Un país que lucha por vivir en paz, conciencia y unidad

Pilar Anco Ávila
Estudiante de Periodismo


 Chile era un país conocido como el paraíso latinoamericano, a diferencia de otros países. El 6 de noviembre con el alza de los pasajes, esto cambió. La ciudad de Santiago se convirtió en el centro de manifestaciones violentas, con muertes, represión e incendios. Pero, ¿por qué se originó?

El alza de pasaje fue el despertar de miles de ciudadanos. Pero no es solo un problema, son varios. Como se sabe, el transporte público en Chile es uno de los más caros en el mundo. La educación es cara, la salud es privada y muchas personas tienen que endeudarse para cubrir necesidades. En ese sentido, miles de ciudadanos incluyendo personas mayores, jóvenes y estudiantes se organizaron para protestar pacíficamente. Esta movilización se hizo cada vez más fuerte con el cacerolazo, consiste en tocar una olla y alguna cuchara para generar ruido. Pero, ¿Que recibió el pueblo chileno frente a esta protesta?

El pueblo chileno recibió represión por los militares, recibió ataques, recibió dolor por las personas que murieron en estos enfrentamientos, recibió la indiferencia del presidente Sebastián Piñera.

Por otro lado, el Gobierno Chileno decidió anular la medida del alza de pasajes en el transporte público, lo cual no originó que las protestas culminaron. Al contrario, miles de ciudadanos chilenos se siguen reuniendo en las plazas para pedir a gritos una nueva constitución y la renuncia del cargo de presidente a Sebastián Piñera. En estas movilizaciones se han hecho escuchar el sentir colectivo, con frases como “No son 30 pesos, son 30 años”.

Créditos: Getty Images.

En estas protestas, también se recuerda al cantante Víctor Jara y su conocida canción “El derecho de vivir en paz”. Un cantante que fue torturado y asesinado en la dictadura chilena de Augusto Pinochet, hoy, quizá más que nunca, se encuentra presente en cada ciudadano chileno que protesta por vivir en paz y en un país más igualitario.

El derecho de vivir en paz.

Ante estas protestas el presidente Sebastián Piñera respondió a través de su cuenta de Twitter:

“La multitudinaria, alegre y pacífica marcha hoy, donde los chilenos piden un Chile más justo y solidario, abre grandes caminos de futuro y esperanza. Todos hemos escuchado el mensaje. Todos hemos cambiado. Con unidad y ayuda de Dios, recorreremos el camino a ese Chile mejor para todos”

Sin embargo, la petición más reclamada en esa marcha fue su renuncia. Se ha visto que Piñera no ha tenido reparo en mostrar un diálogo con el pueblo chileno, sino continúa imponiendo sus ideales, poniendo sus prioridades primero y no del pueblo que votó por él.

Las personas en Chile siguen movilizándose, protestando, luchando y tienen clara la idea que el neoliberalismo va a caer en Latinoamérica. Sin duda toda nuestra América Latina está despertando.