#Elecciones2019: El extraño caso de Mauricio Macri

Créditos: Bloomberg.


El actual Presidente de Argentina es Mauricio Macri. Pero tras los resultados de las PASO, ¿realmente está legitimado para gobernar? Esta fue la pregunta que quedó en el aire sobre todo tras sus declaraciones en aquella desastrosa conferencia del lunes. En algún momento, manifestó que la responsabilidad de la caída del peso argentino era enteramente del kirchnerismo, y esto llegó a molestar aparentemente a todos los periodistas que se encontraban en dicha conferencia. Esto ya era un síntoma de en qué estado se encuentra el Ejecutivo frente a los ojos de todos. A cada pregunta que confrontaba esta lavada de manos, que lo instaba a ser más un gobierno de transición con miras a diciembre, Macri respondía frívolamente “la culpa es del kirchnerismo”. Si le daban más tiempo, seguramente hubiera culpado al kirchnerismo del calentamiento global. 


Para mayor información, pueden escuchar la conferencia completa en Youtube.


Pero incluso para el Financial Times, la culpa es de Macri. Según su corresponsal en Buenos Aires, Benedict Mander, el colapso del peso argentino no es por miedo a Alberto Fernández, es más bien la desconfianza que genera Macri con miras a un cambio. Si bien él anunciaba que votar por él era continuar con el cambio, los argentinos lo han entendido más como continuismo. Y nadie quiere seguir viviendo en la Argentina de Macri. 

Si bien es cierto que Mander señala que para el mercado, Cristina Fernández de Kirchner es lo que más asusta de un futuro gobierno de Alberto Fernández, lo que resalta de todo esto es el desdén que señala respecto a Macri. Nadie cree que pueda revertir los 15 puntos porcentuales que hoy, según los resultados de las PASO, separan a Juntos por el Cambio del Frente de Todos. Y frente a esto, podemos añadir que nadie piensa que Macri pueda enrumbar al país tras esta humillante derrota. Frente a esto ha reaccionado el mercado, y frente a ello debería reaccionar Macri.


Lee el artículo de Benedict Mander, Argentina elections: why investors believe Macri’s time is up publicado en el Financial Times.


Y es que, por más peso que se le quiera dar a Alberto Fernández y al Frente de Todos, lo único que puede hacer la oposición en estos momentos es generar calma. ¿Pero es que acaso ha venido haciendo lo contrario? Quién ha incendiado la pradera desde un inicio fue Macri. Por ello, cuando en un momento, empezó a decir que de haber salido victorioso, el mercado habría reaccionado de forma favorable, el peso habría subido, arcoiris hubieran aparecido por toda Argentina, y Boca Juniors ganaría la Copa Libertadores. Es decir, todo bien con Macri. Y esto es…sin duda, sorprendente. No es un fanático más quién hablaba frente a los periodistas, no era un militante de Juntos por el Cambio, era el líder de un país. A su lado, Pichetto parecía el hombre más democrático del mundo. A su lado, Maduro sonaba la persona más dialogante del planeta. Y esto es decir mucho.

No hay espectáculo más pobre que el de una autoridad que se niega a entregar su cargo, o que se niega a aceptar los resultados de una elección que de ilegal no ha tenido nada. Y si Macri pudiera acusarlos de fraude, seguramente lo habría hecho. Pero muchos ojos estaban puestos en la elección del domingo. Y muchos ojos han estado puestos en la reacción de este señor, una reacción infantil, poco democrática. Con ese discurso, Macri no solo perdería definitivamente las elecciones en octubre, sino el apoyo de sus propios militantes. Era un triste sujeto atrapado en un laberinto que él mismo fabricó.

Macri-conferencia-prensa-Olivos-1920-
Fotograma del mensaje del miércoles. 

Pero hoy, Argentina amaneció con un mensaje grabado. Mauricio Macri cambiaba de discurso, poco antes de la apertura del mercado. Anunciando un paquete de medidas económicas, bajo la promesa de haber escuchado al pueblo, buscaba revertir el panorama en el que se encontraba el país. Si bien se rectificó medianamente de las declaraciones dadas el lunes, nos resulta muy confuso que tan rápido haya cambiado su estrategia, o al menos, nos resulta díficil aceptar que su cambio sea honesto y no guiado a obtener más votos.


Para leer el mensaje completo, pueden leer nuestra transcripción del video.


Además, no negamos la posibilidad que estas medidas ayuden a llegar a fin de mes a la mayoría de argentinos, el problema es que son medidas que no arreglarán el problema, solo lo maquillarán con miras a revertir los resultados de las primarias. Y es muy probable que esa sea la extensión de su influencia en la economía. Y ya en Latinoamérica sabemos lo mal que hacen este tipo de medidas.


Para un resumen de las medidas anunciadas por el Gobierno argentino, pueden leer este artículo de Todo Noticias.


Sobre todo porque son medidas para aliviar el bolsillo, no para aliviar o revertir la situación. Son medidas electorales, que pecan de aquel mal que precisamente Macri le otorga al kirchnerismo; populismo. 740 millones de dólares será el costo de dichas medidas, que seguramente tendrán efecto hasta octubre, o incluso hasta diciembre. Pero lo que viene, el panorama sigue siendo aterrador.

Mientras la tarde llega a este miércoles, el peso argentino ha seguido cayendo. Siobhan Morden, estratega jefe de renta fija para América Latina en Nomura Securities International, señala que “es muy poco y muy tarde”, en relación a las medidas, además de insistir que “hay muy poco que el populismo pueda hacer para cambiar tres años de recesión”. Macri hoy, luce más solo que nunca. Argentina lo sufre.


Informe realizado por Diego Abanto Delgado.