Julio Garay y la galleta “antianémica”que puede cambiar el mundo

No hay enemigo tan silencioso para los niños que la anemia. La anemia infantil es un mal que ataca y afecta a casi la mitad de niños menores de 5 años en Perú. Según la ONU, en el año 2017 se identificó hasta 43.3% de niños anémicos, y el año pasado, este porcentaje se incrementó a 46.6%, convirtiéndose en una cifra alarmante en lo que respecta a otros países de América Latina.  

La deficiencia de hierro es la causa principal de la anemia en Perú, según la ONU. Actualmente, existen estudios mundiales sobre cómo esta carencia impacta negativamente en los infantes en su desarrollo psicomotor y, a pesar de corregirse la anemia, los niños con este antecedente presentan, a largo plazo, un menor desempeño en las áreas cognitiva, social y emocional. Por ello, causa preocupación social la alta prevalencia de anemia que se observa en este grupo de edad.

Las medidas nacionales se están tomando, así como planes multisectoriales hechos para la lucha contra este mal. El Perú cuenta ya con una gran ventaja: es un país arrocero. Dicho cereal es uno de los alimentos que puede ayudar a reducir la tasa de anemia en el país, y, aunque el MIDIS (Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social) actualmente entrega arroz fortificado en sus programas sociales, la anemia infantil sigue en pie.

Las intenciones son buenas, e incluso los programas sociales nacionales han involucrado a centros de salud, municipios o empresas privadas para llegar a toda la población afectada; sin embargo, no se está logrando lo que se ambiciona. Lo que ha conllevado a la creación de nuevas formas únicas y solventes para combatir esta afección.

“Nutri Hierro”

Julio Garay Barrios tiene esa forma única de la que hablamos. Ayacuchano de nacimiento, ingeniero agroindustrial, y creador de la “galleta antianémica”, con sabor a cacao y vainilla, y con alto contenido de hierro. Una galleta que puede ser la clave para terminar con la acuciante y crónica anemia infantil en Perú.

A Julio, como miles de niños peruanos, le diagnosticaron anemia cuando tenía cinco años de edad. Dos décadas después, egresado de la Universidad Nacional de San Cristobal de Huamanga, cobró su revancha. Pasó tres años trabajando en el laboratorio experimental de planificación de su facultad para encontrar la fórmula de su galleta “Nutri Hierro”, aunque desechó más de 300 tipos de galletas que no funcionaron, nunca se rindió.

Encontrar la fórmula no fue lo más difícil para Julio, la prueba de fuego fue saber si realmente funcionaba. Elegió el asentamiento humano de Mollepata y luego el centro poblado de Allpachaca, donde casi todos los niños tenían anemia (10,8 de hemoglobina) La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que el nivel mínimo de hemoglobina en un niño es 11. Con el apoyo del centro de salud los desparasitaron y durante 30 días les hicieron consumir un paquete de cuatro galletas por día. Los resultados superaron todas las expectativas. Los niños subieron su hemoglobina hasta 15. Garay imaginaba que tendría resultados en tres meses, pero solo en un mes la cantidad de hemoglobina había subido en los niños, e incluso superado el normal.

Es así como el proceso de formalización empezó. Ya con pruebas fehacientes concluidas, Garay pasó a cuestiones burocráticas. Tramitando el registro sanitario, código de barras y patentando su creación en Indecopi (Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual). Con todos los permisos legales comenzó a vender su producto en los mercados.

Ingrediente secreto

“Nutri Hierro”, que podría eliminar la anemia en el país, contiene trece ingredientes, entre los cuales está la harina de trigo fortificada, lentejas, quiwicha, huevo, chía, entre otros. Todos con alto contenido de minerales, proteínas y vitamina C para una mejor asimilación. Esta especial galleta puede cambiar el futuro de todo un país. Superar la anemia, especialmente en los niños menores de dos años. Esta especial galleta puede cambiar el futuro de todo un país.

La fórmula diseñada por Garay tiene sus esperanzados resultados en su ingrediente secreto y primordial que es sangre de res, elemento con alto contenido de hierro y proteína, que es normalmente desechado por camales o mataderos, y cuyo bajo precio abarata su producción. La sangre es transformada en puré, y está en el 50% de cada galleta, además el 30 % es quinua, un 10 % harina de trigo y otro 10 % cacao que sirve para enmascarar el sabor a sangre.

Esto es un claro ejemplo de cómo componentes que no son tomados en cuenta—teniendo un alto valor nutritivo—pueden generar más impacto si son tratados de una forma diferente y útil.

Proyectos y más

La primicia de la galleta que combate la anemia llegó a todo el país, y acaparó la atención de toda la comunidad peruana, así como de laboratorios limeños, e incluso algunos se atrevieron a analizarla comprobando que son las galletas con mayor cantidad de hierro en el mercado.

La demanda se incrementó de golpe. Julio Garay empezó a contratar a sus amigos de la universidad, realizó un nuevo diseño para su producto, nuevo empaque, y hoy por hoy ya cuenta con una planta industrial con capacidad para producir 10.000 bolsitas por hora. 4.000 galletas se producen por día. El costo de una galleta es un nuevo sol, con el fin que niños y niñas que más necesiten de este producto puedan acceder a él. Su objetivo es llegar a la gente que más necesite, a las zonas más alejadas del país donde existe desnutrición crónica en los niños y niñas.

Julio sigue tocando puertas de las autoridades regionales y nacionales, junto a ellos puede llevar su producto a esas zonas rurales donde tanto quiere ayudar. Mientras tanto, países como Bolivia y Ecuador han puestos sus ojos en su producto y desean “Nutri Hierro” en sus hogares.

El joven ayacuchano no se ha quedado estático, él sigue trabajando en otras dos galletas. Una es con DHA para la inteligencia, una galleta que estimula al cerebro. La otra es para veganos, que contendrá otro tipo de hierro de origen vegetal. Junto a su hermano mayor Juan Carlos, que es ingeniero agrónomo, fortalecerán este nuevo proyecto, ampliando sus productos pero, sobre todo, ayudando a quien más lo necesite. Como siempre lo soñaron desde pequeños.