Todo fluye

Walter Velásquez
Poeta peruano


Ya exactamente se ha cumplido un mes del fallecimiento de alguien conocido en el ámbito literario, sea por su revista “Todo Fluye Poesía” o por repetir continuamente la frase “todo fluye”. Ese alguien es Percy Hinostroza, un estudiante de filosofía de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos que mediante su carisma, chispa, amabilidad y comedia te hacía sacar más de una sonrisa. La primera vez que lo conocí fue en diciembre del año pasado. en un recital organizado por el colectivo poético Gremio de Escritores del Perú. Percy sentía esa famosa sensación de que me conocía antes en algún lugar a la vez que su mirada mostraba una cierta impaciencia de abandonar el lugar lo más pronto posible a causa del aburrimiento que habitaba en su cuerpo. Me llevó a la cochina Plaza Francia, donde usualmente conviven poetas, músicos, fiesteros y borrachos. Nos sentamos y comenzamos a charlar sobre poesía, política, sexo y chistes. Hasta que de repente se paró del piso para que nos recitar un poema suyo, Estudia Venus.

ESTUDIA VENUS
Paracopias
Todo depende
De tus venus
En tres líneas esquema o piel
O de oxígeno,
Edifico de sagrado
O de barrotes oxisangre para el incendio de toda una ciudad
Llena de libros
Dedicatoria
A mi futura examiga la
Parente
Artículo de Venus
Luz eléctrica para el filo
Turbina del Rímac
En esta bella sol
Con gente fea que se quiere bellísimo
Tarde para los rebeldes
Ancianas con pañales
Mujer que amas a los viejos
Borrachos y pelados
Griegos
Bajo un solazo
Soñando en carretas
Profesores amorosos en
Luz de la mañana
Venus ya no eres estudiante
Pero te gusta la antigua
Gente del Peliponeso
O de Mirones Alto
El círculo termina
Estudiante de filosofía
Llenas de estudios y de turbinas
Este semestre empieza para los delitos
Vivir cerca a Ventanilla
Trabajar
En el Callao pelando pollos y fumando
Esta
Es la avenida Colonial
Ignorar los camiones de mercadería
Libre mercado
Los aviones de mercadería
Ignorar
Cerca al puerto plumífero
Otra es
Venus Vervenera
Cree también
Estudiar Filosofía también
El anciano, viejo y vetusto conferencista
Te quieren los antiguos
Preguntar si estamos vivos
Quién pensará
Las miles de gallinas se desnudan en las playas
Quieren ser amor
Y el pan no se niega a las mujeres bellas
Y menos a las de panza blanca
Universitarias de San Marcos.

29 /10/18 Lima limonera colonialonajera.
En el cubil de Quebranta.
Con la gente fluida.
Todo Fluye.

No solo me había parecido interesante su poema, sino que también la manera en como lo cerraba con la frase del filósofo Heráclito, “todo fluye”. Hinostroza siempre cerraba una oración, un chiste, una frase, un poema con esa pegadiza frase. No se que habrán pensando la gente que lo conoce pero para mí más que una copia, era una frase inmortalizada por su propia persona. Esa noche finalizó con una foto que le había tomado al “todo fluye” acompañado de un agente seguridad de la discoteca Casona de Camaná, donde Hinostroza a necedad y terquedad quería entrar a toda costa y meterse un baile sexy. Desafortunadamente el agente de seguridad no pensaba lo mismo que Percy. Ante la negativa del señor, Hinostroza le había comentado lo siguiente: “Verás que un día este ser magnifico deleitará con sus poemas y cuentos a los asistentes del local y enamorará a las chicas, PD: “todo fluye”.

Por momentos Percy era un dolor de cabeza, quizás por lo pesado y bromista que era cuando estaba en copas. Alguna vez en una Verbena de San Marcos estaba a punto de ser robado por 5 diablillos (palabra que le decía a los ladrones). Sin embargo, a pesar que se encontraba en copas, Percy derrotó a los 5 malechores y se fue de la felicidad. ¿Lo más curioso del asunto? Percy publicaría un post en su cuenta de Facebook agradeciendo a su universidad por esa histórica e impactante pelea (palabras suyas) y que los ladrones eran unos simple diablillos.

Como lo había mencionado anteriormente, Percy Hinostroza era una persona bastante carismática, aunque a veces algunas personas no les gustaba ese carisma. Siempre se mostraba sociable con la gente que no conocía, incluso se animaba a invitarte trago o comida si necesitabas. En el Casa Fela, Percy nos había invitado unas 3 cervezas a un grupo de poetas; Julio Barco, Alex Suyo, Mario Salvador y Fredy León Tuya y quien escribe. Al salir, Percy nos diría que lo esperemos, que tenía una sorpresa. Al final bajó con una gaseosa acompañado de whisky y ron. ¿Qué carajos pasaba por su cabeza?, me preguntaba pero a la vez observaba que Hinostroza necesitaba del alcohol como un acompañante para iniciar una conversación poética, donde su carisma sería la protagonista. Y evidentemente eso ocurriría. Risas, orina, gritos y caídas, todo Percy.

II.

Habría pasado 8 meses desde que no veía a Percy cuando lo vi en el Quilca Rules. Estaba vestido con una chaqueta negra, polo rojo y pantalón negro. Al verme me dio un fuerte abrazo y me comentó lo siguiente: “Te tengo un notición Walterman!!. Tus poemas saldrá en el nuevo número de mi revista Todo Fluye Poesía, y tus poemas se encuentran dentro. Lo presentaré en el Congreso Nacional de Filosofía, en Huánuco, que se llevará el 20 de septiembre”. Además de agradecerle, lo abracé antes de que empezara a recitar. Hinostroza estaba feliz y emocionado, porque sentía que ese viaje valdría la pena y no precisamente para hacer amigos o beber, sino para presentar algo de aquella extraña pasión llamada poesía. Esa noche no tuve una sensación extraña, ni menos presagios, porque solo disfrutaba de conversar con él y con otros amigos. Diablos, incluso nadie de los asistentes sentía algo que no fuera el momento. Pero la realidad fue que esa vez fue la última vez que se lo vio al “todo fluye”.

Fue el 26 de septiembre donde se difundió la noticia por parte del medio de prensa huanuqueño Uranio TV. Se había comentado que ese mismo día, Hinostroza se había metido a bañarse al río Monzon en compañía de unos amigos que había conocido durante su estadía en el departamento. El río lo había llevado con mucha fuerza para que el caiga ahogado y llegue directamente al río del departamento de Pucallpa. Un río, todo a causa de un maldito río…

Percy y yo no éramos tan cercanos pero fue y será de las pocas personas que siempre apostó por mí en el mundo cruel y bello llamado poesía. Fue el que siempre me insistió a pulir mis trabajos. Y lo mejor es que siempre me hacía reír con sus chistes y carisma. Gracias por la amistad y los consejos, querido Percy. Se que a veces no compartía tus pensamientos pero me hacías reventar de la risa con tu carisma. Siempre tendrás un pequeño lugar en mi cabeza y siempre se escuchará un “todo fluye” en cada recital.

Ojala nos rencontremos pronto, poeta.