El renacimiento electrónico peruano

Pamela Janet Rodriguez
Escritora


“No hemos sido una sociedad industrializada. Ha sido precario, pero eso ha generado una cultura muy inventiva y rica”. —Luis Alvarado

La música electrónica en Perú se remonta a la década de 1960, pero se le perdonará por no saberlo hasta hace poco. El auge de los bajos tropicales ha puesto a la nación andina en el mapa global de la música electrónica, y los escritores y músicos de Perú están comenzando a hablar más sobre las obras de los primeros compositores como César Bolaños y Edgardo Valcárcel, ambos artistas de vanguardia que contribuyeron al influjo de nuevas ideas sobre composición musical en el Perú. Entonces, ¿por qué ha tardado tanto en aparecer una historia tan rica? No hay una respuesta fácil, pero tiene que ver con la manera complicada en que funcionan las cosas en Perú. Les puedo decir que no hemos sido una sociedad industrializada. No hay grandes avances tecnológicos arraigados en nosotros debido a las intensas crisis económicas y los complejos patrones
migratorios. Ha sido precario, pero eso ha generado una cultura muy inventiva y rica.

De acuerdo con la investigación de Alvarado para su ensayo “Soñar con máquinas: una aproximación a la música electrónica en el Perú”, mientras que el resto de América Latina se industrializó durante los años 50 y 60, Perú dio un paso atrás y se dirigió a un gobierno militar nacionalista. Con un fuerte programa antiimperialista que casi bloqueaba la entrada de productos extranjeros, incluidos los instrumentos musicales. Así que la vanguardia peruana, con todas sus ideas internacionalistas, tuvo que mudarse al extranjero.

Este fue el caso de César Bolaños, el primer peruano en componer música concreta: un género francés de música electroacústica inventado durante los años cuarenta. Como explica Alvarado, la mayor parte de su trabajo en el género se compuso durante la estadía de Bolaños en el extinto Instituto Torcuato Di Tella en Buenos Aires, Argentina. Fue un baluarte académico de la vanguardia artística latinoamericana hasta que fue desmantelado en los años 70 debido a la presión del gobierno. Tras el regreso de Bolaños a Perú, sin un marco académico o apoyo disponible, abandonó este esfuerzo y volvió a investigar instrumentos populares bajo contrato gubernamental. Si bien no es tan oscuro, su trabajo solo recientemente ha sido compilado por el sello experimental Pogus de Nueva York. Y el caso de Bolaños es solo uno de muchos. Pero por fin, la música electrónica peruana está teniendo su momento global. Para muchos, lo que está sucediendo en Lima es esotérico y no los culpo. No hay muchos lugares para descubrir esto o mucho para leer, pero eso está cambiando. Hay más políticas gubernamentales que apoyan [su trabajo] y fondos para viajes. Los principales actores en la escena actual, como Quechuaboi, Chakruna y Elegante & La Imperial, están encontrando fanáticos a través de apariciones en compilaciones de sellos discográficos especializados como Tigers Milk in the Reino Unido, Hawaii Bonsai de Suiza y la propia rendición de Lima. Y para su nuevo álbum Mirrors, el productor de dubstep del Reino Unido. Mala, Viajó a Perú para trabajar con algunas de las principales luces musicales del país, tanto pasadas como presentes. Es interesante ver cuántos años después tiene este sonido digital de cumbia que está saliendo de partes de Perú. Están tomando muestras de los registros de cambios más antiguos y mezclándolos con las técnicas de producción modernas.

Como introducción al mundo de los ritmos electrónicos peruanos, encontramos algunos artistas de todo el país que están ampliando los límites, redefiniendo sus relaciones con su patrimonio cultural y presentando una nueva visión de lo que significa ser un artista de música electrónica en Perú.

Comenzó a tener sus primeras experiencias con la música electrónica en el año 2007, motivado por el significado y valor de la música electrónica para él, así empieza a tener sus primeras presentaciones como DJ en el año 2013.

En el 2014 tras ya haber producido temas propios y tener el respaldo de otros artistas nacionales, nace su proyecto solista ILLAYUK, proyecto enfocado en la producción de música electrónica con carácter minimalista, influenciado por el sonido del minimal techno y el minimal house, con el cual logra en sus sesiones trances cargados de ritmos frescos, consistentes y divertidos, de percusiones flotantes con bajos envolventes y predominantes, que crean atmósferas nostálgicas y alegres. Co-fundador del label peruano Astral Music y el colectivo Síncopa Perú. Proyectos que han sido creados y diseñados para mostrar , difundir y apoyar el trabajo de nuestros artistas nacionales y contribuir con el crecimiento de la escena. Su sonido está reflejado en disqueras como HDR Limit, Whoyostro Ltd, Suspension of consciousness, Offsite Records entre otros. Además de colaborar con remixes para los sellos Sain’t & Don’t, Carbono Music y Sinapsis Records.

Jorge Espinoza es, hace seis años, DJ Chakruna. Su cumbia digital, infaltable en cada concierto o fiesta del Centro de Lima o Barranco, lo ha posicionado en la escena musical. Actualmente, se encuentra de gira en México, donde tiene una recargada agenda de presentaciones. Chakruna es el ingrediente que provoca el efecto visual en la ayahuasca, lo que te hace alucinar. Esa es la sensación que Dj Chakruna quiere transmitir a través de su música. Empezó a mezclar cuando descubrió un sinfín de programas digitales para
hacer música. Desde ahí comenzó a fusionar sonidos.Su carrera ha ido de ser DJ de fiestas locales a un productor reconocido alrededor del mundo y curador para sellos discográficos de renombre como Tiger’s Milk. Fue parte del compilado Perú Boom, gracias al cual logró una entrevista en CNN y en la revista Dj Mag, además de transmisiones en radios de la FM internacional.

Sonido tribilín

Álvaro Ernesto de Tribilín Sound se inició junto con el prodigio del bajo tropical Deltatron en su sello Terror Negro , que cuenta con una de las mejores listas de bajo tropical y música de fiesta en Lima. Comenzó a hacer mash-ups como una forma de satirizar la cultura popular peruana de los años 90 y principios de los años 00:00, tomando muestras de la voz, programas de juegos, noticias de la presentadora de programas de entrevistas Laura Bozzo y mezclándolas con chicha. Los resultados fueron un tremendo éxito en el circuito de fiestas. Las cosas se pusieron un poco más serias cuando lo invitaron a formar parte del sello / sello colectivo regional de Chile, solo para Internet, donde ahora está a cargo de la adquisición de música y masterización. Su primer álbum como parte del colectivo, Aquí Siempre Bailamos., refleja esa transición: está llena de ritmos rápidos, infundidos por la dembow y la cumbia, con un muestreo mínimo, orientados hacia una audiencia internacional. “No tiene todavía un sonido definido. La estructura de su música es similar a la forma en que produzco pistas house. No es tan bailable, es más un tipo de música de “calentamiento”. Pero tiene pistas que son para esos momentos cumbre. A pesar de un ligero cambio en la estética, la música de Ernesto aún está informada por su espíritu curioso. Está buscando constantemente. Está preparando su cuarto largometraje, y lo que quiere hacer es reflejar partes de su vida en su música: intentar algo más personal que lo que ya ha hecho.

Una verdadera compañía global, Novalima produce pistas de baile que inducen el trance y combinan la tradición de bajos globales con los ritmos afroperuanos. No es de extrañar que se hayan convertido en uno de los favoritos del jefe de bajo global de Nueva York, Nickodemus; sus canciones son sudorosas y frenéticas, construidas en torno a una interacción vertiginosa entre los vocalistas y los percusionistas. Pero debajo del ritmo hay una profunda pasión por la historia de la música peruana. “Concentran el 100 por ciento de su conocimiento sobre la cultura afroperuana en su esfuerzo por” modernizar “nuestra herencia musical”, dice Ramon Pérez, de Novalima. Simplemente se siente que han desarrollado y, manteniendo su forma primitiva y tradicional, logrando permanecer y romper en la falta de interés de las generaciones más jóvenes. En el transcurso de tres álbumes, y casi sin parar de realizar giras, pudieron llevar la herencia africana de Perú a un público más amplio. Uno de esos conversos fue Mala, con quien colaboraron durante la grabación de Mirrors. Su forma de tratar la música antigua con nuevas técnicas y enfoques, son ciertamente grandes innovadores, y experimentan la forma en que se produce las grabaciones le dan una nueva visión en el camino de la
creación.

Es uno de los pilares de la escena musical electrónica experimental de Lima. Ha estado activo desde 1995, grabando ruido, industrial, sintetizador y minimal techno bajo varios nombres. También es parte del colectivo experimental El Hangar de los Mecánicos y del grupo de punk industrial Varsovia, que lanzarán nueva música este año. Gonzáles es un maestro de su oficio, evita los controladores y presets en favor de los sintetizadores analógicos, que recopila, y los secuenciadores para crear canciones que reúnen imágenes de paisajes industriales sombríos. Su último álbum, Universos Paralelos, es un testimonio de esto. Su música está firmemente arraigada en sonidos sintetizados retro-futuristas y en loops de cintas muestreadas. Su estilo de producción en bruto refleja la mentalidad hardcore de bricolaje de la escena experimental de la ciudad, una que según él siempre está prosperando.

Anthony Paucarmayta también tuvo su inicio en la escena experimental de Lima. Pero después de viajar a lo largo de la frontera peruano-brasileña, Paucarmayta reconfiguró su proyecto en ALQSBS (pronunciado ALQO SUB BASS), una mezcla de bajo, ritmos y sonidos amazónicos destinados a llevar al oyente a un viaje espiritual a través de la naturaleza. Siempre está buscando renovar su sonido, ya sea a través de formas analógicas o digitales. Paucarmayta cristalizó estas ideas en su último álbum, Seres de la
Selva . donde incorporó completamente las grabaciones de campo de los sonidos de la naturaleza que hizo en las ciudades fronterizas de Brasil (Madre de Dios en la Amazonía peruana, así como en el Valle Sagrado), para crear un mundo mágico y ancestral.

Felipe Salmón y Rafael Pereira están detrás de las máscaras tribales del Dengue Dengue Dengue. Su música es una infecciosa mezcla de body-rocking de dancehall, techno, dub, dubstep y bass mezclada con la instrumentación tradicional afroperuana. Es una de las paletas sonoras más diversas en la esfera de bajos global. El grupo comenzó en 2010, creando combinaciones y perfeccionando su show audiovisual en vivo. En 2012, lanzaron La Alianza Profana , que los diferenció de sus contemporáneos al transformar los ritmos de cumbia de culto en una neblina de baile psicodélica. Firmado con el sello Enchufada de Lisboa en 2014, el EP posterior Serpiente Dorada contó con nuevas sensibilidades y un sonido más pulido, incorporando el bajo zouk, entre otros estilos. Su nuevo largometraje,Siete Raíces , saldrá este año y promete una mayor evolución en el estilo, con la incorporación de los cantantes Sara Van y Alo Walla a la mezcla.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.