La escena y lo “indie” en el Perú

Sebastián Chávez Durán


Desde los inicios musicales de nuestra historia, nuestra música, movida, escena, -cómo quisiéramos llamarlo- ha carecido de apoyo económico. Todas las disqueras, -por ejemplo- MAG, El Virrey, Sonoradio, han sido de inversión privada (incluso con MAG, durante los años ochenta, grababan a pedido de distintos artistas). Este es un claro ejemplo de la subvención de determinadas disqueras en el país.

En los años noventa, la corriente de la música nacional fue creciendo, ya que entraron sub-sellos como la Sony Music o BMG-arriola,  que incluso promovieron a artistas como Pedro Suárez Vértiz, o Christian Méier, en el claro caso de Pedro, su sello se movió para que pueda sonar en Latinoamérica, e incluso sus videos musicales salieron en MTV.

En los años ochenta, por otro lado,  todo se encontraba dividido, encontramos una escena “subterránea” y una movida de rock “comercial”, con distintos estilos y matices, -sin embargo- a nivel de elaboración musical, y también muy influenciada por los ochentas -como por ejemplo- el New Wave o el post punk, que tenían distintas ganas derivadas a partir de la experimentación, bandas como por ejemplo Retorno Breve, Dudó, la misma Danai, tenían aspectos interesantes además de “hacer música como se pueda”, por así decirlo.

¿Qué es lo interesante de estos aspectos dentro de nuestra música? Se plasmó en ambas movidas un sonido único y de bajo presupuesto, ya que no existían distintos aspectos económicos de por medio. Esto no significa que teniendo el apoyo económico no salieron cosas buenas…sin ir muy lejos el caso de Argentina, durante los setentas se sub dividieron en distintos géneros y salieron bandas extremadamente buenas y discos excelentes. En los ochenta hubieron bandas desde Soda Stereo, hasta GIT, que tuvieron distintos apoyos económicos y terminaron haciendo cosas increíbles, e incluso excelentes discos.

Otro claro caso, por ejemplo el de Brasil, siendo un país gigantesco, vienen trabajando con disqueras famosas y grandes desde finales de los años cincuenta. La influencia de Veloso y todo Trópicalia, fue un plus para los años ochenta, ya que nacieron realmente los hijos de esta movida anterior, además del apoyo económico, el apoyo de los grandes estandartes brasileños influenciaron fuertemente en Legião Urbana, en Cazuza, o también en Paralamas Do Succeso.

Pero también, es necesario agregar en este artículo, un tema fascinante, que por ejemplo los argentinos o los brasileños lo tienen, cosa que los peruanos no, el apoyo incondicional a su música, a sus raíces, aquí la música criolla pegó muchísimo, pero básicamente fue parte de una generación, nuestra escena de por sí, tiene mucha fuerza entre nosotros, pero nunca nos vamos a acercar a otros países, porque nos falta esa fusión, esa movida rockera que tanto necesitamos.

Para finalizar, en el Perú tenemos músicos y resultados interesantes y este sentimiento por hacer música tiene que seguir, y para crear un solo género un solo puño, se tiene que seguir implementando ideas novedosas, pero bajo un presupuesto, hemos tenido bandas como por ejemplo Mar de Copas, Campo de almas, El Aire, Cementerio Club, Rafo Ráez, que merecieron mucho más que Líbido, pero simplemente no se dió, es hora que nuestras bandas se hagan de un nombre en el mundo, porque músicos dentro de todo tenemos y estos son espectaculares.