El bienestar de las mascotas

Angélica Revelo
Médico veterinaria


El bienestar animal es un concepto que hoy en día no es valorado y en menor medida aplicado. En la actualidad es un concepto muy presente en animales de granja y producción, y es que no es para menos si tenemos en cuenta la relación directa que existe entre bienestar animal y nivel de producción económica. En otros campos como explotaciones, laboratorios y zoológicos, también ha tomado fuerza gracias a los movimientos proteccionistas. Sin embargo, es un concepto algo olvidado que no se ha tenido en cuenta en la clínica diaria de pequeños animales, frecuentemente los propietarios de las mascotas confunden el bienestar con los excesos materiales y muestras de afecto o cariño, invaden a sus cachorros con juguetes, camas, ropa, zapatos, galletas y un sin número de elementos olvidando que los limites, la crianza responsable y la libre identidad de cada mascota son la base del verdadero significado de bienestar animal. En realidad, todas estas atenciones se acercan más al concepto de “maltrato” que al de “bienestar”. A pesar de que en las últimas décadas el modelo de cuidado animal basado en la súper producción y la indiferencia hacia el bienestar físico o emocional de los animales domésticos parece haber cambiado, los esfuerzos han arrojado al otro extremo el concepto en mascotas. Hoy en día existe una relación más consciente y compasiva, una idea de lucha real y de acciones concretas por reivindicar el lugar de los animales en nuestra sociedad, aunque estos esfuerzos se ven afectados por la “humanización” considerada como maltrato animal. Este fenómeno es llamado antropomorfismo, y se define como la atribución de características y cualidades propias de humanos a los animales de compañía. Este comportamiento se ha proliferado transversalmente. Según algunos psicólogos esta conducta se debe a vacíos emocionales y trastornos psicológicos de los propietarios.

Con el fin de no alterar el significado del concepto en cuestión la Asociación Mundial de Veterinarios (AMV) determinó cuales son las necesidades básicas que deben cubrirse para ofrecer bienestar, estas son; entorno, dieta, libre manifestación del comportamiento propio de la especie, compañía, protección y ausencia del dolor, sufrimiento o enfermedad. De la misma manera en un afán inmensurable por cubrir con estas necesidades la AMV afirma que la medicina veterinaria es la primera profesión en el diagnóstico, tratamiento, control de enfermedades además reconocer la responsabilidad sobre todo lo necesario para disminuir el sufrimiento, dolor y angustia animal. Sin duda alguna es una profesión hermosa que implica una gran responsabilidad y en el caso de los animales de compañía no solo debe velar por el bienestar de cada paciente, sino que además debe asumir el papel de pedagogo frente a los propietarios pues no todos tienen claro el concepto de cuidado y bienestar animal.

Pues bien, la disfunción y desasosiego emocional de los humanos empiezan a afectar el comportamiento normal sin querer decir salvaje de nuestros amigos peludos a un nivel en el que la afección resulta ser hasta física, llegando a producir enfermedades fisiológicas. Particularmente conozco a muchos propietarios que sin duda alguna ignoran el hecho de ser autores de semejante atropello disfrazando de amor y cariño con actitudes como vestir, disfrazar, dar de comer en la boca, cargar, dormir junto a ellos, sobre proteger, entre otras actividades. En mi consultorio llegan muchos casos en los que las afecciones físicas se atribuyen a descompensaciones emocionales que mis pacientes reciben o absorben de sus propietarios, cada situación y emoción que los propietarios experimentan, son emitidas en sus hogares y son sus mascotas las que las perciben y procesan como propias. La somatización (conflictos psicológicos internos expresados como signos físicos) de los cambios medio ambientales en el entorno de un animal es muy común en nuestro medio, pues son mascotas que cuentan con una dieta ideal y espacios adecuados, pero nadie puede aislarlos de las preocupaciones y el estrés de sus dueños. Es por eso que en países europeos es tan importante el manejo ambiental que garantice la seguridad emocional de cada paciente y es un principio básico en mi clínica. Comenzando con el entorno en el que trabajamos, el equipo de trabajo debe despejarse de cualquier carga emocional que pueda afectar en la actitud de nuestros pacientes. Los colores de los pasillos y consultorios deben ser suaves y cálidos. Utilizamos aspersores, pebeteros y humificadores en todos los entornos con el fin de que el aire ofrezca seguridad y tranquilidad, para ello se usan esencias florales como lavanda, y naranja así desde el momento en el que los pacientes entran en el entorno se verá neutralizado y les dará tranquilidad. Además de esto los pasillos se invaden de música relajante, de esta forma hasta el personal estará dispuesto a atender a los pacientes con la mejor disposición y paciencia. Los pacientes deben tener un espacio en el que recorren libremente las instalaciones de tal manera que reconocerán los consultorios y peluquería como un espacio propio sin ser relacionado con el temor de ser encerrados. Es decir, nadie desearía que la visita al médico o al salón de belleza sea sinónimo de terror, rejas y celdas.

Son metodologías cuyos resultados he evidenciado notoriamente al darme cuenta que la gran mayoría de pacientes ingresan a las instalaciones voluntariamente, con una buena actitud, con una colita indicando felicidad y hasta me atrevería a decir con una gran sonrisa, del mismo emiten esta energía durante su espera, el reencuentro con sus propietarios y durante el retorno y estancia en casa. También es evidente en pacientes que son reportados por sus dueños como “difíciles” de manejar en otras clínicas mientras que el entorno y la disposición del encargado hacen posible una experiencia menos traumática y un mejoramiento comportamental.

Como se puede ver, brindar salud emocional y bienestar animal es mucho más que consentir y es mucho más fácil que comprar un sin número de elementos. El bienestar emocional de su mascota no solo se ve reflejado en la salud del mismo, también nosotros como propietarios o responsables podemos alimentarnos y disfrutar de su tranquilidad y de esa belleza natural que irradia su hermosa forma de ser.

Entradas recomendadas

1 Comentario

  1. […] Revelo reflexiona alrededor de El bienestar de las mascotas, y el poco valor que les hemos otorgado actualmente en nuestras sociedades, y porqué deberíamos […]


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.