Maracanito(Paraguay 2 – Qatar 2)

Tras el gol de Ghiggia, el Maracaná dejó de ser un estadio cualquiera y se convirtió en el primer estadio que albergó una final y la terminó en silencio. Ahí dentro, han desfilado los mejores jugadores de fútbol, se han disputado finales de gran envergadura, se han hecho goles mucho más grandiosos, que han dejado en vilo a naciones, pero ninguno como el segundo gol uruguayo en esa final, que consagró a Uruguay campeón mundial por cuarta vez, que dejó a Brasil con la miel en la boca, que convirtió una fiesta en un funeral.

Evidentemente, las diferencias entre una final que parecía ya ganada y el partido de hoy son amplias. Las expectativas no eran tan altas, una nación no estaba en vilo por esto, no había nada más en juego que tres puntos, era solo un debut. Y aún así, sin estar a la altura, hoy vimos más que un Maracanazo, un Maracanito.

Lo que parecía un partido ganado por Paraguay, explotando las falencias defensivas del próximo anfitrión del Mundial en 2022 desde el primer minuto, acabó siendo una pesadilla para los guaraníes, y acabó sorprendiendo a casi todos los espectadores. ¿Alguien esperaba que Qatar jugara de esa manera? Pues sí, si tenías en cuenta que era el vigente campeón de la Copa Asiática, pero desde luego, en Latinoamérica, observamos principalmente a Europa y es precisamente por eso que cada cuatro años, nos sorprendemos por lo bien que juegan los equipos de otros continentes. Nos hemos occidentalizado tanto respecto al fútbol, que olvidamos que en Oriente hay mucho por revelar.

Parte de esa zona gris hoy la tuvimos frente a frente, y Paraguay la experimentó. La confianza en el fútbol latinoamericano ha sido la que nos ha llevado a ese conformismo que hoy nos enfrenta a una realidad innegable: el talento no es suficiente. Y es que siempre hemos pensado que si Europa tiene técnica, Latinoamérica tiene talento; como si ambas cosas pudieran o debieran separarse. Precisamente el partido de hoy nos demuestra que ni uno ni lo otro, son ambos o no se es nada en el fútbol moderno. Qatar apeló al balón a ras de cancha, Paraguay por la explosividad de sus extremos, ambos tuvieron aciertos a lo largo del partido.

El empate fue lo más justo, si se quiere. Tras el autogol de Rojas, que significó el empate de Qatar, prácticamente sentenció el juego por dos motivos; Paraguay sintió el golpe y Qatar regresó a su érratico ataque, y es que si bien ambos equipos tuvieron oportunidades para llevarse el triunfo, su poca efectividad los convirtió en presas del empate final. Es cierto que en el fútbol no hay justicia, pero hay días en los que lo lógico, lo justo y el fútbol van de la mano. Hoy fue uno de esos días. 

Ficha técnica


Paraguay


Roberto Fernández; Santiago Alzamendia, Junior Alonso, Fabiñan Balbuena, Bruno Valdez; Miguel Almirón, Rodrigo Rojas (Richard Sánchez, min. 79), Celso Ortiz, Cecilio Domínguez (Juan Iturbe, min. 83), Hernán Pérez (Derlis González, min. 45), Óscar Cardozo.

Qatar


Saad Al Sheeb, Pedro Miguel, Abdelaziz Hatim (Karim Boudiaf, min. 88), Boualem Khoukhi, Tarek Salman, Abdelkarim Hassan; Basam Al Rawi, Hasan Al-Haydos, Assim Madibo; Almoez Ali, Akram Afif.

Goles


1-0 min. 4: Óscar Cardozo.

2-0 min. 56: Derlis González.

2-1 min. 43: Almoez Ali.

2-2 min. 77: Rodrigo Rojas (p.p.).

Incidencias


Tarjeta amarilla: Assim Madibo (min. 11), Tarek Salman (min. 26), Hernán Pérez (min. 40), Abdelkarim Hassan (min. 61), Boualem Khoukhi (min. 71) y Fabián Balbuena (min. 80).

Estadio


Estadio Maracaná