Todo tiene su final (Argentina 0 – Colombia 2)

Cada vez que Argentina juega un torneo, su fortuna es decidida por los dioses. Y normalmente desde la Copa América 1993, no les va para nada bien, incluyendo el Mundial, donde las últimas finales que ha jugado (Italia 90′, Brasil 14′) las ha perdido. Quizá, el único torneo que les auguraba mejores resultados, era precisamente la Copa América, donde desde su última Copa ganada, no perdía en el debut. Y para mejorar las expectativas de los argentinos respecto a este partido, su rival no le ganaba en un partido oficial desde hace 12 años. Es decir, todo jugaba a favor de Argentina. Todo excepto su fortuna.

Pues cabe recordar que en el fútbol, las estadísticas no juegan. Lo que sí juegan muchas veces son las emociones, y siento que a Argentina, cada vez más, le juegan en contra. Hay tras de ellos, un peso enorme. Más allá de contar con tres finales perdidas, muchos miembros de este seleccionado cargan el peso más grande que podrían tener, estar a la altura de Messi.

Y sí, un jugador de 1.70 metros ejerce una sombra muy grande sobre todas esas figuras. Es cierto que Maradona convirtió a Argentina en una selección digna de temer, es cierto que tras él, todo fue decadencia en el fútbol argentino. Pero Messi fue, es y probablemente aún será el último respiro de una generación de jugadores que se rehúsa a irse como Lamentablemente, al frente no tenía un rival que pensara tanto en Messi como el eje argentino.

O quizá sí. El técnico de Colombia, Carlos Queiroz, en su estreno oficial como técnico, resolvió el problema desde el primer minuto encargándole a Wilmar Barrios la marca de La Pulga. Ahí acabó el pensar en el 10, porque sin oxígeno, sin espacios, Messi es un jugador más en la cancha. Y Argentina, bueno, es un equipo predecible. Armani hoy, fue una sombra de lo que normalmente es en River Plate, Tagliafico no pudo reeditar sus buenas actuaciones con el Ajax, Saravia y Pezzella no demostraron porque eran esenciales piezas del recambio, Otamendi por otro lado, parecía una versión previa a su reinvención con Guardiola, mientras que en la volante, parecía que Paredes, Lo Celso y Rodríguez jugaban a lo mismo y cada uno entorpecía la labor del otro. Adelante, un tridente que juega casi de memoria, Di María, Agüero y Messi, pero que en este partido, se volvió uno desconectado, y sin Messi, un abismo eterno era el que separaba a Di María de Agüero.

En cambio, en Colombia encontramos una solidez en todas las líneas. Y reafirma que lo visto frente a Perú en el último amistoso (ganó 3-0 en Lima) no fue casualidad. James sigue siendo el mejor jugador en esta selección, no cabe duda, pero está apoyado, ahora sí, por una volante conformada por Barrios, Cuadrado y Uribe, tres incansables jugadores que sostienen la presión ejercida tanto por Falcao como por Rodríguez—Muriel se lesionó en los primeros minutos— y sostienen el dominio del balón de modo tal que se hace imposible encontrarles pases errados. Por su parte, la defensa central, conformada por Mina y Sánchez, se muestra cada vez más sólida y sigue generando más dudas saber cómo es que Mina se fue del Barcelona sin muchas oportunidades dadas por Valverde si mantiene ese nivel en su selección desde buen tiempo atrás. Los laterales, Arias y Tesillo, garantes de la marca por los extremos y la primera salida para Ospina, el incansable arquero de la selección colombiana, que cada día parece arriesgarse un poco más para quedar en la historia. Colombia hoy no es esa selección que ilusionó a muchos en 2014, se ha vuelto más equilibrada, más compacta, más solidaria en la marca, más equipo.

Y poco a poco, la escuadra colombiana fue dándose cuenta a medida que avanzaba el partido y empezó a dominarlo. Entonces, Argentina de muy mala gana, empezó a perder no solo el balón sino el control. Sin Messi para salvarlos, poco a poco, los dirigidos por Scaloni fueron ahogándose en sus individualidades, razón por la cual, al iniciar el segundo tiempo, el técnico argentino entendió que necesitaba un cambio. 

El problema era que el cambio tenía que ser de actitud y no de hombre. El ingreso de Rodrigo De Paul más que solucionar los problemas, complicó el sistema 4-3-3 de Scaloni. Pero si ayudó en algo, fue a aproximarse cada vez más al arco defendido de Ospina, aunque dejando a la defensa y a Armani expuestos frente a un ataque capaz de borrarte en un contraataque. 

Es cierto que Argentina mejoró en este quilombo, pero pagó caro el desperdiciar tantas oportunidades para anotar. En ese aspecto, Colombia entendió que los espacios entre la volante y la defensa argentina tenían que ser explotados y con eso en mente, James le entregó el balón a Martínez en una jugada que acabaría en un precioso gol.  

Tras ese gol, justo en el mejor momento de Argentina, Colombia se dedicó a buscar el knock-out, por lo que cuatro minutos después, Queiroz haría ingresar a Duván Zapata, el único delantero capaz de apagar todos los sueños argentinos en una sola jugada, capaz de desaparecer la posibilidad del empate. La frustración acumulada hasta ese entonces, se acabó 5 minutos después, con el gol de Zapata. Y con el segundo, el partido prácticamente se acabó. Lo que vino a continuación fue puro trámite para un resultao histórico, para el fin de la racha, para el comienzo oficial del ciclo Queiroz, para el principio del fin del ciclo Scaloni.

Como cantaba Héctor Lavoe, todo tiene su final, nada dura para siempre. Colombia, hoy lo reafirmó. Scaloni, lo empieza a experimentar.

Ficha técnica


Argentina


Franco Armani, Renzo Saravia, Germán Pezzella, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico, Guido Rodríguez (Guido Pizarro, min. 67), Leandro Paredes, Giovani Lo Celso, Lionel Messi, Ángel Di María (Rodrigo de Paul, min. 45), Sergio Agüero (Matías Suárez, min. 79).

Colombia


David Ospina, Santiago Arias, Yerry Mina, Dávinson Sánchez, William Tesillo, Wilmar Barrios, Juan Guillermo Cuadrado (Jefferson Lerma, min. 64), Mateus Uribe, James Rodríguez, Luis Muriel (Roger Martínez, min. 20) , Radamel Falcao García (Duván Zapata, min. 81).

Goles


0-1 min. 71: Martínez.

0-2 min. 86: Zapata.

Incidencias


Tarjeta amarilla: Radamel Falcao García (min. 19), Guido Rodríguez (min. 42), Renzo Saravia (min. 52), Leandro Paredes (min. 55) Juan Guillermo Cuadrado (min. 60), Duván Zapata (min. 87) y Jefferson Lerma (min. 90+4).
Tarjeta roja: Ninguna.

Estadio


Estadio Fonte Nova Arena.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.