Zizek y Peterson: tensiones ideológicas en el inicio del siglo

Franco Miranda
Escritor


Los orígenes

La rivalidad que se manifiesta entre dos de los sistemas político-económicos de mayor implementación en el mundo moderno, el capitalismo y el comunismo (representando a la amplia variedad existente de corrientes marxistas), tuvo un encuentro de tinte pugilístico un par de meses atrás. El debate que se llevó a cabo entre el marxista y psicoanalista Slajöv Zizek, y el psicólogo clínico, Jordan Peterson.

El encuentro tiene como antecedente una de las batallas históricas más complicadas y sínicas que se han llevado a cabo por la humanidad, la guerra fría, en la que se llevó a cabo un choque entre los E.U.A y U.R.S.S. Enfrentamiento ampliamente difundido e ideologizado por ambas corrientes, en el cine, la televisión y la literatura. Una guerra en la que los enfrentamientos jamás fueron directos entre ambas potencias, siendo llevados a cabo de manera indirecta con apoyos militares, económicos o diplomáticos como lo sucedido en Vietnam, Cuba, las Coreas y de manera más directa en Alemania.

Esta lucha ideológica, derivó de las teorías marxistas del materialismo histórico. En términos generales, la lucha de clases que enuncia Marx y vio el nacimiento de su primer estado-república posterior al derrocamiento del zarismo en el territorio soviético. El motivo de la larga disputa que se generó posterior a la caída de la Alemania Nazi, fue la posible propagación del comunismo soviético, contrariado con el capitalismo representado principalmente por Norteamérica.

La Guerra Fría resultó en una victoria del capitalismo, posterior al suceso denominado como perestroika, el derrumbamiento del muro de Berlín concretándose con la disolución de la U.R.S.S. y la apertura a las políticas e ideologías capitalistas. Los detractores del comunismo, consideran esto una victoria indudable y demostración de la superioridad de un sistema económico sobre otro.

Sin embargo, es justo preguntarse, ¿ha terminado la influencia marxista en el devenir histórico de la humanidad? Esta filosofía que fue pionera en la forma de analizar las contraposiciones en las relaciones humanas, originando las nociones de la opresión. Enmarcado dentro de estos antecedentes, se lleva a cabo el debate entre ambos exponentes del pensamiento, uno inclinado hacia el conservadurismo de valores y en contraposición, una noción más liberal.

Es necesario recordar previo a la exposición de un análisis de ambas posturas, los componentes que articulan a un debate. Dos posturas que tienen narrativas en discordia y se pretende demostrar la vigencia de la creencia expuesta por medio del enfrentamiento, teniendo tesis y antítesis como elementos de encuentro. Posterior a ello y quizá el momento más importante de cualquier debate: la síntesis, es decir, el encuentro de lo ganado ante el disenso, hay que recordar que la verdad absoluta ahora solo es un artículo desgastado en el aparador que conjunta las teorías de la historia.

Capitalismo vs comunismo: la obstinación vs la resistencia al cambio

El mayor punto de discordia entre ambos pensadores dentro de los temas abordados en el debate y las variaciones que se dieron durante el mismo, fue la evidente contraposición que promovió el intercambio. El inicio de Peterson tiende a la relativización de los conceptos, mencionando la frase: “prácticamente todas las ideas están equivocadas”, posterior a ello, disertando lo que denominó polarización existente en el Manifiesto Comunista de Marx y Engels, presentando la existencia de dos clases morales, adhiriendo de facto un determinismo moral que añade a los burgueses, la clase dominante un calificativo que los enmarca en la maldad y a los proletarios, la clase oprimida, les reserva toda la bondad.

De a las críticas al Manifiesto Comunista sigue con la realización de un análisis sobre la funcionalidad de los estados capitalistas y cita un dato sobre el salario mínimo en países pobres, argumentando que los países de mayor pobreza están en camino de ascenso económico. En este primer segmento termina cuestionando la jerarquización expuesta por los marxistas como un devenir histórico, enmarcándolo dentro de las consecuencias de la organización del mundo natural en el que, según lo expuesto por el ponente, hay criterios en torno a los cuales los organismos se organizan para la supervivencia y no es necesariamente una consecuencia de la historia humana.

Zizek tuvo un discurso de apertura que abordó de una forma global los términos base del tema del debate, adhiriendo la felicidad a los conceptos abordados y generando de ahí su exposición sobre los conceptos faltantes. Partiendo de la idea de felicidad y el caso chino como milagro de la economía, expone contradicciones de la época contemporánea, en la que la política China que apunta hacia el autoritarismo característico del comunismo de antaño, empleo un aparato burocrático tremendo y con una aplicación estatal de las características económicas del capitalismo.

En el discurso del psicoanalista, no hay una defensa abierta del comunismo sino una señalización de los problemas más latentes del sistema económico actual, contrario al enunciamiento de sus bondades como lo hizo Peterson. Las ideas que retoma del marxismo y que defiende a lo largo de su expresión es por ejemplo, un igualitarismo basado en la capacidad de acceso de todas las personas a la posibilidad de desarrollar todas sus potencialidades, una igualdad distinta de la promovida en el capitalismo en el que se desarrolla más bien una tendencia a la homogeneización de la cultura como un hecho en aumento como efecto secundario de la globalización.

La obstinación es vista en este análisis como la necesidad de seguir cuestionando al mundo actual y por sobre todo, las posibles consecuencias de la mercantilización de todos los aspectos de la vida, deviniendo en consecuencias de la promulgación de la ganancia como fin último. Las crisis ambientales, el riesgo de las nuevas tecnologías y la posibilidad de nuevas formas de interconexión derivados del ser humano. La cuestión principal rondaba en la cuestión de sí hay mecanismos que puedan regular la expansión indefinida del capitalismo, una pregunta importante cuando todas las alternativas son tachadas de derivaciones comunistas.

Durante el intercambio de posturas, se realizaron flexibilizaciones de algunos conceptos, siendo el más atacado Peterson ante el estilo confrontativo de Zizek, quien cuestiono nociones expuestas en su libro 12 lecciones para la vida, en la que se pone en juego los alcances de la responsabilidad individual ante los acontecimientos externos. La regla que ocasionó este rose de opiniones fue la que dicta en el libro de Peterson “sí quieres cambiar al mundo, empieza por tu propia casa.” Se le realizó la cuestión, ¿de qué puede servir esta regla a alguien en corea del norte?  Evidenciando las posibles limitantes del razonamiento ante situaciones extremas, como en el caso expuesto de una dictadura militar. Peterson afirmó que la estabilización de valores entre los ámbitos familiar, social y personal puede ser un inicio para cambios significativos.

La jerarquización fue un tema más del cual se realizó un intercambio de ideas. Peterson la propuso como una respuesta a la naturaleza acumulativa del capital dentro del modelo económico vigente, dando el calificativo de profundidad a este hecho de los ecosistemas. Zizek respondió cuestionando la naturaleza variativa de los ecosistemas, en la que un conjunto de elementos, por medio de sinergias complejas generan nuevos entramados, no solo como el resultante de organizaciones provenientes de las especies animales. A esto se añadieron las teorías del poder, en el que su ejercicio depende de factores complejos y no únicamente de repeticiones de un reino biológico.

La persistencia y la resistencia al cambio son dos posturas que tienen un gran ejemplo en este debate. Zizek no realiza una defensa abierta al comunismo heterodoxo o a la aplicación realizada durante la U.R.S.S. en muchos momentos, parece más bien un férreo crítico de estas posturas, sin embargo, recupera del marxismo las ideas de la igualdad y cuestiona aún más las consecuencias dañinas en el capitalismo, refleja la búsqueda de cambio en las condiciones, la generación de alternativas ante el agresivo avance del capital en detrimento de las clases más desprotegidas. Por su parte, los datos y la posición de Peterson reflejan más una postura que se resiste al cambio o al cuestionamiento del sistema, asumiendo una postura de espera en la que las regulaciones del mercado y un ascenso de las clases sociales pueden generar el cambio necesario en el mundo.

Puntos de encuentro: felicidad e ideología

Dentro de los constantes desencuentros en las argumentaciones de cada pensador, el más notorio fue el que se llevó a cabo cuando el esloveno cuestionó quienes eran los marxistas que sustentaban esa denominación que dio a los movimientos progresistas, principalmente el conocido como movimiento LGTBI, nombrandolo neo-marxismo posmoderno, denominación que dio Peterson, argumentando que son una derivación de los teóricos franceses de la escuela de Fráncfort y reconociendo lo contradictorio de la denominación.  Zizek aclaró la ausencia de elementos marxistas dentro de esta teoría.

Peterson mencionó un cambio de nociones de opresión, en el que los grupos identitarios ejercen poder unos sobre otros (modificando los términos de burguesía y proletariado.) El elemento de acuerdo llego entre ambos ante la realización de la crítica de lo que denominaron excesos ante la ideología de género, mencionando los resultados de una hipermoralización (en palabras de Slajöv) como un detrimento de las causas sociales, en el que no se logra un verdadero cambio en los paradigmas, sino se asume una derrota.

La felicidad fue otro elemento en el que se encontraron ideas en común, este término se analizó en cierto margen fuera de los sistemas, siendo ambos dañinos para la misma, e incluso se considera a la misma un tanto confusa y un elemento secundario a la acción. Es vista como un estado de gracia o de manifestación de una sintonía entre el momento, la acción y el deseo mismo.

En este tipo de intercambios es importante recordar la noción previa a la exposición de las ideas de los pensadores, es importante la síntesis de las ideas expuestas por ambos y no solo una contraposición basada en el anhelo de mostrar un dominio de la propia razón. En este sentido se dan las conclusiones de ambas posturas: es importante seguir realizando un intercambio de ideas incluso en posturas antagonistas y por sobre todo, no hay que tener miedo de pensar aunque pueda ser desafiante en su esencia con los estados vigentes de conciencia.