Alan García, sin salida

Walter Velásquez
Estudiante de Periodismo, director de Poliantea.


No ha sido un buen año para Alan García. El 2 veces ex presidente del Perú ha estado en el ojo de la tormenta durante estos últimos meses por ser vinculado a Odebrecht, pese a que en numerosas oportunidades negó los aportes de la empresa brasileña a sus obras realizadas en su segundo mandato (por ejemplo, el Tren Eléctrico). Ante tanto “ataque mediático”, García atinó a colocarse en una posición defensiva, casi de contragolpe, repartiendo a diestra y siniestra afirmaciones peligrosas, como la de “un golpe de Estado por parte del Ejecutivo”. No obstante,  García no solo se dedicó a atacar al Ejecutivo al mando de Martín Vizcarra, sino al fiscal que lo investiga y a los medios que empezaban a, cada vez más, dudar de su palabra. Uno de los medios atacados por la mordaz lengua de García es el medio independiente IDL-Reporteros, que ha atinado a afirmar, con evidencia en mano, que el líder aprista no solo mentía al decir que no se vendió como otros presidentes, sino que era parte esencial dentro del mecanismo de la empresa para corromper a funcionarios públicos en el Perú.

Aún no contento con las pruebas que se empezaban a apilar en su contra, y en una faceta antes desconocida, el ex presidente declamó una de sus frases más memorables, y no necesariamente por la profundidad de las palabras, sino más bien por su cáracter empirista, emplazando de forma sutil al periodista a que haga bien su trabajo con un ya clásico; ¡Demuéstrenlo pues, imbéciles!

Resultado de imagen para alan garcia demuestrenlo pues imbeciles

Seguramente en su cabeza García pensaba que estaba liberado de una próxima citación y que no habría manera de encontrarlo culpable, pero no fue así para su suerte. Días después de la cancelación de su citación, el juez de Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria, Juan Sánchez Balbuena dictó la orden de impedimento de salida del país por 18 meses al ex presidente, solicitada por la Fiscalía. Pese a seguir mostrándose confiado, al día siguiente de serle dictada dicha medida, fue desesperadamente a la embajada de Uruguay a solicitar asilo político por ser un “perseguido político”. Incluso, congresistas de su partido como Mulder, Velásquez Quesquén y Del Castillo viajaron a Uruguay para ver en qué situación se encontraba dicho pedido. Parecía que nuevamente Alan volvería a ganar y ser inmune ante la ley, pero no fue así.

El 3 de diciembre el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, en una conferencia de prensa comunicó que el pedido de asilo al ex mandatario aprista había sido rechazado. Así que toda chance de salir airoso de este proceso, al menos por ahora, se veía cada vez más reducida.

En estos momentos, la situación del señor García es una de las más complicadas que le ha tocado vivir como político, quizá equiparándola con la comisión Olivera que se encargó de investigarlo en la década de los noventa. Son 18 meses de impedimento del país, más constantes citaciones por parte del Ministerio Público. Decir que es el final sería muy rápido, ya que aún falta mucho por descubrir pero por ahora, García está experimentando, quizá por primera vez, un proceso justo. Pero conociendo su perfil luchador, echará mano a todas las maniobras y estrategias para conseguir la llave de la impunidad y para continuar siendo uno de los políticos más poderosos en la historia de nuestro país. 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.