”, detalló.

El Presidente indicó que esa decisión se tomó ante el pedido de los gobernadores para analizar la situación de los lugares más aislados.  Y dijo que ya se están teniendo algunas experiencias con resultado de ese formato de cuarentena en los “lugares más humildes del Gran Buenos Aires, donde es más difícil controlar la cuarentena individual”. Allí se aplica lo que se denomina una “cuarentena comunitaria”, aunque el propio Presidente indicó que, por ahora, el resultado de ese modelo “es incierto”. 

“Vamos a esperar qué nos dicen los gobernadores y a partir de allí vamos a ir resolviendo. A cada gobernador que venga con una propuesta, nosotros le vamos a proponer que además de la propuesta nos traiga un protocolo de acción de cómo se va a administrar esa cuarentena abierta. Y las autoridades municipales y provinciales serán las que se comprometan a hacer cumplir ese protocolo”, detalló.

Esas gestiones quedarán a cargo de Cafiero, quien con el ministro del Interior tomará las sugerencias de los mandatarios provinciales para luego someterlas a análisis de los especialistas sanitarios que asesoran al Gobierno. El Jefe de Gabinete será el único autorizado para administrar la cuarentena.

Alberto Fernández usó una serie de gráficos para mostrar el "éxito" de la cuarentetena en Argentina. Foto: Reuters
Alberto Fernández usó una serie de gráficos para mostrar el “éxito” de la cuarentena en Argentina. Foto: Reuters

“Entramos en una segunda instancia, es una pelea difícil, seguimos peleando contra un enemigo invisible que se mete en nuestros cuerpos y no sabemos quienes lo llevan”, insistió y volvió a indicar que “la salida de la cuarentena depende de lo que cada uno haga”.

Antes de detallar cómo será la continuidad de la cuarentena, el Presidente recordó que “estamos enfrentando una pandemia de alcance inusitado, que seguimos sin conocer el remedio y la vacuna”. Habló desde la Residencia de Olivos acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y por los ministros de Salud, Ginés González García, y de Interior, Eduardo “Wado” De Pedro. 

“El único remedio que todos los infectólogos sostienen que tiene sentido es resguardarse en las casas de cada uno y, por lo tanto, tenemos que recurrir a eso para lograr el objetivo que nos marcamos que es aletargar la velocidad de contagio y garantizar que el sistema de salud pueda dar respuesta a los que se infecten y necesiten ser atendidos”, remarcó el presidente Fernández.