Postveritat: ¿Por qué no soy feminista?

Postveritat nace buscando derrumbar la postverdad expandida en la sociedad, centrándose en desmentir ciertas declaraciones o vídeos que promueven la desinformación con medias verdades. Postveritat busca la verdad, en tiempos en los que es necesaria.


Es común leer en las redes sociales que el feminismo es un movimiento que no busca la igualdad, pues no hay una representación igualitaria de los problemas de ambos géneros. Esta movida antifeminista encuentra refugio en algunos líderes de opinión estadounidenses que promueven la llamada incorreción política, que busca luchar con lo que ellos llaman “la dictadura de lo políticamente correcto”.

La lideresa de opinión contra el feminismo, por así decirlo, es Lauren Southern. Pero ¿quién es Lauren Southern? Como breve introducción, diremos que es una joven activista política canadiense, con posiciones contrarias al feminismo (que la llevaron a ser suspendida de su candidatura por su propio partido por un lapso de tiempo) y ha tenido muchas controversias cuando colaboraba con The Rebel Media, sitio canadiense de extrema derecha. Precisamente, mencionamos a Southern pues uno de sus vídeos más controversiales es el encargado de inaugurar la sección de Postveritat.

Es imposible no haberse encontrado, aunque sea una vez, con este video por redes sociales. Y es que, a primera vista, está lleno de verdad. ¿Pero esta sensación es confiable? Creemos que no, pues lo que Southern hábilmente hace es aplicar la postverdad de forma sutil. Apela a los sentimientos de las personas que la ven pero sin que te dés cuenta que lo está haciendo. Comencemos a desentrañarlo, dejando en claro que este proceso ya ha sido llevado a cabo por feministas previamente, por lo cual algunos argumentos pueden coincidir mas no quiere decir que sea un plagio. Dicho esto, comencemos.

Southern sostiene que el feminismo no es tan honesto como se quiere mostrar, y al contrario, es un movimiento cómplice de la violencia hacia el hombre. Ahora, suena rídiculo, pero démosle una oportunidad. A lo que se refiere, como después lo expresará, es esa vieja premisa que ya mencionamos al inicio; el feminismo es un movimiento que no busca la igualdad, pues no hay una representación igualitaria de los problemas de ambos géneros. Ahora, para refutar esta creencia, el feminismo se ha encargado de explicar la diferencia entre igualdad y equidad de diversas formas, pero vamos a resumir lo que debería conllevar a una discusión más amplia.

El feminismo busca igualar los derechos de la mujer con los del hombre. ¿Por qué? Pues porque el género femenino es tradicionalmente oprimido en una sociedad y a su vez el género masculino funge de opresor. Ante esta realidad, es imposible una representación equitativa de los problemas de ambos géneros, pues no son problemas iguales, ni representan la misma gravedad para ambos.

Una vez planteada su posición, Southerns suelta un dato alarmante sobre los hombres violados en prisiones de Estados Unidos. Su fuente es Humans Rights Watch, pero lamentablemente los datos mostrados no han sido encontrados hasta el momento, por lo cual no pueden ser contrastados en un fact-checking. Lo que señala Southerns al respecto es que la cifra es mayor a la de mujeres violadas en el país y las feministas guardan silencio al respecto. Un pequeño comentario al respecto. En las prisiones de hombres, las violaciones son llevadas a cabo por hombres por ausencia de mujeres(no existe prisión mixta). En las prisiones de mujeres, aunque díficil de comprobar por cifras, la mayoría de violaciones (no es díficil imaginar) son llevadas a cabo por hombres también. Pero sostener esto sin cifras en mano sería aplicar la postverdad, cosa que no haremos.

El siguiente argumento es el de que la mitad de las víctimas del abuso doméstico en Estados Unidos y Canadá son hombres. Ahora, aquí, ni siquiera muestra su fuente, simplemente lo afirma. El problema con esto es que mezcla la violencia doméstica con la de género. Precisamente por esto es que no cuentan con refugios, ni asesoramiento legal, ni atención jurídica subsidiada como si ocurre con las mujeres violentadas. Southerns seguirá soltando cifras, esta vez con fuentes, donde sostiene que el 80% de los casos de suicidio el 92% de las víctimas de muertes laborales, el 97% de las muertes durante las guerras y el 77% de las víctimas de homicidio son hombres. Todo está encuentra una razón en una sociedad machista, en la cual (por ejemplo, para muerte laboral y muerte durante guerra) el hombre tiene mayor facilidad de conseguir trabajo como de entrar al ejército. Sobre la discriminación laboral de género, existen trabajos académicos a los que pueden acceder haciendo clic aquí.

A continuación viene una de las cuestiones más risibles del video, y sin embargo, la que más aceptación encuentra. Se sostiene que los hombres son objetivizados, violados, maltratados y obligados a cumplir estándares sociales igual que las mujeres. Y digo risibles porque de por sí, la culpable de dicha condición es la sociedad machista en la que vivimos. El hombre tiene que cumplir con estándares sociales, pero bajo ninguna forma se puede sostener que igual que la mujer. Es un poco insostenible, la verdad. Además, respecto a la objetivización de una mujer siendo igual a la de un hombre basta con darse un repaso a los comerciales de cervezas durante los últimos diez años en Perú para darse cuenta que no es así. El maltrato a un hombre por cumplir los estándares sociales no es el mismo que el de una mujer, pues estos estándares sociales limitan a la mujer a servir,mientras que el otro es creado para mandar. Respecto a la obligación, el hombre tiene una mayor libertad para rebelarse al “rol de género” que se le impone que una mujer.

A continuación, también Southern presenta algo que a cualquier dejaría en shock. !Que una mujer recibiría la mitad de una pena por el mismo crimen que cometería un hombre! Y aquí cualquier podría simplemente pausar el video y repetirlo. Porqué es imposible creer que un video con tanta aceptación pueda contener tremenda falsedad. Ojo, no existen pruebas hasta la fecha que demuestren esto. Pero no contenta con esto, apelamos a un !Plop! de Condorito para reflejar nuestra reacción cuando afirma lo siguiente. Si acuso a alguien de violarme, me tomarían en serio. Y no se reirían de mí por no ser lo suficientemente masculina. En muchos lugares del mundo, y especialmente en Latinoamérica, la mujer no es tomada en serio al momento de denunciar una violación. No es tan sencillo como Southerns lo plantea, sobre todo por las incesantes preguntas a las que la denunciante puede ser sometida por la policía para encontrar en ella algún grado de responsabilidad sobre el acto.

Pero vamos, nada para a Southerns y nada debería sorprendernos cuando demuestra su preocupación por la falta de asistencia a hombres en casos de violencia doméstica. Nosotros estábamos a punto de darle la razón en este punto cuando recordamos que la situación de arraigo que una mujer presenta en un hogar (debido a la sociedad patriarcal en la que vivimos) es razón suficiente para brindarle mayor facilidad de salida de la casa para protegerla de su agresor. En cuanto al hombre, los medios para salir son mucho más factibles, debido a la independencia de la cual el género masculino normalmente goza sobre el género femenino.

Después, apela a que podría conseguir trabajo más rápido por cuota de género que por su capacidad además de mayor facilidad para ingresar a la universidad por su género. Sobre esto, Southern nos entrega su perdición en este punto. Al admitir que existe una cuota de género, también llamada cuota de igualdad, demuestra que hay una desigualdad en los centros laborales. Pero además, esto que Southern sostiene es discriminación positiva, que no es tan poco frecuente como se cree.

Concluyendo su video, Lauren hace una reflexión digna de un mitín de #Conmishijosnotemetas en donde repasa sus argumentos falaces concluyendo que las razones que ha presentado la hacen no ser feminista. Que decir que el feminismo busca la igualdad pero solo representa los problemas de uno de los dos géneros (lo cual no es cierto, existen movimientos feministas como el Rape is Rape, respecto a la violación de la que pueden ser víctimas hombres).

Southern alega que el feminismo, sin intención de hacerlo, ha creado un mundo de sexismo contra los hombres. En redes sociales podemos encontrar la terminología que se suele usar para describir esta conducta; feminazi. Eso sí, comparar la lucha del feminismo con la de un movimiento fundamentalista que generó un Holocausto de toda una raza es estúpido, pero de esto ya hablaremos en otro momento.

Finalicemos diciendo lo siguiente, Southern, pese a todo, pertenece a una realidad ajena a Latinoamérica. Eso sí, ni siquiera en su país de origen este vídeo suyo ha caído bien. Pero cuando estas ideas son predicadas en sociedades latinoamericanas, existe una mayor predisposición a aceptar como cierto lo que se muestra pues lamentablemente se vive en sociedades machistas. Debido a vídeos como este, la lucha feminista es desprestigiada y cuestionada por argumentos que no tienen ni pies ni cabeza. Es la lucha feminista, una lucha por la igualdad.

Cerremos este artículo diciendo que el feminismo no promueve el odio hacia el hombre. Esta idea (errada)se sigue perpetuando ante una sociedad que se ve amenazada por una lucha justa. El feminismo busca derribar el patriarcado,para hombres sin estándares sociales de acuerdo a su sexo. El feminismo quiere mujeres vivas, y como cierta canción de El mató a un policía motorizado, bellas y fuertes.