Editorial

Desde sus inicios, Poliantea se ha ubicado como la revista de la nueva generación, una nueva generación ansiosa de cambio, expectante del futuro, pero entendiendo que el futuro se construye, no se espera. Como lo manifestamos en nuestra Introducción, hay un fantasma recorriendo Latinoamérica, el fantasma de la revolución. Esta revolución tiene que ser entendida como una revolución desde todos los frentes, una revolución que busca remecer los cimientos de nuestra región, de nuestras naciones, de nuestras almas. 

El problema con embarcar este tipo de viajes son los principales males de estos tiempos, la desinformación y la posverdad. En estas seis ediciones, nos hemos enfrentado a distintas situaciones que nos han permitido cuestionarnos y afianzar nuestras posturas. Conflictos como el presente en Venezuela, el trunco proceso de paz llevado a cabo en Colombia, el regreso del fanatismo conservador al poder como viene ocurriendo en Brasil con Bolsonaro y la mal llamada ideología de género que atraviesa a muchos países latinoamericanos, el escándalo de corrupción Lavajato, la crisis en todos los frentes que vive Argentina bajo el liderazgo de Macri pero que involucra también a Cristina Kirchner por actos de corrupción, la crisis política de Perú que involucra a los tres poderes del Estado y que puede llevar en algunas semanas al cierre del Poder Legislativo. Aquí no podemos tampoco ignorar los conflictos sociales, no podemos olvidar lo ocurrido en Las Bambas, donde se volvió a evidenciar que los conflictos mineros siguen sin resolverse, por más que los Poderes Ejecutivos quieran hacernos creer lo contrario, no podemos ser indiferentes a los altos índices de feminicidios ni a lo atrasados que estamos como sociedad para mantenernos reticentes a aceptar que el amor homosexual es tan válido como el heterosexual, no podemos olvidar a los desaparecidos en México ni el dolor de los padres o hermanos al encontrar a sus seres queridos en fosas o incluso no encontrarlos aún, no podemos olvidar la crisis que vive Nicaragua y la represión que sufren los estudiantes al salir a protestar contra el régimen de Ortega, no podemos olvidar la lucha emprendida en Argentina sobre la legalización del aborto, no podemos olvidar el movimiento #MeToo que ha remecido al mundo entero, pero que ha permitido visibilizar múltiples de acoso y violación en universidades, centros de trabajo, colegios y más.

Como hemos evidenciado en un solo párrafo, Latinoamérica vive un momento de crisis. No podemos ser indiferentes a esto, no podemos ser indiferentes a todo lo que no hemos podido mencionar tampoco. No podemos darle la espalda para darle el gusto a algunos, sino afrontarlos para quiénes nos siguen desde el inicio y quiénes se siguen uniendo a esta lucha que nos supera en tiempo y nos trascenderá, seguramente.

Poliantea representa un espíritu, y esta responsabilidad no puede ser abandonada para agradar a algunos cuántos, nuestro deber no es agradar, nuestro deber es prender la antorcha, emprender el camino y no abandonarlo por más duras que puedan ser las circunstancias. Nuestro deber es asegurarnos que la información que brindemos no sea infectada por desinformación y posverdad, que no nos ganen los apasionamientos, ni nuestras posturas personales.

Latinoamérica vive sus horas más críticas en lo que va del milenio. Ya tenemos al Presidente de Estados Unidos con deseos de que se construya un muro para detener la migración, ya tenemos a uno de los países más poderosos de la región con Bolsonaro esperando a que se dé una invasión militar en Venezuela para afianzarse como una potencia mundial, además de querer retroceder en la impulsación a las humanidades dentro de sus universidades. Ya tenemos una movida conservadora religiosa que se rehúsa a aplicar un enfoque de género y a aceptar que se enseñe a hombres y mujeres a romper los estereotipos con los que aún se nos crían y se nos educa. Contra esto, nos enfrentamos y no cederemos.

En esa línea, en esta edición ofrecemos al lector un contenido variado, fiel a nuestros principios, fiel a nuestro nombre. Por ejemplo, podemos encontrar el artículo de Walter Velásquez, La menos pensada, en el que, desde una mirada más bien ciudadana, retrata la oportunidad perdida que fue Susana Villarán para Lima, y lo que ahora representa no solo para la izquierda peruana sino para el país en general. Diego Abanto Delgado, por el contrario, en Y el Congreso siguió muriendo… decide ofrecernos su catarsis personal sobre la crisis política que vive Perú en estos momentos y que puede llevar al presidente Martín Vizcarra a cerrar el Congreso de la República.

Angélica Revelo reflexiona alrededor de El bienestar de las mascotas, y el poco valor que les hemos otorgado actualmente en nuestras sociedades, y porqué deberíamos tomarlos en cuenta, dejando de lado esta visión antropocéntrica que tenemos desde la posmodernidad.

Por su parte, Alfredo Churata y Gabriela Merino nos echan luces sobre el caso Assange. Alfredo nos retrata en Julian Assange y Wikileaks: un caso para no olvidar principalmente la importancia que tuvo Wikileaks en su momento y lo que significó Assange para las nuevas generaciones en la lucha contra las grandes corporaciones y su movimiento como un acto de resistencia en el Internet, mientras que Gabriela nos comenta qué significó este caso en El caso Assange desde Ecuador y todo el revuelo que trajo la decisión del mandatario al quitarle el asilo a la cara más famosa de Wikileaks.

Rodrigo Torales nos comenta en ¿El fin de la hegemonía de EE.UU? sobre el conflicto que se ha instalado entre China y EE.UU. donde señala que el plan chino no gira en el corto plazo, sino en un plan detectado por Washington para asumir el rol hegemónico en el mundo. 

Desde las letras, incluimos una colaboración de Maria Paredes, sobre “Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España” y el uso de la écfrasis de Bernal Díaz del Castillo para retratarnos el territorio que encontraron las tropas de Hernán Córtez, que nos permite a su vez hacernos una idea de lo impresionante que resultaban los ambientes de aquel entonces. Luis Ernesto Cebreros, por su parte, pretende resolver o aportar al eterno debate de ¿qué es la poesía? en Breve acercamiento a la definición de poesía.

Como reseñas, Adriana Jaime y Diego Abanto Delgado nos aportan con sus apreciaciones críticas de Temporada de Huracanes de Fernanda Melchor  y La Guerrilla Elegante de José Natsuhara. Mientras Jaime reflexiona sobre la virtud de Melchor de retratarnos “un México vulnerable, un México expuesto”, capaz de plasmar con sus palabras una ficción muy real; Abanto Delgado pelea con su visión de la poesía y propone un nuevo género para entender el libro de Natsuhara. 

Desde la filosofía, Matilde Carreón nos comparte en Sartre vs. Camus: El sueño de la libertad un aspecto más de la eterna disputa entre dos viejos amigos, Jean-Paul Sartre y Albert Camus.

En la crítica cinematográfica de Diego Felp Llerena, Los Retablos Profundos, el autor incorpora a José María Arguedas para entender a Retablo, la película peruana de Álvaro Delgado Aparicio, que viene deslumbrando a sus espectadores.

En nuestra sección, Elogio a Funes, rescatamos un texto del intelectual peruano, Manuel González Prada, titulado Nuestros legisladores, en el que reseña no solo a los congresistas peruanos de su época, sino que con mucha lucidez y demostrando lo adelantado a su tiempo que estaba, nos ofrece una pintura de lo que eran, son y probablemente serán siempre los legisladores en Latinoamérica.

En una nota más gris, y como cierre a esta editorial, lamentamos la desaparición de Les Temps Modernes, aquella revista mensual fundada por dos grandes filósofos, Simone de Beavouir y Jean-Paul Sartre, que en su primer número, en 1945, incluían en su Manifiesto la siguiente declaración: “Nuestra intención es influir en la sociedad en la que vivimos.” Esta revista causó un impacto en las generaciones posteriores, y deja un gran vacío para llenar. Por sus números, desfilaron los más grandes exponentes intelectuales de su generación, en sus ediciones, se tocaban asuntos tan cruciales y tan actuales en algunos casos, que su lectura aún resulta reveladora en estos tiempos. Así como a ellos no se les debería reducir a una revista de izquierda, consideramos que no se nos debería reducir a nosotros solo como intención, pero sobre estos asuntos ya otras generaciones juzgarán.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.