Breve acercamiento a la definición de Poesía

Luis Ernesto Cebreros
Escritor


«¿Qué es el tiempo?
Si no me preguntan qué es, lo sé.
Si me preguntan qué es, no lo sé»
San Agustín

Si ves a través de la ventana con dulzura contemplativa; si visitas constantemente el mar y lanzas a través de la orilla algunos recuerdos que chapotean hasta hundirse; si por la noche un sueño te lleva a otro mundo inexplicable y entiendes que este mundo también lo es; si encuentras totalmente placentero el hecho de sentir el aire o de abrazar a tu madre mientras la gloria de estar vivo sacude tus glándulas lacrimales, o si la misma gloria te lleva a perderte por los caminos; si te mojas el rostro y te ves frente al espejo y todo es tan extraño que prefieres temblar, rascarte la cabeza o perderte de nuevo quizás entonces estás sintiendo algo que podría nombrarse como poesía.

El mundo fue, es y será para nosotros una cosa totalmente inalcanzable, hablando de forma concreta. La abstracción necesaria que hacemos de la realidad es una búsqueda instrumental que nos permite coexistir con nuestro entorno en busca de una armonía para transcurrir en el tiempo y darle cierto sentido formal con el lenguaje.

Humanamente, tenemos una verdad que se transforma en sentido progresivo, buscando su sofisticación en el tiempo; nuestra historia busca construirse y nutrirse dialécticamente en el confín de los hechos y las posibilidades que engloba la esfera de la realidad que, entendámoslo o no, se mueve. Todas las ciencias se han manifestado como lenguajes en busca de una conceptualización del mundo; tanto las matemáticas como la filosofía o las neurociencias, buscan la verdad de cierta particularidad en la realidad que nos atañe; ya sea objetiva o subjetiva, postulados metafísicos o físicos, el lenguaje o las palabras han intentado amoldarse siempre a los descubrimientos sea racionales o emocionales del hombre.

En un principio, todos estos conocimientos estaban comprimidos en un solo cuerpo: el mito. A través de las eras y los imperios, y los movimientos culturales, cada forma de conocimiento ha ido erigiendo su fortaleza, desprendiéndose de los demás enfoques o cosmovisiones. En un principio, además, podemos ver que la filosofía y la poesía estaban tan unidas que no existía forma de diferenciarlas;  sin embargo, como sabemos, cada cual fue tomando rumbos diferentes hasta encontrarse en contraposición por una excelente antonomasia. Hoy el mundo es un universo vasto, diversamente ramificado en un laberinto de estudios y postulados, hipótesis, teorías, axiomas, documentos, compendios, libros, artículos, sentencias y máximas que buscan encasillar un tipo de saber. Cómo entender, entonces, lo que busca la poesía.

Al igual que las demás ramas del saber, ha ido conquistando su propio universo y su propia esfera, demostrando que a través de ella el mundo puede descubrirse; Octavio paz inicia El arco y la lira de la siguiente forma: “La poesía es conocimiento, salvación, poder, abandono. Operación capaz de cambiar al mundo, la actividad poética es revolucionaria por naturaleza; ejercicio espiritual, es un método de liberación interior. La poesía revela este mundo; crea otro.”  Comprendiendo que existe, además de la poesía, el poeta, aquel ente que sirve de canal para que dicho arte exista. El mundo, como tal, engendra su propia manifestación lingüística en el individuo, siendo éste último el instrumento de tal, lográndose así una autorrealización del mundo como forma verbal. Las palabras representan lo que nos rodea; la poesía va más allá.

Roberto Juarroz (1925-1995), escritor argentino, plantea lo siguiente: “el poeta y el poema se encuentran rodeados por lo desconocido. Quien se da cuenta de eso y persigue hacer de lo desconocido algo que se pone delante de la mirada, hace poesía. Y como en todas las grandes cosas de la vida, el amor, la muerte, el dolor, no hay definiciones unívocas, lo que hay es simplemente el hecho concreto y real, inexplicable, y casi imposible de darle forma”.

Haciendo una pequeña aclaración: todos nos encontramos rodeados por lo desconocido. El poeta es el que participa de cierta luz capaz de darle la forma necesaria en que aquél podrá darle cuerpo a lo desconocido. La luz da forma al poema. Cuando Cesar Vallejo dice Un libro quedó al borde de su cintura muerta, un libro retoñaba de su cadáver muerto. Se llevaron al héroe, y corpórea y aciaga entró su boca en nuestro aliento (Pequeño responso a un héroe de la república), nos da con firmeza y al mismo tiempo nos entrega un fantasma (un aire, una nada, una atmósfera) con el cual sentimos el sufrimiento en un momento dado por la muerte y el honor de morir en una guerra.

Verlaine decía que la poesía era, antes que otra cosa, música. Larrea le sigue: sucesión de sonidos elocuentes. Supongo que lo anterior se puede decir a nivel ontológico; a nivel práctico Antonio Machado dice que es palabra en el tiempo. Y Juan de Mairena hace casi lo mismo: lo que el poeta pretende eternizar es el diálogo del hombre con su tiempo (no olvidemos que éste último es creación de Machado). Borges, por su parte, luego de una larga discusión con el hecho de definir la poesía, nos da contra el muro al anunciarnos que no existe una definición convincente; llegar a la poesía, es más que todo, practicarla y sentirla (Arte poética, 6 conferencias).

Para qué sirve la poesía, entonces; si es necesario encontrarle una utilidad en un mundo enfermamente utilitario, la poesía sirve para lo siguiente: muy aparte de entender y batallar con el de hecho de que existe una utilidad racional, objetiva e instrumental en el lenguaje, como el lenguaje científico y pragmático, orientado a estructurar el mundo de forma mecánica y carente de espíritu, también es necesario alcanzar ciertas esferas de la conciencia y humanizar a nuestro humano, en una lucha por la libertad dentro de un mundo de esclavos. Es menester aclarar que no todos seremos grandes poetas, ni necesitamos serlo. Pero ya entendiendo estas premisas, quizás podemos evaluar lo que con respecto a la poesía debemos tener en cuenta y apuntar hacia nuestro propio encuentro como contempladores y escritores del mundo.