Postveritat: Legalidad y debido proceso de la vacancia presidencial

Postveritat nace buscando derrumbar la postverdad expandida en la sociedad, centrándose en desmentir ciertas declaraciones o vídeos que promueven la desinformación con medias verdades. Postveritat busca la verdad, en tiempos en los que es necesaria.


En esta cuarta entrega, seguimos en el ámbito político peruano para hablar de otra incógnita que existe alrededor del debido proceso en la vacancia presidencial por incapacidad moral permamente.

En diciembre de 2017 se reveló en la comisión de investigación Lavajato que Odebrecht había realizado pagos a empresas del Presidente por proyectos que Kuczynski se había encargado de promover mientras se desempeñaba en la función pública en el gobierno de Alejandro Toledo. Esta revelación trajo abajo la defensa del Presidente respecto a los rumores que lo vinculaban con Odebrecht. En este contexto, lo hecho por Rosa Bartra, Presidenta de la Comisión respondía a una estrategia para traer a Kuczynski a declarar a la Comisióm pues Kuczynski se había rehúsado a asistir a declarar en diversas ocasiones, primero porque la Constitución no lo obligaba (una interpretación particular de las leyes en el Perú) y segundo porque sostenía que no tenía vínculo alguno con la empresa Odebrecht. Con el pedazo de papel que Bartra presentó como prueba a lo que sostenía quedaba claro que PPK había mentido sistemáticamente para mantenerse en el Poder.

Muchas voces se pronunciaron ante el Congreso, pero antes de lo que uno esperase Frente Amplio presentó una moción de vacancia por incapacidad moral permanente contra Pedro Pablo Kuczynski que fuera aprobada al día siguiente y debatida y votada el 21 de diciembre. Si bien no prosperó, en aquel momento se habló de una vacancia express y un incumplimiento al debido proceso.

Hace poco se ha vuelto a presentar una moción de vacancia multipartidaria por la misma causal y esta vez se repiten los mismos argumentos. Ante esto, en Postveritat queremos escribir si la vacancia es legal y cuál es el debido proceso en este caso.

En primer lugar, la legalidad de una vacancia presidencial se basa en que esté estipulado en las leyes y se cumpla lo escrito en estas. Para esto, basta revisar el artículo 113 de la Constitución Política del Perú en la cual se mencionan las causales de vacancia al Presidente de la República. Es decir, es legal.

Ahora ¿es posible vacar a un Presidente? Por supuesto. La Constitución lo estipula en los incisos incluidos en el artículo 113.

Es el segundo inciso el que hace referencia a la incapacidad moral permanente. ¿A qué se refieren con esto? Pues revisa este post.

Respecto al proceso de vacancia en sí y su debido proceso, el Reglamento del Congreso de la República estipula que este se presente como orden del día (lo que quiere decir que debe ser visto antes que cualquier otra moción) y sea firmado por al menos el 20% de los congresistas (27 firmas). Una vez firmado y presentado, se debe votar por la admisión del pedido obligatoriamente en la siguiente sesión del Pleno. Para su aprobación, es necesario un debate-en el cual no ahondaremos mucho pues no es necesario- y posterior votación en la cual se requieren el 40% de congresistas hábiles es decir aquellos que asistan al Pleno.

De ser aprobado, la junta de portavoces, en defecto del Pleno, acuerda día y hora para el debate y votación de la vacancia. Dicha fecha se debe encontrar entre el tercer y décimo día de haberse admitido el pedido. Tan solo con 104 votos (las cuatro quintas partes del número legal de congresistas) se puede acordar un plazo menor o debate y votación inmediata. El Presidente tiene derecho a la defensa, propia o a través de un letrado, hasta por una hora. El lapso de tiempo puede ser mayor, si el Pleno lo desea. Respecto a la votación, se requieren 87 votos como mínimo para vacar al Presidente.

De prosperar la vacancia, se publica la resolución dentro de las 24 horas siguientes en El Peruano. En su defecto, el Presidente del Congreso (en este período, Luis Galarreta) puede ordenar a que se publique en diarios de circulación nacional – sin perjuicio de las responsabilidades a que hubiere lugar-. La vacancia tiene efecto desde que se comunica al vacado (en este caso, Kuczynski), el presidente o la presidenta del Consejo de Ministros (en este caso, Mercedes Áraoz) o desde que se publique, lo que ocurra primero. De cumplirse todo lo que acabamos de mencionar, se habrá seguido el debido proceso.

Si bien la crítica puede centrarse en la ambigüedad del inciso 2 del artículo 113, no se puede hablar de una ilegalidad o de una violación al debido proceso de la vacancia. Y la defensa del Presidente no debe centrarse en repetir estos argumentos gaseosos. Desde Poliantea seguimos atentamente el proceso de vacancia para así evitar la desinformación que ha circulado, circula y probablemente circulará en los siguientes días.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.