Antonieta Rivas Mercado, precursora del feminismo en México

“La esencia de la mujer yace en sus rasgos diferenciales y ella es la única que puede definirlos. ¿Cuándo veremos iniciarse esa labor?” 

“Para cosechar se siembra, pero antes hay que abrir los surcos.”

Antonieta Rivas Mercado

La vida de Antonieta Rivas Mercado fue breve pero llena de pasión, arte y amor por México. Su figura es claro ejemplo de etiquetas machistas e ignorantes que la destacan, lamentablemente, como “La mujer que se suicidó en Notre Dame” o como “La amante de José Vasconcelos”; pero Antonieta es mucho más que eso y debería de recordarse como tal: La Antonieta traductora, actriz, escritora, dramaturga, profesora, impulsora de la cultura en México y pionera en la defensa de los derechos de la mujer mexicana. Su preparación, profesionalismo y amor a la cultura le otorgaron un lugar privilegiado en el Teatro Ulises, en revistas de divulgación artística o en el grupo de los Contemporáneos, siendo la única mujer entre Salvador Novo, Xavier Villaurrutia o Carlos Pellicer.

Antonieta nace un 28 de abril de 1900 en la Ciudad de México. Era hija del Arquitecto Antonio Rivas Mercado, autor del Angel de la Independencia en Paseo de la Reforma, Ciudad de México. Su posición económica le permitió estudiar danza en Europa y aprender otros idiomas, además de ampliar su visión respecto al arte, misma que se ve reflejada en sus obras y en su lucha insaciable por promover la cultura artística en México. Un hecho importante en su vida es su participación activa (moral, intelectual y económica) en la campaña de José Vasconcelos en 1929; como testimonio, Antonieta redactó la crónica de la campaña a la que tituló “La democracia en bancarrota” misma que fue publicada en la revista “La Antorcha” por Vasconcelos, poco después de la trágica muerte de Antonieta.

Antonieta Rivas Mercado funge un papel importante como precursora del feminismo en México. La crítica que hace en sus ensayos es fundamental para comprender a la mujer mexicana en un México posrevolucionario.

En 1928 publica el artículo “La mujer mexicana” en el Sol de Madrid, un ensayo contundente y crítico donde a través de sus ojos y sus palabras podemos ver la pasión y la determinación a su causa: el darle voz y voto a aquellas que por costumbre o temor la omitían, la ignoraban. Creía fervientemente que la mujer, en lugar de tratar de igualarse al hombre, debía destacar y defender sus diferencias; define a la misma como pasiva y sentimental, carente de una identidad propiamente mexicana debido a la influencia de culturas como la española, la norteamericana y la francesa.

Si bien es cierto, destaca que el papel de la mujer en la Revolución Mexicana es digno de hacerle mención, no hay que perder de vista que dicha participación no fue constructiva, sino sentimental, desempeñando un papel secundario, mismo que años después de dicho hecho histórico no se modificó. El papel de la mujer mexicana y su intervención en la política, en la economía o en la educación era neutro, regido por una cultura machista que reprimía la voz de la mujer, haciendo una de sus principales “virtudes” el “no hacer”. Ese actuar dócil, sumiso y modesto de la mujer en México, fue el motor de Antonieta para participar en la política mexicana.

Su obra, corta pero sustancial, revela un ojo crítico de una mujer inteligente, culta y entregada a su país, a la educación, al arte, a la cultura y a hacer valer la voz de la mujer. Su vida y su aporte a México y a la cultura es mucho más grande que la polémica que empaña su nombre; por lo tanto, el divulgar su legado y cambiar esa etiqueta que la historia le ha otorgado es el fin de cualquiera que haya osado en conocerla a profundidad a través de sus obras, de su biografía o de su correspondencia, ya que la pasión y la entrega que Antonieta le tenía a México, es digna de ser replicada.

Les dejo algunos títulos para conocer a Antonieta y para contagiarse de su pasión y determinación:

“Antonieta Rivas Mercado, obras completas” de Tayde Acosta Gamas es una compilación de las obras de Antonieta, donde podemos leer sus ensayos, cuentos, obras de teatro, crónica, notas y correspondencia; consta de dos tomos y es excelente para conocer de cerca a Antonieta.

“A la sombra del Ángel” de Kathryn S. Blair es una novela histórica de la vida de Antonieta. Cabe destacar que la autora era nuera de Rivas Mercado, por lo tanto la información y la perspectiva del relato es muy cercana a la protagonista; del sentimentalismo con la que fue escrita y que toca el corazón del lector, la hace digna de un lugar en el librero.

“Antonieta” de Fabienne Bradu es una biografía que reconstruye la historia de Rivas Mercado y muestra su grandeza como mujer y como figura histórica mexicana.