Crónica de una derrota anunciada (Uruguay 4 – Ecuador 0)

Nadie tiene mayor poder en América que Uruguay. Al menos, en fútbol, es así. Sus quince trofeos del torneo que ahora está disputando, lo demuestran. Y si a alguien le quedaban dudas, si alguien lo miraba bajo el hombro, lo colocaba en el segundo rango de los favoritos tras Brasil y Argentina—los candidatos de siempre—pues el partido de hoy les demostró que Uruguay, esa selección de camiseta celeste pero un temple rojo sangre, es candidata hoy y siempre a cualquier torneo que dispute, mucho más si América está involucrada en el nombre.

El equipo de Óscar Tabárez, sin duda, nos demuestra que el recambio generacional se puede dar sin mayores cambios en la banca, y con una misma propuesta desde 2006. Uruguay es garra, es corazón, es empuje, es técnica, es unidad. Al frente, Ecuador era todo lo contrario. Tras no ir al Mundial Rusia 2018, lo que debió seguir en Ecuador no fue, no se dio, el famoso recambio se estancó y llegó a esta Copa América solo con un nuevo técnico pero arrastrando problemas que ya tendría que haber resuelto.

Y si había una derrota anunciada era ésta; si alguien tenía dudas bastaba ver el porte con el que los jugadores ecuatorianos se encontraban en el campo;  la pregunta ya no era si Ecuador iba a perder, sino con cuántos goles iba a ganar Uruguay. En el aire, se saboreaba una goleada.

Con dos goleadores natos como Cavani y Suárez, Uruguay se puede dar el lujo de contar con dos de los mejores delanteros del mundo; algo que ninguna selección latinoamericana puede decir. Si alguien quiere ver magia, ve a Messi. Si alguien quiere ver atrevimiento, ve a Neymar. Si alguien quiere ver entrega, conexión, magia, atrevimiento, tiene que ver a este dúo en acción. Ambos son talento puro y en parte por la inventiva de ellos más la introducción de un nuevo miembro, Nicolás Lodeiro, a los seis minutos, Uruguay ya ganaba con un gol de este último.

Jugadores como Laxalt, Vecino, Bentancur, Torreira y Nández hoy representan el futuro de Uruguay. Y ellos también sostienen a la celeste, con un mediocampo tan sólido que uno pensaría que antes de ellos, Arévalo Ríos era solo un hombre frente a la inmensidad. Antes que acabara el primer tiempo, dos goles más llegarían; tanto de Cavani con una genialidad como de Suárez con la efectividad que le caracteriza. Ambos, matadores frente al área. 

En el segundo tiempo, todo fue trámite. Un gol más llegó, pero a esa altura del partido, todos observábamos boquiabiertos a la máquina celeste funcionar precisamente como tenía que funcionar. Todo pase tenía un receptor y un jugador ya libre para recibir en la siguiente jugada, cada remate estaba preparado para la segunda jugada, cada cabeceador ya tenía a alguien más para el segundo cabezazo (normalmente sinónimo de gol para los uruguayos). Para un fanático del fútbol, Uruguay hoy fue una máquina de matar. Un hueso duro de roer, el rival a vencer si se quiere tener chances de ganar esta Copa América. 

Es común en Perú, tras la llegada de técnicos uruguayos al torneo local, atribuirle al pelotazo por arriba, a la jugada de pelota parada; jugar a la uruguaya. Este desmerecimiento demuestra nuestro poco conocimiento de fútbol, nuestra sobrevaloración del estilo que nos hizo famosos en las décadas de los 70′ y 80′, pero que no hemos vuelto a reeditar. Perú no ha vuelto jugar bien desde hace mucho tiempo, Uruguay, esto es innegable, juega cada vez mejor.

Ficha técnica


Uruguay


Fernando Muslera, Martín Cáceres, Diego Godín, Diego Laxalt, José Maria Giménez, Nicolás Lodeiro (Lucas Torreira, min. 74), Matias Vecino (Federico Valverde, min. 80), Nahitan Nández (Gastón Pereiro, min. 63), Rodrigo Bentancur, Luis Suárez y Edinson Cavani.

Ecuador


Alexander Domínguez, José Quinteros, Arturo Mina, Gabriel Achilier, Beder Caicedo, Jefferson Orejuela, Ángel Mena (Pedro Velasco, min. 28), Eduar Preciado (Romário Ibarra, min. 45),  Antonio Valencia, Jefferson Intriago y Enner Valencia.

Goles


1-0 min. 5: Lodeiro.

2-0 min. 32: Cavani.

3-0 min. 43: Luis Suárez.

4-0 min. 77: Arturo Mina (p.p.).

Incidencias


Tarjeta amarilla: Giménez (min. 62) y Lodeiro (min. 13).

Tarjeta roja: José Quinteros (min. 23)

Estadio


Estadio Mineirão