El empalme entre realidad y sueño en “La vida es sueño”

Maria Paredes
Estudiante de Lenguas Hispánicas


En el presente texto se analizará la existencia de la realidad y el estado de sueño en la obra “La vida es sueño”, principalmente en el personaje de Segismundo. No obstante, hay temas de igual importancia: el anhelo de la libertad [1]y el destino.

Entrando en materia, el tema sustancial del texto es el sueño, que a través de él se presentan premoniciones; como es el caso del rey Basilio, que entre sueños y quimeras su esposa, la reina Clorilene, había pronosticado su deceso durante el embarazo mediante sueños y delirios:

su madre infinitas veces,

entre ideas y delirios

del sueño vio que rompía,

sus entrañas, atrevido.

Un monstruo en forma de hombre…   (Calderón, vv. 668-672)

Cuando nació Segismundo el vaticinio se “cumplió”, ese día se aconteció un eclipse[2], se oscureció el cielo, llovió y para variar tembló. Todos estos fenómenos naturales y con la muerte de su esposa al dar a luz a su hijo, el rey Basilio se colmó de supersticiones y decidió consultar sus estudios de astrología dándole fuerza al hado y pronosticando que su hijo sería una persona detestable, un mal príncipe y monarca. Lo dio por muerta exiliándolo en una torre:

publicóse que el infante

nació muerto, y prevenido

hice labrar una torre

entre las peñas y riscos

de esos montes, donde apenas

la luz ha hallado camino

Allí Segismundo vive

Mísero, pobre y cautivo… (Calderón, vv. 738-742)

De forma inhumana lo priva de su libertad desde su nacimiento, encerrándolo en una torre fría y oscura. Solo podía tener comunicación con Clotaldo, quien le enseñaría ciencias y la fe católica. Clotaldo se convertiría en su tutor y guía.

Segismundo la mayor parte de su vida estuvo en un espacio[3] cerrado, y como eje fundamental en el análisis de Yuri Lotman, los textos se efectúan entre series de oposiciones y divide los espacios como alto y bajo, dentro de esos modelos espaciales se relaciona alto; libertad y bajo: esclavitud. Tomé esas relaciones para relacionar lo alto, que es lo libre, como una aspiración por parte de Segismundo, ya que siempre está en constante anhelo por la libertad e interrogando su desdicha de haber nacido esclavo, entiéndase esclavo, en este contexto, como prisionero por el simple hecho de nacer en un parto complicado y que todo se haya inclinado como un mal augurio.

Las condiciones en las que vivía Segismundo eran inhumanas, se puede ver claramente en los versos de Rosaura cuando ve la torre:

¿no es breve luz aquella

caduca exhalación, pálida estrella,

que en trémulos desmayos,

pulsando ardores y latiendo rayos,

hace más tenebrosa

la oscura habitación con luz dudosa?

sí, pues a sus reflejos

puedo determinar, aunque de lejos,

una prisión oscura;

que es de un vivo cadáver sepultura;

y porque más me asombre.

En el traje de fiera yace un hombre

de prisiones cargado

y solo de la luz acompañado. (Calderón, vv. 85-98)

Ese pasaje lo asimilo tenuemente con los hombres que describe Platón en su alegoría de la caverna, que desde su niñez se encontraban encadenados de pies y cuello en caverna subterránea viendo únicamente sombras por una abertura que proyectaba luz.

Esos hombres no podían contemplar lo bello y grato de las maravillas, puesto que solo podrían ver en su mundo de sumisión, unas sombras proyectadas, las cuales consideraban como su única verdad absoluta; sin embargo, al final un prisionero logra salir y admirar toda la naturaleza. La situación de Segismundo de estar en cautiverio y no poder mirar otra verdad más la que está en la caverna, es muy parecida a la de esos hombres, las sombras vendrían siendo Clotaldo y los conocimientos que le transmitía.

Antes de profundizar en el empalme entre realidad y sueño, conoceremos qué es sueño y realidad para así, poder entrar en materia.

En la cosmogonía griega, el sueño es representado en La teogonía de Hesiódo como Hipnos, quien nació de la procreación de su madre, Nix (la noche) y su padre, Érebo (la oscuridad). Aparte tuvo más hermanos, uno de ellos era muy parecido a él. Tánatos (la muerte fuera de violencia).

En el artículo “Hipnos[4] y Tánatos: el arte, el sueli y los límites de la consciencia” de Luis Sazatornil explica el papel de Hipnos como deidad y lo describe como un dios de dominación, ya que nadie, ni el mismo Zeus es capaz de rehusarse de él, incluso refiere al sueño como un letargo espiritual que prefigura a la muerte. Otro punto que retoma en su investigación son los estados de consciencia citando al profeta Baudelaire, acerca de los sueños como <<transporte del alma y de los sentidos>>.

La definición de la realidad es complicada, por lo que “no se tiene una concepción de lo real sino diferentes formas de ver lo real, de interpretarlo, de concebirlo”. (Tovar, p.33)

Hay tres puntos esenciales en la obra:

  1. Cuando llevan a Segismundo por primera vez al palacio.
  2. Cuando lo regresan a su torre.
  3. Cuando lo liberan de la torre.

En el momento en el que es llevado a palacio de forma maniobrada por la pócima que le dio Cleotaldo, Segismundo despierta con una recia dualidad entre sueño y lo real, sin embargo, en el palacio le afirman que está soñando, esto con el fin de ver su comportamiento.

¿Yo en palacios suntuosos?… (Calderón, v.243)

¿Yo despertar de dormir

en el lecho tan excelente?… (Calderón, vv. 247-248)

Segismundo asume que está soñando y comienza a ser el mismo, una fiera humana, como dice él, por culpa de su padre. Sus actitudes son iracundas como: lanzar a un soldado por la ventana y amanear a Cleotaldo de muerte por ocultarle sus derechos como príncipe.

Sus acciones coléricas hicieron que lo regresaran a la torre, una vez más drogándolo para distorsionar sus sentidos; y afirmando nuevamente que todo lo que él vivió en el palacio solamente fue un sueño:

y en el mundo, en conclusión,

todo sueñan lo que son,

aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí

destas prisiones cargado,

y soñé que en otro estado

más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.       (Calderón, vv. 1190-1202)

La tercera jornada cuando Segismundo oye aclamar al pueblo sobre su libertad, él no lo puedo creer y se aferra de nuevo a que la vida es un sueño y vuelve a cuestinar por medio de preguntas retóricas:

¿Otra vez queréis que vea

entre sombras y bosquejos

la majestad y la pompa

desvanecida del viento? (Calderón, vv. 123- 126)

Después de enfrentarse con el rey Basilio, Segismundo le ocurre un cambio drástico moral, y toma una conducta de responsabilidad venciendo el mando del destino, que fue en que condenó su libre albedrío. Al momento de reconocer al rey Basilio, se podría decir que es la fijación de un nuevo Segismundo, de ser un hombre fiera y esclavo, pasa a ser dueño de sí mismo.

Señor, levanta,

dame tu mano; que ya

que el cielo te desengañe

de que has errado en el modo

de vencerle, humilde aguarda

mi cuello a que tú te vengues;

rendido estoy a tus plantas. (Calderón, vv. 1054.1061)

En conclusión, La vida es sueño es una obra poética con esencia filosófica, que toca temas como el destino, el sueño, la realidad, la conciencia, la valentía, la existencia, la justicia, pero sobre todo el anhelo a la libertad.


[1] Mario Rojas en su libro Hegel y la libertad explica la filosofía de la libertad según Hegel: La libertad es el concepto de la voluntad libre racional.

[2] Los eclipses eran señal de mal augurio, y varias civilizaciones milenarias le daban un significado distinto.

[3] Yuri Lotman en Estructura del texto artístico explica el espacio como “un conjunto de objetos homogéneos (fenómenos, estados, funciones, figuras, significados variables, etcétera)”. (p.271)

[4] Véase también en Mitología Griega (pp. 8-9) un organizador gráfico de toda La Teogonía de Hesíodo.


La foto que acompaña al artículo pertenece al cuadro “El sueño del caballero o La vida es sueño”, del pintor barroco Antonio de Pereda expuesto en la Academia de S. Fernando, Madrid.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.